GLOBO

* Occidente está “dislocando” al mundo “en aras de sus ambiciones y para preservar ilusiones geopolíticas obsoletas”

* “Algunos Estados occidentales … se niegan a darse cuenta de las cosas obvias, aferrándose obstinadamente a las sombras del pasado. Por ejemplo, parecen creer que el dominio de Occidente en la política y la economía mundiales es un valor inmutable y eterno. Nada es eterno.”

* “Esperaban aplastar repentina y violentamente la economía rusa, golpear la industria, las finanzas y el nivel de vida de la población de Rusia destruyendo las cadenas de negocios, retirando por la fuerza a las empresas occidentales del mercado ruso y congelando los activos rusos. Evidentemente, no ha funcionado; no ha sucedido.”

* “El aumento de la inflación en los mercados de productos y materias primas se había convertido en un hecho mucho antes de los acontecimientos de este año. El mundo se ha visto abocado a esta situación, poco a poco, por muchos años de políticas macroeconómicas irresponsables aplicadas por los países del G7, incluyendo la emisión incontrolada y la acumulación de deuda sin garantía. Estos procesos se intensificaron con la aparición de la pandemia de coronavirus en 2020, cuando la oferta y la demanda de bienes y servicios cayeron drásticamente a escala mundial. Esto nos lleva a preguntarnos: ¿qué tiene que ver nuestra operación militar en el Donbass con esto? Nada en absoluto.”

“En cuanto a Europa, su fracasada política energética, apostando ciegamente todo a las renovables y a los suministros spot de gas natural, que han provocado subidas de los precios de la energía desde el tercer trimestre del año pasado -de nuevo, mucho antes de la operación en el Donbass- también han exacerbado las subidas de precios.

También mencionaré nuestra operación: sí, podría haber contribuido a la tendencia, pero la causa fundamental es precisamente ésta: sus políticas económicas erróneas. De hecho, la operación que lanzamos en el Donbass es un salvavidas al que se agarran para poder culpar de sus propios errores de cálculo a otros, en este caso, a Rusia. Pero todo el mundo que haya completado al menos la escuela primaria entendería las verdaderas razones de la situación actual.”

“Durante mucho tiempo, Estados Unidos fue un gran proveedor de alimentos en el mercado mundial. Estaba orgulloso, y con razón, de sus logros, su agricultura y sus tradiciones agrícolas. Por cierto, esto también es un ejemplo para muchos de nosotros. Pero hoy, el papel de Estados Unidos ha cambiado drásticamente. Ha pasado de ser un exportador neto de alimentos a un importador neto. En términos generales, está imprimiendo dinero y arrastrando los flujos de mercancías hacia él, comprando productos alimentarios en todo el mundo.

La Unión Europea está aumentando sus importaciones aún más rápido. Evidentemente, un aumento tan brusco de la demanda que no está cubierto por la oferta de productos ha desencadenado una ola de escasez y de inflación mundial. De ahí el origen de esta inflación global. Desde hace un par de años, prácticamente todo -materias primas, bienes de consumo y, sobre todo, productos alimentarios- se ha encarecido en todo el mundo”

“Tal vez incluso sería agradable escuchar que somos tan poderosos y omnipotentes que podemos hacer estallar la inflación en Occidente, en Estados Unidos y Europa, o que podemos hacer cosas para desordenar todo. Tal vez sería agradable sentir este poder, si sólo hubiera verdad en ello.”

El 17 de junio último, Vladimir Putin, Presidente de la Federación Rusa, pronunció un discurso en el 25º Foro Económico Internacional de San Petersburgo. Esta es la transcripción y traducción completa del mismo

Por Vladimir Putin

Doy la bienvenida a todos los participantes e invitados del 25º Foro Económico Internacional de San Petersburgo.

Se celebra en un momento difícil para la comunidad internacional, en el que la economía, los mercados y los propios principios del sistema económico mundial han recibido un golpe. Muchas cadenas comerciales, industriales y logísticas, dislocadas por la pandemia, han sido sometidas a nuevas pruebas. Además, nociones empresariales tan fundamentales como la reputación de las empresas, la inviolabilidad de la propiedad y la confianza en las monedas mundiales se han visto seriamente dañadas. Lamentablemente, han sido socavadas por nuestros socios occidentales, que lo han hecho deliberadamente, en aras de sus ambiciones y para preservar ilusiones geopolíticas obsoletas.

Hoy, nuestra -cuando digo “nuestra”, me refiero a los dirigentes rusos- nuestra propia visión de la situación económica mundial. Me gustaría hablar con mayor profundidad sobre las acciones que Rusia está llevando a cabo en estas condiciones y cómo planea desarrollarse en estas circunstancias dinámicamente cambiantes.

Cuando hablé en el Foro de Davos hace un año y medio, también subrayé que la era del orden mundial unipolar ha llegado a su fin. Quiero empezar con esto, ya que no hay manera de evitarlo. Esta era ha terminado a pesar de todos los intentos de mantenerla y preservarla a toda costa. El cambio es un proceso natural de la historia, ya que es difícil conciliar la diversidad de las civilizaciones y la riqueza de las culturas del planeta con los estereotipos políticos, económicos o de otro tipo, que no funcionan aquí, sino que son impuestos por un centro de forma brusca y sin compromiso.

El fallo está en el propio concepto, ya que éste dice que hay una potencia, aunque fuerte, con un círculo limitado de aliados cercanos o, como se dice, países con acceso concedido, y todas las prácticas comerciales y las relaciones internacionales, cuando es conveniente, se interpretan únicamente en función de los intereses de esta potencia. Trabajan esencialmente en una sola dirección en un juego de suma cero. Un mundo construido sobre una doctrina de este tipo es definitivamente inestable.

Tras declarar la victoria en la Guerra Fría, Estados Unidos se proclamó mensajero de Dios en la Tierra, sin obligaciones y sólo con intereses declarados sagrados. Parecen ignorar que en las últimas décadas se han formado nuevos centros poderosos y cada vez más asertivos. Cada uno de ellos desarrolla su propio sistema político y sus instituciones públicas según su propio modelo de crecimiento económico y, naturalmente, tiene derecho a protegerlos y a asegurar la soberanía nacional.

Se trata de procesos objetivos y de cambios tectónicos realmente revolucionarios en la geopolítica, la economía mundial y la tecnología, en todo el sistema de relaciones internacionales, donde el papel de los países y regiones dinámicos y potencialmente fuertes está creciendo sustancialmente. Ya no es posible ignorar sus intereses.

Reiterando, estos cambios son fundamentales, novedosos y rigurosos. Sería un error suponer que en una época de cambios turbulentos, uno puede simplemente sentarse o esperar hasta que todo vuelva a su cauce y se convierta en lo que era antes. No será así.

Sin embargo, la élite dirigente de algunos Estados occidentales parece albergar este tipo de ilusiones. Se niegan a darse cuenta de las cosas obvias, aferrándose obstinadamente a las sombras del pasado. Por ejemplo, parecen creer que el dominio de Occidente en la política y la economía mundiales es un valor inmutable y eterno. Nada es eterno.

Nuestros colegas no sólo niegan la realidad. Más que eso, intentan invertir el curso de la historia. Parecen pensar en términos del siglo pasado. Siguen influenciados por sus propias ideas erróneas sobre los países que están fuera de su área: lo consideran todo un remanso, o su patio trasero. Siguen tratándolos como colonias, y a sus habitantes, como gente de segunda clase, porque se consideran excepcionales. Si ellos son excepcionales, eso significa que todos los demás son de segunda clase.

Por eso, el irrefrenable impulso de castigar, de aplastar económicamente a quien no encaja con la corriente principal, no quiere obedecer ciegamente. Además, imponen con crudeza y desvergüenza su ética, sus puntos de vista sobre la cultura y sus ideas sobre la historia, cuestionando a veces la soberanía y la integridad de los Estados, y amenazando su propia existencia. Baste recordar lo ocurrido en Yugoslavia, Siria, Libia e Irak.

Si algún estado “rebelde” no puede ser suprimido o pacificado, intentan aislarlo, o “anularlo”, para usar su término moderno. Todo vale, incluso los deportes, las Olimpiadas, la prohibición de las obras maestras de la cultura y el arte sólo porque sus creadores proceden del país “equivocado”.

Esta es la naturaleza de la actual ronda de rusofobia en Occidente, y de las demenciales sanciones contra Rusia. Son locas y, yo diría, irreflexivas. No tienen precedentes en cuanto a su número o al ritmo al que Occidente las produce.

