Por Russell L. Blaylock

Publicada originalmente en Surgical Neurology International. SNI. Surg Neurol Int. 2022; 13: 167. Publicación online 2022 Abr 22. doi: 10.25259/SNI_150_2022

La pandemia de COVID-19 es uno de los eventos de enfermedades infecciosas más manipulados de la historia, caracterizado por las mentiras oficiales en un flujo interminable dirigido por las burocracias gubernamentales, las asociaciones médicas, las juntas médicas, los medios de comunicación y las agencias internacionales[3,6,57] Hemos sido testigos de una larga lista de intrusiones sin precedentes en la práctica médica, incluyendo ataques a los expertos médicos, la destrucción de carreras médicas entre los doctores que se niegan a participar en el asesinato de sus pacientes y una regimentación masiva de la atención sanitaria, dirigida por individuos no cualificados con enorme riqueza, poder e influencia.

Por primera vez en la historia de Estados Unidos, un presidente, gobernadores, alcaldes, administradores de hospitales y burócratas federales están determinando los tratamientos médicos basándose no en información precisa basada en la ciencia o incluso en la experiencia, sino más bien para forzar la aceptación de formas especiales de atención y “prevención” -incluyendo el remdesivir, el uso de respiradores y, en última instancia, una serie de vacunas de ARN mensajero esencialmente no probadas. Por primera vez en la historia el tratamiento médico, los protocolos no se están formulando basándose en la experiencia de los médicos que tratan con éxito al mayor número de pacientes, sino en individuos y burocracias que nunca han tratado a un solo paciente -incluyendo a Anthony Fauci, Bill Gates, EcoHealth Alliance, los CDC, la OMS, los funcionarios de salud pública estatales y los administradores de hospitales[23,38].

Los medios de comunicación (televisión, periódicos, revistas, etc.), las sociedades médicas, las juntas médicas estatales y los propietarios de las redes sociales se han autoproclamado como la única fuente de información sobre esta supuesta “pandemia”. Se han eliminado páginas web, se ha demonizado a médicos clínicos y expertos científicos altamente acreditados en el campo de las enfermedades infecciosas, se han destruido carreras y se ha tachado de “desinformación” y “mentiras peligrosas” toda la información discrepante, incluso cuando procede de los mejores expertos en los campos de la virología, las enfermedades infecciosas, los cuidados críticos pulmonares y la epidemiología. Estos apagones de la verdad ocurren incluso cuando esta información está respaldada por extensas citas científicas de algunos de los especialistas médicos más cualificados del mundo[23]. Increíblemente, incluso individuos, como el Dr. Michael Yeadon, un ex científico jefe retirado y vicepresidente de la división científica de la compañía farmacéutica Pfizer en el Reino Unido, que acusó a la compañía de fabricar una vacuna extremadamente peligrosa, es ignorado y demonizado. Además, él, junto con otros científicos altamente cualificados han declarado que nadie debería tomar esta vacuna.

El Dr. Peter McCullough, uno de los expertos más citados en su campo, que ha tratado con éxito a más de 2.000 pacientes de COVID utilizando un protocolo de tratamiento temprano (que los llamados ‘expertos’ ignoraron por completo), ha sido víctima de un ataque particularmente despiadado por parte de aquellos que se benefician económicamente de las vacunas. Ha publicado sus resultados en revistas revisadas por expertos, informando de una reducción del 80% de las hospitalizaciones y del 75% de las muertes mediante el uso de un tratamiento temprano[44] A pesar de ello, está sometido a una serie implacable de ataques por parte de los controladores de la información, ninguno de los cuales ha tratado a un solo paciente.

Ni Anthony Fauci, ni el CDC, ni la OMS, ni ningún establecimiento médico gubernamental ha ofrecido nunca ningún tratamiento temprano que no sea Tylenol, hidratación y llamar a una ambulancia una vez que se tenga dificultad para respirar. Esto no tiene precedentes en toda la historia de la atención médica, ya que el tratamiento temprano de las infecciones es fundamental para salvar vidas y prevenir complicaciones graves. Estas organizaciones médicas y los perros falderos federales no sólo no han sugerido el tratamiento temprano, sino que han atacado a cualquiera que intentara iniciar dicho tratamiento con todas las armas a su disposición: pérdida de la licencia, retirada de los privilegios hospitalarios, vergüenza, destrucción de la reputación e incluso arresto[2].

Un buen ejemplo de este atropello a la libertad de expresión y al suministro de información sobre el consentimiento informado es la reciente suspensión por parte de la junta médica de Maine de la licencia médica de la Dra. Meryl Nass y la orden de que se someta a una evaluación psiquiátrica por prescribir Ivermectina y compartir su experiencia en este campo[9,65] Conozco personalmente a la Dra. Nass y puedo dar fe de su integridad, brillantez y dedicación a la verdad. Sus credenciales científicas son impecables. Este comportamiento de una junta de licencias médicas recuerda a la metodología de la KGB soviética durante el período en que los disidentes eran encarcelados en gulags psiquiátricos para silenciar su disidencia.

Otros ataques sin precedentes

Otra táctica sin precedentes es destituir a los médicos disidentes de sus puestos como editores de revistas, revisores y retractar sus artículos científicos de las revistas, incluso después de que estos artículos hayan sido publicados. Hasta este acontecimiento pandémico, nunca había visto que se retractaran tantos artículos de revistas, la gran mayoría promoviendo alternativas al dogma oficial, especialmente si los artículos cuestionan la seguridad de las vacunas. Normalmente, un artículo o estudio presentado es revisado por expertos en la materia, lo que se denomina revisión por pares. Estas revisiones pueden ser bastante intensas y minuciosas, insistiendo en que se corrijan todos los errores del artículo antes de su publicación. Así, a menos que se descubra un fraude o algún otro problema oculto importante después de que el artículo esté impreso, éste permanece en la literatura científica.

En la actualidad, asistimos a un creciente número de excelentes artículos científicos, escritos por los mejores expertos en la materia, que son retirados de las principales revistas médicas y científicas semanas, meses e incluso años después de su publicación. Una revisión cuidadosa indica que en demasiados casos los autores se atrevieron a cuestionar el dogma aceptado por los controladores de las publicaciones científicas, especialmente en lo que respecta a la seguridad, los tratamientos alternativos o la eficacia de las vacunas[12,63] Estas revistas dependen de la amplia publicidad de las empresas farmacéuticas para sus ingresos. Se han dado varios casos en los que poderosas empresas farmacéuticas han ejercido su influencia sobre los propietarios de estas revistas para que eliminen los artículos que cuestionan de algún modo los productos de estas empresas[13,34,35].

Peor aún es la manufacturación de artículos médicos para promocionar medicamentos y productos farmacéuticos que implican estudios falsos, los llamados artículos escritos de forma fantasma[49,64] Richard Horton es citado por The Guardian diciendo que “las revistas se han convertido en operaciones de blanqueo de información para la industria farmacéutica“[13,63] Los artículos fraudulentos “escritos de forma fantasma” patrocinados por los gigantes farmacéuticos han aparecido con regularidad en las principales revistas clínicas, como JAMA y New England Journal of Medicine, y nunca han sido retirados a pesar del abuso científico demostrado y la manipulación de los datos[49,63].

Los artículos escritos por fantasmas implican el uso de empresas de planificación cuyo trabajo consiste en diseñar artículos que contengan datos manipulados para respaldar un producto farmacéutico y luego hacer que estos artículos sean aceptados por las revistas clínicas de alto impacto, es decir, las revistas con más probabilidades de afectar a la toma de decisiones clínicas de los médicos. Además, suministran a los médicos en la práctica clínica reimpresiones gratuitas de estos artículos manipulados. The Guardian encontró 250 empresas dedicadas a este negocio de la escritura fantasma. El último paso en el diseño de estos artículos para su publicación en las revistas más prestigiosas es reclutar a expertos médicos bien reconocidos de instituciones prestigiosas, para que añadan su nombre a estos artículos. A estos autores médicos reclutados se les paga al aceptar añadir su nombre a estos artículos preescritos o lo hacen por el prestigio de tener su nombre en un artículo en una revista médica de prestigio[11].

Es de vital importancia la observación de los expertos en el campo de la publicación médica de que no se ha hecho nada para detener este abuso. Los especialistas en ética médica han lamentado que debido a esta práctica generalizada “no se puede confiar en nada“. Aunque algunas revistas insisten en la información de divulgación, la mayoría de los médicos que leen estos artículos ignoran esta información o la excusan, y varias revistas dificultan la divulgación exigiendo al lector que encuentre las declaraciones de divulgación en otro lugar. Muchas revistas no vigilan estas declaraciones y las omisiones de los autores son comunes y no se castigan.

En cuanto a la información que se pone a disposición del público, prácticamente todos los medios de comunicación están bajo el control de estos gigantes farmacéuticos u otros que se benefician de esta “pandemia”. Sus historias son todas iguales, tanto en contenido como en redacción. Diariamente se producen encubrimientos orquestados y se ocultan al público datos masivos que exponen las mentiras generadas por estos controladores de la información. Todos los datos que llegan a los medios de comunicación nacionales (televisión, periódicos y revistas), así como las noticias locales que usted ve todos los días, provienen únicamente de fuentes “oficiales”, la mayoría de las cuales son mentiras, distorsiones o están completamente fabricadas de la nada, todo ello con el objetivo de engañar al público.

Los medios de comunicación televisivos reciben la mayor parte de su presupuesto publicitario de las compañías farmacéuticas internacionales, lo que crea una influencia irresistible para informar de todos los estudios inventados que apoyan sus vacunas y otros supuestos tratamientos[14] Sólo en 2020 las industrias farmacéuticas gastaron 6.560 millones de dólares en este tipo de publicidad[13,14] La publicidad televisiva de las farmacéuticas ascendió a 4.580 millones, un increíble 75% de su presupuesto. Eso compra mucha influencia y control sobre los medios de comunicación. Expertos de fama mundial en todos los campos de las enfermedades infecciosas son excluidos de la exposición en los medios de comunicación y de las redes sociales si se desvían de alguna manera en contra de las mentiras y distorsiones inventadas por los fabricantes de estas vacunas. Además, estas empresas farmacéuticas gastan decenas de millones en publicidad en las redes sociales, con Pfizer a la cabeza con 55 millones de dólares en 2020[14].

