ECONOMÍA

Por Autumn Spredemann

Cuando los agricultores de Estados Unidos volvieron a sus campos en abril, dando oficialmente el pistoletazo de salida a la temporada de cultivo de 2022, aplicaron cambios significativos en sus plantaciones.

Debido al aumento de los costes de los fertilizantes y a la escasez de productos químicos, así como a las prolongadas condiciones de sequía, los agricultores están plantando ahora cantidades diferentes y menores de determinados cultivos.

Algunos expertos creen que las previsiones para la temporada de cultivo de 2022 pueden superar los recursos de producción existentes y pueden ser demasiado ambiciosas.

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) llevó a cabo una encuesta entre productores de todo el país, que mostró la intención de plantar un récord de 91 millones de acres de soja en 2022. Esto supondría un aumento del 4% respecto al año pasado.

Sin embargo, los productores de maíz encuestados en 11 estados revelaron una previsión de siembra de sólo 89,5 millones de acres este año. Esto representa un descenso de la producción del 4 por ciento.

Para 2022 se espera una producción de maíz récord en tres estados: Connecticut, Massachusetts y Rhode Island.

Además, la siembra de trigo está en su quinto nivel más bajo desde 1919.

A pesar de los desafíos, los agricultores estadounidenses siguen adelante con movimientos estratégicos en un esfuerzo por “arreglárselas” con lo que hay en términos de recursos, tanto artificiales como naturales.

“A falta de un juego de palabras mejor, es la ‘tormenta perfecta’. Tenemos escasez de fertilizantes y también de productos químicos en general relacionados con la agricultura”, dijo Reb Wayne, del Departamento de Agricultura de Texas, a The Epoch Times.

Wayne explicó que la escasez de suministros, combinada con los efectos devastadores de la sequía, puede reducir el rendimiento.

“Ya está teniendo un impacto por lo que hemos visto”, dijo. “La gente habla de plantar menos, y a los agricultores les preocupa que los rendimientos sean menores a pesar de todo, lo que suele ocurrir en función de la sequía”.

“Es difícil medir en este momento cuál será el impacto total [pero] por lo que el rumor en la industria es cierto, esto va a tener un menor rendimiento en general. No se trata de una sola cosecha”.

El 11 de marzo, el USDA anunció un plan para invertir 250 millones de dólares en la producción de fertilizantes en Estados Unidos. El nuevo programa de subvenciones pretende aliviar los costes inflados y la escasez.

Los suministros de fertilizantes en Estados Unidos han sufrido una serie de contratiempos que comenzaron con los problemas de la cadena de suministro relacionados con la pandemia, creando una notable escasez en 2021.

Luego, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, lanzó una invasión militar de Ucrania el 24 de febrero, empujando los precios inflados de los fertilizantes aún más.

La subida de precios resultante del conflicto de Moscú en la vecina Ucrania se debe a que Rusia es el mayor exportador de fertilizantes del mundo, con el 23% de las exportaciones de amoníaco, el 14% de las de urea, el 10% de las de fosfato procesado y el 21% de las de potasa.

Como parte de su respuesta a la crisis, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) tiene previsto lanzar una investigación pública en busca de información sobre las semillas y los insumos agrícolas, los fertilizantes y los mercados al por menor para hacer frente a las crecientes preocupaciones en el aspecto logístico.

Las recientes interrupciones de la cadena de suministro -desde la pandemia mundial hasta la guerra no provocada de Putin contra Ucrania- han demostrado lo importante que es invertir en este eslabón crucial de la cadena de suministro agrícola aquí en casa“, dijo el secretario de agricultura Tom Vilsack.
En Missouri, que alberga 95.000 explotaciones agrícolas, el precio inflado de los materiales de producción ha golpeado duramente a los agricultores.
Los altos costes de los insumos son ciertamente una preocupación. Los costes de los fertilizantes son el doble y el triple en muchos casos de lo que eran el año pasado“, dijo Christi Miller, del Departamento de Agricultura de Missouri.
Miller dijo que las proyecciones indicaban que los agricultores de Missouri también sembrarían menos maíz, con un estimado de 3,5 millones de acres en 2022. Si se realiza, esto sería 100.000 acres menos que el año anterior.
Debido al versátil uso del maíz en los productos alimenticios, los expertos predicen que la escasez de siembra continuará generando precios más altos para el maíz, cuyo coste ya ha subido un 5,5% este año. Esto afectará a múltiples bienes de consumo, desde la harina de maíz hasta el almidón y el jarabe de maíz de alta fructosa.

También es probable que los precios de los cereales y productos de grano suban un 7 por ciento en las estanterías de las tiendas este año.
Se prevé que todos los precios de los alimentos aumenten“, dijo el Servicio de Investigación Económica del USDA en un informe de marzo.
Aunque los productores de maíz de Missouri siguen una tendencia de reducción establecida, dice que los consumidores pueden esperar más soja del estado.
Aunque Miller admite que el alto coste de los fertilizantes puede ser un factor en la decisión consciente de plantar menos maíz, el precio de la soja también puede influir. Añadió que los agricultores planean utilizar unos 6,1 millones de acres para la producción de soja.
Eso superaría el récord anterior de 5,95 millones de acres en 2017 y es un aumento de 400.000 [acres] desde 2021“, agregó Miller.
Los precios de mercado de la soja alcanzaron en marzo de este año su nivel más alto desde 2012, que llegó a superar los 17 dólares por bushel gracias a los cambios de producción en Brasil y al aumento de la demanda de China.

Aunque, dejando de lado los beneficios y la escasez, la sequía sigue siendo un factor importante en algunos de los cambios de siembra que los agricultores estadounidenses están haciendo este año.
Estamos escuchando algunas de esas preocupaciones en el sur, y en el valle del Río Grande, y en el sur de Texas, de donde proceden muchos de nuestros cultivos de hortalizas. La falta de lluvia afecta incluso a nuestros agricultores de arroz“, explicó Wayne.
Las condiciones de sequía afectarán a la temporada de cultivo de 2022 en al menos 20 estados, muchos de los cuales sufren una escasez histórica de agua.
El U.S. Drought Monitor afirma que es fundamental que los agricultores cultiven más con menos agua esta temporada y dice que las perspectivas hasta junio anticipan periodos de sequía duraderos en casi la mitad del país.
Los cultivos de cobertura desempeñan un papel importante en la mejora de la calidad del suelo y la reducción de la pérdida de agua por evaporación.
Los productos similares a la hierba, como el centeno, el trigo y un híbrido de sorgo y hierba del Sudán, ofrecen una notable cobertura del suelo. Las leguminosas de bajo consumo de agua, como las lentejas medicinales y las Indianhead, también entran en el apartado de los cultivos de cobertura.
En febrero, el USDA anunció su plan para el programa de cultivos de cobertura de 2022, que ofrece a los agricultores que hayan plantado un cultivo de cobertura que reúna los requisitos este año un beneficio de prima de 5 dólares por acre además de su seguro existente.
Nuestra preocupación con lo que estamos viendo aquí no es sólo una cosa, es en todo el tablero“, dijo Wayne.

Compartir