ENSAYO

La camarilla de neoconservadores e intervencionistas liberales que orquestaron dos décadas de fiascos militares en Oriente Medio y que nunca han tenido que rendir cuentas, están ahora atizando una guerra con Rusia.

Por Chris Hedges 

La misma camarilla de expertos belicistas, especialistas en política exterior y funcionarios del gobierno, año tras año, debacle tras debacle, elude con suficiencia la responsabilidad de los fiascos militares que orquesta. Son proteicos, cambian hábilmente con los vientos políticos, pasando del Partido Republicano al Partido Demócrata y luego de vuelta, mutando de guerreros fríos a neoconservadores e intervencionistas liberales. Pseudo intelectuales, exudan un empalagoso esnobismo de la Ivy League mientras venden el miedo perpetuo, la guerra perpetua y una visión racista del mundo, donde las razas menores de la tierra sólo entienden de violencia. 

Son alcahuetes de la guerra, marionetas del Pentágono, un estado dentro de un estado, y de los contratistas de defensa que financian generosamente sus think tanks: Project for the New American Century, American Enterprise Institute, Foreign Policy Initiative, Institute for the Study of War, Atlantic Council y Brookings Institute. Como una cepa mutante de una bacteria resistente a los antibióticos, no pueden ser vencidos. No importa cuán equivocados estén, cuán absurdas sean sus teorías, cuántas veces mientan o denigren a otras culturas y sociedades como incivilizadas o cuántas intervenciones militares asesinas salgan mal. Son puntales inamovibles, los mandarines parasitarios del poder que se vomitan en los últimos días de cualquier imperio, incluido el nuestro, saltando de una catástrofe autodestructiva a la siguiente.

Pasé 20 años como corresponsal en el extranjero informando sobre el sufrimiento, la miseria y los desenfrenos asesinos que estos farsantes de la guerra diseñaron y financiaron. Mi primer encuentro con ellos fue en Centroamérica. Elliot Abrams -condenado por proporcionar un testimonio engañoso al Congreso sobre el asunto Irán-Contra y posteriormente indultado por el presidente George H.W. Bush para que pudiera volver al gobierno a vendernos la guerra de Irak, y Robert Kagan, director de la oficina de diplomacia pública del Departamento de Estado para América Latina, eran propagandistas de los brutales regímenes militares de El Salvador y Guatemala, así como de los violadores y matones homicidas que formaban las fuerzas de la Contra que luchaban contra el gobierno sandinista en Nicaragua, al que financiaban ilegalmente. Su trabajo era desacreditar nuestra información.

Elliott Abrams

Ellos, y su camarilla de compañeros amantes de la guerra, siguieron impulsando la expansión de la OTAN en Europa Central y del Este después de la caída del Muro de Berlín, violando un acuerdo de no extender la OTAN más allá de las fronteras de una Alemania unificada y antagonizando imprudentemente a Rusia. Fueron y son animadores del estado de apartheid de Israel, justificando sus crímenes de guerra contra los palestinos y confundiendo con miopía los intereses de Israel con los nuestros. Abogaron por los ataques aéreos en Serbia, pidiendo que Estados Unidos “eliminara” a Slobodan Milosevic. Fueron los autores de la política para invadir Afganistán, Irak, Siria y Libia. Robert Kagan y William Kristol, con su típica falta de ideas, escribieron en abril de 2002 que “el camino que conduce a la seguridad y la paz reales” es el camino que pasa por Bagdad“.

Ya hemos visto cómo ha funcionado. Ese camino condujo a la disolución de Irak, a la destrucción de su infraestructura civil, incluida la destrucción de 18 de las 20 plantas generadoras de electricidad y de casi todos los sistemas de bombeo de agua y de saneamiento durante un período de 43 días en el que llovieron 90.000 toneladas de bombas sobre el país, al surgimiento de grupos radicales yihadistas en toda la región y a estados fallidos. La guerra en Irak, junto con la humillante derrota en Afganistán, hizo añicos la ilusión de la hegemonía militar y mundial de Estados Unidos. También infligió a los iraquíes, que no tuvieron nada que ver con los atentados del 11-S, la matanza generalizada de civiles, la tortura y la humillación sexual de los prisioneros iraquíes, y el ascenso de Irán como potencia preeminente en la región. Siguen pidiendo una guerra con Irán, con Fred Kagan afirmando que “no hay nada que podamos hacer, salvo atacar, para obligar a Irán a renunciar a sus armas nucleares.” Impulsaron el derrocamiento del presidente Nicolás Maduro, después de intentar hacer lo mismo con Hugo Chávez, en Venezuela. Han apuntado a Daniel Ortega, su vieja némesis en Nicaragua.

Abrazan un nacionalismo ciego que les prohíbe ver el mundo desde otra perspectiva que no sea la suya. No saben nada de la maquinaria de la guerra, ni de sus consecuencias, ni de sus inevitables repercusiones. No saben nada de los pueblos y las culturas a los que dirigen la regeneración violenta. Creen en su derecho divino a imponer sus “valores” a los demás por la fuerza. Fiasco tras fiasco. Ahora están alimentando una guerra con Rusia.