Si bien estos ataques a la libertad de expresión son lo suficientemente aterradores, aún peor es el control prácticamente universal que los administradores de los hospitales han ejercido sobre los detalles de la atención médica en los hospitales. Estos asalariados ahora dan instrucciones a los médicos sobre los protocolos de tratamiento que deben cumplir y los tratamientos que no deben utilizar, sin importar lo perjudiciales que sean los tratamientos “aprobados” o lo beneficiosos que sean los tratamientos “no aprobados”[33,57].

Nunca en la historia de la medicina estadounidense los administradores de los hospitales han dictado a sus médicos cómo deben practicar la medicina y qué medicamentos pueden utilizar. El CDC no tiene autoridad para dictar a los hospitales o a los médicos sobre los tratamientos médicos. Sin embargo, la mayoría de los médicos cumplieron sin la menor resistencia.

La Ley Federal de Cuidados fomentó este desastre humano al ofrecer a todos los hospitales de EE.UU. hasta 39.000 dólares por cada paciente de la UCI al que pusieran respiradores, a pesar de que desde el principio era obvio que los respiradores eran una de las principales causas de muerte entre estos confiados e incautos pacientes. Además, los hospitales recibían 12.000 dólares por cada paciente que ingresaba en la UCI, lo que explica, en mi opinión y en la de otros, por qué todas las burocracias médicas federales (CDC, FDA, NIAID, NIH, etc.) hacían todo lo posible para impedir los tratamientos tempranos que salvan vidas[46] Dejar que los pacientes se deterioraran hasta el punto de necesitar hospitalización, significaba mucho dinero para todos los hospitales. Un número creciente de hospitales está en peligro de quiebra, y muchos han cerrado sus puertas, incluso antes de esta “pandemia”[50] La mayoría de estos hospitales son ahora propiedad de corporaciones nacionales o internacionales, incluidos los hospitales docentes[10].

También es interesante observar que, con la llegada de esta “pandemia”, hemos sido testigos de un aumento de las cadenas corporativas de hospitales que compran varios de estos hospitales en riesgo financiero[1,54]. Se ha observado que estos gigantes hospitalarios están utilizando miles de millones en ayudas federales de Covid para adquirir estos hospitales en peligro financiero, aumentando aún más el poder de la medicina corporativa sobre la independencia de los médicos. Los médicos expulsados de sus hospitales tienen dificultades para encontrar otras plantillas de hospitales a las que incorporarse, ya que también pueden ser propiedad del mismo gigante corporativo. Como resultado, las políticas de mandato de vacunas incluyen a un número mucho mayor de empleados de hospitales. Por ejemplo, la Clínica Mayo despidió a 700 empleados por ejercer su derecho a rechazar una vacuna experimental peligrosa y esencialmente no probada[51,57] La Clínica Mayo hizo esto a pesar de que muchos de estos empleados trabajaban durante lo peor de la epidemia y están siendo despedidos cuando la variante Omicron es la cepa dominante del virus, tiene la patogenicidad de un resfriado común para la mayoría y las vacunas son ineficaces para prevenir la infección.

Además, se ha demostrado que la persona asintomática vacunada tiene títulos nasofaríngeos del virus tan altos como una persona infectada no vacunada. Si el propósito del mandato de la vacuna es prevenir la propagación del virus entre el personal del hospital y los pacientes, entonces son los vacunados los que presentan el mayor riesgo de transmisión, no los no vacunados. La diferencia es que una persona enferma no vacunada no iría a trabajar, el propagador asintomático vacunado sí.

Lo que sí sabemos es que los principales centros médicos, como la Clínica Mayo, reciben decenas de millones de dólares en subvenciones de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) cada año, así como dinero de los fabricantes farmacéuticos de estas “vacunas” experimentales. En mi opinión, esa es la verdadera consideración que impulsa estas políticas. Si esto se pudiera demostrar en un tribunal, los administradores que hacen estos mandatos deberían ser procesados con todo el peso de la ley y demandados por todas las partes perjudicadas.

El problema de la quiebra de los hospitales se ha agudizado cada vez más debido a los mandatos de vacunación de los hospitales y al consiguiente gran número de personal de los hospitales, especialmente de las enfermeras, que se niegan a ser vacunados a la fuerza[17,51] Todo esto no tiene precedentes en la historia de la atención médica. Los médicos de los hospitales son responsables del tratamiento de sus pacientes individuales y trabajan directamente con estos pacientes y sus familias para iniciar estos tratamientos. Las organizaciones externas, como los CDC, no tienen autoridad para intervenir en estos tratamientos y hacerlo expone a los pacientes a graves errores por parte de una organización que nunca ha tratado a un solo paciente de COVID-19.

Cuando comenzó esta pandemia, el CDC ordenó a los hospitales que siguieran un protocolo de tratamiento que provocó la muerte de cientos de miles de pacientes, la mayoría de los cuales se habrían recuperado si se hubieran permitido los tratamientos adecuados[43,44] La mayoría de estas muertes podrían haberse evitado si se hubiera permitido a los médicos utilizar un tratamiento temprano con productos como la ivermectina, la hidroxicloroquina y una serie de otros medicamentos y compuestos naturales seguros. Se ha calculado, basándose en los resultados obtenidos por los médicos que tratan con éxito a la mayoría de los pacientes de covid, que de las 800.000 personas que, según se nos dice, murieron a causa del covid en EEUU, 640.000 no sólo podrían haberse salvado, sino que, en muchos casos, podrían haber recuperado su estado de salud anterior a la infección si se hubiera utilizado el tratamiento precoz obligatorio con estos métodos probados. Esta negligencia en el tratamiento temprano constituye un asesinato en masa. Esto significa que 160.000 personas habrían muerto realmente, mucho menos que el número de personas que murieron a manos de burocracias, asociaciones médicas y juntas médicas que se negaron a defender a sus pacientes. Según los estudios sobre el tratamiento temprano de miles de pacientes por parte de médicos valientes y atentos, entre el setenta y cinco y el ochenta por ciento de las muertes podrían haberse evitado[43,44].

Increíblemente, se impidió que estos médicos expertos salvaran a estas personas infectadas por Covid-19. Debería ser una vergüenza para la profesión médica que tantos médicos siguieran sin pensar los protocolos mortales establecidos por los controladores de la medicina.

También hay que tener en cuenta que este acontecimiento nunca cumplió los criterios de una pandemia. La Organización Mundial de la Salud cambió los criterios para convertirlo en una pandemia. Para calificar como pandemia, el virus debe tener una alta tasa de mortalidad para la gran mayoría de las personas, lo que no ocurrió (con una tasa de supervivencia del 99,98%), y no debe tener tratamientos conocidos, lo que este virus tenía, de hecho, un número creciente de tratamientos muy exitosos.

Las medidas draconianas establecidas para contener esta “pandemia” inventada nunca han demostrado tener éxito, como el enmascaramiento del público, los cierres y el distanciamiento social. Una serie de estudios cuidadosamente realizados durante temporadas de gripe anteriores demostraron que las máscaras, de cualquier tipo, nunca habían impedido la propagación del virus entre el público[60].

De hecho, algunos estudios muy buenos sugerían que las mascarillas en realidad propagaban el virus al dar a la gente una falsa sensación de seguridad y otros factores, como la observación de que la gente rompía constantemente la técnica de esterilización al tocar su mascarilla, al quitársela de forma inadecuada y por la fuga de aerosoles infecciosos alrededor de los bordes de la mascarilla. Además, las mascarillas se desechaban en aparcamientos, caminos de ronda, se colocaban en las mesas de los restaurantes y se metían en bolsillos y bolsos.

A los pocos minutos de ponerse la mascarilla, se pueden cultivar varias bacterias patógenas de las mascarillas, lo que supone un alto riesgo de neumonía bacteriana para las personas inmunodeprimidas y un mayor riesgo de meningitis para los niños[16] Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Florida cultivó más de 11 bacterias patógenas del interior de la mascarilla que llevaban los niños en las escuelas[40].

También se sabía que los niños no corrían prácticamente ningún riesgo de enfermar por el virus ni de transmitirlo.

Además, también se sabía que llevar una mascarilla durante más de 4 horas (como ocurre en todas las escuelas) provoca una hipoxia importante (niveles bajos de oxígeno en sangre) y una hipercapnia (niveles altos de CO2), que tienen una serie de efectos nocivos para la salud, entre los que se incluye el deterioro del desarrollo del cerebro del niño[4,72,52].

Se sabe que el desarrollo del cerebro continúa mucho después de los años de escuela primaria. Un estudio reciente descubrió que los niños nacidos durante la “pandemia” tienen un coeficiente intelectual significativamente más bajo, pero los consejos escolares, los directores de las escuelas y otros burócratas de la educación obviamente no se preocupan[18].

Herramientas de adoctrinamiento

Los diseñadores de esta pandemia anticiparon una reacción del público y que se harían grandes preguntas embarazosas. Para evitarlo, los controladores alimentaron a los medios de comunicación con una serie de tácticas, una de las más utilizadas fue y es la estafa de la “comprobación de hechos”. A cada confrontación con pruebas cuidadosamente documentadas, los “verificadores de hechos” de los medios de comunicación contraatacaban con la acusación de “desinformación”, y una acusación infundada de “teoría de la conspiración” que era, en su léxico, “desacreditada”. Nunca se nos dijo quiénes eran los verificadores de hechos o la fuente de su información “desacreditada”, simplemente debíamos creer a los “verificadores de hechos”. Un reciente caso judicial estableció bajo juramento que los “verificadores de hechos” de Facebook utilizaron la opinión de su propio personal y no de verdaderos expertos para comprobar los “hechos”[59] Cuando se revelan las fuentes, éstas son invariablemente el corrupto CDC, la OMS o Anthony Fauci o simplemente su opinión. Aquí hay una lista de cosas que fueron etiquetadas como “mitos” y “desinformación” que luego se demostró que eran ciertas.

Los vacunados asintomáticos están propagando el virus igual que los infectados sintomáticos no vacunados.

Las vacunas no pueden proteger adecuadamente contra las nuevas variantes, como Delta y Omicron.

