GLOBO

Por Sergei Glazyev

Especialmente para las personas pensantes -lectores habituales de este canal-, esbozaré brevemente las razones de la monstruosa guerra que se desarrolló ante nuestros ojos en Ucrania. No hay nada peor que una guerra entre grupos sociales de un mismo pueblo. En este caso, el nuestro, el pueblo ruso, que durante siglos se formó en el territorio de la actual Ucrania, que en su momento, por iniciativa de Lenin, incluyó Malorossiya, Novorossiya y Carpatho-Russia.

Crecí en Zaporozhye, cerca de la cual se están produciendo fuertes combates para destruir a los nazis ucranianos, que nunca existieron en mi pequeña Madre Patria. Estudié en una escuela ucraniana y conozco bien la literatura y la lengua ucraniana, que desde el punto de vista científico es un dialecto del ruso. No he notado nada rusófobo en la cultura ucraniana. En los 17 años de mi vida en Zaporozhye, nunca conocí a un solo banderista. Se consideraba una palabra ofensiva y por su uso en la dirección de alguien uno podía sentirla como un golpe en la cara. Ni en una pesadilla se podría soñar que viviríamos para ver el actual estado de lucha feroz entre las fuerzas armadas de Rusia y Ucrania.

Nuestro Presidente ha dicho muchas veces que los rusos y los ucranianos son una sola nación. Desde el punto de vista de la ciencia histórica, lingüística, arqueológica, etnográfica y genética, es un hecho probado. Se dividió artificialmente tras el colapso de la URSS. En las tres décadas posteriores a esta, según nuestro Presidente, la mayor catástrofe geopolítica del siglo XX, se desarrollaron procesos patológicos en la conciencia pública del pueblo ruso de Ucrania, que les llevaron a una enfermedad grave y mortal: la rusofobia. ¿Cómo pudo ocurrir esto?

Una vez más, me remito a mi libro La última guerra mundial: Estados Unidos la empieza y pierde, publicado en 2016, en el que se predijo con precisión el estado actual de las cosas. Uno de los capítulos de este libro, que revela las causas de la agresión estadounidense, se llama “¿Por qué Ucrania?”. Recomiendo este libro a todos los que quieran entender los trágicos acontecimientos que están teniendo lugar hoy en día. Así como el libro anterior La catástrofe ucraniana, que fue prohibido por la censura estadounidense en Ucrania. A continuación expondré las principales disposiciones de estas obras, basadas en la comprensión de los patrones de desarrollo económico a largo plazo.

Como se dice, no hay nada más práctico que una buena teoría. La teoría del desarrollo económico a largo plazo que he estado desarrollando durante muchos años, revelando los patrones de los cambios periódicos en las estructuras tecnológicas y económicas mundiales, hizo posible prever muchos acontecimientos dramáticos inesperados: el aumento y la caída de los precios del petróleo en la década de 2000; la crisis financiera mundial de 2008; el desencadenamiento por parte de Washington de una guerra híbrida mundial contra China y Rusia, incluyendo una guerra comercial contra China y una escalada de sanciones financieras contra Rusia, hasta el cultivo de un régimen rusófobo-nazi en Ucrania y el actual conflicto armado.

Desgraciadamente, casi todas las predicciones realizadas sobre la base de mi teoría del desarrollo económico a largo plazo se han confirmado plenamente. Desgraciadamente, porque el trágico curso de los acontecimientos que implicaron a nuestro país en un estado de conflicto armado con Ucrania podría haberse evitado si los gobernantes hubieran escuchado estas previsiones y aplicado medidas científicamente sólidas para bloquear la agresión estadounidense, que fueron propuestas repetidamente por el autor, incluso en las publicaciones indicadas. Estas medidas son aún más pertinentes hoy en día. Si el médico dio un diagnóstico y un pronóstico sobre el desarrollo de la enfermedad, que se confirmaron plenamente, entonces es lógico escuchar las prescripciones y los métodos de tratamiento ofrecidos por él. Sobre todo si la enfermedad ya ha dado lugar a patologías con riesgo de muerte.