El nacionalista es, por definición, un ignorante“, observó el escritor yugoslavo Danilo Kiš. “El nacionalismo es la línea de menor resistencia, el camino fácil. El nacionalista no tiene problemas, sabe o cree saber cuáles son sus valores, los suyos, es decir, nacionales, es decir, los valores de la nación a la que pertenece, éticos y políticos; no le interesan los demás, no le conciernen, demonios, son otras personas (otras naciones, otra tribu). Ni siquiera necesitan investigar. El nacionalista ve a los demás en su propia imagen: como nacionalistas“.

La administración Biden está llena de estos ignorantes, incluido Joe Biden. Victoria Nuland, la esposa de Robert Kagan, es la subsecretaria de Estado para Asuntos Políticos de Biden. Antony Blinken es secretario de Estado. Jake Sullivan es asesor de seguridad nacional. Provienen de esta cábala de trolls morales e intelectuales que incluye a Kimberly Kagan, la esposa de Fred Kagan, que fundó el Instituto para el Estudio de la Guerra, William Krystol, Max Boot, John Podhoretz, Gary Schmitt, Richard Perle, Douglas Feith, David Frum y otros. Muchos fueron en su día republicanos acérrimos o, como Nuland, sirvieron en administraciones republicanas y demócratas. Nuland fue la principal asesora adjunta de política exterior del vicepresidente Dick Cheney. 

Victoria Nuland

Les une la exigencia de presupuestos de defensa cada vez mayores y un ejército en constante expansión. Julian Benda llamó a estos cortesanos del poder “los bárbaros de la intelectualidad hechos a sí mismos“.

En su día despotricaron contra la debilidad liberal y el apaciguamiento. Pero rápidamente emigraron al Partido Demócrata en lugar de apoyar a Donald Trump, que no mostró ningún deseo de iniciar un conflicto con Rusia y que calificó la invasión de Irak como un “gran y gordo error.” Además, como señalaron correctamente, Hillary Clinton era una compañera neoconservadora. Y los liberales se preguntan por qué casi la mitad del electorado, que envidia a estos arrogantes agentes de poder no elegidos, como debería, votó a Trump.

Estos ideólogos no vieron los cadáveres de sus víctimas. Yo sí los vi. Incluyendo niños. Cada cadáver ante el que estuve en Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Gaza, Irak, Sudán, Yemen o Kosovo, mes tras mes, año tras año, expuso su bancarrota moral, su deshonestidad intelectual y su enfermiza sed de sangre.  No sirvieron en el ejército. Sus hijos no sirven en el ejército. Pero envían ansiosamente a hombres y mujeres jóvenes estadounidenses a luchar y morir por sus sueños autoengañados de imperio y hegemonía estadounidense.

O, como en Ucrania, proporcionan cientos de millones de dólares en armamento y apoyo logístico para mantener largas y sangrientas guerras por delegación.

El tiempo histórico se detuvo para ellos con el fin de la Segunda Guerra Mundial. El derrocamiento de gobiernos elegidos democráticamente por Estados Unidos durante la Guerra Fría en Indonesia, Guatemala, el Congo, Irán y Chile (donde la CIA supervisó el asesinato del comandante en jefe del ejército, el general René Schneider, y del presidente Salvador Allende), la Bahía de Cochinos, las atrocidades y los crímenes de guerra que definieron las guerras de Vietnam, Camboya y Laos, incluso los desastres que fabricaron en Oriente Medio, han desaparecido en el agujero negro de su amnesia histórica colectiva. La dominación global estadounidense, afirman, es benigna, una fuerza para el bien, una “hegemonía benévola”. El mundo, insiste Charles Krauthammer, da la bienvenida a “nuestro poder”. Todos los enemigos, desde Saddam Hussein hasta Vladimir Putin, son el nuevo Hitler. Todas las intervenciones de Estados Unidos son una lucha por la libertad que hace del mundo un lugar más seguro. Todas las negativas a bombardear y ocupar otro país son un momento de Múnich de 1938, una patética retirada de enfrentarse al mal por parte del nuevo Neville Chamberlain. Tenemos enemigos en el extranjero. Pero nuestro enemigo más peligroso está dentro.

Los belicistas construyen una campaña contra un país como Irak o Rusia y luego esperan una crisis -la llaman el próximo Pearl Harbor- para justificar lo injustificable. En 1998, William Kristol y Robert Kagan, junto con una docena de otros prominentes neoconservadores, escribieron una carta abierta al presidente Bill Clinton denunciando su política de contención de Irak como un fracaso y exigiendo que fuera a la guerra para derrocar a Saddam Hussein. Continuar el “curso de debilidad y deriva“, advertían, era “poner en riesgo nuestros intereses y nuestro futuro“. Enormes mayorías en el Congreso, republicanas y demócratas, se apresuraron a aprobar la Ley de Liberación de Irak. Pocos demócratas o republicanos se atrevieron a ser vistos como blandos en materia de seguridad nacional. La ley establecía que el gobierno de Estados Unidos trabajaría para “eliminar el régimen encabezado por Saddam Hussein” y autorizaba 99 millones de dólares para ese objetivo, parte de los cuales se utilizaron para financiar el Congreso Nacional Iraquí de Ahmed Chalabi, que se convertiría en un instrumento para difundir las invenciones y mentiras utilizadas para justificar la guerra de Irak durante el gobierno de George W. Bush.