La inmunidad natural es muy superior a la inmunidad vacunal y es muy probable que sea de por vida.

La inmunidad de la vacuna no sólo disminuye después de varios meses, sino que todas las células inmunitarias se ven perjudicadas durante períodos prolongados, lo que expone a los vacunados a un alto riesgo de contraer todas las infecciones y el cáncer.

Las vacunas COVID pueden causar una incidencia significativa de coágulos de sangre y otros efectos secundarios graves

Los defensores de la vacuna exigirán numerosos refuerzos a medida que cada variante aparezca en escena.

Fauci insistirá en la vacuna covídica para los niños pequeños e incluso los bebés.

Se exigirán pasaportes con la vacuna para entrar en un negocio, volar en avión y utilizar el transporte público

Habrá campos de internamiento para los no vacunados (como en Australia, Austria y Canadá)

A los no vacunados se les negará el empleo.

Hay acuerdos secretos entre el gobierno, las instituciones elitistas y los fabricantes de vacunas

Muchos hospitales estaban vacíos o tenían poca ocupación durante la pandemia.

La proteína de la vacuna entra en el núcleo de la célula, alterando la función de reparación del ADN celular.

Cientos de miles de personas murieron a causa de las vacunas y muchas más sufrieron daños permanentes.

Un tratamiento temprano podría haber salvado la vida de la mayoría de los 700.000 fallecidos.

La miocarditis inducida por las vacunas (que se negó inicialmente) es un problema importante y desaparece en un período corto.

Los lotes mortales especiales (lotes) de estas vacunas se mezclan con la masa de otras vacunas Covid-19

Varias de estas afirmaciones de quienes se oponen a estas vacunas aparecen ahora en el sitio web de los CDC, la mayoría de las cuales siguen siendo identificadas como “mitos”. Hoy en día, una amplia evidencia ha confirmado que cada uno de estos llamados “mitos” eran de hecho verdad. Muchos son admitidos incluso por el “santo de las vacunas”, Anthony Fauci. Por ejemplo, se nos dijo, incluso por parte de nuestro presidente con problemas cognitivos, que una vez que la vacuna fuera liberada todos los vacunados podrían quitarse la máscara. ¡Uy! Se nos dijo poco después que los vacunados tienen altas concentraciones (títulos) del virus en sus narices y bocas (nasofaringe) y pueden transmitir el virus a otras personas con las que entren en contacto, especialmente a sus propios familiares. Una vez más, hay que utilizar las mascarillas, de hecho se recomienda el doble enmascaramiento. Ahora se sabe que los vacunados son los principales superdifusores del virus y los hospitales están llenos de enfermos vacunados y de personas que sufren graves complicaciones por la vacuna[27,42,45].

Otra táctica de los defensores de las vacunas es demonizar a los que rechazan ser vacunados por diversas razones. Los medios de comunicación se refieren a estas personas con pensamiento crítico como “antivacunas”, “negadores de las vacunas”, “resistentes a las vacunas”, “asesinos”, “enemigos del bien común” y como los que prolongan la pandemia. Me han horrorizado los ataques despiadados, a menudo despiadados, de algunas personas en las redes sociales cuando un padre o un ser querido relata una historia de terrible sufrimiento y eventual muerte, que ellos o sus seres queridos sufrieron como resultado de las vacunas. Algunos psicópatas tuitean que se alegran de que el ser querido haya muerto o que la persona vacunada fallecida era un enemigo del bien por contar el suceso y debería ser prohibida. Esto es difícil de conceptualizar. Este nivel de crueldad es aterrador, y significa el colapso de una sociedad moral, decente y compasiva.

Ya es bastante malo que el público caiga tan bajo, pero los medios de comunicación, los líderes políticos, los administradores de hospitales, las asociaciones médicas y las juntas de licencias médicas están actuando de una manera moralmente disfuncional y cruel similar.

La lógica, el razonamiento y la evidencia científica han desaparecido en este evento

¿La evidencia científica, los estudios cuidadosamente realizados, la experiencia clínica y la lógica médica han tenido algún efecto para detener estas vacunas ineficaces y peligrosas? Absolutamente no. Los esfuerzos draconianos para vacunar a todo el mundo en el planeta continúan (excepto la élite, los trabajadores de correos, los miembros del Congreso y otros iniciados)[31,62].

En el caso de todos los demás fármacos y vacunas convencionales anteriores que están siendo revisados por la FDA, las muertes inexplicables de 50 o menos personas darían lugar a la interrupción de la distribución del producto, como ocurrió en 1976 con la vacuna de la gripe porcina. Con más de 18.000 muertes reportadas por el sistema VAERS para el período del 14 de diciembre de 2020 y el 31 de diciembre de 2021, así como 139.126 lesiones graves (incluyendo muertes) para el mismo período, todavía no hay interés en detener este programa de vacunas mortales[61]. Peor aún, no hay ninguna investigación seria por parte de ninguna agencia gubernamental para determinar por qué estas personas están muriendo y sufriendo lesiones graves y permanentes por estas vacunas[15,67] Lo que sí vemos es una serie continua de encubrimientos y evasiones por parte de los fabricantes de vacunas y sus promotores.

La guerra contra los medicamentos eficaces, baratos y muy seguros, y los compuestos naturales, que han demostrado sin lugar a dudas que han salvado millones de vidas en todo el mundo, no sólo ha continuado, sino que se ha intensificado[32,34,43].

A los médicos se les dice que no pueden suministrar estos compuestos que salvan vidas a sus pacientes y que, si lo hacen, serán expulsados del hospital, se les retirará la licencia médica o se les castigará de muchas otras maneras. Un gran número de farmacias se han negado a dispensar recetas de lvermectina o hidroxicloroquina, a pesar de que millones de personas han tomado estos medicamentos de forma segura durante más de 60 años en el caso de la hidroxicloroquina y décadas en el caso de la ivermectina[33,36] Esta negativa a dispensar recetas no tiene precedentes y ha sido ideada por quienes quieren impedir métodos alternativos de tratamiento, todo ello basado en la protección de la expansión de la vacuna a todos. Varias empresas que fabrican hidroxicloroquina acordaron vaciar sus existencias del fármaco donándolas a la Reserva Nacional Estratégica, lo que hace que este fármaco sea mucho más difícil de conseguir[33] ¿Por qué haría eso el gobierno cuando más de 30 estudios bien realizados han demostrado que este fármaco redujo las muertes entre un 66% y un 92% en otros países, como India, Egipto, Argentina, Francia, Nigeria, España, Perú, México y otros?

Los críticos de estos dos medicamentos que salvan vidas suelen estar financiados por Bill Gates y Anthony Fauci, que ganan millones con estas vacunas[48,15].

Para frenar aún más el uso de estos fármacos, la industria farmacéutica y Bill Gates/Anthony Fauci financiaron una investigación falsa para argumentar que la hidroxicloroquina era un fármaco peligroso y que podía dañar el corazón[34]. Para argumentar este caso fraudulento, los investigadores administraron a los pacientes covídicos más enfermos una dosis casi letal del fármaco, en una dosis muy superior a la utilizada en cualquier paciente covídico por el Dr. Kory, McCullough y otros médicos “reales” y compasivos, médicos que realmente estaban tratando a pacientes covídicos[23].

Los medios de comunicación controlados y perritos falderos, por supuesto, martillearon al público con historias del efecto mortal de la hidroxicloroquina, todo con una mirada aterrorizada de falso pánico. Todas estas historias sobre los peligros de la ivermectina se demostraron falsas y algunas de ellas eran increíblemente absurdas[37,43].

El ataque contra la ivermectina fue aún más despiadado que contra la hidroxicloroquina. Todo esto, y mucho más, se describe meticulosamente en el excelente libro de Robert Kennedy, Jr. Bill Gates, Big Pharma, and the Global War on Democracy and Public Health.[32] Si usted está realmente preocupado por la verdad y por todo lo que ha ocurrido desde que comenzó esta atrocidad, no sólo debe leer, sino estudiar este libro cuidadosamente. Está totalmente referenciado y cubre todos los temas con gran detalle. Esta es una tragedia humana diseñada de proporciones bíblicas por algunos de los psicópatas más viles y despiadados de la historia.

Millones de personas han sido deliberadamente asesinadas y lisiadas, no sólo por este virus manipulado, sino por la propia vacuna y por las medidas draconianas utilizadas por estos gobiernos para “controlar la propagación de la pandemia”. No debemos ignorar las “muertes por desesperación” causadas por estas medidas draconianas, que pueden superar los cientos de miles. Millones de personas han muerto de hambre en los países del tercer mundo como consecuencia de ello. Sólo en Estados Unidos, de las 800.000 muertes que reclaman las burocracias médicas, más de 600.000 de ellas fueron el resultado del abandono intencionado del tratamiento temprano, del bloqueo del uso de medicamentos reutilizados altamente eficaces y seguros, como la hidroxicloroquina y la ivermectina, y del uso forzado de tratamientos mortales como el remdesivir y el uso de respiradores. Esto sin contar las muertes por desesperación y la negligencia en la atención médica causada por el cierre y las medidas hospitalarias forzadas en los sistemas de salud.

Para agravar todo esto, debido a los mandatos de vacunación entre todo el personal de los hospitales, miles de enfermeras y otros trabajadores de los hospitales han dimitido o han sido despedidos[17,30,51], lo que ha provocado una escasez crítica de estos trabajadores sanitarios vitales y una peligrosa reducción de las camas de las UCI en muchos hospitales. Además, como ocurrió en el Lewis County Healthcare System, un sistema hospitalario especializado de Lowville, Nueva York, cerró su unidad de maternidad tras la dimisión de 30 trabajadores del hospital por las desastrosas órdenes de vacunación del Estado. La ironía en todos estos casos de dimisiones es que los administradores aceptaron sin reparos estas pérdidas masivas de personal a pesar de los desplantes por la escasez de personal durante una “crisis”. Esto es especialmente desconcertante cuando nos enteramos de que las vacunas no impedían la transmisión del virus y que la variante predominante actual es de bajísima patogenicidad.

Los peligros de las vacunas son cada vez más revelados por la ciencia

Mientras que la mayoría de los investigadores, virólogos, investigadores de enfermedades infecciosas y epidemiólogos han sido intimidados para que guarden silencio, un número cada vez mayor de personas de gran integridad con una enorme experiencia han salido a la luz para decir la verdad, es decir, que estas vacunas son mortales.

