INFORME ESPECIAL / Visiones rusas

Nota de la publicación original en Saker: uno de nuestros lectores me ha enviado hoy un documento muy interesante en ruso. Primero pensé “más de lo mismo” (cosas de la 5ª columna) pero luego empecé a leerlo y cambié de opinión.  Está claramente escrito por un profesional militar, su nombre es Alexander Dubrovsky. Fue publicado aquí y aquí.  Así que literalmente *supliqué* a nuestros nuevos traductores de ruso que hicieran aunque fuera una “traducción rápida y sucia” porque quería haceros llegar la información lo más rápido posible (mientras tanto, yo estaba escribiendo esto).  ¡Y uno de ellos lo hizo!  (¡¡¡Gracias N.!!!). 

Aunque los puntos de vista de Dubrovsky no son “Sagrada Escritura” su testimonio y análisis es, creo, impagable, especialmente para los que viven en la Zona A. No tenemos que estar de acuerdo con todas las letras, pero os insto a que lo leáis muy detenidamente y en su totalidad.  Considero este texto tan importante que lo publicaré en “análisis de invitados” y no en “traducciones de la Comunidad Saker” porque quiero darle la máxima visibilidad.  Todos nuestros artículos bajo “análisis de invitados” se escriben para el blog de Saker o con permiso, nunca se sacan de Internet sin el permiso del autor.  Pero, como dice el antiguo refrán ruso, “las reglas son para la causa y no la causa para las reglas” 🙂 Saludos cordiales
Andrei

Por Alexander Dubrovsky, publicado el 9 de marzo de 2022 aquí

Como prometí, no invento nada más sobre la operación especial en Ucrania, dando la palabra a los profesionales. La fuente es desconocida para mí; me llegó vía WhatsApp. Se publica sin notas y sin editar, sólo algunos lugares resaltados por mí.

Opinión subjetiva.

(Intentemos dar sentido a la situación sin histeria ni insultos).

Es difícil para todos. Los nuestros están muriendo. Los ciudadanos de Ucrania están muriendo. Pero lo más duro es para los militares, que actúan en la reserva, tanto rusos como ucranianos, que han pasado por conflictos “calientes”. Me rechinan los dientes por la impotencia, no estoy seguro personalmente – podría haber cumplido la orden del Comandante en Jefe si hubiera estado en las filas hoy. Minimizar las bajas civiles es comprensible, somos un solo pueblo. Y cómo tratar de no causar daños críticos a la APU – tengo poca idea dentro de las tácticas de mi propia unidad.

Me opongo categóricamente a la publicación del número de bajas de combate hasta que la operación haya entrado en su fase final. Se trata de un regalo para la guerra de la información de otros, una carta de triunfo en manos del enemigo, la dispersión de información falsa entre los alarmistas absolutos dentro del país: “todos mienten, ocultan, subestiman”, “no a la guerra”, “madres, no dejéis a vuestros hijos”, “cómo quiero la paz”, “cuánta más sangre se puede derramar”…

Se puede y se debe. Están muriendo soldados y héroes. Que llegaron al ejército no para pulir adoquines con la suela de sus zapatos, sino para defender la Patria. Incluso a costa de su propia vida. Esto fue un error del Estado Mayor, la gente debe entender claramente los objetivos de la operación, su necesidad, la inevitabilidad de las víctimas. No el precio actual.

Suena cruel, pero así es la dura realidad militar. Enjugaremos nuestras lágrimas y las de las mujeres después de la Victoria, nos inclinaremos ante cada viuda, madre, novia, hermana por la hazaña de sus hombres.

La primera etapa de la operación…

Subestimamos el poder de resistencia informativa, ideológica, psicológica del enemigo, nos estaban esperando. Literalmente, el primer día, con un chasquido de los dedos ensangrentados de los estadounidenses, nos privaron del apoyo de la población civil y de las unidades de las AFU (Fuerzas Armadas de Ucrania) dispuestas a ser neutrales. Millones de dólares, miles de informáticos, corporaciones mediáticas globales aislaron a Ucrania de cualquier información objetiva, apestaba en nuestro país.

