GLOBO

Por Tom Luongo

A estas alturas no es ningún secreto que la UE es una organización antidemocrática. Sus dirigentes no se eligen, sino que se seleccionan de un grupo predeterminado de candidatos de la estructura del partido.

Todos los que tienen poder de decisión han sido colocados allí no por el voto popular, sino por una connivencia en la trastienda.

A medida que nos acercamos a las elecciones italianas de este fin de semana, hay una verdadera desesperación en el aire de que haya alguna luz en esta época oscura. Que no importa qué decisiones intentemos tomar, sólo están al servicio de aquellos que buscan el dominio total.

Y sin embargo, todo lo que se oye de estos eurócratas es que estamos en una “guerra de la democracia contra la autocracia”, como dijo la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, en su infernal discurso sobre el estado de la Unión ante el Parlamento Europeo recientemente.

Revestida con los colores inversos a los de la bandera de la UE para mostrar su solidaridad con otro régimen antidemocrático, el de Ucrania, Von der Leyen y su alegre tribu de vándalos en Bruselas se erigen en protectores del sagrado derecho a la “democracia” que niegan a cualquiera que no esté de acuerdo con ella.

Lo mismo puede decirse de casi todos los gobiernos importantes de Europa. Cada vez que se celebran unas “elecciones”, el sistema local es manipulado para garantizar un resultado determinado. La clase política siempre se une en torno al mantenimiento del statu quo, congelando cualquier posibilidad de una coalición “inviable” o “representativa”.

Cualquier resultado que no puedan superar y que se encuentre fuera del ámbito de los valores de la UE se carga con píldoras venenosas, se somete inmediatamente a la presión de las normas bizantinas de la UE y, finalmente, se obliga a ese grupo a abandonar el cargo.

No hay mejor ejemplo de esta estructura antidemocrática hecha carne que Italia.

Durante más de una década, los italianos han tenido que lidiar con gobiernos tecnocráticos no elegidos que, en el mejor de los casos, frenan los impulsos populistas/soberanistas del electorado italiano o, en el peor de los casos, promueven la agenda de centralización de la UE bajo la falsa rúbrica del cambio climático y los “valores europeos”.

Valores europeos es una frase que es sinónimo de “orden basado en reglas”. Nosotros hacemos las reglas, dicen, y tú las acatas. Se nos permite romper esas reglas porque 1) podemos y 2) somos los buenos.

Así que no debería sorprender que mientras los italianos van a las urnas este fin de semana con la coalición de centro-derecha liderada por los Hermanos de Italia (FdI) que probablemente obtenga una importante e incontestable victoria, la presidenta no elegida y abiertamente totalitaria de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, amenace abiertamente a los italianos: o “votan lo correcto” o se enfrentarán a su ira.

La corrupta eurócrata no elegida Von der Leyen amenaza así a los italianos: “Veremos el resultado de la votación en Italia. Si las cosas van en una dirección difícil -hemos hablado ya de Polonia y Hungría-, tenemos nuestras herramientas.” 

Seré sincero. Esa amenaza emitida hacia los intrínsecamente arrogantes italianos, viniendo de una burócrata alemana, no es algo que vaya a terminar bien. 

Cuando se agota el poder para persuadir a la gente lo único que queda son las amenazas (por muy vacías que sean) y los subterfugios. Italia lleva más de una década tendiendo a este momento y hasta ahora el subterfugio le ha funcionado especialmente bien a la UE.

Ahora se pasa a las amenazas abiertas y a las “consecuencias”.

Pregunten a Hungría por esas “consecuencias”. El parlamento de la UE ha ejercido esta semana su único poder real, señalando con el dedo a un miembro que no representa la concepción mayoritaria de los “valores europeos”, al declarar que el gobierno de Viktor Orban, elegido democráticamente (por goleada), “no es una democracia”.

El O’Brien de Orwell estaría orgulloso.

Esta declaración significa que tienen la capacidad de retener los fondos de desarrollo compartidos por la UE a Hungría.

Esto se llama “chantaje” en el lenguaje común.

Momentos como este siempre invocan al gran Lew Rockwell recordándonos que el gobierno se involucra en un comportamiento del que la gente decente se avergonzaría. Es más del “orden basado en reglas” del que tanto oigo hablar, supongo.

La traducción aproximada a todas estas cuestiones es “reglas para mí y no para ti”, la esencia misma de la descripción de San Francisco de la anarco-tiranía. La UE es realmente un Estado anarco-tiránico donde las palabras sólo tienen el significado que ellos deciden que tienen.

Y las definiciones son maleables.

El objetivo es pervertir los significados de las palabras para destruir cualquier concepto de significado en sí mismo. Haciendo eso nos desmotivan de nuestras creencias, viéndolas sólo como los árbitros de la verdad.