La mayoría de las nuevas vacunas deben pasar por extensas pruebas de seguridad durante años antes de ser aprobadas. Las nuevas tecnologías, como las vacunas de ARNm y ADN, requieren un mínimo de 10 años de cuidadosas pruebas y un amplio seguimiento. Estas nuevas supuestas vacunas fueron “probadas” durante sólo 2 meses y luego los resultados de estas pruebas de seguridad fueron y siguen siendo mantenidos en secreto. El testimonio ante el senador Ron Johnson de varios de los que participaron en el estudio de 2 meses indica que prácticamente no se hizo ningún seguimiento de los participantes en el estudio previo al lanzamiento[67] Las quejas por complicaciones fueron ignoradas y, a pesar de las promesas de Pfizer de que todos los gastos médicos causados por las “vacunas” serían pagados por Pfizer, estas personas declararon que no se pagó ninguno[66] Algunos gastos médicos superan los 100.000 dólares.

Como ejemplo del engaño de Pfizer, y de los demás fabricantes de vacunas de ARNm, está el caso de Maddie de Garay, de 12 años, que participó en el estudio de seguridad previo a la vacuna de Pfizer. En la presentación del senador Johnson con las familias de los lesionados por la vacuna, su madre contó que su hija tiene convulsiones recurrentes, que ahora está confinada a una silla de ruedas, que debe ser alimentada por sonda y que sufre daños cerebrales permanentes. En la evaluación de seguridad de Pfizer presentada a la FDA, su único efecto secundario es un “dolor de estómago”. Cada persona presentó historias horripilantes similares.

Los japoneses recurrieron a una demanda de la FOIA (Ley de Libertad de Información) para obligar a Pfizer a publicar su estudio secreto de biodistribución. La razón por la que Pfizer quería que se mantuviera en secreto es que demostraba que Pfizer mintió al público y a las agencias reguladoras sobre el destino del contenido de la vacuna inyectada (el nanotransportador de ARNm incluido). Afirmaron que permanecía en el lugar de la inyección (el hombro), cuando en realidad su propio estudio descubrió que se extendía rápidamente por todo el cuerpo a través del torrente sanguíneo en 48 horas.

El estudio también descubrió que estos portadores de nano-lípidos mortales se acumulaban en concentraciones muy altas en varios órganos, incluyendo los órganos reproductores de hombres y mujeres, el corazón, el hígado, la médula ósea y el bazo (un órgano inmunológico importante). La mayor concentración se encontraba en los ovarios y la médula ósea. Estos nanotransportadores de lípidos también se depositaron en el cerebro.

El Dr. Ryan Cole, un patólogo de Idaho, informó de un pico dramático de cánceres altamente agresivos entre los individuos vacunados, (no informado por los medios de comunicación). Encontró una incidencia aterradoramente alta de cánceres altamente agresivos en individuos vacunados, especialmente melanomas altamente invasivos en jóvenes y cánceres de útero en mujeres[26] Otros informes de activación de cánceres previamente controlados también están apareciendo entre pacientes de cáncer vacunados[47] Hasta ahora, no se han hecho estudios para confirmar estos informes, pero es poco probable que se hagan tales estudios, al menos estudios financiados por subvenciones de los NIH.

La alta concentración de proteínas de espiga encontrada en los ovarios en el estudio de biodistribución podría muy bien perjudicar la fertilidad de las mujeres jóvenes, alterar la menstruación, y podría ponerlas en un mayor riesgo de cáncer de ovario. La alta concentración en la médula ósea, también podría poner a los vacunados en un alto riesgo de leucemia y linfoma. El riesgo de leucemia es muy preocupante ahora que se ha empezado a vacunar a niños de tan solo 5 años. Ninguno de estos fabricantes de vacunas Covid-19 ha realizado estudios a largo plazo, especialmente en lo que respecta al riesgo de inducción de cáncer. La inflamación crónica está íntimamente relacionada con la inducción, el crecimiento y la invasión del cáncer y las vacunas estimulan la inflamación.

A los pacientes con cáncer se les dice que deben vacunarse con estas vacunas mortales. Esto, en mi opinión, es una locura. Estudios más recientes han demostrado que este tipo de vacuna inserta la proteína de la espiga dentro del núcleo de las células inmunes (y muy probablemente de muchos tipos de células) y una vez allí, inhibe dos enzimas de reparación del ADN muy importantes, BRCA1 y 53BP1, cuyo deber es reparar los daños en el ADN de la célula[29] Los daños no reparados en el ADN juegan un papel importante en el cáncer.

Existe una enfermedad hereditaria llamada xeroderma pigmentosum en la que las enzimas de reparación del ADN son defectuosas. Estos individuos enfermos desarrollan múltiples cánceres de piel y una incidencia muy alta de cáncer de órganos como resultado. Aquí tenemos una vacuna que hace lo mismo, pero en menor grado.

Una de las enzimas reparadoras defectuosas causadas por estas vacunas se llama BRCA1, que se asocia con una incidencia significativamente mayor de cáncer de mama en las mujeres y de próstata en los hombres.

Cabe señalar que nunca se han realizado estudios sobre varios aspectos críticos de este tipo de vacunas.

Nunca se han probado los efectos a largo plazo
Nunca se han probado para la inducción de la autoinmunidad
Nunca se ha probado adecuadamente su seguridad durante ninguna etapa del embarazo
No se han realizado estudios de seguimiento de los bebés de las mujeres vacunadas
No hay estudios a largo plazo sobre los hijos de las mujeres embarazadas vacunadas después de su nacimiento (especialmente cuando se produce un hito en el neurodesarrollo)

Nunca se han probado los efectos sobre una larga lista de enfermedades

Diabetes
Enfermedades del corazón
Arterosclerosis
Enfermedades neurodegenerativas
Efectos neuropsiquiátricos
Inducción de trastornos del espectro autista y esquizofrenia
Función inmunitaria a largo plazo
Transmisión vertical de defectos y trastornos
Cáncer
Trastornos autoinmunes

La experiencia previa con las vacunas contra la gripe demuestra claramente que los estudios de seguridad realizados por investigadores y médicos clínicos vinculados a las empresas farmacéuticas fueron esencialmente todos mal hechos o diseñados a propósito para mostrar falsamente la seguridad y encubrir los efectos secundarios y las complicaciones. Esto se demostró de forma dramática con los estudios falsos anteriormente mencionados, diseñados para indicar que la hidroxicloroquina y la ivermectina eran ineficaces y demasiado peligrosas para su uso[34,36,37] Estos estudios falsos provocaron millones de muertes y graves desastres sanitarios en todo el mundo. Como se ha dicho, el 80% de todas las muertes fueron innecesarias y podrían haberse evitado con medicamentos baratos y seguros reutilizados con un historial de seguridad muy largo entre millones de personas que los han tomado durante décadas o incluso toda la vida[43,44].

Es más que irónico que aquellos que dicen ser responsables de proteger nuestra salud hayan aprobado un conjunto de vacunas mal probadas que han provocado más muertes en menos de un año de uso que todas las demás vacunas combinadas administradas en los últimos 30 años. Su excusa cuando se les confrontó fue: “tuvimos que pasar por alto algunas medidas de seguridad porque se trataba de una pandemia mortal”[28,46].

En 1986, el presidente Reagan firmó la Ley Nacional de Lesiones por Vacunas en la Infancia, que otorgaba una protección general a los fabricantes de vacunas contra los litigios por lesiones de las familias de los lesionados por las vacunas. El Tribunal Supremo, en un dictamen de 57 páginas, falló a favor de las compañías de vacunas, permitiendo de hecho a los fabricantes de vacunas fabricar y distribuir vacunas peligrosas, a menudo ineficaces, a la población sin temor a las consecuencias legales. El tribunal insistió en un sistema de compensación por lesiones causadas por vacunas que sólo ha pagado un número muy pequeño de recompensas a un gran número de personas gravemente lesionadas. Se sabe que es muy difícil recibir estas indemnizaciones. Según la Administración de Recursos y Servicios de Salud, desde 1988 el Programa de Indemnización por Lesiones Causadas por Vacunas (VICP) ha acordado el pago de 3.597 indemnizaciones entre 19.098 personas lesionadas por vacunas que solicitaron una suma total de 3.800 millones de dólares. Esto fue antes de la introducción de las vacunas Covid-19, en las que solo las muertes superan todas las muertes relacionadas con todas las vacunas combinadas durante un período de treinta años.

En 2018 el presidente Trump firmó la ley de “derecho a probar” que permitía el uso de medicamentos experimentales y todos los tratamientos no convencionales para ser utilizados en casos de condiciones médicas extremas. Como hemos visto con la negativa de muchos hospitales e incluso la negativa general de los estados a permitir la Ivermectina, la hidroxicloroquina o cualquier otro método “oficial” no aprobado para tratar incluso casos terminales de Covid-19, estos nefastos individuos han ignorado esta ley.

Extrañamente, no utilizaron esta misma lógica ni la ley cuando se trató de la Ivermectina y la Hidroxicloroquina, ambas sometidas a extensas pruebas de seguridad mediante más de 30 estudios clínicos de gran calidad y con informes elogiosos tanto de eficacia como de seguridad en numerosos países. Además, se contaba con un historial de uso de hasta 60 años por parte de millones de personas, que utilizaban estos medicamentos en todo el mundo, con un excelente historial de seguridad. Era obvio que un grupo de personas muy poderosas junto con los conglomerados farmacéuticos no querían que la pandemia terminara y querían que las vacunas fueran la única opción de tratamiento. El libro de Kennedy expone este caso utilizando amplias pruebas y citas[14,32].

El Dr. James Thorpe, experto en medicina materno-fetal, demuestra que estas vacunas de Covid-19 administradas durante el embarazo han dado lugar a una incidencia de abortos espontáneos 50 veces mayor que la reportada con todas las demás vacunas combinadas[28] Cuando examinamos su gráfico sobre malformaciones fetales, hubo una incidencia 144 veces mayor de malformaciones fetales con las vacunas de Covid-19 administradas durante el embarazo en comparación con todas las demás vacunas combinadas. Sin embargo, la Academia Americana de Obstetricia y Ginecología y el Colegio Americano de Obstetricia y Ginecología respaldan la seguridad de estas vacunas en todas las etapas del embarazo y entre las mujeres que amamantan a sus bebés.