Y nuestras principales pérdidas fueron en los primeros tres días. Ahora se reducirán rápidamente. Las operaciones humanitarias y de mantenimiento de la paz, como la de Crimea, ya no son llevadas a cabo por el ejército ruso. Los combatientes recibieron otras órdenes, se involucraron, se enfadaron, se reagruparon, se disipó cualquier esperanza de apoyo activo de la población civil y de las partes de las AFU que habían cambiado de opinión.

Se vieron pocas flores y panes, el pueblo fue aplastado por la propaganda y las mentiras, intimidado hasta la locura por los nazis. Otro punto importante se perdió en los cálculos – casi 600 mil ucranianos han pasado por la zona ATO en el Donbas desde 2014, hoy han repuesto la defensa territorial en todas partes, muchos tienen algo que temer. Especialmente a raíz de las falsas sobre las ejecuciones sin juicio por la ATO.

¿Se imaginan lo que, durante un año de servicio allí, los nazis les metieron en la cabeza – les dio la oportunidad de disparar a los asentamientos de “chaquetas acolchadas y colorados” con impunidad, para burlarse de la población civil allí. Por lo tanto, el cálculo para la ayuda de los locales y APU era inexacta, el cáncer en la sociedad ucraniana es simplemente monstruoso. Pero… lo curaremos.

Si explicamos nuestra táctica de los primeros días… se trata de un “reconocimiento por combate” creativamente reelaborado de la Gran Guerra Patria. Sólo con una profunda y rápida penetración en el territorio ocupado por los nazis. Provocamos la actividad del enemigo con grupos tácticos, sacando deliberadamente partes de la APU y de la Guardia Nacional de sus emplazamientos. Con un número reducido resistiendo los terribles contraataques de tanques y vehículos blindados, de una infantería motorizada superior en número.

A veces era imposible reprimir a los “Grads”, la artillería y los morteros escondidos en los barrios residenciales que te estaban clavando. Las zonas urbanas no podían limpiarse metódicamente en formaciones de combate, lo que hacía necesario fuego de apoyo, helicópteros de ataque, zapadores, lanzallamas, tanques, para limpiar emplazamientos de ametralladoras en casas e instalaciones de infraestructura social.

Esta es una guerra desconocida para nosotros los veteranos. Sobre todo cuando el cielo está bajo tu pleno control, los aeródromos están repletos de aviones de ataque y bombarderos, los sistemas de misiles operativos y tácticos están en servicio, hay mucha artillería pesada. Ahora ha quedado claro incluso para los civiles: el nombre correcto de lo que está ocurriendo es realmente “una operación militar especial de desnazificación“. Y la desmilitarización de Nezalezhnaya se completó al final del tercer día.

La APU, como estructura única, manejable y eficaz, ha dejado de existir. Hoy en día, hay docenas de grupos de diferentes números aislados entre sí, escondidos en ciudades y pueblos. No hay suministro centralizado, ni apoyo aéreo, ni acercamiento de refuerzos. No pueden actuar en el marco de ningún plan del Estado Mayor ucraniano. Sólo multitudes de hombres armados con órdenes de resistir hasta la muerte.

Los principales grupos “Norte” y “Este” fueron decapitados y privados del mando – se trata de 22 brigadas, a las que se había confiado el honorable deber de ahogar el Donbass en sangre a principios de marzo. Nos adelantamos a ellos una o dos semanas, iniciando nuestra propia operación especial. Ahora 150 mil personas (junto con los soldados nacionales) están marinados en “calderas”, aislados unos de otros. Por un segundo -esto fue hecho por fuerzas rusas más pequeñas… y en cinco días.

No hay resistencia organizada en otras áreas operativas. Partes separadas de las Fuerzas Armadas de Ucrania (AFU), batallones nacionales, grupos de sabotaje. Cada uno actúa a su discreción, con diferentes grados de actividad. No hay manera de moverse en columnas, reagruparse, reponer municiones, combustible, equipos incluso en los almacenes locales, todo es sistemáticamente destruido por armas y aviones de alta precisión.

