* Renunciaron el Director, el SubDirector, y el Jefe Médico

* Se abrió de repente “un enorme número de puestos de trabajo en las posiciones de alto nivel”
* Las agencias de salud pública de EE.UU. no están ‘siguiendo la ciencia’, dicen los funcionarios ‘La gente está recibiendo malos consejos y no podemos decir nada’

* Denuncian censura e imposibilidad de disentir con las políticas impuestas, que solo responden a los deseos de Washington

* Las vacunas en niños jamás deberían haber sido autorizadas

CONTRARRELATO

Por Dr. en Medicina Marty Makary y Dra. en Medicina Tracy Beth Høeg, Ph.D.

Las llamadas y los mensajes de texto son incesantes. Al otro lado están los médicos y científicos de los más altos niveles de los NIH, la FDA y los CDC. Están frustrados, exasperados y alarmados por la dirección de las agencias a las que han dedicado sus carreras.

Es como una película de terror que me obligan a ver y no puedo cerrar los ojos”, se lamentaba un alto funcionario de la FDA. “La gente está recibiendo malos consejos y no podemos decir nada“.

Ese médico de la FDA en particular se refería a dos acontecimientos recientes dentro de la agencia. En primer lugar, cómo, sin datos clínicos sólidos, la agencia autorizó las vacunas Covid para bebés y niños pequeños, incluidos los que ya tenían Covid. Y en segundo lugar, el hecho de que apenas unos meses antes, la FDA pasara por alto a sus expertos externos para autorizar vacunas de refuerzo para niños pequeños.

Ese médico no es el único.

En los NIH, los médicos y los científicos se quejan de la baja moral y de la disminución del personal: El Centro de Investigación de Vacunas de los NIH ha tenido que dejar a muchos de sus científicos de alto nivel en el último año, incluyendo al director, al subdirector y al jefe médico. “Ahora mismo no tienen liderazgo. De repente, se ha abierto un enorme número de puestos de trabajo en las posiciones de más alto nivel“, nos dijo un científico de los NIH. (Las personas que hablaron con nosotros sólo aceptaron ser citadas de forma anónima, alegando temor a las repercusiones profesionales). 

El CDC ha experimentado un éxodo similar. “Ha habido una gran rotación de personal. La moral es baja“, nos dijo un alto funcionario del CDC. “Las cosas se han vuelto muy políticas, así que ¿para qué estamos ahí?“. Otro científico del CDC nos dijo: “Solía estar orgulloso de decir a la gente que trabajo en el CDC. Ahora me da vergüenza“.

¿Por qué se avergüenzan? En resumen, por la mala ciencia. 
La respuesta más larga es esta: que los jefes de sus agencias están utilizando datos débiles o defectuosos para tomar decisiones de salud pública de importancia crítica. Que esas decisiones se guían por lo que es políticamente aceptable para la gente en Washington o para la administración Biden. Y que tienen un enfoque miope sobre un virus en lugar de la salud en general.

En ningún lugar ha quedado más claro este problema -o lo que está en juego- que en la política oficial de salud pública en relación con los niños y Covid. 

En primer lugar, exigieron que los niños pequeños llevaran mascarilla dentro de las escuelas. En este sentido, los organismos se equivocaron. Estudios convincentes descubrieron posteriormente que las escuelas que ponían mascarilla a los niños no presentaban tasas de transmisión diferentes. Y para el desarrollo social y lingüístico, los niños necesitan ver las caras de los demás. 

Luego vino el cierre de escuelas. Las agencias se equivocaron, y de forma catastrófica. Los niños pobres y pertenecientes a minorías sufrieron una pérdida de aprendizaje, con un descenso de 11 puntos sólo en los resultados de matemáticas y una caída del 20% en los índices de aprobados en matemáticas. Hay docenas de estadísticas de este tipo.
Luego, ignoraron la inmunidad natural. De nuevo se equivocan. La gran mayoría de los niños ya han tenido Covid, pero esto no ha hecho ninguna diferencia en que se indicase en general la vacunación infantil. Y ahora, al ordenar vacunas y refuerzos para jóvenes sanos, sin datos sólidos que los respalden, estas agencias sólo están erosionando aún más la confianza del público.

Una científica de los CDC nos habló de su vergüenza y frustración por lo que les ocurrió a los niños estadounidenses durante la pandemia: “Los CDC no lograron equilibrar los riesgos de Covid con otros riesgos que conlleva el cierre de las escuelas“, dijo. “La pérdida de aprendizaje y las exacerbaciones de la salud mental fueron evidentes desde el principio y se agravaron a medida que las orientaciones insistían en mantener las escuelas virtuales. La orientación del CDC empeoró la equidad racial para las generaciones venideras. Le falló a esta generación de niños“.

Un funcionario de la FDA lo expresó de esta manera: “Perdí la cuenta de cuántas personas en la FDA me han dicho: ‘No me gusta nada de esto, pero tengo que llegar a mi jubilación’“.

En este momento, las críticas internas de estas agencias se centran en una cuestión sobre todo: ¿Por qué la FDA y los CDC emitieron fuertes recomendaciones generales para las vacunas Covid en niños?

Hace tres semanas, los CDC recomendaron enérgicamente las vacunas Covid de ARNm para 20 millones de niños menores de cinco años. La Dra. Rochelle Walensky, directora de los CDC, declaró que las vacunas Covid de ARNm deberían administrarse a todos los mayores de seis meses porque son seguras y eficaces. 

El problema es que esta recomendación generalizada se basó en datos extremadamente débiles y no concluyentes proporcionados por Pfizer y Moderna.

Empecemos por Pfizer. Utilizando una vacuna de tres dosis en 992 niños de entre seis meses y cinco años, Pfizer no encontró pruebas estadísticamente significativas de la eficacia de la vacuna. En el subgrupo de niños de entre seis meses y dos años, el ensayo descubrió que la vacuna podía dar lugar a un 99% menos de probabilidades de infección, pero que también podían tener un 370% más de probabilidades de ser infectados. En otras palabras, Pfizer informó de un rango de eficacia de la vacuna tan amplio que no se podía inferir ninguna conclusión. Ninguna revista médica de prestigio aceptaría unos resultados tan chapuceros e incompletos con un tamaño de muestra tan pequeño. Más aún, estos resultados deberían haber hecho reflexionar a los responsables de la salud pública. 

Refiriéndose a la eficacia de la vacuna de Pfizer en niños pequeños sanos, un funcionario de alto nivel de los CDC -cuya experiencia es la evaluación de datos clínicos- bromeó: “Puedes inyectársela o echarle un chorro en la cara, y obtendrás el mismo beneficio“.

Los resultados de Moderna -que realizó un estudio con 6.388 niños con dos dosis- no fueron mucho mejores. Contra las infecciones asintomáticas, afirmaron una eficacia de la vacuna muy débil, de sólo el 4% en niños de seis meses a dos años. También afirmaron una eficacia del 23% en niños de entre dos y seis años, pero ninguno de los dos resultados fue estadísticamente significativo. Contra las infecciones sintomáticas, la vacuna de Moderna mostró una eficacia estadísticamente significativa, pero la eficacia fue baja: 50% en niños de seis meses a dos años y 42% en niños de dos a seis años.

Luego está la cuestión de cuánto tiempo da de protección una vacuna. Sabemos, por los datos de los adultos, que suele ser cuestión de meses. Pero no tenemos esos datos para los niños pequeños.

Parece criminal que hayamos emitido la recomendación de administrar las vacunas Covid de ARNm a los bebés sin contar con buenos datos. Todavía no sabemos cuáles son los riesgos. Así que, ¿por qué insistir tanto?“, añadió un médico de los CDC. Un funcionario de alto nivel de la FDA opinaba lo mismo: “El público no tiene ni idea de lo malos que son estos datos. No se aprobaría ninguna otra autorización“.

Y, sin embargo, la FDA y los CDC la aprobaron. Esa bofetada a la ciencia puede explicar por qué sólo el 2% de los padres de niños menores de cinco años han optado por la vacuna Covid, y el 40% de los padres de las zonas rurales dicen que sus pediatras no recomendaron la vacuna Covid para sus hijos.

No es la primera vez que las recomendaciones de las vacunas Covid, basadas en escasas pruebas, pasan por estas agencias. 

Recientemente, en mayo, la falta de pruebas clínicas para las vacunas de refuerzo en los jóvenes creó un gran revuelo en la FDA. La Casa Blanca la promovió con fuerza incluso antes de que los reguladores de la FDA hubieran visto ningún dato. Una vez que vieron los datos, no quedaron impresionados. No mostraron ningún beneficio claro contra las enfermedades graves en personas menores de 40 años. 

Los dos principales reguladores de vacunas de la FDA -la Dra. Marion Gruber, directora de la oficina de vacunas de la FDA, y su subdirector, el Dr. Philip Krause- abandonaron la agencia el año pasado debido a la presión política para autorizar refuerzos de vacunas en los jóvenes. Después de su salida, escribieron comentarios mordaces explicando por qué los datos no apoyaban una autorización amplia de refuerzo, argumentando en el Washington Post que “la presión para los refuerzos para todo el mundo podría en realidad prolongar la pandemia“, citando la preocupación de que el refuerzo basado en una variante obsoleta podría ser contraproducente.