Cabe destacar que estos grupos de especialidades médicas han recibido una importante financiación de la empresa farmacéutica Pfizer. El Colegio Americano de Obstetricia y Ginecología, sólo en el cuarto trimestre de 2010, recibió un total de 11.000 dólares sólo de la compañía farmacéutica Pfizer[70] Los fondos procedentes de las subvenciones de los NIH son mucho mayores[20] La mejor manera de perder estas subvenciones es criticar la fuente de los fondos, sus productos o programas de mascotas. Peter Duesberg, por atreverse a cuestionar la teoría favorita de Fauci sobre el SIDA causado por el virus del VIH, dejó de recibir ninguna de las 30 solicitudes de subvención que presentó después de hacerlo público. Antes de este episodio, como principal autoridad en retrovirus del mundo, nunca le habían rechazado una subvención de los NIH[39]. Así es como funciona el sistema “corrupto”, aunque gran parte del dinero de las subvenciones provenga de nuestros impuestos.

Lotes calientes – Lotes mortales de las vacunas

Ahora ha salido a la luz un nuevo estudio cuyos resultados son aterradores[25]. Un investigador de la Universidad de Kingston, en Londres, ha realizado un extenso análisis de los datos del VAERs (un subdepartamento de los CDC que recoge los datos voluntarios sobre complicaciones de las vacunas), en el que agrupó las muertes notificadas tras las vacunas según los números de lote de las mismas del fabricante. Las vacunas se fabrican en grandes lotes denominados lotes. Lo que descubrió fue que las vacunas se dividen en más de 20.000 lotes y que uno de cada 200 de estos lotes es demostrablemente mortal para cualquiera que reciba una vacuna de ese lote, lo que incluye miles de dosis de vacunas.

Examinó todas las vacunas fabricadas -Pfizer, Moderna, Johnson y Johnson (Janssen), etc. Encontró que entre cada 200 lotes de vacunas de Pfizer y otros fabricantes, un lote de los 200 resultó ser más de 50 veces más mortal que los lotes de vacunas de otros lotes. Los otros lotes de vacunas también causaban muertes y discapacidades, pero ni de lejos en esta medida. Estos lotes mortales deberían haber aparecido de forma aleatoria entre todas las “vacunas” si se tratara de un evento no intencionado. Sin embargo, descubrió que el 5% de las vacunas eran responsables del 90% de los efectos adversos graves, incluidas las muertes. La incidencia de muertes y complicaciones graves entre estos “lotes calientes” variaba entre más de un 1000% y varios miles de% más que los lotes comparables más seguros. Si cree que esto fue por accidente, piénselo de nuevo. Esta no es la primera vez que los “lotes calientes” fueron, en mi opinión, fabricados a propósito y enviados a toda la nación, generalmente vacunas diseñadas para niños. En un escándalo de este tipo, los “lotes calientes” de una vacuna terminaron todos en un estado y el daño se hizo evidente de inmediato. ¿Cuál fue la respuesta del fabricante? No fue retirar los lotes mortales de la vacuna. Ordenó a su empresa que dispersara los lotes calientes por todo el país para que las autoridades no vieran el evidente efecto mortal.

Todos los lotes de una vacuna están numerados; por ejemplo, Modera los etiqueta con códigos como 013M20A. Se observó que los números de lote terminaban en 20A o 21A. Los lotes que terminaban en 20A eran mucho más tóxicos que los que terminaban en 21A. Los lotes que terminaban en 20A tenían unos 1.700 efectos adversos, frente a los pocos cientos o veinte o treinta efectos de los lotes 21A. Este ejemplo explica por qué algunas personas tuvieron pocos o ningún acontecimiento adverso después de tomar la vacuna, mientras que otras murieron o sufrieron daños graves y permanentes. Para ver la explicación del investigador, vaya a https://www.bitchute.com/video/6xIYPZBkydsu/. En mi opinión, estos ejemplos sugieren fuertemente una alteración intencional de la producción de la “vacuna” para incluir lotes mortales.

He conocido y trabajado con varias personas preocupadas por la seguridad de las vacunas y puedo decirles que no son los malvados antivacunas que les dicen que son. Son personas con muchos principios, moral y compasión, muchos de los cuales son investigadores de alto nivel y personas que han estudiado ampliamente el tema. Robert Kennedy, Jr, Barbara Lou Fisher, la Dra. Meryl Nass, el profesor Christopher Shaw, Megan Redshaw, la Dra. Sherri Tenpenny, el Dr. Joseph Mercola, Neil Z. Miller, la Dra. Lucija Tomjinovic, la Dra. Stephanie Seneff, el Dr. Steve Kirsch y el Dr. Peter McCullough, sólo por nombrar algunos. Estas personas no tienen nada que ganar y mucho que perder. Son atacados con saña por los medios de comunicación, las agencias gubernamentales y los multimillonarios de la élite que piensan que deben controlar el mundo y a todos los que están en él.

¿Por qué Fauci no quiso que se hicieran autopsias a los que murieron después de la vacunación?

Hay muchas cosas sobre esta “pandemia” que no tienen precedentes en la historia de la medicina. Una de las más sorprendentes es que en el momento álgido de la pandemia se hicieran tan pocas autopsias, especialmente las totales. Un misterioso virus se estaba extendiendo rápidamente por todo el mundo, un grupo selecto de personas con sistemas inmunitarios debilitados estaba enfermando gravemente y muchas estaban muriendo, y se estaba desaconsejando la única forma de obtener rápidamente el máximo conocimiento sobre este virus: una autopsia.

Guerriero señaló que a finales de abril de 2020 habían muerto aproximadamente 150.000 personas, y sin embargo sólo se habían realizado 16 autopsias y se había informado de ellas en la literatura médica[24]. Entre ellas, sólo siete eran autopsias completas, y las 9 restantes eran parciales o por biopsia con aguja o por incisión. Sólo después de 170.000 muertes por Covid-19 y a los cuatro meses de la pandemia se realizaron realmente las primeras series de autopsias, es decir, más de diez. Y sólo después de 280.000 muertes y un mes más, se realizaron las primeras grandes series de autopsias, unas 80.[22] Sperhake, en un llamamiento para que las autopsias se hicieran sin duda, señaló que la primera autopsia completa reportada en la literatura junto con fotomicrografías apareció en una revista médico-legal de China en febrero de 2020.[41,68] Sperhake expresó su confusión sobre por qué había una reticencia a realizar autopsias durante la crisis, pero sabía que no venía de los patólogos. La literatura médica estaba plagada de llamamientos de los patólogos para que se realizaran más autopsias[58]. Sperhake señaló además que el Instituto Robert Koch (el sistema de control sanitario alemán) desaconsejaba, al menos al principio, la realización de autopsias. También sabía que en ese momento 200 instituciones de autopsias participantes en Estados Unidos habían realizado al menos 225 autopsias entre 14 estados.

Algunos han afirmado que esta escasez de autopsias se basaba en el temor del gobierno a que los patólogos se infectaran, pero un estudio de 225 autopsias sobre casos de Covid-19 demostró que sólo hubo un caso de infección entre los patólogos y se concluyó que se trataba de una infección contraída en otro lugar[19] Guerriero termina su artículo pidiendo más autopsias con esta observación: “Hombro con hombro, los patólogos clínicos y forenses superaron los obstáculos de los estudios de autopsia en las víctimas de Covid-19 y generaron así valiosos conocimientos sobre la fisiopatología de la interacción entre el SARS-CoV-2 y el cuerpo humano, contribuyendo así a nuestra comprensión de la enfermedad“[24].

La sospecha sobre la reticencia mundial de los países a permitir estudios post mortem completos de las víctimas del Covid-19 puede basarse en la idea de que fue algo más que una casualidad. Hay al menos dos posibilidades que destacan. En primer lugar, quienes dirigieron la progresión de este evento “no pandémico” hacia una percibida “pandemia mortal” mundial, estaban ocultando un importante secreto que las autopsias podrían documentar. A saber, ¿cuántas de las muertes fueron realmente causadas por el virus? Para aplicar medidas draconianas, como el uso obligatorio de mascarillas, los cierres, la destrucción de empresas y, finalmente, la vacunación obligatoria, necesitaban un gran número de muertos infectados por el covid-19. El miedo sería la fuerza motriz de todos estos programas destructivos de control de la pandemia.

Elder et al en su estudio clasificó los hallazgos de las autopsias en cuatro grupos[22].

Muerte segura por Covid-19

Probable muerte por Covid-19

Posible muerte por Covid-19

No asociada a Covid-19, a pesar de la prueba positiva.

Lo que posiblemente preocupaba o incluso aterrorizaba a los ingenieros de esta pandemia era que las autopsias podrían mostrar, y así lo hicieron, que varias de estas supuestas muertes por Covid-19 en realidad murieron de sus enfermedades comórbidas. En la gran mayoría de los estudios de autopsia realizados, los patólogos observaron múltiples enfermedades comórbidas, la mayoría de las cuales, en los extremos de la vida, podían ser mortales por sí solas. Anteriormente se sabía que los virus del resfriado común tenían una mortalidad del 8% en las residencias de ancianos.

Además, a partir de las autopsias se podrían obtener valiosas pruebas que mejorarían los tratamientos clínicos y posiblemente demostrarían el efecto mortal de los protocolos obligatorios de los CDC que todos los hospitales debían seguir, como el uso de respiradores y el mortal medicamento remdesivir, que destruye los riñones. Las autopsias también demostraron la acumulación de errores médicos y la mala calidad de la atención, ya que el blindaje de los médicos en las unidades de cuidados intensivos ante los ojos de los familiares conduce inevitablemente a una atención de peor calidad, tal y como informaron varias enfermeras que trabajaban en estas áreas[53-55].

Por muy malo que fuera todo esto, se está haciendo lo mismo en el caso de las muertes por la vacuna Covid: se han hecho muy pocas autopsias completas para entender por qué murieron estas personas, es decir, hasta hace poco. Dos investigadores altamente cualificados, el Dr. Sucharit Bhakdi, microbiólogo y experto altamente cualificado en enfermedades infecciosas, y el Dr. Arne Burkhardt, patólogo que es una autoridad ampliamente publicada por haber sido profesor de patología en varias instituciones prestigiosas, realizaron recientemente autopsias a 15 personas que habían muerto después de la vacunación. Lo que encontraron explica por qué tantos están muriendo y experimentando daños en los órganos y coágulos sanguíneos mortales[5].

Determinaron que 14 de las quince personas murieron como resultado de las vacunas y no por otras causas. El Dr. Burkhardt, el patólogo, observó evidencias generalizadas de un ataque inmunológico en los órganos y tejidos de los individuos sometidos a la autopsia, especialmente en el corazón. Estas pruebas incluían una amplia invasión de los pequeños vasos sanguíneos con un número masivo de linfocitos, que causan una amplia destrucción celular cuando se desatan. También se observó que otros órganos, como los pulmones y el hígado, presentaban grandes daños. Estos hallazgos indican que las vacunas hacían que el cuerpo se atacara a sí mismo con consecuencias mortales. Uno puede ver fácilmente por qué Anthony Fauci, así como los funcionarios de salud pública y todos los que promueven fuertemente estas vacunas, desalentaron públicamente las autopsias de los vacunados que posteriormente murieron. También se puede ver que en el caso de las vacunas, que esencialmente no fueron probadas antes de ser aprobadas para el público en general, al menos se debería haber exigido a las agencias reguladoras que supervisaran y analizaran cuidadosamente todas las complicaciones graves, y ciertamente las muertes, vinculadas a estas vacunas. La mejor manera de hacerlo es con autopsias completas.

Si bien aprendimos información importante de estas autopsias, lo que realmente se necesita son estudios especiales de los tejidos de los que han muerto después de la vacunación para la presencia de la infiltración de la proteína de la espiga en todos los órganos y tejidos. Esta sería una información crítica, ya que dicha infiltración provocaría graves daños en todos los tejidos y órganos implicados, especialmente el corazón, el cerebro y el sistema inmunitario. Los estudios en animales lo han demostrado. En estos individuos vacunados la fuente de estas proteínas de espiga serían los nanolípidos inyectados portadores del ARNm productor de proteínas de espiga. Es obvio que las autoridades sanitarias del gobierno y los fabricantes farmacéuticos de estas “vacunas” no quieren que se realicen estos estudios críticos, ya que el público se indignaría y exigiría el fin del programa de vacunación y el enjuiciamiento de los individuos involucrados que encubrieron esto.

Conclusiones

Todos estamos viviendo uno de los cambios más drásticos en nuestra cultura, sistema económico, así como el sistema político en la historia de nuestra nación, así como el resto del mundo. Se nos ha dicho que nunca volveremos a la “normalidad” y que se ha diseñado un gran reset para crear un “nuevo orden mundial”. Todo esto ha sido esbozado por Klaus Schwab, jefe del Foro Económico Mundial, en su libro sobre el “Gran Restablecimiento”[66]. Este libro ofrece una gran cantidad de información sobre el pensamiento de los utópicos que se enorgullecen de reclamar esta “crisis” pandémica como su forma de marcar el comienzo de un nuevo mundo. Este nuevo orden mundial ha estado en los tableros de dibujo de los manipuladores de la élite durante más de un siglo[73,74] En este documento me he concentrado en los efectos devastadores que esto ha tenido en el sistema de atención médica en los Estados Unidos, pero también incluye a gran parte del mundo occidental. En documentos anteriores he hablado de la lenta erosión de la atención médica tradicional en Estados Unidos y de cómo este sistema se ha ido burocratizando y regimentando cada vez más[7,8]. Este proceso se estaba acelerando rápidamente, pero la aparición de esta, en mi opinión, “pandemia” fabricada ha transformado nuestro sistema sanitario de la noche a la mañana.

Como se ha visto, se han producido una serie de acontecimientos sin precedentes dentro de este sistema. Los administradores de los hospitales, por ejemplo, asumieron la posición de dictadores médicos, ordenando a los médicos que siguieran los protocolos derivados no de los que tienen amplia experiencia en el tratamiento de este virus, sino de una burocracia médica que nunca ha tratado a un solo paciente de COVID-19. El uso obligatorio de respiradores en los pacientes de COVID-19 en la UCI, por ejemplo, se impuso en todos los sistemas médicos y los médicos disidentes fueron rápidamente destituidos de sus puestos como cuidadores, a pesar de su demostración de métodos de tratamiento notablemente mejorados. Además, se dijo a los médicos que utilizaran el fármaco remdesivir a pesar de su probada toxicidad, falta de eficacia y alto índice de complicaciones. Se les dijo que utilizasen fármacos que dificultaban la respiración y que pusieran mascarillas a todos los pacientes, a pesar de que la respiración del paciente estaba deteriorada. En todos los casos, los que se negaron a abusar de sus pacientes fueron expulsados del hospital e incluso se enfrentaron a la pérdida de la licencia, o algo peor.

Por primera vez en la historia médica moderna, se ignoró el tratamiento médico temprano de estos pacientes infectados en todo el país. Los estudios han demostrado que el tratamiento médico precoz salvaba el 80% de un mayor número de estas personas infectadas cuando era iniciado por médicos independientes[43,44] El tratamiento precoz podría haber salvado más de 640.000 vidas en el transcurso de esta “pandemia”. A pesar de la demostración del poder de estos tratamientos tempranos, las fuerzas que controlan la atención médica continuaron con esta política destructiva.

No se permitía a las familias ver a sus seres queridos, lo que obligaba a estas personas tan enfermas en los hospitales a enfrentarse solas a su muerte. Para colmo de males, los funerales se limitaban a unos pocos familiares afligidos, a los que ni siquiera se les permitía sentarse juntos. Al mismo tiempo, las grandes tiendas, como Walmart y Cosco, podían operar con restricciones mínimas. A los pacientes de las residencias de ancianos tampoco se les permitía recibir visitas de sus familiares, viéndose de nuevo obligados a morir en soledad. Al mismo tiempo, en varios estados, el más transparente en el estado de Nueva York, los ancianos infectados fueron transferidos a propósito de los hospitales a los hogares de ancianos, lo que resultó en una tasa de mortalidad muy alta de estos residentes de hogares de ancianos. Al principio de esta “pandemia”, más del 50% de las muertes se producían en residencias de ancianos.

A lo largo de esta “pandemia” hemos sido alimentados con una serie interminable de mentiras, distorsiones y desinformación por parte de los medios de comunicación, los funcionarios de salud pública, las burocracias médicas (CDC, FDA y OMS) y las asociaciones médicas. Los médicos, científicos y expertos en tratamientos infecciosos que formaron asociaciones destinadas a desarrollar tratamientos más eficaces y seguros, fueron regularmente demonizados, acosados, avergonzados, humillados y experimentaron la pérdida de la licencia, la pérdida de los privilegios hospitalarios y, al menos en un caso, se les ordenó un examen psiquiátrico[2,65,71].

A Anthony Fauci se le dio un control esencialmente absoluto de todas las formas de atención médica durante este evento, incluyendo la insistencia en que los medicamentos de los que se beneficiaba fueran utilizados por todos los médicos tratantes. Ordenó el uso de mascarillas, a pesar de que al principio se reía del uso de mascarillas para filtrar un virus. Gobernadores, alcaldes y muchas empresas siguieron sus órdenes sin rechistar.

Las medidas draconianas que se estaban utilizando, el enmascaramiento, los cierres, la realización de pruebas a los no infectados, el uso de la inexacta prueba PCR, el distanciamiento social y el rastreo de los contactos, habían demostrado previamente su escasa o nula utilidad durante las pandemias anteriores, pero todos los intentos de rechazar estos métodos fueron en vano. Algunos estados ignoraron estas órdenes draconianas y tuvieron los mismos o menos casos, así como muertes, que los estados con las medidas más estrictas. Una vez más, ninguna prueba o demostración evidente en este sentido tuvo efecto alguno para acabar con estas medidas socialmente destructivas. Incluso cuando países enteros, como Suecia, que evitaron todas estas medidas, demostraron tasas de infecciones y hospitalización iguales a las de las naciones con las medidas más estrictas y draconianas, no se produjo ningún cambio de política por parte de las instituciones de control. Ninguna cantidad de pruebas cambió nada.

Los expertos en la psicología de los acontecimientos destructivos, como los colapsos económicos, las grandes catástrofes y las pandemias anteriores, demostraron que las medidas draconianas tienen un enorme coste en forma de “muertes por desesperación” y en un aumento dramático de los trastornos psicológicos graves. Los efectos de estas medidas pandémicas en el neurodesarrollo de los niños son catastróficos y en gran medida irreversibles.

Con el tiempo, decenas de miles de personas podrían morir como consecuencia de estos daños. Incluso cuando estas predicciones comenzaron a aparecer, los controladores de esta “pandemia” continuaron a toda máquina. Los funcionarios que controlaban este acontecimiento ignoraron el drástico aumento de los suicidios, el incremento de la obesidad, el aumento del consumo de drogas y alcohol, el empeoramiento de muchas medidas sanitarias y el aterrador aumento de los trastornos psiquiátricos, especialmente la depresión y la ansiedad.

Con el tiempo supimos que muchas de las muertes eran resultado de la negligencia médica. Las personas con afecciones médicas crónicas, diabetes, cáncer, enfermedades cardiovasculares y neurológicas dejaron de ser objeto de un seguimiento adecuado en sus clínicas y consultas médicas. Las cirugías que no eran urgentes se suspendían. Muchos de estos pacientes optaron por morir en casa en lugar de arriesgarse a ir a los hospitales y muchos consideraron los hospitales como “casas de la muerte”.

Los registros de las muertes han demostrado que hubo un aumento de las muertes entre los mayores de 75 años, en su mayoría explicadas por las infecciones de Covid-19, pero para los que tenían entre 65 y 74 años, las muertes habían estado aumentando mucho antes del inicio de la pandemia[69] Entre los 18 y los 65 años, los registros demuestran un impactante aumento de las muertes no relacionadas con el Covid-19. Algunas de estas muertes se explicaron por un aumento espectacular de las muertes relacionadas con las drogas, unas 20.000 más que en 2019. Las muertes relacionadas con el alcohol también aumentaron sustancialmente, y los homicidios aumentaron casi un 30% en el grupo de 18 a 65 años.

El director de la compañía de seguros OneAmerica declaró que sus datos indicaban que la tasa de mortalidad de las personas de entre 18 y 64 años había aumentado un 40% con respecto al periodo anterior a la pandemia[21]. Scott Davidson, director general de la compañía, declaró que esto representaba la tasa de mortalidad más alta de la historia de los registros de seguros, que realiza amplias recopilaciones de datos sobre las tasas de mortalidad cada año. Davidson también señaló que nunca se había visto un aumento tan elevado de la tasa de mortalidad en la historia de la recopilación de datos sobre fallecimientos. Las catástrofes anteriores de gran magnitud no aumentaron las tasas de mortalidad más allá del 10%, un 40% que no tiene precedentes.

El Dr. Lindsay Weaver, jefe médico de Indiana, declaró que las hospitalizaciones en Indiana son más altas que en cualquier momento de los últimos cinco años. Esto es de vital importancia, ya que se suponía que las vacunas iban a reducir significativamente las muertes, pero ha ocurrido lo contrario. Los hospitales están siendo inundados con complicaciones derivadas de las vacunas y personas en estado crítico por la negligencia médica causada por los cierres y otras medidas pandémicas[46,56].

Un número dramático de estas personas está muriendo ahora, y el pico se produjo después de la introducción de las vacunas. Las mentiras de quienes se han autodesignado como dictadores médicos son interminables. Primero, nos dijeron que el bloqueo duraría sólo dos semanas, duraron más de un año. Luego nos dijeron que las mascarillas no eran efectivas y que no era necesario usarlas. Rápidamente eso se revirtió. Luego se nos dijo que la mascarilla de tela era muy eficaz, ahora no lo es y que todo el mundo debería llevar una mascarilla N95 y antes que eso debería llevar doble mascarilla. Nos dijeron que había una gran escasez de respiradores, y luego descubrimos que están sin usar en los almacenes y en los vertederos de la ciudad, todavía en sus cajas de embalaje. Se nos informó de que los hospitales estaban llenos en su mayoría de personas no vacunadas y más tarde descubrimos que era exactamente lo contrario en todo el mundo. Se nos dijo que la vacuna era efectiva en un 95%, sólo para saber que en realidad las vacunas causan una erosión progresiva de la inmunidad innata.

Cuando se lanzaron las vacunas, se dijo a las mujeres que las vacunas eran seguras durante todos los estados del embarazo, sólo para descubrir que no se había realizado ningún estudio sobre la seguridad durante el embarazo durante las “pruebas de seguridad” previas al lanzamiento de la vacuna. Se nos dijo que las cuidadosas pruebas realizadas en voluntarios antes de la aprobación de la EUA para su uso público demostraban la extrema seguridad de las vacunas, sólo para saber que no se hizo un seguimiento de estos desafortunados sujetos, que no se pagaron las complicaciones médicas causadas por las vacunas y que los medios de comunicación lo encubrieron todo. [67] También nos enteramos de que la FDA dijo a los fabricantes farmacéuticos de las vacunas que no era necesario realizar más pruebas con animales (el público en general sería el conejillo de indias). Increíblemente, se nos dijo que las nuevas vacunas de ARNm de Pfizer habían sido aprobadas por la FDA, lo que fue un engaño inteligente, ya que otra vacuna tenía la aprobación (comirnaty) y no la que se estaba utilizando, la vacuna BioNTech. La vacuna comirnaty aprobada no estaba disponible en los Estados Unidos. Los medios de comunicación nacionales dijeron al público que la vacuna de Pfizer había sido aprobada y ya no estaba clasificada como experimental, una mentira descarada. Estas mentiras mortales continúan. Es hora de detener esta locura y llevar a estas personas ante la justicia.


Notas a pie de página

Cómo citar este artículo: Blaylock RL. COVID UPDATE: ¿Cuál es la verdad? Surg Neurol Int 2022;13:167.


Referencias

1. Abelson R. Buoyed by federal Covid aid, big hospital chains buy up competitors. The New York Times Mat 21, 2021 (updated Oct 22, 2022) https://www.nytimes.com/2021/05/21/health/covid-bailout-hospital-merger.html .

2. Albright L. Medical nonconformity and its persecution. Brownstone Institute. https://brownstone.org/articles/medical-nonconformaity-and-its-persecution [Last accessed on 2022 Feb 06]

3. Ausman JI, Blaylock RL. What is the truth? United States: James I. and Carolyn R. Ausman Education Foundation (AEF); 2021. The China Virus. [Google Scholar]

4. Beder A, Buyukkocak U, Sabuncuoglu H, Keskil ZA, Keskil S. Preliminary report on surgical mask induced deoxygenation during major surgery. Neurocirugia. 2008;19 [Google Scholar]

5. Bhakdi S. Presentation of autopsy findings. https://www.brighteon.com/4b6cc929-f559-4577-b4f8-3b40f0cd2f77 Pathology presentation on findings https://pathologie-konferenz.de/en [Last accessed on 2022 Feb 06]

6. Blaylock RL. Covid-19 pandemic: What is the truth? Surg Neurol Inter. 2021;12(151) [Google Scholar]

7. Blaylock RL. National Health Insurance (Part 1): the socialist nightmare. Aug 19, 2009 https://haciendapublishing.com/national-health-insurance-part-i-the-socialist-nightmare-by-russell-l-blaylock-md [Last accessed on 2022 Feb 06]

8. Blaylock RL. Regimentation in medicine and its human price (part 1 & 2) Hacienda publishing. March 20, 2015 https://haciendapublishing.com/regimentation-in-medicine-and-its-human-price-part-2-by-russell-l-blaylock-md [Last accessed on 2022 Feb 06] [Google Scholar]

9. Blaylock RL. Haciendia Publishing; When rejecting orthodoxy becomes a mental illness. Aug 15, 2013 https://haciendapublishing.com/when-rejecting-orthodoxy-becomes-a-mental-illness-by-russell-l-blaylock-m-d [Last accessed on 2022 Feb 06] [Google Scholar]

10. Bloche MG. Corporate takeover of Teaching Hospitals. Georgetown Univ Law Center. 1992. https://scholarship.law.georgetown.edu/cgi/viewcontent.cgi?referer=https://www.google.com/&httpsredir=1&article=1731&context=facpub [Last accessed on 2022 Feb 06]

11. Bosh X, Ross JS. Ghostwriting: Research misconduct, plagiarism, or Fool’s gold. Amer J Med. 2012;125(4):324–6. [PubMed] [Google Scholar]

12. Breggin PR, Breggin GR. Breggin PR, Breggin GR. Covid-19 and the Global Predators: We are the Prey. Ithaca, NY: Lake Edge Press; 2021. Top Medical Journals Sell their Souls; pp. 285–292. [Google Scholar]

13. Breggin, p133 [Last accessed on 2022 Feb 06]

14. Bulik BS. The top 10 ad spenders in Big Pharma for 2020. Fierce Pharma Apr 19, 2021 https://www.fiercepharma.com/special-report/top-10-ad-spenders-big-pharma-for-2020 [Last accessed on 2022 Feb 06]

15. Children’s Health Defense Team Harvard experts critique cozy FDA-Pharma relationship. The Defender. Jan 28, 29020.

16. Chughtai AA, Stelzer-Braid S, Rawlinson W, Pontivivi G, Wang Q, Pan Y, et al. Contamination by respiratory viruses on outer surface of medical mask used by hospital healthcare workers. BMC Infect Dis. 2019. Article number 491.

17. Coleman-Lochner L. U.S. Hospitals pushed to financial ruin as nurses quit during pandemic. Bloomberg. Dec 21, 2021 https://www.bloomberg.com/news/articles/2021-12-21/u-s-hospitals-pushed-to-financial-ruin-as-nurses-quit-en-masse [Last accessed on 2022 Feb 06]

18. D’Souza K. Pandemic effects may have lowered baby’s IQs, study says EdSource. https://edsource.org/2021/pandemic-may-have-lowered-baby-iq-study-says/661285. [Last accessed on 2022 Feb 06]

19. Davis GG, Williamson AK. Risk of covid-19 transmission during autopsy. Arch Path Lab Med. 2020;144(12):1445a–1445. [Google Scholar]

20. Department of Health and Human Services: Part 1. Overview Information. https://grants.nih.gov/grants/guide/rfa-files/RFA-HD-20-013.html [Last accessed on 2022 Feb 06]

21. Durden T. Life Insurance CEO says deaths up 40% among those aged 18 to 64. Tyler Durden Report. 2022. Jan 3,

22. Elder C, Schroder AS, Aepfelbacher M, Fitzek A, Heinemann A, Heinrich F, et al. Dying with SARS-CoV-2 infection an autopsy study of the first consecutive 80 cases in Hamberg, Germany. Inter J Legal Med. 2020;134:1275–84. [Google Scholar]

23. Front Line Covid Critical Care Alliance. https://covid19criticalcare.com [Last accessed on 2022 Feb 06]

24. Gueriero M. Restriction of autopsies during the Covid-19 epidemic in Italy. Prudence or fear? Pathologica. 2020;112:172–3. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]

25. Hope JR. Sudden death by “hot lot”—Dr. Michael Yeadon sounds the alarm. The Desert review. 2022. Jan 24,

26. Huff E. Idaho doctor reports “20 times increase” in cancer among those “vaccinated” for covid. Natural News. 2021. Sept 14, https://www.naturalnews.com/2021-09-14-idaho-doctor-20times-increase-cancer-vaccinated-covid.html [Last accessed on 2022 Feb 06]

27. Ioannou P, Karakonstantis S, Astrinaki E, Saplamidou S, Vitsaxaki E, Hamilos G, et al. Transmission of SARS-C0V-2 variant B1.1.7 among vaccinated health care workers. Infect Dis. 2021:1–4. [Google Scholar]

28. James Thorpe interview by Dr. Steve Kirsch. Rumble https://rumble.com/vru732-dr.-james-thorp-on-medical-censorship.html [Last accessed on 2022 Feb 06]