La idea era clara como el agua: esperaban aplastar repentina y violentamente la economía rusa, golpear la industria, las finanzas y el nivel de vida de la población de Rusia destruyendo las cadenas de negocios, retirando por la fuerza a las empresas occidentales del mercado ruso y congelando los activos rusos.

Esto no funcionó. Evidentemente, no ha funcionado; no ha sucedido. Los empresarios y las autoridades rusas han actuado con serenidad y profesionalidad, y los rusos han mostrado solidaridad y responsabilidad.

Paso a paso, normalizaremos la situación económica. Hemos estabilizado los mercados financieros, el sistema bancario y la red comercial. Ahora nos ocupamos de saturar la economía con liquidez y capital circulante para mantener el funcionamiento estable de las empresas y compañías, el empleo y los puestos de trabajo.

Las funestas previsiones sobre las perspectivas de la economía rusa, que se hicieron a principios de la primavera, no se han materializado. Está claro por qué se alimentó esta campaña de propaganda y se hicieron todas las predicciones del dólar a 200 rublos y del colapso de nuestra economía. Esto fue y sigue siendo un instrumento en una lucha informativa y un factor de influencia psicológica en la sociedad rusa y en los círculos empresariales nacionales.

Por cierto, algunos de nuestros analistas cedieron a esta presión externa y basaron sus pronósticos en el inevitable colapso de la economía rusa y en un debilitamiento crítico de la moneda nacional: el rublo.

La vida real ha desmentido estas predicciones. Sin embargo, me gustaría subrayar que, para seguir teniendo éxito, debemos ser explícitamente honestos y realistas a la hora de evaluar la situación, ser independientes a la hora de sacar conclusiones y, por supuesto, tener un espíritu de superación, que es muy importante. Somos personas fuertes y podemos afrontar cualquier reto. Al igual que nuestros predecesores, podemos resolver cualquier tarea. Toda la historia milenaria de nuestro país lo confirma.

En sólo tres meses de aplicación del enorme paquete de sanciones, hemos suprimido los picos de la tasa de inflación. Como saben, tras alcanzar un máximo del 17,8%, la inflación se sitúa ahora en el 16,7% y sigue bajando. Esta dinámica económica se está estabilizando, y las finanzas del Estado son ahora sostenibles. Más adelante lo compararé con otras regiones. Sí, incluso esta cifra es demasiado para nosotros: el 16,7 por ciento es una inflación elevada. Debemos trabajar y trabajaremos en ello y estoy seguro de que lograremos un resultado positivo.

Después de los cinco primeros meses de este año, el presupuesto federal tiene un superávit de 1,5 billones de rublos y el presupuesto consolidado – un superávit de 3,3 billones de rublos. Sólo en mayo, el superávit del presupuesto federal alcanzó casi medio billón de rublos, superando en más de cuatro veces la cifra de mayo de 2021.

En la actualidad, nuestro trabajo consiste en crear las condiciones para aumentar la producción y la oferta en el mercado interno, así como restablecer la demanda y la financiación bancaria en la economía de forma proporcional al crecimiento de la oferta.

He mencionado que hemos tomado medidas para restablecer los activos flotantes de las empresas. En la mayoría de los sectores, las empresas han recibido el derecho a suspender las primas de seguros para el segundo trimestre del año. Las empresas industriales tienen aún más oportunidades: podrán retrasarlas también hasta el tercer trimestre. En efecto, esto es como obtener un préstamo sin intereses del Estado.

En el futuro, las empresas no tendrán que pagar las primas de seguro retrasadas en un solo pago. Podrán pagarlas en cuotas iguales a lo largo de 12 meses, a partir de junio del año que viene.

Siguiente. A partir de mayo se ha reducido el tipo de interés de las hipotecas subvencionadas. Ahora es del 9%, mientras que el programa se ha prorrogado hasta finales de año. Como ya he mencionado, el programa tiene por objeto ayudar a los rusos a mejorar su situación en materia de vivienda, al tiempo que apoya al sector de la construcción de viviendas y a las industrias conexas que dan empleo a millones de personas.

Tras un repunte esta primavera, los tipos de interés han ido bajando gradualmente, a medida que el Banco Central va reduciendo el tipo clave. Creo que esto permite reducir aún más el tipo hipotecario subvencionado hasta el 7%.

¿Qué es lo importante aquí? El programa durará hasta finales de año sin cambios. Esto significa que nuestros compatriotas que buscan mejorar sus condiciones de vida deberían aprovechar la subvención antes de que termine el año.

Tampoco cambiará el tope de los préstamos, que será de 12 millones de rublos para Moscú y San Petersburgo y de 6 millones para el resto de Rusia.

Debo añadir que debemos hacer más accesibles los préstamos a largo plazo para las empresas. Hay que pasar de las subvenciones presupuestarias a las empresas a los préstamos bancarios como medio de estimular la actividad empresarial.

Tenemos que apoyarlo. Destinaremos 120.000 millones de rublos del Fondo de la Riqueza Nacional a aumentar la capacidad de la Fábrica de Financiación de Proyectos del VEB. Esto permitirá conceder préstamos adicionales a iniciativas y proyectos muy necesarios por valor de alrededor de medio billón de rublos.

Colegas,

Una vez más, la blitzkrieg económica contra Rusia estaba condenada al fracaso desde el principio. Las sanciones como arma han demostrado en los últimos años ser un arma de doble filo que daña tanto a sus defensores como a sus arquitectos, si no más.

No me refiero a las repercusiones que vemos claramente hoy. Sabemos que los líderes europeos discuten informalmente, por así decirlo, de forma furtiva, la posibilidad muy preocupante de que se impongan sanciones no a Rusia, sino a cualquier nación indeseable y, en última instancia, a cualquiera, incluida la UE y las empresas europeas.

Hasta ahora no es el caso, pero los políticos europeos ya han asestado un duro golpe a sus economías por sí solos. Vemos cómo se agravan los problemas sociales y económicos en Europa, y también en Estados Unidos, cómo suben los precios de los alimentos, la electricidad y los combustibles, cómo baja la calidad de vida en Europa y cómo las empresas pierden su ventaja en el mercado.

Según los expertos, las pérdidas directas y calculables de la UE por la fiebre de las sanciones podrían superar los 400.000 millones de dólares este año. Este es el precio de las decisiones alejadas de la realidad y que contradicen el sentido común.

Estos desembolsos recaen directamente sobre los hombros de los ciudadanos y las empresas de la UE. La tasa de inflación en algunos países de la eurozona ha superado el 20%. He mencionado la inflación en Rusia, pero los países de la eurozona no están llevando a cabo operaciones militares especiales y, sin embargo, la tasa de inflación en algunos de ellos ha alcanzado el 20 por ciento. La inflación en Estados Unidos también es inaceptable, la más alta de los últimos 40 años.

Por supuesto, la inflación en Rusia también es de dos dígitos hasta ahora. Sin embargo, hemos ajustado las prestaciones sociales y las pensiones a la inflación, y hemos aumentado los salarios mínimos y de subsistencia, protegiendo así a los grupos más vulnerables de la población. Al mismo tiempo, los altos tipos de interés han ayudado a la gente a mantener sus ahorros en el sistema bancario ruso.

Los empresarios saben, por supuesto, que un tipo clave alto frena claramente el desarrollo económico. Pero en la mayoría de los casos es una bendición para la gente. Han reinvertido una cantidad importante de dinero en los bancos gracias a los tipos de interés más altos.

Esta es nuestra principal diferencia con los países de la UE, donde el aumento de la inflación está reduciendo directamente los ingresos reales de la gente y devorando sus ahorros, y las manifestaciones actuales de la crisis están afectando, sobre todo, a los grupos de bajos ingresos.

Los crecientes desembolsos de las empresas europeas y la pérdida del mercado ruso tendrán efectos negativos duraderos. El resultado obvio de todo ello será la pérdida de competitividad global y un descenso del ritmo de crecimiento de las economías europeas en todo el sistema durante los próximos años.

En conjunto, esto agravará los problemas profundos de las sociedades europeas. Sí, nosotros también tenemos muchos problemas, pero ahora tengo que hablar de Europa porque nos están señalando con el dedo aunque ellos ya tienen bastantes problemas propios. Ya lo mencioné en Davos. Un resultado directo de las acciones y acontecimientos de los políticos europeos este año será el aumento de la desigualdad en estos países, lo que, a su vez, dividirá aún más sus sociedades, y el punto en cuestión no es sólo el bienestar, sino también la orientación de los valores de varios grupos en estas sociedades.