En una o dos semanas, el 80% de las AFU se convertirán en destacamentos completamente desprovistos de municiones, combustible, medicamentos y alimentos. Agotados mental y físicamente, sin un mando, unas metas y unos objetivos unificados. Para el ejército, esto es algo terrible: el desánimo y la decadencia. Especialmente para el ucraniano, que se mantiene por el miedo, apuntalado por los destacamentos de Bandera. Los militares temen por la suerte de sus familias en la retaguardia.

La segunda etapa de la operación…

Reconocidamente, el escenario sirio. Una población neutral o temerosa del terrorismo, entre la que es casi imposible identificar a los militantes. El ejército ruso no toma tales asentamientos – rodea las ciudades que tengan batallones nacionales Bandera. Pronto observaremos autobuses y “tours de exportación” en dirección a la región occidental. Tan pronto como estén “maduros” sin ningún tipo de apoyo y ayuda del exterior.

En otros lugares, las ciudades son tomadas en semicírculo, invitando así a los defensores a abandonar el territorio por su cuenta. No hay columnas militares organizadas, equipos pesados – todos estos bienes están siendo destruidos. Individualmente, es costoso. Sí, existe el peligro de la aparición de un gran número de grupos de sabotaje, sin embargo, estratégicamente se están resolviendo tres tareas principales de la operación especial: minimizar las pérdidas entre la población civil y la infraestructura, nuestras unidades y el ejército de Ucrania.

Que los militares rusos y ucranianos se enfrenten con furia sería un regalo demasiado lujoso para Washington y el Euro-Reich. Los “destacamentos partisanos” de Bandera les pondrán de los nervios de punta, pero la idea del mando no es mala. Se convertirán en presa legítima de los destacamentos antiterroristas, de la policía militar y de los hombres de Ramzan Kadyrov de la Guardia Nacional. Que no hacen prisioneros a los terroristas, sino que los desnazifican… dondequiera que los encuentren. Desnazificación en el sentido literal de la palabra.

Un destino aún más triste les espera a los numerosos mercenarios del EuroReich, de los que forman no unidades militares (no hay tiempo), sino grupos de sabotaje y tácticos. Nuestro Estado Mayor ya ha declarado que no los considera combatientes con todas las consecuencias que ello conlleva, aquí no se aplican las convenciones sobre prisioneros de guerra. Estoy seguro de que se llevará a cabo una caza especial, cruel e intencionada de estos “soldados de fortuna”. Pobres de ellos…

La tercera etapa de la operación.

No les diré en detalle cómo y dónde se desarrollan los combates, hay suficiente información de expertos profesionales en el dominio público. Pero todo está sucediendo estrictamente de acuerdo con los planes, ni siquiera hemos empezado a transferir las reservas, y están en columnas en las zonas fronterizas. Las pérdidas no son sólo tolerables (desde el punto de vista de las estadísticas militares), sino insignificantes. No se ha asignado ni una sola unidad para su reordenación o descanso, lo que significa que está totalmente preparada para el combate.

Mire el mapa, calcule las distancias, las marchas, los enfrentamientos constantes, el reagrupamiento, las maniobras a lo largo de decenas de kilómetros, y recuerde: a nuestros chicos se les opone el tercer ejército más grande de Europa, y formaciones nazis extremadamente motivadas. Tenemos que apretar la retaguardia, descansar elementalmente, mantener el equipo, realizar un montón de acciones no previstas anteriormente.

No es necesario presionar a nadie, exigir más acciones decisivas -banderas de victoria sobre Mariupol, Sumy, Chernihiv, Kharkov, Odessa, y más aún, la inútil Kiev con sus tres millones de ciudadanos presos del pánico y de la propaganda. Los objetivos de la operación son la estrategia y la táctica: en esta página completamente nueva del arte de la guerra, las prisas son inaceptables.

Mi compañero de la Academia preguntó ayer en un post personal:

¿Por qué no se destruye la ayuda militar a Ucrania justo en el aeropuerto de llegada?

¿Por qué es posible que los transportes de la OTAN visiten el espacio aéreo de Ucrania?