Los atentados del 11-S dieron al partido de la guerra su apertura, primero con Afganistán y luego con Irak. Krauthammer, que no sabe nada del mundo musulmán, escribió que “la manera de domar la calle árabe no es con el apaciguamiento y la dulce sensibilidad sino con el poder crudo y la victoria… La verdad elemental que parece eludir a los expertos una y otra vez… es que el poder es su propia recompensa. La victoria lo cambia todo, sobre todo psicológicamente. La psicología en [Oriente Medio] es ahora de miedo y profundo respeto por el poder estadounidense. Ahora es el momento de utilizarlo“. Sacar a Saddam Hussein del poder, cacareó Kristol, “transformaría el paisaje político de Oriente Medio“.  

Lo hizo, por supuesto, pero no de forma que beneficiara a Estados Unidos.

Anhelan una guerra global apocalíptica. Fred Kagan, el hermano de Robert, un historiador militar, escribió en 1999 que “Estados Unidos debe ser capaz de luchar contra Irak y Corea del Norte, y también ser capaz de luchar contra el genocidio en los Balcanes y en otros lugares sin comprometer su capacidad de luchar contra dos grandes conflictos regionales. Y debe ser capaz de contemplar una guerra con China o Rusia dentro de un tiempo considerable (pero no infinito)” [énfasis del autor].

Dr. Fred Kagan

Creen que la violencia resuelve mágicamente todas las disputas, incluso el marasmo israelí-palestino. En una extraña entrevista inmediatamente después del 11-S, Donald Kagan, el clasicista de Yale e ideólogo de derechas que era el padre de Robert y Fred, pidió, junto con su hijo Fred, el despliegue de tropas estadounidenses en Gaza para que pudiéramos “llevar la guerra a esa gente“. Hace tiempo que exigen el despliegue de tropas de la OTAN en Ucrania, y Robert Kagan dijo que “no debemos preocuparnos de que el problema sea nuestro cerco y no las ambiciones rusas“.  Su esposa, Victoria Nuland, salió a la luz en una conversación telefónica filtrada en 2014 con el embajador de Estados Unidos en Ucrania, Geoffrey Pyatt, en la que se menospreciaba a la UE y se conspiraba para destituir al presidente legítimamente elegido, Víktor Yanukóvich, cercano a Rusia, e instalar en el poder a políticos ucranianos complacientes, la mayoría de los cuales acabaron tomando el poder. Presionaron para que se enviaran tropas estadounidenses a Siria para ayudar a los rebeldes “moderados” que querían derrocar a Bashar al-Assad. En lugar de ello, la intervención engendró el Califato. Estados Unidos terminó bombardeando a las mismas fuerzas que había armado, convirtiéndose en la fuerza aérea de facto de Assad.

La invasión rusa de Ucrania, como los atentados del 11-S, es una profecía autocumplida. Putin, como todos los demás a los que apuntan, sólo entiende de fuerza. Podemos, aseguran, doblegar militarmente a Rusia a nuestra voluntad.

Es cierto que actuar con firmeza en 2008 o 2014 habría significado arriesgarse a un conflicto“, escribió Robert Kagan en el último número de Foreign Affairs sobre Ucrania, lamentando nuestra negativa a enfrentarnos militarmente a Rusia antes. “Pero Washington se está arriesgando a un conflicto ahora; las ambiciones de Rusia han creado una situación inherentemente peligrosa. Es mejor que Estados Unidos se arriesgue a un enfrentamiento con potencias beligerantes cuando están en las primeras fases de ambición y expansión, no cuando ya han consolidado ganancias sustanciales. Puede que Rusia posea un temible arsenal nuclear, pero el riesgo de que Moscú lo utilice no es mayor ahora de lo que habría sido en 2008 o 2014, si Occidente hubiera intervenido entonces. Y siempre ha sido extraordinariamente pequeño: Putin nunca iba a obtener sus objetivos destruyéndose a sí mismo y a su país, junto con gran parte del resto del mundo.

En resumen, no te preocupes por entrar en guerra con Rusia, Putin no va a usar la bomba.

Robert Kagan

No sé si esta gente es estúpida, cínica o ambas cosas. Están profusamente financiados por la industria bélica. Nunca se les echa de las redes por su reiterada idiotez. Entran y salen del poder, aparcados en lugares como el Consejo de Relaciones Exteriores o el Instituto Brookings, antes de ser llamados de nuevo al gobierno. Son tan bienvenidos en la Casa Blanca de Obama o de Biden como en la de Bush. La Guerra Fría, para ellos, nunca terminó. El mundo sigue siendo binario, nosotros y ellos, el bien y el mal. Nunca se les pide cuentas. Cuando una intervención militar se va al garete, están listos para promover la siguiente. Estos Dr. Strangeloves, si no los detenemos, acabarán con la vida tal y como la conocemos en el planeta.


Publicado originalmente aquí

Compartir