De hecho, estas diferencias se suprimen y se barren bajo la alfombra. Francamente, los procedimientos democráticos y las elecciones en Europa y las fuerzas que llegan al poder parecen una fachada, porque partidos políticos casi idénticos van y vienen, mientras que en el fondo todo sigue igual. Los verdaderos intereses de los ciudadanos y de las empresas nacionales se ven cada vez más relegados a la periferia.

Esta desconexión de la realidad y de las demandas de la sociedad conducirá inevitablemente a un aumento del populismo y de los movimientos extremistas y radicales, a grandes cambios socioeconómicos, a la degradación y al cambio de élites a corto plazo. Como se puede ver, los partidos tradicionales pierden siempre. Surgen nuevas entidades, pero tienen pocas posibilidades de sobrevivir si no se diferencian mucho de las existentes.

Los intentos de mantener las apariencias y la palabrería sobre costes supuestamente aceptables en nombre de la pseudounidad no pueden ocultar lo principal: la Unión Europea ha perdido su soberanía política y sus élites burocráticas bailan al son de otros, haciendo todo lo que se les dice desde arriba y perjudicando a sus propios pueblos, economías y empresas.

Hay otros asuntos de importancia crítica. El empeoramiento de la situación económica mundial no es un hecho reciente. A continuación repasaré cosas que me parecen sumamente importantes. Lo que está ocurriendo ahora no se deriva de lo ocurrido durante los últimos meses, por supuesto que no. Además, no es el resultado de la operación militar especial llevada a cabo por Rusia en el Donbass. Decirlo es una distorsión inconfesable y deliberada de los hechos.

El aumento de la inflación en los mercados de productos y materias primas se había convertido en un hecho mucho antes de los acontecimientos de este año. El mundo se ha visto abocado a esta situación, poco a poco, por muchos años de políticas macroeconómicas irresponsables aplicadas por los países del G7, incluyendo la emisión incontrolada y la acumulación de deuda sin garantía. Estos procesos se intensificaron con la aparición de la pandemia de coronavirus en 2020, cuando la oferta y la demanda de bienes y servicios cayeron drásticamente a escala mundial.

Esto nos lleva a preguntarnos: ¿qué tiene que ver nuestra operación militar en el Donbass con esto? Nada en absoluto.

Como no pudieron o no quisieron idear ninguna otra receta, los gobiernos de las principales economías occidentales simplemente aceleraron sus máquinas de imprimir dinero. Una forma tan sencilla de compensar déficits presupuestarios sin precedentes.

Ya he citado esta cifra: en los últimos dos años, la masa monetaria en Estados Unidos ha crecido más del 38%. Antes, un aumento similar llevaba décadas, pero ahora ha crecido un 38 por ciento o 5,9 billones de dólares en dos años. En comparación, sólo unos pocos países tienen un producto interior bruto mayor.

La masa monetaria de la UE también ha aumentado drásticamente en este periodo. Ha crecido un 20%, es decir, 2,5 billones de euros.

Últimamente, oigo hablar cada vez más de la llamada -perdónenme, realmente no me gustaría hacerlo aquí, ni siquiera mencionar mi propio nombre al respecto, pero no puedo evitarlo-, todos oímos hablar de la llamada “inflación Putin” en Occidente. Cuando veo esto, me pregunto quién esperan que se trague esta tontería: gente que no sabe leer ni escribir, tal vez. Cualquier persona lo suficientemente alfabetizada para leer entendería lo que realmente está sucediendo.

Rusia, nuestras acciones para liberar el Donbass no tienen absolutamente nada que ver con esto. El aumento de los precios, la aceleración de la inflación, la escasez de alimentos y combustible, la gasolina y los problemas en el sector energético son el resultado de los errores de todo el sistema que la actual administración estadounidense y la burocracia europea han cometido en sus políticas económicas. Ahí están las razones, y sólo ahí.

También mencionaré nuestra operación: sí, podría haber contribuido a la tendencia, pero la causa fundamental es precisamente ésta: sus políticas económicas erróneas. De hecho, la operación que lanzamos en el Donbass es un salvavidas al que se agarran para poder culpar de sus propios errores de cálculo a otros, en este caso, a Rusia. Pero todo el mundo que haya completado al menos la escuela primaria entendería las verdaderas razones de la situación actual.

Entonces, imprimieron más dinero, ¿y luego qué? ¿Adónde fue a parar todo ese dinero? Evidentemente, se utilizó para pagar bienes y servicios fuera de los países occidentales: hacia allí se dirigió el dinero recién impreso. Empezaron a limpiar literalmente, a arrasar los mercados mundiales. Naturalmente, nadie pensó en los intereses de otros Estados, incluidos los más pobres. Se quedaron con las sobras, como se dice, e incluso eso a precios exorbitantes.

Mientras que a finales de 2019 las importaciones de bienes a Estados Unidos ascendían a unos 250.000 millones de dólares al mes, a estas alturas han crecido hasta los 350.000 millones. Cabe destacar que el crecimiento fue del 40 por ciento, exactamente en proporción a la oferta de dinero sin respaldo que se imprimió en los últimos años. Imprimieron y distribuyeron dinero, y lo utilizaron para acabar con los bienes de los mercados de terceros países.

Esto es lo que me gustaría añadir. Durante mucho tiempo, Estados Unidos fue un gran proveedor de alimentos en el mercado mundial. Estaba orgulloso, y con razón, de sus logros, su agricultura y sus tradiciones agrícolas. Por cierto, esto también es un ejemplo para muchos de nosotros. Pero hoy, el papel de Estados Unidos ha cambiado drásticamente. Ha pasado de ser un exportador neto de alimentos a un importador neto. En términos generales, está imprimiendo dinero y arrastrando los flujos de mercancías hacia él, comprando productos alimentarios en todo el mundo.

La Unión Europea está aumentando sus importaciones aún más rápido. Evidentemente, un aumento tan brusco de la demanda que no está cubierto por la oferta de productos ha desencadenado una ola de escasez y de inflación mundial. De ahí el origen de esta inflación global. Desde hace un par de años, prácticamente todo -materias primas, bienes de consumo y, sobre todo, productos alimentarios- se ha encarecido en todo el mundo.

Sí, por supuesto, estos países, incluido Estados Unidos, siguen importando bienes, pero el equilibrio entre exportaciones e importaciones se ha invertido. Creo que las importaciones superan a las exportaciones en unos 17.000 millones. Este es todo el problema.

Según la ONU, en febrero de 2022, el índice de precios de los alimentos era un 50% más alto que en mayo de 2020, mientras que el índice compuesto de las materias primas se ha duplicado en este periodo.

Bajo la nube de la inflación, muchos países en desarrollo se hacen una buena pregunta: ¿por qué cambiar bienes por dólares y euros que pierden valor ante nuestros ojos? La conclusión se impone: la economía de las entidades míticas está siendo sustituida inevitablemente por la economía de los valores y activos reales.

Según el FMI, las reservas mundiales de divisas se sitúan ahora en 7,1 trillones de dólares y 2,5 trillones de euros. Estas reservas se devalúan a un ritmo anual de aproximadamente el 8%. Además, pueden ser confiscadas o robadas en cualquier momento si a Estados Unidos no le gusta algo de la política de los estados implicados. Creo que esto se ha convertido en una amenaza muy real para muchos países que mantienen sus reservas de oro y divisas en estas monedas.

Según las estimaciones de los analistas, y se trata de un análisis objetivo, se iniciará una conversión de las reservas mundiales simplemente porque no hay espacio para ellas con tanta escasez. Se convertirán de monedas debilitadas a recursos reales como alimentos, productos energéticos y otras materias primas. Otros países lo harán, por supuesto. Obviamente, este proceso alimentará aún más la inflación global del dólar.

En cuanto a Europa, su fracasada política energética, apostando ciegamente todo a las renovables y a los suministros spot de gas natural, que han provocado subidas de los precios de la energía desde el tercer trimestre del año pasado -de nuevo, mucho antes de la operación en el Donbass- también han exacerbado las subidas de precios. No tenemos absolutamente nada que ver con esto. Fue debido a sus propias acciones que los precios se han disparado, y ahora están buscando una vez más a alguien a quien culpar.

Los errores de cálculo de Occidente no sólo han afectado al coste neto de los bienes y servicios, sino que también han provocado una disminución de la producción de fertilizantes, sobre todo de fertilizantes nitrogenados fabricados con gas natural. En general, los precios mundiales de los fertilizantes se han disparado más de un 70% desde mediados de 2021 hasta febrero de 2022.

Desgraciadamente, en la actualidad no existen condiciones que permitan superar estas tendencias de precios. Por el contrario, agravada por los obstáculos a la actividad de los productores de fertilizantes rusos y bielorrusos y la interrupción de la logística de suministro, esta situación se acerca a un punto muerto.

No es difícil prever la evolución que se avecina. La escasez de fertilizantes implica una menor cosecha y un mayor riesgo de desabastecimiento del mercado mundial de alimentos. Los precios subirán aún más, lo que podría provocar hambre en los países más pobres. Y esto recaerá plenamente en la conciencia de la administración estadounidense y de la burocracia europea.

Quiero insistir una vez más: este problema no ha surgido hoy ni en los últimos tres o cuatro meses. Y, desde luego, no es culpa de Rusia, como intentan declarar algunos demagogos, trasladando a nuestro país la responsabilidad de la situación actual de la economía mundial.

Tal vez incluso sería agradable escuchar que somos tan poderosos y omnipotentes que podemos hacer estallar la inflación en Occidente, en Estados Unidos y Europa, o que podemos hacer cosas para desordenar todo. Tal vez sería agradable sentir este poder, si sólo hubiera verdad en ello. Esta situación se viene gestando desde hace años, espoleada por la cortedad de miras de quienes están acostumbrados a resolver sus problemas a costa de los demás y que han confiado y confían en el mecanismo de la emisión financiera para sobrepujar y arrastrar los flujos comerciales, aumentando así los déficits y provocando catástrofes humanitarias en ciertas regiones del mundo. Añadiré que se trata esencialmente de la misma política colonial depredadora de antaño, pero por supuesto en una nueva iteración, una edición más sutil y sofisticada. Puede que ni siquiera la reconozcas al principio.

La prioridad actual de la comunidad internacional es aumentar las entregas de alimentos al mercado mundial, sobre todo para satisfacer las necesidades de los países que más los necesitan.

Al mismo tiempo que garantiza su seguridad alimentaria interna y abastece el mercado nacional, Rusia puede aumentar sus exportaciones de alimentos y fertilizantes. Por ejemplo, nuestras exportaciones de grano en la próxima temporada pueden aumentar hasta 50 millones de toneladas.

Suministraremos prioritariamente a los países más necesitados de alimentos, donde podría aumentar el número de hambrientos, en primer lugar, a los países africanos y a los de Oriente Medio.

Al mismo tiempo, allí habrá problemas, y tampoco por culpa nuestra. Sí, sobre el papel el grano, los alimentos y los fertilizantes rusos… Por cierto, los estadounidenses han adoptado sanciones sobre nuestros fertilizantes, y los europeos siguieron su ejemplo. Más tarde, los estadounidenses las levantaron porque vieron a lo que podía llevar esto. Pero los europeos no se han echado atrás. Su burocracia es tan lenta como un molino de harina en el siglo XVIII. En otras palabras, todos saben que han hecho una estupidez, pero les resulta difícil volver sobre sus pasos por razones burocráticas.

Como he dicho, Rusia está dispuesta a contribuir a equilibrar los mercados mundiales de productos agrícolas, y vemos que nuestros colegas de la ONU, que son conscientes de la magnitud del problema alimentario mundial, están dispuestos a dialogar. Podríamos hablar de crear condiciones logísticas, financieras y de transporte normales para aumentar las exportaciones rusas de alimentos y fertilizantes.

En cuanto al suministro de alimentos ucranianos a los mercados mundiales -tengo que mencionarlo debido a las numerosas especulaciones-, no les estamos poniendo trabas. Ellos pueden hacerlo. No hemos minado los puertos del Mar Negro de Ucrania. Pueden eliminar las minas y reanudar las exportaciones de alimentos. Garantizaremos la seguridad de la navegación de los buques civiles. No hay problema.

¿Pero de qué estamos hablando? Según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, se trata de 6 millones de toneladas de trigo (nosotros lo estimamos en 5 millones de toneladas) y 7 millones de toneladas de maíz. Esto es, en total. Dado que la producción mundial de trigo asciende a 800 millones de toneladas, 5 millones de toneladas no suponen una gran diferencia para el mercado mundial, como puede verse.

De todos modos, el grano ucraniano puede exportarse, y no sólo a través de los puertos del Mar Negro. Otra ruta es a través de Bielorrusia, que es, por cierto, la más barata. O a través de Polonia o Rumanía, como se prefiera. De hecho, hay cinco o seis rutas de exportación.

El problema no es con nosotros, el problema es con la idoneidad de la gente que controla en Kiev. Ellos pueden decidir qué hacer y, al menos en este caso concreto, no deben dejarse guiar por sus jefes extranjeros, sus amos al otro lado del océano.

Pero también existe el riesgo de que el grano se utilice como pago por la entrega de armas. Esto sería lamentable.

Amigos,

Una vez más, el mundo atraviesa una época de cambios drásticos. Las instituciones internacionales se están rompiendo y tambaleando. Las garantías de seguridad se están devaluando. Occidente se ha negado a cumplir sus compromisos anteriores. Simplemente ha sido imposible llegar a nuevos acuerdos con ellos.

En estas circunstancias y con el telón de fondo de los crecientes riesgos y amenazas, Rusia se vio obligada a seguir adelante con la operación militar especial. Fue una decisión difícil pero necesaria, y nos vimos obligados a tomarla.

Fue la decisión de un país soberano, que tiene еру derecho incondicional a mantener su seguridad, que se basa en la Carta de la ONU. Esta decisión tenía como objetivo proteger a nuestro pueblo y a los residentes de las repúblicas populares de Donbass, que durante ocho largos años fueron sometidos a un genocidio por parte del régimen de Kiev y los neonazis que gozaban de la plena protección de Occidente.

Occidente no sólo trató de poner en práctica un escenario “antirruso”, sino que también se dedicó al desarrollo militar activo del territorio ucraniano, inundando Ucrania con armas y asesores militares. Y continúa haciéndolo ahora. Francamente, nadie presta atención a la economía o al bienestar de la gente que vive allí, no les importa en absoluto, pero nunca han escatimado dinero para crear un punto de apoyo de la OTAN en el este dirigido contra Rusia y para cultivar la agresión, el odio y la rusofobia.

Hoy, nuestros soldados y oficiales, así como las milicias del Donbass, están luchando para proteger a su pueblo. Están luchando por el futuro de Rusia como un país multiétnico grande, libre y seguro que toma sus propias decisiones, determina su propio futuro, se apoya en su historia, cultura y tradiciones, y rechaza todos y cada uno de los intentos externos de imponer pseudovalores impregnados de deshumanización y degradación moral.

Sin duda, nuestros objetivos de operaciones militares especiales se cumplirán. La clave para ello es el valor y el heroísmo de nuestros soldados, la sociedad rusa consolidada, cuyo apoyo da fuerza y confianza al Ejército y la Armada rusos y una profunda comprensión de la verdad y la justicia histórica de nuestra causa, que es construir y fortalecer a Rusia como una fuerte potencia soberana.

Lo que quiero decir es que la soberanía no puede segmentarse ni fragmentarse en el siglo XXI. Los componentes de la soberanía son igualmente importantes, y se refuerzan y complementan mutuamente.

Así pues, lo que nos importa no es sólo la defensa de nuestra soberanía política e identidad nacional, sino también el fortalecimiento de todo lo que determina la independencia económica, financiera, profesional y tecnológica de nuestro país.

La propia estructura de las sanciones occidentales se basaba en la falsa premisa de que, desde el punto de vista económico, Rusia no es soberana y es críticamente vulnerable. Se dejaron llevar tanto por la difusión del mito del atraso de Rusia y sus débiles posiciones en la economía y el comercio mundial que, al parecer, empezaron a creérselo ellos mismos.

Mientras planificaban su blitzkrieg económico, no se dieron cuenta, simplemente ignoraron los hechos reales de lo mucho que había cambiado nuestro país en los últimos años.

Estos cambios son el resultado de nuestros esfuerzos planificados para crear una estructura macroeconómica sostenible, garantizar la seguridad alimentaria, aplicar programas de sustitución de importaciones y crear nuestro propio sistema de pagos, por nombrar algunos.

