CONTRARRELATO

Todas las facciones, en ciertos momentos, sucumben al impulso de censurar. Pero para los adherentes liberales del Partido Demócrata, silenciar a sus adversarios se ha convertido en su principal proyecto.

Por Glenn Greenwald

Los liberales estadounidenses están obsesionados con encontrar formas de silenciar y censurar a sus adversarios. Todas las semanas, si no todos los días, tienen nuevos objetivos que quieren que se desplacen, se prohíban, se silencien y se impidan de otro modo hablar o ser escuchados (por “liberales” me refiero al término de autodescripción utilizado por el ala dominante del Partido Demócrata).

Durante años, su táctica de censura preferida ha sido ampliar y distorsionar el concepto de “discurso de odio” para que signifique “opiniones que nos incomodan”, y luego exigir que esas opiniones “odiosas” se prohíban sobre esa base. Por esa razón, ahora es común escuchar a los demócratas afirmar, falsamente, que la garantía de libertad de expresión de la Primera Enmienda no protege la “expresión de odio”. Su cultura política les ha inculcado durante mucho tiempo la creencia de que pueden silenciar cómodamente cualquier opinión que coloquen arbitrariamente en esta categoría sin ser culpables de censura.

Dejando a un lado el analfabetismo constitucional, el marco de la “incitación al odio” para justificar la censura es ahora insuficiente porque los liberales están deseosos de silenciar una gama mucho más amplia de voces que las que pueden acusar de forma creíble de ser odiosas. Por eso, el marco de censura más reciente, y ahora más popular, es afirmar que sus objetivos son culpables de difundir “información errónea” o “desinformación”. Estos términos, por su diseño, no tienen un significado claro o conciso. Al igual que el término “terrorismo”, es su elasticidad lo que los hace tan útiles.

Cuando los medios de comunicación favoritos de los liberales, desde la CNN y la NBC hasta el New York Times y The Atlantic, se pasan cuatro años difundiendo una historia inventada sobre Rusia tras otra -desde el hackeo del Kremlin al sistema de calefacción de Vermont y el chantaje sexual de Putin sobre Trump hasta las recompensas por las cabezas de los soldados estadounidenses en Afganistán, el archivo de correos electrónicos de Biden como “desinformación rusa” y un arma mágica misteriosa que hiere los cerebros estadounidenses con ruidos de grillos- nada de eso es “desinformación” que requiera ser desterrada. Tampoco lo son las falsas afirmaciones de que el origen del COVID ha demostrado ser zoonótico y no una fuga de laboratorio, la afirmación enormemente exagerada de que las vacunas previenen la transmisión del COVID, o que Julian Assange robó documentos clasificados y provocó la muerte de personas. Los medios corporativos amados por los liberales son libres de soltar falsedades graves sin ser considerados culpables de desinformación y, por ello, lo hacen de forma rutinaria.

El término “desinformación” está reservado para quienes cuestionan las piedades liberales, no para quienes se dedican a afirmarlas. Esa es la verdadera definición funcional de “desinformación” y de su prima menor, la “información errónea”. No es posible estar en desacuerdo con los liberales o ver el mundo de forma diferente a como ellos lo ven. Las únicas dos opciones son la sumisión irreflexiva a su dogma o actuar como agente de “desinformación”. La disidencia no existe para ellos; cualquier desviación de su visión del mundo es intrínsecamente peligrosa, hasta el punto de que no puede ser escuchada.

Los datos que prueban una cepa autoritaria profundamente radical en la política del Partido Demócrata de la era Trump son amplios y han sido ampliamente reportados aquí. Los demócratas confían y aman abrumadoramente al FBI y a la CIA. Las encuestas muestran que están abrumadoramente a favor de la censura de Internet, no sólo por parte de los oligarcas de las Grandes Tecnologías, sino también por parte del Estado. Los principales políticos del Partido Demócrata han citado repetidamente a los ejecutivos de las redes sociales y los han amenazado explícitamente con represalias legales y regulatorias si no censuran de forma más agresiva, lo que representa una probable violación de la Primera Enmienda, dada la jurisprudencia de décadas que dictamina que los funcionarios estatales tienen prohibido coaccionar a los actores privados para que censuren, pidiendo a otros que hagan lo que la Constitución directamente les prohíbe a ellos.

Los funcionarios demócratas han utilizado los pretextos de COVID, “la insurrección” y Rusia para justificar sus demandas de censura. Tanto Joe Biden como su Cirujano General, Vivek Murthy, han “instado” a Silicon Valley a censurar más cuando se les ha preguntado por Joe Rogan y otros que emiten lo que ellos llaman “desinformación” sobre COVID. Aplaudieron el uso de tácticas favorables a la fiscalía contra Michael Flynn y otros objetivos del Rusiagate; convirtieron en héroe al agente de policía del Capitolio que disparó y mató a la desarmada Ashli Babbitt; votaron a favor de 2.000 millones de dólares adicionales para ampliar las funciones de la policía del Capitolio; han exigido y obtenido largas penas de prisión y aislamiento incluso para acusados no violentos por el 6 de enero; e incluso pretenden importar la Guerra contra el Terror a suelo nacional.

Dado el clima que prevalece en la facción liberal estadounidense, este autoritarismo es todo menos sorprendente. Para aquellos que se convencen de que no están luchando contra meros oponentes políticos con una ideología diferente, sino contra un movimiento fascista dirigido por una figura similar a Hitler empeñada en imponer el totalitarismo -una creencia central y definitoria de la política actual del Partido Demócrata- es prácticamente inevitable que abracen el autoritarismo. Cuando un movimiento político está subsumido por el miedo -el Hitler naranja te meterá en campos y acabará con la democracia si vuelve a ganar- entonces no sólo es de esperar, sino incluso racional, que se adopten tácticas autoritarias, incluida la censura, para alejar esta amenaza existencial. El miedo siempre engendra autoritarismo, por lo que manipular y estimular ese instinto humano es la táctica favorita de los demagogos políticos.

Y cuando se trata de tácticas autoritarias, la censura se ha convertido en la estrella del norte de los liberales. Cada semana trae noticias de un nuevo hereje desterrado. Los liberales se alegraron de la noticia de la semana pasada de que YouTube, de Google, prohibió permanentemente el popularísimo canal de vídeo del comentarista conservador Dan Bongino. