ENSAYO

Por Susan Durham

El campo de batalla sigue caliente, tras la guerra de Canadá contra los no vacunados. Los mandatos han cedido, y ambos bandos vuelven a tropezar con algo que se parece a la antigua normalidad, salvo que hay un daño reciente y presente hecho a las personas a las que intentamos doblegar. Y nadie quiere hablar de ello.

Hace sólo unas semanas, el objetivo admitido por nuestros propios líderes era hacer la vida invivible para los no vacunados. Y como colectivo delegado, multiplicamos a la fuerza ese dolor, llevando la lucha a nuestras familias, amistades y lugares de trabajo. Hoy, nos enfrentamos a la dura verdad de que nada de esto estaba justificado – y, al hacerlo, descubrimos una preciosa lección.

Fue un rápido deslizamiento de la rectitud a la crueldad, y por mucho que podamos culpar a nuestros líderes por el empuje, somos responsables de caer en la trampa a pesar de nuestro mejor juicio.

Sabíamos que la disminución de la inmunidad ponía a un gran número de personas totalmente vacunadas a la par de la cada vez más reducida minoría de los no vacunados, y aun así los marcamos para una persecución especial. Dijimos que no habían “hecho lo correcto” al no entregar sus cuerpos al cuidado del Estado, aunque sabíamos que la oposición por principios a tal cosa es algo inapreciable siempre. Y realmente nos dejamos convencer de que entrar en otro encierro ineficaz sería culpa de ellos, no de la política tóxica.

Y así fue por la ignorancia intencionada de la ciencia, el civismo y la política, que exprimimos a los no vacunados hasta el punto que lo hicimos.

Inventamos una nueva rúbrica para el buen ciudadano y -al no serlo nosotros mismos- nos complacimos en convertir en chivo expiatorio a cualquiera que no estuviera a la altura. Después de meses de bloqueos, tener a

alguien a quien culpar y quemar simplemente nos sentó bien.

Así que no podemos mantener la cabeza alta, como si creyéramos que tenemos la lógica, el amor o la verdad de nuestro lado, mientras deseamos viciosamente la muerte a los no vacunados. Lo mejor que podemos hacer es concentrarnos en la conciencia de nuestra rabiosa inhumanidad por haber dejado de lado a tantos.

La mayoría de los que pusimos en la picota a los incumplidores lo hicimos porque parecía una victoria segura, como que los no vacunados nunca saldrían indemnes. De hecho, la nueva normalidad prometida parecía imbatible, por lo que nos pusimos de su lado y convertimos a los rezagados en sacos de boxeo.

Pero apostar en su contra ha sido una vergüenza mordaz para muchos de nosotros, que ahora hemos aprendido que los mandatos sólo tenían el poder que les dimos. No fue gracias a un acatamiento silencioso que evitamos el dominio interminable de las empresas farmacéuticas y los controles médicos en cada puerta. Fue gracias a la gente que intentamos derribar.

Así que para aquellos de nosotros que no estamos entre los pocos desesperados que rezan por el regreso de los mandatos, podríamos encontrar algo de gratitud interior por los no vacunados. Hemos mordido el anzuelo odiándolos, pero su perseverancia nos ha dado tiempo para ver que estábamos equivocados.

Ahora parece que los mandatos volverán, pero esta vez hay esperanza de que más de nosotros los veamos como lo que son: un autoritarismo creciente que no se preocupa por nuestro bienestar. Si hay un enemigo, es el juego confiado del poder estatal, y el intento transparente de desgarrarnos. Hacer frente a eso parece ser nuestra mejor oportunidad de redención.

Compartir