Por supuesto, las restricciones de las sanciones crearon muchos desafíos para el país. Algunas empresas siguen teniendo problemas con los repuestos. Nuestras empresas han perdido el acceso a muchas soluciones tecnológicas. La logística es un caos.

Pero, por otro lado, todo esto nos abre nuevas oportunidades; a menudo hablamos de esto, pero es realmente así. Todo esto es un impulso para construir una economía con un potencial tecnológico, productivo, humano y científico pleno y no parcial.

Naturalmente, es imposible resolver un reto tan amplio de forma instantánea. Es necesario seguir trabajando sistemáticamente con la vista puesta en el futuro. Esto es exactamente lo que está haciendo Rusia al aplicar sus planes a largo plazo para el desarrollo de las ramas de la economía y el fortalecimiento de la esfera social. Las pruebas actuales sólo están dando lugar a ajustes y modificaciones de los planes sin cambiar su orientación estratégica.

Hoy me gustaría hablar de los principios clave sobre los que se desarrollará nuestro país, nuestra economía.

El primer principio es la apertura. Los Estados auténticamente soberanos siempre están interesados en asociarse en igualdad de condiciones y en contribuir al desarrollo global. Por el contrario, los países débiles y dependientes suelen buscarse enemigos, alimentar la xenofobia o perder los últimos restos de su identidad e independencia, siguiendo ciegamente la estela de su soberano.

Rusia nunca seguirá el camino del autoaislamiento y la autarquía, aunque nuestros supuestos amigos occidentales sueñen literalmente con ello. Además, estamos ampliando la cooperación con todos aquellos que están interesados en ella, que quieren trabajar con nosotros, y seguiremos haciéndolo. Son muchos. No voy a enumerarlos en este momento. Constituyen la inmensa mayoría de los habitantes de la Tierra. No voy a enumerar ahora todos estos países. Es de dominio público.

No diré nada nuevo cuando les recuerde que todos los que quieren seguir trabajando o están trabajando con Rusia están sometidos a una presión descarada por parte de Estados Unidos y Europa; llega hasta las amenazas directas. Sin embargo, este tipo de chantaje significa poco cuando se trata de países encabezados por verdaderos líderes que conocen la diferencia entre sus propios intereses nacionales, los intereses de su pueblo, y los de otros.

Rusia desarrollará la cooperación económica con estos Estados y promoverá proyectos conjuntos. Al mismo tiempo, seguiremos cooperando con las empresas occidentales que han permanecido en el mercado ruso a pesar de las presiones sin precedentes; esas empresas también existen.

Creemos que el desarrollo de una infraestructura de pagos cómoda e independiente en las monedas nacionales es una base sólida y previsible para profundizar en la cooperación internacional. Para ayudar a las empresas de otros países a desarrollar vínculos logísticos y de cooperación, estamos trabajando para mejorar los corredores de transporte, aumentar la capacidad de los ferrocarriles, la capacidad de transbordo en los puertos del Ártico, y en el este, el sur y otras partes del país, incluidas las cuencas del Mar Negro y del Caspio – se convertirán en la sección más importante del Corredor Norte-Sur, que proporcionará una conectividad estable con Oriente Medio y el sur de Asia. Esperamos que el tráfico de mercancías a lo largo de esta ruta comience a crecer de forma constante en un futuro próximo.

Pero el comercio exterior no es nuestra única prioridad. Rusia tiene la intención de aumentar la cooperación científica, tecnológica, cultural, humanitaria y deportiva basada en la igualdad y el respeto mutuo entre los socios. Al mismo tiempo, nuestro país se esforzará por ejercer un liderazgo responsable en todos estos ámbitos.

El segundo principio de nuestro desarrollo a largo plazo es la confianza en la libertad empresarial. Toda iniciativa privada destinada a beneficiar a Rusia debe recibir el máximo apoyo y espacio para su aplicación.

La pandemia y los acontecimientos más recientes han confirmado la importancia de la flexibilidad y la libertad en la economía. Las empresas privadas rusas -en condiciones difíciles, en medio de intentos de frenar nuestro desarrollo por cualquier medio- han demostrado que pueden competir en los mercados mundiales. También hay que reconocer a las empresas privadas el mérito de la adaptación de Rusia a los rápidos cambios de las condiciones externas. Rusia necesita garantizar el desarrollo dinámico de la economía, naturalmente, apoyándose en la empresa privada.

Seguiremos reduciendo los obstáculos administrativos. Por ejemplo, en 2016-2018, impusimos una moratoria a las auditorías rutinarias de las pequeñas empresas. Posteriormente, se prorrogó hasta 2022. En 2020, esta moratoria se amplió para abarcar a las empresas medianas. Además, el número de auditorías no programadas se redujo aproximadamente cuatro veces.

No nos quedamos ahí, y el pasado mes de marzo anulamos las auditorías rutinarias para todos los empresarios, independientemente del tamaño de sus empresas, siempre que sus actividades no pongan en alto riesgo a las personas o al medio ambiente. Como resultado, el número de auditorías rutinarias se ha reducido seis veces en comparación con el año pasado.

¿Por qué doy tantos detalles? La cuestión es que, tras la imposición de la moratoria de las auditorías, el número de infracciones por parte de los empresarios -este fue el resultado- no ha aumentado, sino que ha disminuido. Esto atestigua la madurez y la responsabilidad de las empresas rusas. Por supuesto, hay que ofrecerles motivación en lugar de obligarlas a cumplir las normas y los requisitos.

Así pues, hay razones de sobra para dar otro paso radical, es decir, abandonar, de forma definitiva y permanente, la mayoría de las auditorías para todas las empresas rusas, excepto en las actividades de riesgo o potencialmente peligrosas. Hace tiempo que todo el mundo comprendió que no era necesario controlar a todo el mundo sin excepción. Hay que trabajar con un enfoque orientado al riesgo. Pido al Gobierno que desarrolle los parámetros específicos de dicha reforma en los próximos meses.

Hay otro tema muy sensible para las empresas, que también se ha convertido en importante hoy en día para nuestra seguridad nacional y nuestra resistencia económica. Para reducir y reducir al mínimo todo tipo de abusos y lagunas para presionar a los empresarios, estamos eliminando sistemáticamente las normas laxas del derecho penal que se aplican a los delitos económicos.

El pasado mes de marzo se firmó una ley según la cual los casos penales relacionados con los impuestos contra los empresarios sólo podrán ser llevados ante un tribunal por el servicio fiscal, no hay otra forma. Pronto se aprobará un proyecto de ley sobre la reducción del plazo de prescripción de los delitos fiscales y sobre el rechazo de las demandas para iniciar procedimientos penales después de haber pagado los impuestos atrasados.

Trabajando de forma integral, aunque con prudencia, hay que despenalizar un amplio abanico de delitos económicos, por ejemplo, los que castigan a las empresas sin licencia o acreditación. Se trata de una práctica controvertida hoy en día porque nuestros socios occidentales se niegan ilegítimamente a conceder dichas licencias.

Nuestros propios organismos no deben responsabilizar penalmente a nuestras empresas por no haber hecho nada malo. El problema es el siguiente, y las pequeñas empresas lo entienden muy bien: si una licencia ha caducado y los socios occidentales se niegan a prorrogarla, ¿qué deben hacer las empresas, cerrar sus operaciones? De ninguna manera, dejarlas trabajar. La supervisión del Estado debe continuar, pero no debe haber una interferencia indebida en los negocios.

También tiene sentido pensar en elevar el umbral de responsabilidad penal por el impago de los derechos de aduana y otros impuestos similares. Además, hace tiempo que no se reconsideran los parámetros de los términos “grandes” y “muy grandes” pérdidas económicas a efectos de los delitos económicos, a pesar de que la inflación acumula un 50% desde 2016. La ley ahora no refleja las realidades actuales y necesita ser corregida.

Hay que reconsiderar las condiciones para detener a los empresarios y para ampliar las investigaciones preliminares. No es ningún secreto que estas prácticas se han utilizado durante mucho tiempo de forma inadecuada.

Las empresas se han visto obligadas a cesar su actividad o a declararse en quiebra incluso antes de que concluya la investigación. La reputación de los propietarios y del nombre de la marca se ve afectada por ello, por no mencionar las pérdidas financieras directas, la pérdida de cuota de mercado y de puestos de trabajo.

Quiero pedir a las autoridades que pongan fin a estas prácticas. También pido al Gobierno y al Tribunal Supremo que elaboren la legislación adecuada antes del 1 de octubre de este año.

