* Dado que siguen censurándonos por decir la verdad, corregimos y ampliamos nuestra nota, reafirmando y profundizando lo dicho

* El Paul Ehrlich Institut emitió su informe de monitoreo de los efectos secundarios provocados por dosis de la vacuna
* Nuestra información censurada nuevamente por Facebook

INFORME ESPECIAL

Por Salvador Gómez

Según twit oficial de la cuenta del Ministerio de Sanidad de Alemania (luego hecho desaparecer, pero salvado aquí para usted) del 20 de julio de 2022, uno de cada 5000 vacunados COVID-19 sufren efectos adversos “graves” tras la vacunación.

He aquí el reciente mensaje del gobierno alemán:

Traducción:

Ministerio Federal de Sanidad
Una de cada 5.000 personas se ve afectada por un efecto secundario grave tras la vacunación con Covid-19. Si sospecha de algún efecto secundario, busque ayuda médica e informe de sus síntomas a PEI_Germany, nebenwirkungen.bund.de/nw/DE/home/

¿Sospechas de efectos secundarios de la vacuna Covid? Ponte en contacto con tu médico e informa de tus síntomas al Instituto Paul Ehrlich utilizando el formulario de notificación de Covid 19″.

Ahora bien, ¿qué es un efecto secundario grave, o Evento Adverso Serio? Pfizer y Moderna utilizaron definiciones casi idénticas, en consonancia con las expectativas normativas. Un EAS se definió como: un evento adverso que provoca alguna de las siguientes condiciones: muerte; amenaza para la vida en el momento del acontecimiento; hospitalización o prolongación de la hospitalización existente; discapacidad/incapacidad persistente o discapacidad/incapacidad significativa; una anomalía congénita/defecto de nacimiento; evento médicamente importante, basándose en el criterio médico” (Definición aceptada por Pfizer, Moderna, FDA, Health Canada, etc., etc..)

Desde nuestra publicación ayer 8 de agosto de esta nota, la red social Facebook nos ha suspendido la posibilidad de publicar, argumentando que con este artículo “no cumplimos con sus normas”:

Facebook explica cuál es la norma que no cumplimos: según ellos, la información que damos arriba sobre las vacunas es falsa. He aquí el mensaje que recibimos:

Pues bien, la información que nosotros publicamos es absolutamente certera: nos limitamos a exhibir una conclusión fundamental del siguiente reporte, emitido -como informamos- por el Instituto Paul Ehrlich de Alemania.

El reporte completo puede ser bajado y leído en inglés aquí.

En cuanto a las conclusiones principales, nos limitamos a traducirlas a continuación:

En el presente informe de seguridad, el Paul-Ehrlich-Institut resume los informes sobre presuntos casos de efectos adversos y complicaciones de la vacunación. Estos informes se recibieron entre el 27 de diciembre de 2020 (inicio de la campaña de vacunación en Alemania) y el 31 de marzo de 2022.

Entre el 27 de diciembre de 2020 y el 31 de marzo de 2022 se llevaron a cabo en Alemania un total de 172.062.925 vacunaciones de COVID-19. El 73,3% de las dosis de vacunas fueron de Comirnaty (BioNTech Manufacturing GmbH), el 17,1% de Spikevax (MODERNA BIOTECH SPAIN, S.L.), el 7,4% de Vaxzevria (AstraZeneca AB), el 2,1% de COVID-19 Vaccine Janssen (ahora llamada Jcovden) y el 0,1% de Nuvaxovid (Novavax CZ, a.s.).
En el mismo periodo de tiempo, el Paul-Ehrlich-Institut recibió 296.233 informes de sospecha de efectos adversos.
La tasa global de notificación de todas las vacunas fue de 1,7 notificaciones por cada 1.000 dosis de vacuna. La tasa de notificación de efectos adversos graves fue de 0,2 notificaciones por cada 1.000 dosis de vacunas. [Esto corresponde a 1 cada 5000 dosis: nuestro titular de ayer].
La tasa de notificación después de las vacunas de refuerzo con Comirnaty o Spikevax fue menor que después de la inmunización primaria.
No se ha identificado ninguna nueva señal de riesgo desde el último informe de seguridad, que contenía datos hasta el 31 de diciembre de 2021.
El Instituto Paul-Ehrlich vigilará estrechamente y continuará investigando los casos de miocarditis/pericarditis, trombosis y acontecimientos adversos mediados inmunológicamente, como la trombocitopenia inmunitaria, que se produzcan tras la administración de las vacunas aprobadas
.”

Cabe agregar que ningún sistema pasivo de recepción de notificaciones voluntarias de efectos adversos cubre salvo una parte menor de los mismos. Igual que en el caso de VAERS, EUDRAVIGILANCE, y similares, tales sistemas subreportan los efectos adversos, en una proporción que es desconocida, pero que podría ser muy baja respecto del total real.

Con lo cual, es posible afirmar con seguridad que los efectos secundarios graves de las vacunas, incluyendo a los fallecidos, son aun mayores que los reportados.

Si los efectos secundarios graves de la vacunación en Uruguay fuese como los reportados para Alemania, a 8.717.000 dosis administradas en Uruguay corresponderían un mínimo de 1743 ciudadanos afectados adversamente por la vacuna de forma grave en este país. Esto es nueve a diez veces más que todos los fallecidos Covid durante 2020 en Uruguay (186), cuando aun no se vacunaba.

Felizmente, en Uruguay nada de esto ocurre, y como ha asegurado Julio Medina y la mayoría de medios de comunicación masivos, no ha habido en el país efectos secundarios graves por la vacunación Covid19, ni “ningún” fallecido por vacunación Covid19.

Compartir