Orwell trató de advertirnos sobre esto hace 74 años. Además, es el mecanismo por el que subvertir nuestros vínculos comunes como personas y sustituirlos por el Estado.

Dexter White, escribiendo para el Gold Goats ‘n Guns Newsletter de este mes, cubrió esta subversión de lo sagrado y su conversión en lo profano, originalmente definido como “de este mundo” como antípoda de lo sagrado, mientras discutía el discurso de Biden sobre el incendio del Reichstag en el Independence Hall:

Para hacer algo de este mundo, hay que sacarlo del ámbito de lo sagrado y convertirlo en profano. Antes reservábamos lo sagrado al templo.

El objetivo de la izquierda es negar el santuario, en su totalidad. Las únicas ideas permitidas son las profanas, aunque se describan en lenguaje sagrado.

Esta transición, el acto de sacralizar las profanidades, es deliberada. Es lo que George Orwell pretendía con el concepto de newspeak en Nineteen Eighty-Four.

Lo sagrado es desplazado, en su totalidad, por lo profano, hasta el punto de que ya no se puede hablar de ello porque ya no tenemos las palabras para hacerlo.

DEXTER K. WHITE, “WELCOME TO THE PROFANUM”, NÚMERO 61 DE GGNG NEWSLETTER

Así, los derechos, que se suponen sagrados e inviolables, se equiparan ahora a la ‘democracia’, un concepto puramente terrenal, la esencia misma de lo profano. Sólo podemos tener los derechos que la “democracia” nos otorga, en lugar de que esos derechos sean inherentes a nuestra individualidad o nos sean dados por Dios.

Seguir ejerciendo nuestros derechos significa someterse al capricho de la mayoría, a sus necesidades inmediatas. Es la típica apelación al “bien común” y a todos esos tópicos del nivel de Star Trek/Marvel que nos hacen tragar los proveedores de lo profano (y lo obsceno) en Hollywood.

Cualquier celebración de lo sagrado debe ser recibida con una denuncia brutal. Los guardianes de lo profano en los medios de comunicación -críticos, columnistas y presentadores de programas de entrevistas- son muy conscientes de estas amenazas. Desempeñan su papel de guardianes casi inconscientemente.

En términos mitológicos, la gárgola vigila la entrada al templo, el profano que guarda lo sagrado a costa de su propia humanidad. Biden profanó el cuerpo de marines al tenerlos en su discurso, lo que constituye en sí mismo una profanación del lugar.

Debería considerarse una ofensa imperdonable.

Ahí es donde entra la imposición de los medios de comunicación, mediante la amplificación de una parte y la censura de la otra. Es la razón por la que un centenar de personas que huyen de la orden de movilización de Rusia es noticia, pero los miles que hacen cola en los centros de registro militar no.

El pecado de Hungría fue expresado con elocuencia por Balazs Hidveghi, eurodiputado por Hungría, tras la reciente votación para despojarles de su estatus de “democracia”.

“Simplemente son incapaces de aceptar el hecho de que el pueblo húngaro ha elegido por cuarta vez consecutiva un gobierno conservador”, argumentó el político. “Un gobierno que se atreve a defender los intereses de su nación, que se interpone a la ideología de la extrema izquierda.

“Ese es el verdadero ‘pecado’ de Hungría, y por eso todas estas mentiras infundadas vienen de la izquierda”.

Y es un pecado en las mentes de los Von der Leyens del mundo, ya que la UE representa su nuevo templo, la apoteosis de su loca búsqueda de hacer funcionar finalmente el comunismo.

También es un pecado sincero que Orban se niegue a subordinar la moral y los valores cristianos de Hungría a esos “valores europeos” tan sagrados para Von der Leyen. Por si no estabas prestando atención, el Patriarca Ortodoxo de Serbia concedió a Orban su más alto honor recientemente.

El 5 de septiembre, el Patriarca Porfirije entregó a Orbán el grado de oro de la Orden de San Sava, que es la más alta condecoración que concede la Iglesia serbia. La ceremonia tuvo lugar en el monasterio carmelita de Budapest, actual sede de los primeros ministros húngaros.

La noticia no sería, quizás, digna de mención especial si no fuera por el discurso del Patriarca justificando el premio y la respuesta de Orbán. Ambos discursos resumen el malestar de la Europa actual. Ambos representan un ejemplo bienvenido de solidaridad y unidad entre creyentes cristianos pertenecientes a diferentes tradiciones (Orbán es un protestante al frente de una nación mayoritariamente católica). Por tanto, vale la pena traducir ambos discursos para nuestros lectores, ya que ningún otro medio del mundo occidental lo hará.

Como dijo Srdja Trifkovic, este movimiento ve a ambos hombres como “luces en un mundo oscuro”.