Además, en el Consejo de Seguridad se dio una instrucción especial para que se estudien los casos penales que se abren sin que luego se proceda a su tramitación. El número de estos casos ha crecido en los últimos años. Conocemos las razones. A menudo se abre un caso sin motivos suficientes o para presionar a las personas. En otoño debatiremos este asunto para tomar medidas legislativas y cambiar la forma de trabajar de nuestros cuerpos de seguridad.

No hace falta decir que los gobiernos regionales desempeñan un papel importante en la creación de un entorno empresarial moderno. Como es habitual durante el Foro de San Petersburgo, destaco las regiones que han hecho progresos significativos en la clasificación del clima de inversión nacional elaborada por la Agencia de Iniciativas Estratégicas.

Ha habido cambios en los tres primeros puestos. Moscú y Tatarstán se han mantenido a la cabeza y se les ha unido la región de Moscú que, en el lapso de un año, ha pasado del octavo puesto a los tres primeros. También encabezan la clasificación las regiones de Tula, Nizhny Novgorod, Tyumen, Novgorod y Sajalín, San Petersburgo y Bashkortostán.

Por otra parte, me gustaría destacar las regiones que más han avanzado, como la región de Kurgán, que ha subido 36 puestos; el territorio de Perm y el de Altái, que han subido 26 puestos; Ingushetia, que ha subido 24 puestos; y la región de Ivánovo, que ha subido 17 puestos.

Quiero agradecer y felicitar a nuestros colegas de las regiones por su buen trabajo.

El gobierno federal y los gobiernos regionales y municipales deberían centrarse en apoyar las iniciativas empresariales individuales en las pequeñas ciudades y las comunidades rurales remotas. Conocemos esas historias de éxito. Eso incluye el desarrollo de programas informáticos populares y la comercialización de alimentos orgánicos producidos localmente y de productos respetuosos con el medio ambiente en todo el país mediante sitios web nacionales.

Es importante crear nuevas oportunidades, introducir formatos modernos de venta al por menor, incluidas las plataformas de comercio electrónico, como he mencionado anteriormente, y reducir los costes de logística, transporte y otros, incluso utilizando oficinas de correos rusas mejoradas.

También es importante ayudar a los empleados de las pequeñas empresas, a los autónomos y a los nuevos empresarios a adquirir habilidades y competencias adicionales. Por favor, incluyan las medidas correspondientes adaptadas específicamente a las pequeñas ciudades y a las zonas rurales y remotas como una línea separada en el proyecto nacional de promoción de las pequeñas y medianas empresas.

Hoy quiero dirigirme a nuestros funcionarios, a los propietarios de grandes empresas, a nuestros dirigentes y ejecutivos.

Colegas, amigos,

El éxito real y estable y el sentimiento de dignidad y autoestima sólo se consiguen cuando vinculáis vuestro futuro y el de vuestros hijos con vuestra Patria. Hemos mantenido vínculos con muchas personas durante mucho tiempo, y conozco el sentir de muchos de los jefes y propietarios de nuestras empresas. Me han dicho muchas veces que los negocios son mucho más que obtener beneficios, y estoy totalmente de acuerdo. Se trata de cambiar la vida a tu alrededor, de contribuir al desarrollo de tus ciudades, regiones y del país en su conjunto, lo cual es sumamente importante para la realización personal. No hay nada como servir a la gente y a la sociedad. Este es el sentido de tu vida y tu trabajo.

Los últimos acontecimientos han reafirmado lo que siempre he dicho: se está mucho mejor en casa. Los que se negaron a escuchar ese claro mensaje han perdido cientos de millones, si no miles de millones de dólares en Occidente, en lo que parecía un refugio seguro para sus activos.

Me gustaría decir una vez más lo siguiente a nuestros colegas, tanto a los que están en esta audiencia como a los que no están aquí: por favor, no vuelvan a caer en la misma trampa. Nuestro país tiene un enorme potencial, y hay tareas más que suficientes que necesitan vuestra contribución. Inviertan aquí, en la creación de nuevas empresas y puestos de trabajo, en el desarrollo de la infraestructura turística, apoyen las escuelas, las universidades, la sanidad y el ámbito social, la cultura y el deporte. Sé que muchos de vosotros lo estáis haciendo. Lo sé, pero quería repetirlo.

Así es como las familias Bakhrushin, Morozov, Shchukin, Ryabushinsky, Akchurin, Galeyev, Apanayev, Matsiyev, Mamontov, Tretyakov, Arsanov, Dadashev y Gadzhiyev entendieron su noble misión. Muchas familias de comerciantes y empresarios rusos, tártaros, buriatos, chechenos, daguestaníes, yakutios, osetios, judíos, armenios y otros, no privaron a sus herederos de la parte que les correspondía y, al mismo tiempo, grabaron sus nombres en la historia de nuestro país.

Por cierto, me gustaría señalar una vez más que queda por ver qué es más importante para los posibles herederos: el dinero y la propiedad o el buen nombre de sus antepasados y el servicio al país. Esto último es algo que no se puede dilapidar o, perdón, desperdiciar en la bebida.

El buen nombre es algo que siempre pertenecerá a sus descendientes, a las generaciones futuras. Siempre formará parte de sus vidas, pasando de una generación a otra, ayudándoles y haciéndoles más fuertes de lo que el dinero o los bienes que puedan heredar puedan hacerles.

Colegas,

Una política macroeconómica responsable y equilibrada es el tercer principio rector de nuestro desarrollo a largo plazo. De hecho, esta política nos ha permitido en gran medida soportar la presión sin precedentes que han supuesto las sanciones. Permítanme reiterar que se trata de una política esencial a largo plazo, no sólo para responder a los desafíos actuales. No vamos a seguir los pasos de nuestros colegas occidentales reproduciendo su amarga experiencia, desencadenando una espiral de inflación y perturbando sus finanzas.

Nuestro objetivo es garantizar un crecimiento económico robusto en los próximos años, reduciendo la carga de la inflación sobre nuestros ciudadanos y empresas y alcanzando el objetivo de inflación a medio y largo plazo del cuatro por ciento. La inflación fue una de las primeras cosas que mencioné durante mi intervención, así que permítanme decirles esto: seguimos comprometidos con este objetivo de una tasa de inflación del cuatro por ciento.

Ya he dado instrucciones al Gobierno para que elabore propuestas relativas a las nuevas directrices presupuestarias. Deben garantizar que nuestra política presupuestaria sea predecible y nos permita aprovechar al máximo las condiciones económicas externas. ¿Por qué necesitamos todo esto? Para que el crecimiento económico tenga una base más estable, al tiempo que se cumplen nuestros objetivos en materia de infraestructuras y tecnología, que constituyen la base para mejorar el bienestar de nuestra población.

Es cierto que algunas monedas de reserva internacionales se han encaminado últimamente por una senda suicida, lo cual es un hecho evidente. En cualquier caso, es evidente que tienen intenciones suicidas. Por supuesto, utilizarlas para “esterilizar” nuestra oferta monetaria no tiene ningún sentido. Aun así, el principio de planificar los gastos en función de lo que se gana sigue siendo pertinente. Así es como funciona, y así lo entendemos.

La justicia social es el cuarto principio que sustenta nuestro desarrollo. Debe haber una poderosa dimensión social a la hora de promover el crecimiento económico y las iniciativas empresariales. Este modelo de desarrollo debe reducir la desigualdad en lugar de profundizarla, a diferencia de lo que ocurre en otros países. Para ser sinceros, no hemos estado a la vanguardia cuando se trata de cumplir estos objetivos. Todavía tenemos que resolver muchas cuestiones y problemas en este sentido.

La reducción de la pobreza y la desigualdad pasa por crear una demanda de productos fabricados en Rusia en todo el país, reducir las diferencias entre las regiones en cuanto a sus capacidades y crear nuevos puestos de trabajo donde más se necesitan. Estos son los principales motores del desarrollo económico.

Permítanme subrayar que la generación de un impulso positivo en términos de crecimiento de los ingresos de los hogares y la reducción de la pobreza son los principales indicadores de rendimiento para los organismos gubernamentales y el Estado en general. Tenemos que conseguir resultados tangibles en este ámbito ya este año, a pesar de todos los retos objetivos a los que nos enfrentamos. Ya he asignado esta tarea al Gobierno.

Una vez más, prestamos apoyo específico a los grupos más vulnerables: pensionistas, familias con hijos y personas en situaciones vitales difíciles.