Daba la impresión de que éramos una herramienta política“, nos dijo un científico de los CDC sobre el tema. Esta persona explicó que se había vacunado antes, pero que había decidido no vacunarse basándose en los datos. Irónicamente, esa persona no pudo ir a un viaje con un grupo de padres porque se le exigía una prueba de estar vacunado. “Pedí que alguien me mostrara los datos. Dijeron que la política se basaba en la recomendación de los CDC“.

Como nos dijo un científico de los NIH: “Hay un silencio, una falta de voluntad de los científicos de la agencia para decir algo. Aunque saben que algunas de las cosas que se dicen desde la agencia son absurdas“.

Ese fue un tema que escuchamos una y otra vez: la gente sentía que no podía hablar libremente, incluso internamente dentro de sus agencias. “Te etiquetan en función de lo que dices. Estoy convencido de que si hablas de ello vas a sufrir“, nos dijo un empleado de la FDA. Otra persona de esa agencia añadió: “Si hablas con sinceridad, te tratan de forma diferente“. 

Y por eso permanecen callados, hablando entre ellos en privado o en grupos de texto en Signal.

Un tema que apasiona a estos médicos y científicos, pero que sienten que no pueden sacar a relucir, es la inmunidad natural. ¿Por qué, se preguntan, nos empeñamos en vacunar a niños que ya tienen cierta inmunidad a la enfermedad por haber contraído Covid?

En febrero, el 75% de los niños de EE.UU. ya tenían inmunidad natural por haber contraído la infección anteriormente. Podría ser fácilmente más del 90% de los niños hoy en día, dado lo omnipresente que ha sido Omicron desde entonces. La propia investigación de los CDC muestra que la inmunidad natural es mejor que la inmunidad vacunada y un reciente estudio del New England Journal of Medicine de Israel ha cuestionado los beneficios de vacunar a personas previamente infectadas. Muchos países han acreditado durante mucho tiempo la inmunidad natural frente a los mandatos de vacunación. Pero no los Estados Unidos.

EE.UU. es un caso atípico a nivel internacional por su forma de tratar a los niños. Suecia nunca ofreció la vacunación a los niños menores de 12 años. Finlandia limita las vacunas Covid a los niños menores de 12 años de alto riesgo. El Instituto Noruego de Salud Pública ha declarado acertadamente que “algunos niños podrían beneficiarse” pero “la infección previa ofrece tan buena protección como la vacuna contra la reinfección“. Dinamarca anunció el 22 de junio que su recomendación de vacunar a cualquier niño menor de 16 años era un error. “Las vacunas no se recomendaron predominantemente por el bien del niño, sino para asegurar el control de la pandemia“, dijo Søren Brostrøm, jefe del Ministerio de Sanidad danés. 

Es estadísticamente imposible que todos los que trabajan dentro de nuestras agencias sanitarias estén de acuerdo al 100% sobre un tema tan novedoso y espinoso. El hecho de que no haya disidencia o debate público sólo puede explicarse por el hecho de que están -o al menos sienten que están- amordazados.

Es una antigua exigencia moral de nuestra profesión hablar cuando creemos que se proponen tratamientos cuestionables. También es bueno para el público. Imagínese, por ejemplo, un mundo en el que los científicos que sugirieron que el enmascaramiento de los niños y el cierre de las escuelas eran peores para la salud pública no fueran desprestigiados, sino debatidos. 

La respuesta oficial de la sanidad pública a Covid ha socavado la creencia del público en la propia sanidad pública. Este es un resultado terrible con consecuencias potencialmente desastrosas. Por un lado, debido a estas políticas descuidadas y politizadas, corremos el riesgo de que los padres rechacen las vacunas rutinarias para sus hijos, unas que sabemos que son seguras, eficaces y que salvan vidas.

Los dirigentes de los CDC, la FDA y los NIH deberían acoger el debate interno -incluso la disensión- basado en las pruebas. Silenciar a los médicos no es “seguir la ciencia”. Menos absolutismo y más humildad por parte de los hombres y mujeres que dirigen nuestras agencias de salud pública ayudarían mucho a reconstruir la confianza del público.

Publicado originalmente aquí

(*) El Dr. Marty Makary es profesor de la Escuela de Medicina Johns Hopkins, autor de The Price We Pay (El precio que pagamos) y asesor médico del gobernador de Virginia, Glenn Youngkin.  La Dra. Tracy Beth Høeg es una epidemióloga afiliada al Departamento de Salud de Florida que ha publicado una investigación sobre Covid-19 en las escuelas en la revista MMWR de los CDC.

Compartir