La amenaza de Von der Leyen a Italia es el mismo movimiento que acaba de hacer contra Hungría: “Votad lo correcto o perderéis el apoyo de la UE”. El problema de esa amenaza, sin embargo, es que Italia no es Hungría.

Hungría es un Estado que la UE quiere tener totalmente bajo su control. Aplastar su nacionalismo e identidad cultural es necesario para mantener a raya a los demás países de Europa del Este y proyectar un frente unido, una supernación bajo la OTAN, indivisible, con libertad y justicia definidas para todos.

Dicho esto, la UE no necesita a Hungría para sobrevivir. Pero tampoco se puede permitir que se oponga a la mayoría, para no socavar su autoridad. No se puede permitir que ese ratón ruja.

Así que, no sólo Hungría perderá su estatus, por haber ejercido su derecho a negarse a seguir la política de la comisaria Von der Leyen de sancionar a Rusia, sino que la UE se está dando cuenta de que los “valores europeos” ya no requieren un consentimiento unánime.

Se está presionando para reformar la carta de la UE y eliminar el poder de veto de cada país sobre los impuestos y la política exterior.

Por otra parte, Italia es la segunda economía de la UE. Representa la tercera pata del trípode sobre el que se construye todo el proyecto europeo.

Así, mientras la UE quiere que Hungría sea aplastada para mantener a raya a Europa del Este e impulsar sus nuevas reformas “democráticas”, necesita a Italia o toda la UE se derrumba.

Y en este punto tengo que recordarle a la Sra. Von der Lyin’ el adagio más antiguo de la banca.

Cuando le debes al banco 1000 dólares es tu problema.

Cuando le debes al banco un billón de dólares, es el problema del banco.

Y en eso estamos hoy. Los problemas de deuda de Italia, gracias a la loca insistencia de la UE en mantener el control sobre el sistema político italiano, son mucho peores hoy que en 2011, cuando Silvio Berlusconi fue destituido y se instaló el tecnócrata Mario Monti.

Mario Draghi sólo agravó el problema llevando al BCE y a toda Europa a tipos de interés negativos durante casi una década. Christine Lagarde fue traída para mantener la pelota en movimiento mientras Draghi estaba instalado para asegurar que Italia estuviera atada a la Comisión de la UE a través de los fondos de ayuda COVID, un proyecto de ley que Draghi no fue capaz de aprobar.

Hoy los pasivos de Italia en TARGET2 son los pasivos de la UE. No hay ningún mecanismo para devolverlos. Sólo existe el impago, la hiperinflación o ambos. Los líderes de la coalición de centro-derecha que está a punto de tomar el poder en Italia tienen que darse cuenta de su influencia en esta situación.

Porque es inmensa y hace que cada sílaba de la amenaza de Von der Lyin sea tan hueca y carente de sustancia como el poder que finalmente cree ejercer.

Y eso nos lleva al colapso del mercado que vimos después de que la Reserva Federal volviera a subir los tipos de interés en Estados Unidos en un 0,75% en vísperas de las elecciones italianas y de los referendos de cuatro oblastos ucranianos para decidir por quién quieren ser gobernados, por Rusia o por Ucrania.

La elección para ellos es sencilla. La corrupción de lo que votan pretende complicar esa decisión.

Cada día trae otra nota sobre la crisis energética fabricada en Europa utilizando la excusa de “castigar al autócrata Putin” para cubrir sus verdaderas intenciones, la nacionalización de las principales industrias, el impago de la deuda al por mayor y la centralización del poder en todo el continente a la UE.

Y si eso significa acabar con los mercados de capitales que funcionan y con la clase media que los sustenta, que así sea. Es por el bien común, después de todo.

Esta semana, otro grupo de personas llegó finalmente a la fase de “aceptación” del modelo Kubler-Ross sobre la muerte de la “Fed Put” y la mentira de que los problemas de Europa tienen solución. Miraron sus carteras y, despertando de un largo y perdido fin de semana en Bernie’s, pulsaron el botón de vender.

Repetidamente.

Lamentablemente, todavía hay demasiada gente en “negación” y “negociación” para catalizar realmente la revuelta contra estos eurócratas revoltosos.

La carrera hacia el dólar no ha hecho más que empezar. Lo que ocurra en Italia y Ucrania este fin de semana tendrá profundos efectos en el futuro de Occidente.

En el clímax de The Batman, de Matt Reeves, Bruce conduce a los caídos de Gotham fuera de la oscuridad de un diluvio bíblico provocado por los pecados de la ciudad hacia un futuro incierto, jurando finalmente abrazar ese papel para guardar lo que queda mientras la ciudad se reconstruye.

No sé en qué se convertirá Europa en los próximos meses, pero lo único que podemos decir con seguridad es que no será un triunfo de la “democracia”. Los “valores europeos”, en cambio, habrán sido debidamente definidos como la obscenidad en que se han convertido.

Compartir