Las pensiones se indexan anualmente a una tasa superior a la inflación. Este año se han subido dos veces, incluso un 10% más el 1 de junio.

El salario mínimo también se incrementó en un 10% al mismo tiempo, así como el mínimo de subsistencia – cifra de referencia utilizada para calcular muchas prestaciones y pagos sociales – en consecuencia, estas prestaciones también deberían crecer, aumentando los ingresos de unos 15 millones de personas.

En los últimos años, hemos creado un sistema integral de apoyo a las familias de bajos ingresos con hijos. Las mujeres tienen derecho a una ayuda estatal desde las primeras etapas del embarazo y hasta que el niño cumpla 17 años.

El nivel de vida y la prosperidad de las personas son los factores demográficos más importantes; la situación actual es bastante complicada debido a varias olas demográficas negativas que se han superpuesto recientemente. En abril nacieron en Rusia menos de cien mil niños, casi un 13% menos que en abril de 2020.

Pido al Gobierno que siga revisando el desarrollo de medidas adicionales de apoyo a las familias con hijos. Deben ser de gran alcance y estar a la altura de la magnitud del extraordinario reto demográfico al que nos enfrentamos.

El futuro de Rusia está garantizado por las familias con dos, tres y más hijos. Por lo tanto, tenemos que hacer algo más que proporcionar apoyo financiero directo: tenemos que orientar y dirigir el sistema sanitario, la educación y todos los ámbitos que determinan la calidad de vida de las personas hacia las necesidades de las familias con hijos.

Este problema se aborda, entre otros enfoques, mediante las iniciativas sociales nacionales, que los equipos regionales y la Agencia de Iniciativas Estratégicas están aplicando conjuntamente. Este otoño, evaluaremos los resultados de su trabajo, revisaremos y clasificaremos las regiones rusas según su calidad de vida, con el fin de aplicar las mejores experiencias y prácticas lo más ampliamente posible en todo el país.

Dar prioridad al desarrollo de las infraestructuras es el quinto principio de la política económica rusa.

Hemos incrementado el gasto presupuestario directo en la ampliación de los corredores de transporte. El próximo año se pondrá en marcha un ambicioso plan de construcción y reparación de la red central de autopistas federales y regionales. Al menos el 85% de las carreteras deben ser puestas al día en los próximos cinco años.

Los préstamos presupuestarios para infraestructuras son un nuevo instrumento que se está utilizando ampliamente. Los préstamos se conceden a 15 años con un 3% de TAE. Como he mencionado antes, son mucho más populares de lo que pensábamos en un principio. Las regiones tienen múltiples proyectos bien pensados y prometedores que deberían ponerse en marcha lo antes posible. Estudiaremos cómo podemos utilizar esta medida de apoyo. Anoche debatimos esta cuestión. Lo que digo es que es una herramienta fiable.

La mejora de los servicios de vivienda y de los servicios públicos es un asunto aparte, con un gran retraso. El sector sufre una falta de inversión crónica que asciende a 4,5 billones de rublos. Más del 40% de las redes necesitan ser sustituidas, lo que explica su baja eficiencia y sus grandes pérdidas. Alrededor del 3% de las redes se vuelven inservibles cada año, pero no se sustituye más del 2%, lo que agrava el problema cada año.

Propongo consolidar los recursos y poner en marcha un programa integral de mejora de las viviendas y los servicios públicos, y sincronizarlo con otros planes de desarrollo de infraestructuras y revisión de viviendas. El objetivo es dar la vuelta a la situación y reducir gradualmente el número de redes anticuadas, al igual que estamos haciendo al reubicar a la gente de los edificios estructuralmente inseguros o al arreglar las carreteras. En la reunión del Presidium del Consejo de Estado de la semana que viene discutiremos en detalle la vivienda y los servicios públicos y el complejo de la construcción con los gobernadores.

Por otro lado, propongo aumentar los recursos para financiar proyectos de creación de un entorno urbano confortable en pequeñas ciudades y asentamientos históricos. Este programa nos está dando buenos resultados. Propongo asignar otros 10.000 millones de rublos anuales para estos fines en 2023-2024.

Asignaremos fondos adicionales para renovar las zonas urbanas del Distrito Federal del Extremo Oriente. Quiero que el Gobierno asigne fondos dedicados a este fin en el marco de los programas de préstamos presupuestarios para infraestructuras y de mejora de la vivienda y los servicios públicos, así como de otros programas de desarrollo.

Promover la mejora y el desarrollo integral de las zonas rurales es una de nuestras principales prioridades. Las personas que viven allí alimentan el país. Ahora vemos que también alimentan a una parte importante del mundo, por lo que deben vivir con comodidad y dignidad. En este sentido, pido al Gobierno que asigne fondos adicionales para el programa correspondiente. Los derechos de exportación de los productos agrícolas pueden servir aquí como fuente de financiación. Se trata de una fuente de ingresos permanente. Por supuesto, puede haber fluctuaciones, pero al menos esto garantiza un flujo constante de ingresos.

Por otra parte, sugiero que ampliemos los programas de mejora y modernización de los centros culturales rurales, así como de los teatros y museos regionales, asignando 6.000 millones de rublos a cada uno de estos proyectos en 2023 y 2024.

Lo que acabo de decir sobre las instituciones culturales es algo que la gente espera con mucha ilusión, algo que le interesa mucho. Permítanme darles un ejemplo reciente: durante la entrega de las medallas al Héroe del Trabajo, uno de los ganadores, Vladimir Mikhailov, de Yakutia, me pidió directamente ayuda para construir un centro cultural en su pueblo natal. Esto ocurrió durante la parte de la ceremonia en la que nos reunimos a puerta cerrada. Definitivamente lo haremos. El hecho de que la gente plantee esta cuestión a todos los niveles demuestra que está realmente deseosa de que se lleven a cabo estos proyectos.

Llegados a este punto, me gustaría hacer un comentario adicional sobre un tema que es especialmente relevante ahora, ya que estamos a principios de verano, cuando los rusos suelen tomar sus vacaciones de verano.

Cada año son más los turistas que quieren visitar los rincones más bellos de nuestro país: los parques nacionales, los santuarios de vida silvestre y las reservas naturales. Según las estimaciones disponibles, este año se espera que este flujo turístico supere los 12 millones de personas. Es esencial que todos los organismos gubernamentales, las empresas y los turistas sepan bien qué pueden y qué no pueden hacer en estos territorios, dónde pueden construir infraestructuras turísticas y dónde está estrictamente prohibida esta actividad porque pone en peligro ecosistemas únicos y frágiles.

El proyecto de ley que regula el turismo en los territorios especialmente protegidos y que regula esta actividad de forma civilizada ya está en la Duma del Estado.

En este contexto, me gustaría llamar su atención sobre el hecho de que debemos calcular de antemano todas las estimaciones pertinentes y garantizar que las decisiones estén bien equilibradas. Tenemos que ser serios en este sentido.

Me gustaría hacer especial hincapié en la necesidad de preservar el lago Baikal. En particular, hay un proyecto de desarrollo integral para la ciudad de Baikalsk, que debe convertirse en un modelo de gobernanza municipal sostenible y eco-sensible.

No se trata sólo de deshacerse de los impactos ambientales negativos acumulados por la fábrica de pulpa y papel de Baikalsk, sino de elevar el nivel de vida de la ciudad y transformarla en un destino emblemático del turismo ambiental en Rusia. Para llevar a cabo este proyecto, debemos recurrir a las tecnologías más avanzadas y a las energías limpias.

En general, desarrollaremos tecnologías limpias para alcanzar los objetivos que nos hemos marcado en la modernización medioambiental de las instalaciones de producción, y para reducir las emisiones peligrosas, especialmente en los grandes centros industriales. También seguiremos trabajando en proyectos de economía de ciclo cerrado, proyectos verdes y preservación del clima. Ya hablé en detalle de estos temas en este foro el año pasado.

En consecuencia, el sexto principio transversal de desarrollo que consolida nuestro trabajo es, en mi opinión, lograr una auténtica soberanía tecnológica, creando un sistema integral de desarrollo económico que no dependa de instituciones extranjeras cuando se trata de componentes de importancia crítica. Tenemos que desarrollar todos los ámbitos de la vida en un nivel tecnológico cualitativamente nuevo sin ser simples usuarios de las soluciones de otros países. Debemos tener las claves tecnológicas para desarrollar bienes y servicios de nueva generación.

