* Los científicos que fueron fundamentales para la narrativa falsa sobre el “origen natural” del COVID-19 recibieron más de 50 millones de dólares en fondos del NIAID en 2020-21

* Esta investigación muestra el aumento de dinero recibido en 2020-2021, bajo la forma de financiación para sus laboratorios y proyectos, que recibieron los que estuvieron “en el secreto”: quiénes, cómo y cuánto

Luego de estudiar los emails privados de Anthony Fauci que se habían dado a conocer en mayo último, en nuestras ediciones del 10 de mayo de 2021, 10 de junio de 2021, 22 de junio de 2021 y 11 de setiembre de 2021, entre otras, analizamos cómo se manipuló la información respecto del origen del nuevo SARS2. Cómo un conjunto de expertos se coordinó, en un par de reuniones a distancia mantenidas desde el día 2 de febrero de 2020, para dar un discurso único que atribuyese un origen natural al virus, mintiendo que había surgido de “un murciélago” o quizá de “un pangolín” y que había infectado a humanos en un mercado en Wuhan.
Aquella esfuerzo de los “expertos” no quedó sin recibir recompensa del sistema criminal de Big Pharma y las agencias gubernamentales norteamericanas. Viejos amigos de los lectores de eXtramuros como Peter Daszak, Kristian Andersen, Robert Garry y otros, recibieron o vieron renovados e incrementados generosos paquetes de financiación para sus laboratorios durante 2020-2021.
Hoy traducimos y agregamos a la saga del “origen” este informe que revela cómo fueron compensados los participantes en aquel encubrimiento.
 

CONTRARRELATO

Por Jeff Carlson y Hans Mahncke (*)

Cuatro prominentes científicos que desempeñaron un papel clave en la conformación de la narrativa pública sobre los orígenes del COVID-19 recibieron aumentos sustanciales en el dinero de la subvención del instituto dirigido por el Dr. Anthony Fauci en los dos años siguientes.

Tres de estos científicos -Kristian Andersen, Robert Garry y Michael Farzan- fueron asesores de una teleconferencia organizada por Fauci el 1 de febrero de 2020, en respuesta a las crecientes preguntas del público sobre los orígenes del virus.

Los científicos también fueron decisivos en la publicación de “The Proximal Origin of SARS-CoV-2“, un documento muy influyente que promovía una teoría del origen natural del SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, y que ha sido citado con frecuencia por el gobierno y los medios de comunicación.

Los correos electrónicos publicados en virtud de las solicitudes de la Ley de Libertad de Información muestran que los científicos dijeron a los miembros principales de la teleconferencia de Fauci que estaban entre un 60 y un 80 por ciento seguros de que el COVID-19 había salido de un laboratorio.

Cabe destacar que, a pesar de sus preocupaciones privadas sobre los orígenes del virus, el primer borrador de “Proximal Origin” se terminó el mismo día de la teleconferencia. Andersen y Garry fueron coautores del trabajo, y Farzan fue reconocido en la versión publicada por la revista Nature por su participación en las discusiones para la creación del artículo.

Además, el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) de Fauci proporcionó un aumento sustancial de la financiación a Peter Daszak de la compañía EcoHealth, a través de la cual el NIAID había financiado la controvertida investigación sobre ganancia de función en coronavirus en el Instituto de Virología de Wuhan en China.

Parte de esta financiación ha continuado hasta 2021, y una de las subvenciones más recientes continuará al menos hasta 2025.

Una parte importante del aumento de la financiación para Daszak, así como para Andersen y Garry, se produjo gracias a la creación por parte del NIAID de los Centros de Investigación en Enfermedades Infecciosas Emergentes (CREID).

El programa, que originalmente se denominó Centros de Investigación de Enfermedades Infecciosas Emergentes (EIDRC) durante las primeras etapas de planificación en 2019, se anunció formalmente con un nuevo nombre el 27 de agosto de 2020. No se sabe por qué se retrasó inicialmente el programa ni por qué se le cambió el nombre.