29. Jiang H, Mei Y-F. SARS-CoV-2 spike protein impairs DNA damage repair and inhibits V(D)J recombination in vitro. Viruses. 2021;13:2056. doi: 10.3390/10.3390/v13102056. [PMC free article] [PubMed] [CrossRef] [Google Scholar]

30. Jimenez J, Vigdor N. Covid-19 news: Over 150 Texas hospital workers are fired or resign over vaccine mandates. The New York Times. 2021. Jun 22, https://www.nytimes.com/live/2021/06/22/world/covid-vaccine-coronavirus-mask [Last accessed on 2022 Feb 06]

31. Katz E. Postal service seeks temporary exemption from Biden’s vaccine-or-test mandate. Government Executive. 2022. Jan 22, https://www.govexec.com/workforce/2022/01/postal-service-seeks-temporary-exemption-bidens-vaccine-or-test-mandate/360376 [Last accessed on 2022 Feb 06]

32. Kennedy R., Jr . Skyhorse Publishing; 2021. The Real Anthony Fauci. Bill Gates, Big Pharma, and the Global War on Democracy and Public Health; pp. 24–29. [Google Scholar]

33. Kennedy RF., Jr pp. 24–25.

34. Kennedy RF., Jr pp. 26–30.

35. Kennedy RF., Jr p. 32.

36. Kennedy RF., Jr pp. 35–56.

37. Kennedy RF., Jr pp. 47–56.

38. Kennedy RF., Jr p. 135.

39. Kennedy RF., Jr p. 217.

40. Lee M. University of Florida finds dangerous pathogens on children’s face mask. NTD https://www.ntd.com/university-of-florida-lab-finds-dangerous-pathogens-on-childrens-face-masks_630275.html [Last accessed on 2022 Feb 06]

41. Liu Q, Wang RS, Qu GQ, Wang YY, Liu P, Zhu YZ, et al. Gross examination report of a Covid-19 death autopsy. Fa Yi Xue Za Zhi. 2020;36:21–23. [PubMed] [Google Scholar]

42. Loffredo J. Fully vaccinated are Covid ‘Superspreaders’ Says inventor of mRNA technology. https://childrenshealthdefernce.org/defender/justin-Williams-Robert-Malone-fully-vaccinated-covid-super-spreaders [Last accessed on 2022 Feb 06]

43. Marik PE, Kory P, Varon J, Iglesias J, Meduri GU. MATH+ protocol for the treatment oof SARS-CoV-2 infection: the scientific rationale. Exp rev Ant-infective Ther. 2020 doi: 10.1080/14787210.2020.1808462. [CrossRef] [Google Scholar]

44. McCullough P, Kelly R, Ruocco G, Lerma E, Tumlin J, Wheeland KR, et al. Pathophysiological basis and rationale for early outpatient treatment of SARS-CoV-2 (COVID-19) Infection. Amer J Med. 2021;134:16–22. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]

45. McCullough P. Study: Fully vaccinated healthcare workers carry 251 times viral load, pose threat to unvaccinated patients, Co-workers. The Defender 08/23/21. [Google Scholar]

46. McCullough P. “We’re in the middle of a major biological catastrophe”: Covid expert Dr. Peter McCullough. 2021. Oct 6, https://www.lifesitenews.com/news/were-in-the-middle-of-a-major-biological-catastrophe-top-covid-doc-mccullough/?_kx=9EtupqemhhFXJ1kgCo9W3xUNfwrkqB5nT7V2H15fUnA%3D.WXNMR7 [Last accessed on 2022 Feb 06]

47. McGovern C. Thousands report developing abnormal tumors following Covid shots. LifeSite News. Nov 1, 2021 https://www.lifesitenews.com/news/thousands-report-developing-abnormal-tumors-following-covid-shots [Last accessed on 2022 Feb 06]

48. Mercola J. Bill Gates and Anthony Fauci: a ‘formidable, nefarious’ partnership. Mercola.com. https://childrenshealthdefense.org/defender/rfk-jr-the-real-anthony-fauci-bill-gates [Last accessed on 2022 Feb 06]

49. Moffatt B, Elliott C. Ghost Marketing: Pharmaceutical companies and ghostwritten journal articles. Persp Biol Med. 2007;50(1):18–31. [Google Scholar]

50. Mulvany C. Covid-19 exacerbates bankruptcy for at-risk hospitals. Health Care Financial Management Association. 2020. Nov 9,

51. Muoio D. How many employees have hospitals lost to vaccine mandates? Here are the numbers so far. Fierce Healthcare. 2022. Jan 13, https://www.fiercehealthcare.com/hospitals/how-many-employees-have-hospitals-lost-to-vaccine-mandates-numbers-so-far [Last accessed on 2022 Feb 06]

52. Nalivaeva NN, Turner AJ, Zhuravin IA. Role of prenatal hypoxia in brain development, cognitive functions, and neurodegeneration. Front Neurosci. 2018 doi: 10.3389/fnins.2018.00825. [CrossRef] [Google Scholar]

53. Nicole Sirotek shares what she saw on the front lines in NYC. # Murder. https://rumble.com/vt7tnf-registered-nurse-nicole-sirotek-shares-what-she-saw-on-the-front-lines-in-n.html [Last accessed on 2022 Feb 06]

54. Noether M, Mat S. Hospital merger benefits: Views from hospital leaders and econometric analysis. Amer Hospital Assoc. Charles Rivers Associates. Jan, 2017 https://www.aha.org/guidesreports/2017-01-24-hospital-merger-benefits-views-hospital-leaders-and-econometric-analysis [Last accessed on 2022 Feb 06]

55. Nurse Colette Martin testimony to Louisiana House of Representatives. https://www.youtube.com/watch?v=cBwnIRUav5I [Last accessed on 2022 Feb 06]

56. Nurse Dani: It’s the Covid-19 hospital protocols are killing people. https://rumble.com/vqs1v6-nurse-dani-its-the-covid-19-hospital-protocols-are-killing-people.html [Last accessed on 2022 Feb 06]

57. Parpia R. Mayo Clinic fires 700 employees for refusing to get Covid-19 vaccinations. The Vaccine Reaction. https://thevaccinereaction.org/2022/01/mayo-clinic-fires-700-employees-for-refusing-to-get-covid-19-vaccinations [Last accessed on 2022 Feb 06]

58. Pomara C, Li Volti G, Cappello F. Covid-19 deaths: are we sure it is pneumonia? Please, autopsy, autopsy, autopsy! J Clin Med. 2020 doi: 10.3390/jcm9051259. [CrossRef] [Google Scholar]

59. New York Post. Post Editorial Board Facebook admits the truth: “Fact checks” are just (lefty) opinion. Dec 14,2021. https://nypost.com/2021/12/14/facebook-admits-the-truth-fact-checks-are-really-just-lefty-opinion [Last accessed on 2022 Feb 06] [Google Scholar]

60. Rancourt DG. Mask don’t work. A review of science relevant to the covid-19 social policy. https://archive.org/details/covid-censorship-at-research-gate-2 [Last accessed on 2022 Feb 06]

61. Redshaw M. As reports of injuries after Covid vaccines near 1 million mark. CDC, FDA clear Pfizer, Moderna boosters for all adults. The Defender 11/19/21.

62. Roche D. Boston Herald. 2021. Sept 14, Members of Congress and their staff are exempt from Biden’s vaccine mandate, Newsweek 9/10/21 Boston Herald Editorial Staff. Editorial: Political elites exempt from vax mandates. [Google Scholar]

63. Ross E. How drug companies’ PR tactics skew the presentation of medical research. The Guardian. https://www.theguardian.com/science/2011/may/20/drug-companies-ghost-writing-journalism [Last accessed on 2022 Feb 06]

64. Saul S. Ghostwriters used in Vioxx studies, article says. New York Times. April 15, 2008 https://www.fpparchive.org/media/documents/public_policy/Ghostwriters%20Used%20in%20Vioxx%20studies_Stephanie%20Saul_Apr%2015,%202008_The%20New%20Times.pdf [Last accessed on 2022 Feb 06]

65. Saxena V. Doctors loses medical license. Ordered to have Psych Eval for Ivermectin Scrits, Sharing Covid “misinformation” BRP News. Available from: https://bizpacreview.com/2022/01/16/doctor-loses-license-orderedto-have-psych-eval-for-prescribing-ivermectin-sharining-covid-falsehoods-1189313. [Last accessed on 2022 Feb 06]

66. Schwab K, Malleret T. Cologny/Geneva: The Covid-19 Pandemic and the Great Reset. Forum Publishing 2020 World Economic Forum. [Google Scholar]

67. Sen. Ron Johnson on Covid-19 vaccine injuries to test subjects. https://www.youtube.com/watch?v=6mxqC9SiRh8 [Last accessed on 2022 Feb 06]

68. Sperhake J-P. Autopsies of Covid-19 deceased? Absolutely! Legal Med. 2020 doi: 10.1016/j.legalmed.2020.101769. [CrossRef] [Google Scholar]

69. Svab P. Non-Covid death spike in Americans aged 18-49. The Epoch Times. Jan 26-Feb 1 2022.

70. US Medical, Scientific, Patient and Civic Organization Funding Report: Pfizer: Fourth Quarter 2010. https://cdn.pfizer.com/pfizercom/responsibility/grants_contributions/pfizer_us_grants_cc_q4_2010.pdf [Last accessed on 2022 Feb 06]

71. Vivek Saxena. Doctors loses license, ordered to have psych eval for Ivermectin scrits, sharing Covid ‘misinformation’ BPR News. https://www.bizpacreview.com/2022/01/16/doctor-loses-license-ordered-to-have-psych-eval-for-prescribing-ivermectin-sharing-covid-falsehoods-1189313 .

72. Westendorf AM, et al. Hypoxia enhances immunosuppression by inhibiting CD4+ effector T cell function and promoting Treg activity. Cell Physiol Biochem. 2017;41:1271–84. [PubMed] [Google Scholar]

73. Wood PM. Coherent Publishing; 2018. Technocracy: The Hard Road to World Order. [Google Scholar]

74. Wood PM. Coherent Publishing; 2015. Technocracy Rising: The Trojan Horse of Global Transformation. [Google Scholar]

Compartir