¿Tienen la sensación de que nuestros diplomáticos están empezando a agotar los esfuerzos del ejército? … Todo tipo de malos pensamientos vagan por mi cabeza.

De acuerdo con el punto número tres. No habrá drenaje, todos los objetivos de la operación especial se cumplirán. Esto se repite categóricamente todos los días por el endurecido Lavrov, y Putin lo anunció ayer. El “pacificador” francés Macron está todo desgastado con su mediación. Y Medinsky en Belovezhskaya Pushcha se burla sutilmente de los metrosexuales de la delegación ucraniana. Allí no hay nadie con quien hablar.

Mira al valiente Comandante en Jefe Ze, cómo se ve. Completa desintegración de la personalidad bajo la influencia de las drogas. Los americanos no le permitirán negociar, y sus propios nazis lo matarán. La tarea es diferente -se trata de destruir completamente el país, ahogarlo en el caos, por lo que no habrá nada para nadie.

La operación especial no se detiene, no habrá más retrasos. Cada día de retraso nos perjudica categóricamente, aparecen problemas diplomáticos, políticos, económicos y militares imprevistos. Sólo la velocidad y la embestida, hasta que en Occidente comiencen a evaluar la situación con la cabeza fría.

Sobre transportes voladores con símbolos de la OTAN entregando armas. Esto es imposible, el cielo sobre el Nezalezhnaya y el sur de Rusia está cerrado para los vuelos. Harán entregas por tierra desde Polonia. Y no vamos a destruir tales convoyes con “ayuda humanitaria”. ¿Por qué, se pregunta? Mejor pregunte otra cosa: ¿quién está exactamente en el poder en Ucrania? Nazis de pura cepa. Tomaron como rehenes a millones de civiles en ciudades sin corredores humanitarios, condujeron a personas aterrorizadas a sótanos y estaciones de metro. Envenenan a la gente con mentiras sobre las “atrocidades rusas”, fusilamientos masivos, ejecuciones, violencia, bombardeos de alfombra. Colocan a civiles con ametralladoras cerca de las instalaciones estratégicas de mando y control. Como en Kiev en el edificio del SBU, muy cerca de la Catedral de Santa Sofía.

Los comisarios de Zelensky y los batallones Bandera están escenificando una catástrofe humanitaria, abandonando las ciudades y pueblos de Donbass y volando todo: puentes, subestaciones, estaciones de bombeo. Recuerden la liberación de Ucrania y 1945, la agonía del Tercer Reich. La cita del demonio, emitida en las órdenes sobre la destrucción de toda la infraestructura de Alemania: “si la guerra está perdida, no importa en absoluto que el pueblo muera”.

Es útil conocer la historia para predecir el comportamiento de los nazis. Así es su ideología, normas sociales de vida, visión del mundo.

Así, las columnas militares no serán destruidas por tres razones. En primer lugar, son trofeos. En segundo lugar, las armas no llegarán a las unidades preparadas para el combate de las Fuerzas Armadas de Ucrania y a los batallones nacionales del sureste -los destinatarios están sentados en “calderas”. En tercer lugar, todo será transportado por camiones civiles ordinarios, el transporte de la retaguardia de las unidades de las AFU va junto con sus piezas, o es destruido en flotas.

¿Calcular y golpear los camiones de contenedores? Sí, usted puede. Sólo hay que tener en cuenta -todas las carreteras a los puestos de control fronterizo con la “Europa de buen corazón” están obstruidos con columnas de coches de los ucranianos que huyen, de cientos de kilómetros. El tráfico allí es terrible. Hay mujeres y niños en los coches. Y Polonia y Hungría no trasladaron los puntos de inspección a las profundidades de sus territorios, no aumentaron la capacidad de los puestos de control con personal adicional.

Es decir, los guardias fronterizos ucranianos con sus “colegas” hacen esperar a la gente durante días para cruzar la frontera. ¿Sigue describiendo el escenario con el que cuentan Kiev y Washington? ¿O puede averiguar usted mismo qué tipo de imagen televisiva espera todo el “mundo civilizado”? Sueñan con que los rusos sedientos de sangre empiecen a bombardear coches civiles… o el ferrocarril.

Pero es difícil creer en tales escenarios, está claro para todo el mundo: Ucrania está completamente perdida, ninguna cantidad de armas la ayudará ya. Pero algunas partes serán definitivamente entregadas a Lvov, los mercenarios y los Banderitas ideológicos las recibirán. Y luego, en grupos, procederán a cometer sabotajes, a intimidar a las administraciones locales de todo el país, a intentar interrumpir nuestras comunicaciones y líneas de suministro.

Pero esta es otra operación especial, de carácter policial. Una que los propios ucranianos son capaces de llevar a cabo con un mínimo de ayuda rusa, a medida que vayan superando su shock. Esta es su tierra, ellos viven aquí. Anuncien una recompensa de cinco mil dólares por una denuncia anónima: en un día se acabarán todos los saboteadores y partisanos. Este es el tipo de país que es.

Pero nosotros lo conseguiremos antes…

Quiero tranquilizarles, para el duodécimo día nuestros chicos están operando en una realidad operativa y táctica diferente, las pérdidas disminuirán rápidamente. Si antes había una orden estricta de no causar ni siquiera hipotéticos daños a civiles, objetos civiles… hoy ha sido modificada. En una frase: “no en detrimento del personal de las unidades”. Como militar, estoy completamente satisfecho: ahora se acabaron las sensibilidades humanitarias, el trabajo real continuará.

Disparar a una columna – en respuesta seguirá todo el menú técnico-militar. Tales órdenes sólo funcionan así. ¿Sufrirá la población civil? Sí, algunas pérdidas son inevitables, pero no por nuestra culpa. No irrumpimos en las ciudades según el reglamento, sino que hacemos un bypass o actuamos quirúrgicamente con fuerzas especiales, como en Kharkov. Con el uso de tácticas de combate urbano de grupos de maniobras nocturnas hasta ahora totalmente desconocidas. Hablemos de esto por separado.

Dejemos que los ucranianos se escabullan en las ciudades, digiriendo a los banderitas que se han instalado y a los “batallones territoriales” engañados por la propaganda nazi. Que ya no pueden hacer frente a los saqueadores de allí, no importa el “reflejo de la agresión”. Este no es nuestro problema ahora, por muy crueles que suenen las palabras.

El punto de inflexión final vendrá después de la limpieza de Kharkov, el bloqueo o la toma de Odessa. Todas las heroicas fuerzas de autodefensa de otros asentamientos se disolverán por sí solas, los signos evidentes de una catástrofe humanitaria ya son visibles en las ciudades rodeadas. La niebla, cuando es completamente falsa, se disipa más rápidamente en la oscuridad, con un frescor vigorizante y con el estómago vacío.

La población no está moralmente preparada para aguantar hasta el final. Las redes sociales ucranianas ya están llenas de mensajes de lugares donde las administraciones locales se quedaron tras la llegada del ejército ruso, la comida se reparte sin problemas, el alumbrado público está encendido, la policía local controla las calles. Con cada nuevo día, la falsa histeria irá remitiendo, el pensamiento vendrá a las cabezas drogadas: ¿y ahora qué?

¿Empezarán los banderizos cercados a cometer atrocidades en su impotente ira? Pues bien, los ucranianos también deben cargar con esta cruz por sí mismos. Por supuesto, intentaremos hacer todo lo posible para rescatar a los niños y a los ancianos. Pero Putin no permitirá cargar con pérdidas sensibles, esta no es esa guerra.

No fuimos nosotros los que criamos al demonio del infierno, lo alimentamos, le permitimos tomar el poder y los rehenes en la persona de toda una nación. No fuimos nosotros quienes los armamos y los enviamos a matar al Donbass, les enseñamos a odiar a los rusos. La indiferencia y la complicidad criminal también es un acto punible. No por nosotros, por la vida misma”.

Estoy de acuerdo en que en algunos lugares es muy cínico, pero esto es sólo desde el punto de vista de un civil. Cualquier acción militar es una realidad diferente …

ТГ “СпокойноМаша”

Alexander Dubrovsky

https://alex-o-mire

Foto de portada: Soldado ruso

Compartir