Comencemos con un breve resumen de los fundamentos teóricos. Actualmente estamos viviendo un periodo de cambio de patrones tecnológicos y mundiales, que siempre va acompañado de crisis económicas estructurales y guerras mundiales, respectivamente. El cambio de patrones tecnológicos comienza con un aumento múltiple de los precios de la energía, tras lo cual las economías de los principales países del mundo se sumergen en un estado de depresión prolongada, cuya salida se produce a través de una “tormenta de innovaciones” tras el colapso de las burbujas financieras resultantes del flujo de capital de las industrias obsoletas al mercado financiero. Durante este periodo, las tensiones político-militares se intensifican y la carrera armamentística impulsa a la economía a entrar en una nueva y larga ola de crecimiento basada en un nuevo orden tecnológico. Durante este periodo, se abre una ventana de oportunidad para el avance económico de nuevos líderes tecnológicos, no agobiados por la inmovilización del capital en industrias obsoletas. Este periodo se está cerrando actualmente con el salto post-COVID de China e India hacia los líderes del desarrollo técnico y económico mundial basado en un nuevo orden tecnológico, cuyo núcleo es un complejo de tecnologías nano, bioingeniería, información, digitales, aditivas y cognitivas.

Al mismo tiempo, se está produciendo una transición hacia un nuevo orden económico mundial, cuyo núcleo también se formó en el Sudeste Asiático sobre la base de un nuevo sistema convergente de gestión del desarrollo socioeconómico, que combina la planificación estratégica centralizada y la competencia de mercado, el control estatal sobre la infraestructura financiera y material y la iniciativa empresarial privada, en el que el Estado integra los intereses de diversos grupos sociales en torno al objetivo común de aumentar el bienestar de la población sobre la base de un rápido desarrollo económico. Como siempre ocurre en estos períodos, la élite dirigente de los países centrales del orden económico mundial saliente provoca una guerra mundial para mantener su hegemonía global. En nuestro caso, la élite financiera y de poder estadounidense está desplegando una guerra híbrida con el objetivo de caotizar a los países que no controla, incluidos los líderes del nuevo orden económico y tecnológico mundial.

Objetivamente, los principales rivales de EE.UU. y de la UE son China e India, cuyos índices de desarrollo son muchas veces superiores y que forman el núcleo de un nuevo orden económico mundial, que ya produce y exporta más productos. Pero la élite gobernante subjetiva de EE.UU. y de la UE busca aplastar a Rusia, considerándola tradicionalmente como su principal adversario geopolítico. Al mismo tiempo, eligieron Ucrania como la dirección del golpe principal, de nuevo de acuerdo con sus ideas geopolíticas de siglos pasados. Aquí siguen claramente los preceptos de Brzezinski, Hitler, Bismarck, así como de las coronas austriaca e inglesa, que durante dos siglos han tratado de arrancar a Ucrania de Rusia, dividiendo el mundo ruso en partes antagónicas con el objetivo de su posterior aniquilación en una guerra intestina. Pero, hoy, tratando de infligirnos el máximo daño para mantener su hegemonía mundial, están reforzando significativamente la posición de China, a favor de la cual se está desplazando la explotación de los recursos naturales rusos y el mercado de la UEE. Este error geopolítico catastrófico para Ucrania de los dirigentes occidentales acelera bruscamente el cambio de las estructuras económicas mundiales y el ascenso del sudeste asiático en relación con la alianza del Atlántico Norte.

Debido a las leyes objetivas del cambio de las estructuras económicas mundiales, Estados Unidos perderá la guerra híbrida mundial desatada por ellos. En un arrebato de rusofobia, ya han jugado su as de triunfo contra Rusia: la cuestión de la moneda mundial. Tras las “sanciones infernales” impuestas contra Rusia, con la detención de todos los activos rusos en dólares, euros, libras y yenes, estas monedas perdieron automáticamente su condición de monedas de reserva mundial. El resto de los países se enfrentan a la urgente necesidad de crear un nuevo sistema monetario y financiero independiente de ellas. Rusia podría tomar la delantera en este proceso, si no fuera por el dominio de los agentes de influencia estadounidenses en el sector bancario y financiero.   

El citado libro La última guerra mundial, publicado hace 6 años, corroboró la necesidad de crear una amplia coalición antibélica basada en:

– el rechazo al uso del dólar como moneda mundial;

– la introducción de un embargo a la importación de equipos informáticos y al uso de las tecnologías de la información y la comunicación de los países que se nieguen a concluir una convención mundial contra el ciberterrorismo (principalmente Estados Unidos)

– la imposición de sanciones a los países que violen la convención internacional sobre la prohibición del desarrollo y el uso de armas biológicas (ahora es obvio que también se trata de Estados Unidos).