La nueva iniciativa, descrita como una red mundial que implica “investigaciones multidisciplinarias sobre cómo y dónde los virus y otros patógenos emergen de la vida silvestre y se propagan para causar enfermedades en las personas“, proporcionó 11 nuevas subvenciones por un total de 17 millones de dólares de nuevos fondos en el primer año y 82 millones de dólares en total en cinco años.

Andersen y Garry fueron los co-receptores de una nueva subvención de 8,9 millones de dólares, de cinco años de duración, concedida en el marco de la iniciativa CREID que estableció la Red de Investigación de Enfermedades Infecciosas de África Occidental (WARN-ID). Daszak fue el beneficiario de una nueva subvención de 7,5 millones de dólares, de cinco años de duración, concedida en el marco de la iniciativa CREID, por la que se creó el Centro de Colaboración para la Investigación de las Enfermedades Infecciosas Emergentes: South East Asia Research Collaboration Hub (EID-SEARCH). Los demás participantes del programa CREID del NIAID pueden consultarse aquí.

Cabe destacar que, aunque la creación del CREID no se anunció públicamente hasta el 27 de agosto de 2020, la fecha de notificación de la concesión de las subvenciones a Andersen y Garry figura como el 21 de mayo de 2020. La concesión del CREID a Daszak tiene como fecha el 17 de junio de 2020. El momento de la concesión de Daszak es particularmente notable, ya que se produjo poco después de que el presidente Donald Trump revocara la subvención anterior de Daszak del NIAID de Fauci en abril de 2020 debido a los enredos de Daszak con el Instituto de Virología de Wuhan.

Andersen, que había dicho en privado a Fauci el 31 de enero de 2020 que el virus “parecía diseñado”, pero que más tarde ayudó a encabezar los esfuerzos de Fauci para promover una narrativa de origen natural, recibió un total de 7,4 millones de dólares de financiación en 2020, en comparación con los 4,5 millones de dólares de subvención en 2019. La financiación total de la subvención de Andersen aumentó a casi 9 millones de dólares en 2021. Las nuevas subvenciones del CREID (concedidas conjuntamente con Garry) representaron aproximadamente 1,9 millones de dólares de sus ingresos por subvenciones en 2020 y 2 millones de dólares de sus ingresos por subvenciones en 2021. En la cifra de 2021 de Andersen se incluye una subvención CREID de 266.250 dólares que se concedió a Andersen pero que no incluía a Garry como co-receptor.

Aunque actualmente no se sabe si hubo una conexión entre el aumento de la financiación y la participación de los científicos en la configuración de la narrativa pública sobre el origen natural, estas revelaciones plantean una pregunta obvia: ¿Cómo es posible que, entre los miles de científicos que podían participar en la ansiada financiación de las 11 subvenciones concedidas por la nueva iniciativa CREID de Fauci, dotada con 82 millones de dólares, tres de los elegidos resultaran ser las mismas personas que habían liderado la promoción de la narrativa del origen natural de Fauci, a pesar de sus preocupaciones privadas de que el virus había sido creado en un laboratorio?

Durante la teleconferencia del 1 de febrero de 2020, Andersen afirmó estar “entre un 60 y un 70 por ciento seguro de que el virus procedía de un laboratorio”, mientras que uno de los coautores de “Origen Próximo” de Andersen, Edward Holmes, fijó esa cifra aun más arriba, en un “80 por ciento”.

Garry, que dijo a los miembros principales del grupo de teleconferencia de Fauci que “realmente no puede pensar en un escenario natural plausible en el que se pase del virus del murciélago” al SARS-CoV-2, recibió 7 millones de dólares en subvenciones del NIAID en 2020, en comparación con los 5,7 millones de dólares de 2019. Garry también recibió 6,6 millones de dólares en subvenciones en 2021. La nueva subvención del CREID (concedida conjuntamente con Andersen) supuso alrededor de 1,9 millones de dólares de su subvención de 2020 y 1,8 millones de dólares de su subvención de 2021.