En los últimos años, hemos prestado mucha atención a la sustitución de importaciones, con éxito en una serie de sectores, como la agricultura, los productos farmacéuticos, los equipos médicos, la producción de defensa y varios otros.

Pero debo subrayar que en nuestra sociedad se discute mucho sobre la sustitución de importaciones. Y no es una cura para todo ni una solución integral. Si nos limitamos a imitar a otros cuando intentamos sustituir los productos extranjeros por copias, aunque sean de muy alta calidad, podemos acabar jugando constantemente a ponernos al día, mientras que deberíamos ir un paso por delante y crear nuestras propias tecnologías, bienes y servicios competitivos que puedan convertirse en nuevos estándares mundiales.

Si recuerdan, Sergei Korolyov no se limitó a copiar o mejorar localmente la tecnología de cohetes capturada. Se centró en el futuro y propuso un plan único para desarrollar el cohete R-7. Preparó el camino hacia el espacio para la humanidad y, de hecho, estableció un estándar para todo el mundo, durante décadas.

De forma proactiva: así trabajaron los fundadores de muchos programas de investigación soviéticos de la época. Y hoy, partiendo de esa base, nuestros diseñadores siguen avanzando y demostrando su valía. Gracias a ellos, Rusia dispone de armas supersónicas que no existen en ningún otro país. Rosatom sigue siendo líder en tecnología nuclear, desarrollando nuestra flota de rompehielos de propulsión nuclear. Muchas soluciones rusas de IA y Big Data son las mejores del mundo.

Para reiterar, el desarrollo tecnológico es un área transversal que definirá la década actual y todo el siglo XXI. En la próxima reunión del Consejo de Desarrollo Estratégico revisaremos en profundidad nuestros planteamientos para construir una economía innovadora basada en la tecnología, una tecnoeconomía. Hay muchas cosas que podemos debatir. Lo más importante es que hay que tomar muchas decisiones de gestión en el ámbito de la enseñanza de la ingeniería y la transferencia de la investigación a la economía real, así como la provisión de recursos financieros para las empresas de alta tecnología de rápido crecimiento. También debatiremos el desarrollo de tecnologías transversales y el progreso de los proyectos de transformación digital en las distintas industrias.

Para ser claros, por supuesto que es imposible fabricar todos los productos que existen, y no es necesario hacerlo. Sin embargo, necesitamos poseer tecnologías críticas para poder movernos rápidamente en caso de que necesitemos iniciar nuestra propia producción de algún producto. Esto es lo que hicimos cuando empezamos a fabricar rápidamente vacunas contra el coronavirus, y más recientemente lanzamos la producción de muchos otros productos y servicios.

Por ejemplo, después de que los socios deshonestos de KamAZ abandonaran el mercado ruso, su lugar fue ocupado por empresas nacionales, que están suministrando piezas para los modelos tradicionales e incluso para los vehículos avanzados de línea, de transporte y pesados.

El sistema de pago con tarjeta Mir ha sustituido con éxito a Visa y MasterCard en el mercado nacional. Está ampliando su geografía y ganando poco a poco el reconocimiento internacional.

La fábrica de tractores de San Petersburgo es otro ejemplo. Su antiguo socio extranjero dejó de vender motores y de ofrecer mantenimiento en garantía. Los fabricantes de motores de Yaroslavl y Tutayev acudieron al rescate y empezaron a suministrar sus motores. Como resultado, la producción de equipos agrícolas en la Planta de Tractores de San Petersburgo alcanzó un récord en marzo-abril. No disminuyó, sino que alcanzó un máximo histórico.

Estoy seguro de que habrá más prácticas positivas e historias de éxito.

Para reiterar, Rusia posee el potencial profesional, científico y tecnológico para desarrollar productos que gozan de gran demanda, incluidos los electrodomésticos y los equipos de construcción, así como los equipos industriales y de servicios.

La tarea actual es aumentar las capacidades y poner en marcha rápidamente las líneas necesarias. Una de las cuestiones clave son las condiciones de trabajo cómodas para las empresas, así como la disponibilidad de lugares de producción preparados.

Pido al Gobierno que presente los parámetros clave de las nuevas directrices de funcionamiento de las agrupaciones industriales antes del otoño. ¿Qué es lo más importante?

En primer lugar, la financiación. Los proyectos que se pongan en marcha en estos clusters deben contar con un recurso crediticio a largo plazo de hasta diez años a un tipo de interés anual inferior al siete por ciento en rublos. Hemos discutido todas estas cuestiones también con nuestros organismos económicos. Todo el mundo está de acuerdo, así que vamos a proceder.

Segundo – la fiscalidad. Los clusters deben tener un nivel bajo de impuestos relativamente permanentes, incluyendo las contribuciones a los seguros.

Tercero – apoyar la producción en la fase inicial, de arranque, formando un paquete de pedidos que incluya la subvención de las compras de productos listos por parte de dichas empresas. No es una cuestión fácil, pero creo que las subvenciones pueden ser necesarias. Son necesarias para asegurar el mercado. Sólo hay que resolverlo.

En cuarto lugar, una administración simplificada que incluya inspecciones mínimas o nulas, así como un control aduanero cómodo que no resulte gravoso.

En quinto lugar, y probablemente el más importante, hay que establecer mecanismos de garantía de demanda a largo plazo para los nuevos productos innovadores que van a entrar en el mercado. Recuerdo al Gobierno que tales condiciones preferenciales y las respectivas agrupaciones industriales deben ponerse en marcha ya el 1 de enero de 2023.

En una nota relacionada, quiero decir que tanto los puntos de crecimiento industrial nuevos como los que ya están en funcionamiento deben atraer a las pequeñas empresas y comprometerlas en su órbita. Es crucial para los empresarios, para que las pequeñas entidades vean el horizonte y capten sus perspectivas.

Por lo tanto, pido al Gobierno que, junto con la Corporación de las PYME [Corporación Federal para el Desarrollo de las Pequeñas y Medianas Empresas] y nuestras mayores empresas, ponga en marcha un instrumento de contratos a largo plazo entre las empresas con participación estatal y las PYME. Esto garantizará la demanda de los productos de dichas empresas durante años, mientras que los proveedores podrán comprometerse con confianza a poner en marcha una nueva instalación de fabricación o a ampliar una ya existente para satisfacer ese pedido.

Permítanme añadir que hemos acortado sustancialmente los plazos de construcción de las instalaciones industriales y hemos eliminado todos los trámites innecesarios. Aun así, podemos hacer mucho más. Tenemos cosas en las que trabajar y lugares a los que ir desde aquí. Por ejemplo, la construcción de una instalación industrial desde cero tarda entre dieciocho meses y tres años, mientras que los tipos de interés persistentemente altos dificultan la compra de parcelas adecuadas.

Por ello, propongo que se lancen hipotecas industriales como una nueva herramienta para que las empresas rusas puedan empezar a fabricar rápidamente todos los productos que necesitamos. Me refiero a préstamos preferenciales a largo plazo con un tipo de interés del cinco por ciento. Las empresas que planeen comprar nuevos espacios de fabricación tendrán derecho a estos préstamos. Pido al Gobierno que resuelva todos los detalles con el sector bancario ruso para que el programa de hipotecas industriales sea plenamente operativo en breve.

Amigos,

Los cambios en la economía mundial, las finanzas y las relaciones internacionales se están produciendo a un ritmo y escala cada vez mayores. Existe una tendencia cada vez más pronunciada a favor de un modelo de crecimiento multipolar en lugar de la globalización. Por supuesto, construir y dar forma a un nuevo orden mundial no es tarea fácil. Tendremos que enfrentarnos a muchos retos, riesgos y factores que difícilmente podemos predecir o anticipar hoy.

Aun así, es evidente que corresponde a los Estados soberanos y fuertes, aquellos que no siguen una trayectoria impuesta por otros, establecer las reglas que rigen el nuevo orden mundial. Sólo los Estados poderosos y soberanos pueden tener voz y voto en este orden mundial emergente. De lo contrario, están condenados a convertirse o a seguir siendo colonias desprovistas de todo derecho.

Tenemos que avanzar y cambiar de acuerdo con los tiempos, demostrando al mismo tiempo nuestra voluntad y determinación nacionales. Rusia entra en esta naciente era como una poderosa nación soberana. Sin duda, aprovecharemos las nuevas e inmensas oportunidades que se nos abren en esta época para hacernos aún más fuertes.

Gracias por su atención.

Compartir

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.