Si hace 6 años los líderes de la OCS y de los países BRICS, objetivamente interesados en prevenir la guerra híbrida global desatada por Estados Unidos, hubieran comenzado a aplicar estas propuestas, hoy la agresión estadounidense se habría detenido. Si se hubieran aplicado las propuestas justificadas por el autor en 2014 para proteger no solo a Crimea, sino también a las otras nueve regiones del sur y el este de Ucrania de los títeres rusófobos estadounidenses que tomaron el poder en Kiev, entonces no sería necesaria ninguna operación militar. La población de estas regiones se dirigió a nosotros con un llamamiento para protegerlas de los nazis levantados por las agencias de inteligencia estadounidenses.

Durante los 8 años de ocupación por parte de los servicios de inteligencia estadounidenses y británicos, la conciencia pública de la población ucraniana fue reformada, y la generación más joven fue educada en un espíritu rusófobo. La geopolítica estadounidense no dejó a los dirigentes rusos otra opción que lanzar una operación militar especial para evitar el exterminio masivo de la población rusa en el Donbass. Se declararon los objetivos correctos de la desnazificación y desmilitarización de Ucrania. El problema, sin embargo, es que esto es exactamente lo que el enemigo esperaba de nosotros, arrinconándonos con las fuerzas de los nazis ucranianos que levantaron. Tan pronto como empezamos a destruirlos, nos golpearon con recursos informativos preparados de antemano y con sanciones monetarias y financieras.

Es muy importante entender que la iniciativa en los principales frentes de la guerra híbrida global -informacional-cognitivo y monetario-financiero- pertenece por completo al enemigo, y la guerra se desarrolla según su escenario planificado de antemano. Estas sanciones habrían seguido en cualquier caso – si no hubiéramos lanzado una operación militar especial nosotros mismos, entonces nos habríamos visto obligados a ello por un ataque de las Fuerzas Armadas de Ucrania en Donbass en condiciones mucho peores. Pero nos encontramos con una trampa tendida por los servicios de inteligencia estadounidenses y británicos, que inundaron los medios de comunicación mundiales con una corriente de asesinatos en masa de ciudadanos ucranianos organizados bajo su dirección por los militares ucranianos, atribuidos al ejército ruso. De este modo, están ganando la batalla de la opinión pública mundial contra nosotros, y también se han llevado más de un billón de activos rusos situados en su jurisdicción. Esto también podría haberse evitado si nuestras autoridades monetarias hubieran seguido las recomendaciones justificadas en el libro mencionado.

Sin embargo, a pesar de la derrota en el frente informativo y cognitivo y de las fuertes pérdidas en el frente monetario y financiero, Rusia se ha fortalecido significativamente en el frente interno. En primer lugar, la influencia de la quinta columna de agentes de influencia estadounidenses se ha debilitado bruscamente; aunque la oligarquía compradora, en un esfuerzo por mantener los ahorros exportados desde Rusia, se baja los pantalones para demostrar su lealtad a Washington y Londres, allí se les ve como una carta gastada. Muchos agentes de influencia extranjeros, que envenenan diariamente la conciencia pública en los medios de comunicación, simplemente huyen. En segundo lugar, como resultado de las sanciones impuestas, se anuló automáticamente la norma presupuestaria, según la cual los ingresos del presupuesto por concepto de petróleo y gas se invertían en las obligaciones de los países de la OTAN. Ahora estos cientos de miles de millones de rublos se ponen a disposición del gobierno y pueden gastarse en fines constructivos. En tercer lugar, con sus sanciones, el enemigo de hecho detuvo la exportación de capital de Rusia, lo que crea oportunidades financieras para duplicar las inversiones en el desarrollo de su propia economía. En cuarto lugar, liberado de la manipulación de los especuladores estadounidenses, el rublo se ha fortalecido significativamente incluso sin reservas de divisas. Y debido a la prohibición de las transacciones en dólares y euros, se convierte en una moneda de reserva regional. En quinto lugar, la retirada voluntaria de las empresas occidentales del mercado ruso abre oportunidades antes impensables de sustitución de importaciones.