Durante la teleconferencia del 1 de febrero de 2020, Garry citó las notables secuencias de mutaciones que tendrían que producirse para que el SARS-CoV-2 surgiera de forma natural, y dijo al grupo: “No puedo entender cómo se consigue esto en la naturaleza“. Sin embargo, Garry señaló que un virus creado en laboratorio explicaría fácilmente los datos del virus que estaba viendo, diciendo al grupo de Fauci que “en el laboratorio, sería fácil generar la inserción perfecta de 12 bases que se quería.”

En particular, Garry admitió recientemente en la correspondencia escrita con The Intercept que se le había aconsejado que no hablara de una filtración de laboratorio en el documento “Proximal Origin“, declarando: “La principal respuesta que recibimos de la teleconferencia del 1 de febrero fue: 1. No intentes escribir un documento en absoluto, es innecesario o 2. Si lo escribes, no lo hagas. Si lo escribes, no menciones un origen de laboratorio, ya que eso sólo añadirá combustible a los conspiranoicos“.

Garry -junto con Andersen- debe haber hecho caso a esa directiva, porque el 1 de febrero de 2020, el mismo día de la teleconferencia de Fauci, ambos hombres ayudaron a completar el primer borrador de “Proximal Origin”. El documento, que pretendía excluir la posibilidad de una filtración en el laboratorio, se convirtió en la prueba de referencia de los medios de comunicación y del sistema de salud pública sobre el origen natural del virus.

La elección de Andersen como autor principal del artículo es especialmente curiosa, ya que Andersen no tenía experiencia material en la investigación de coronavirus. Su interés declarado estaba relacionado con el virus del Zika, el virus del Ébola, el virus del Nilo Occidental y el virus de Lassa. No fue hasta algún momento después de la teleconferencia del 1 de febrero cuando cambió su biografía para incorporar el SARS-CoV-2.

Captura de pantalla del artículo original

Otro beneficiario de la financiación de la iniciativa CREID fue el presidente de EcoHealth, Peter Daszak, que recibió un total de 1,5 millones de dólares tanto en 2020 como en 2021. A diferencia de Andersen o Garry, los ingresos de su subvención CREID constituyen la totalidad de sus subvenciones del NIAID en ambos años. A modo de comparación, Daszak había recibido aproximadamente 662.000 dólares en subvenciones del NIAID en 2019. Dicho de otro modo, la financiación de Daszak después de la pandemia aumentó aproximadamente un 130 por ciento.

Daszak, que promovió fuertemente la narrativa del origen natural, estuvo personalmente involucrado en el trabajo de ganancia de función con el Instituto de Virología de Wuhan hasta al menos abril de 2020. Lo más destacado es que Daszak fue autor de una propuesta de investigación de 2018 que detalla la creación en un laboratorio de un virus que tiene una notable similitud con las características definitorias de COVID-19.

Esa propuesta, fechada el 27 de marzo de 2018, detalla los planes de EcoHealth, junto con el Instituto Wuhan, para crear coronavirus completamente nuevos mediante la combinación sintética de esqueletos de virus preexistentes. Describe cómo esos virus se iban a hacer más virulentos en humanos mediante la inserción de un sitio de escisión de furina, una característica que distingue a COVID-19 de todos los demás coronavirus relacionados con el SARS.

Otro científico que asesoró en la teleconferencia del 1 de febrero de 2020, Michael Farzan, recibió ese año 9,9 millones de dólares en subvenciones del NIAID de Fauci, seguidos de otros 7,9 millones en 2021 y otros 919.000 dólares a principios de 2022. En comparación, Farzan había recibido 3,8 millones de dólares en subvenciones del NIAID en 2019. Si bien Farzan recibió aumentos sustanciales en la financiación de las subvenciones, ninguno de ese dinero parece haber venido bajo las subvenciones proporcionadas por la iniciativa CREID.

Farzan, un inmunólogo que en 2005 descubrió el receptor del virus del síndrome respiratorio agudo severo (SARS) original, había dicho a los miembros principales del grupo de teleconferencia de Fauci en correos electrónicos que la pandemia probablemente se había originado en un laboratorio en el que se pasaron coronavirus vivos repetidamente a través de tejido similar al humano, acelerando las mutaciones del virus, con el resultado final de que uno de los virus mutados podría haberse filtrado del laboratorio. Farzan dijo al grupo de Fauci que situaba la probabilidad de una fuga desde el laboratorio de Wuhan entre el 60 y el 70 por ciento.

Pero en un artículo del 5 de octubre de 2021, Farzan parecía estar de acuerdo con las conclusiones expuestas en “Proximal Origin”, cuando afirmaba que una “comparación de las secuencias de la proteína S indica que el SARS-CoV-2 puede haber surgido de la recombinación entre coronavirus de murciélago y de pangolín”. Farzan, al igual que Andersen, trabaja en el laboratorio Scripps.

Tanto Farzan como Garry habían señalado las dificultades que presentaba la presencia de un sitio de escisión de la furina en el virus COVID-19 durante la conferencia telefónica y a través de sus notas de la misma, que fueron enviadas a Fauci, al entonces director de los Institutos Nacionales de Salud, Francis Collins, y al jefe del Wellcome Trust, Jeremy Farrar. El sitio de escisión de la furina es la característica que define la capacidad de COVID-19 para infectar fácilmente a los seres humanos y ha sido durante mucho tiempo un rompecabezas para los científicos, ya que nunca se ha observado tal sitio en los coronavirus relacionados con el SARS.

Aunque los miembros del grupo de Fauci afirmaron posteriormente que cambiaron gradualmente sus opiniones sobre el origen del virus en el transcurso de un mes, el 3 de febrero de 2020, sólo dos días después de que Garry y Farzan indicaran su creencia en una filtración de laboratorio, Fauci asistió a una reunión en las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina. Durante esta reunión, que incluyó una presentación de Fauci y a la que también asistieron Daszak y Andersen, Fauci y su grupo promovieron la teoría del origen natural ante la academia, a pesar de que se les acababa de decir en la teleconferencia y en correos electrónicos posteriores que una fuga de laboratorio proporcionaba la explicación más probable para el virus.

Un científico que no parece haber formado parte del grupo de teleconferencia de Fauci pero que, sin embargo, vio un aumento sustancial de la financiación del NIAID de Fauci es Scott Weaver, el director científico del Laboratorio Nacional de Galveston, una instalación establecida por el NIAID en 2008. Desde el comienzo de la pandemia, Weaver ha recibido al menos 6,6 millones de dólares en financiación del NIAID, incluyendo aproximadamente 1,7 millones de dólares en subvenciones del CREID en 2020 y otros 2 millones en 2021. A modo de comparación, Weaver recibió 1,35 millones de dólares en subvenciones de la organización de Fauci en 2019.

El jefe de Weaver, James Le Duc, entrenó personalmente al personal del Instituto de Virología de Wuhan en el Laboratorio Nacional de Galveston y ha colaborado con el laboratorio de Wuhan desde 1986. Al principio del brote de COVID-19, el 9 de febrero de 2020, Le Duc envió un correo electrónico al vicedirector del Instituto de Virología de Wuhan, Yuan Zhiming. El correo electrónico, que contenía un documento titulado “Investigación sobre la posibilidad de que el nCoV fuera el resultado de una liberación del Instituto de Virología de Wuhan (campus principal o nuevas instalaciones BSL3/BSL4)”, expresaba su preocupación privada de que la pandemia pudiera haberse originado en el laboratorio de Wuhan.

Los republicanos de la Cámara de Representantes se han centrado recientemente en conseguir la divulgación y el acceso a los correos electrónicos de Fauci. No está claro en este momento si los legisladores están aumentando el escrutinio del proceso de financiación y subvención del NIAID.

___

Investigación original para The Epoch Times, publicada el 25 de enero 2022 aquí.

Compartir