Si aprovechamos correctamente todos estos resultados positivos de la agresión estadounidense para Rusia, en lugar de la caída prevista de la actividad económica en un 10% del PIB este año, podemos obtener un 10% de su crecimiento. Pero para ello es necesario reconstruir todo el sistema de gestión del desarrollo de la economía rusa sobre la base de los principios del nuevo orden económico mundial. Incluyendo la política monetaria debe convertirse en una parte de la planificación estratégica, al igual que el sistema bancario debe trabajar para invertir en la consecución de los objetivos de desarrollo socioeconómico planificados por el Estado.

Al calor de las sanciones antirrusas, los Estados Unidos montaron fuertemente, desacreditando no sólo el dólar y socavando la confianza en el sistema monetario y financiero mundial basado en él, sino también dándonos la oportunidad de proporcionar pruebas irrefutables de las violaciones de la convención internacional sobre la prohibición de las armas biológicas, así como la total falsedad de su política de información. Si realmente es imposible engañar al mundo entero todo el tiempo, entonces pronto los dirigentes estadounidenses quedarán expuestos en las violaciones de las normas fundamentales de la seguridad internacional, en las mentiras totales de sus declaraciones y posición internacional y, en última instancia, en los crímenes contra la humanidad. Este debería ser el objetivo de nuestra política exterior. La aparente solidez del bloque de la OTAN puede ser socavada por nuestra política activa y coherente en esta dirección. También están dadas las condiciones para la formación de una amplia coalición antibélica en torno a las áreas mencionadas: convenios internacionales sobre seguridad biológica y cibernética.

En otras palabras, hay buenas oportunidades para nuestra contraofensiva en la guerra híbrida global. En sus principales frentes, el enemigo ha agotado sus principales fuerzas y ya no es capaz de infligirnos daños. Tras la detención de todos los activos rusos bajo su jurisdicción, no tenemos otra opción que crear nuestro propio sistema monetario y financiero soberano, capaz de multiplicar la actividad de inversión e innovación en nuestra economía. Después de fabricar flujos de noticias falsas evidentes sobre los crímenes de guerra en Ucrania, se ha llegado a un límite, tras el cual la conciencia pública comienza a aclararse y a comprender gradualmente que estos crímenes fueron cometidos por los militares ucranianos bajo la dirección de los comisarios estadounidenses y británicos. Tras el bloqueo de las relaciones económicas exteriores de Rusia con la UE, se intensifican los procesos de crisis económica en esta última, a los que pronto se sumarán los problemas sociales debido a la inevitable nueva oleada de refugiados hambrientos procedentes de África.

El mundo occidental está hoy al borde de una catástrofe, que se ha hecho así de inminente debido a las sanciones antirrusas, suicidas para Europa, y a la guerra desatada por los servicios de inteligencia británicos y estadounidenses en Ucrania. Sólo hay que aguantar; no sucumbir a las sanciones, porque no se detendrán; no abandonar los territorios liberados del mundo ruso en Ucrania, porque allí vive la población rusa, cuyo apoyo necesitamos realmente; no negociar con los títeres estadounidenses, porque seguramente volverán a engañar; no dejarse engañar por las ofertas de dar un paso atrás a cambio de una descongelación de activos, porque va en contra de la ley y hay que impugnar estas decisiones; no devolver dólares, euros y libras a nuestra economía, porque esto llevará a la reanudación de la exportación de capitales.

Y construir rápidamente un sistema moderno de gestión del desarrollo económico basado en el nuevo orden económico mundial, que ha demostrado ser brillante en China, India y otros países. Crear coaliciones con ellos para la rápida formación de un nuevo sistema monetario, financiero, comercial y económico mundial independiente de Estados Unidos y sus satélites. La forma de hacerlo se describe en mis libros. Para no buscar, me remitiré de nuevo a los libros Salto al futuro y Gestión del desarrollo económico, donde, basándose en la teoría fundamental del desarrollo económico a largo plazo, se fundamentan las propuestas para la transición a una política de desarrollo avanzado de nuestra economía basada en un nuevo orden tecnológico mediante la creación de instituciones de un nuevo orden económico mundial.

Mi teoría del desarrollo económico a largo plazo como proceso de cambio de las estructuras tecnológicas y económicas mundiales funciona. Las previsiones elaboradas sobre su base se hacen realidad y las medidas propuestas aportan beneficios tangibles. Me gustaría mucho que los lectores de nuestro canal, entre los que probablemente haya jóvenes especialistas en el campo de la gestión, la tuvieran en cuenta.

Publicado originalmente aquí

Compartir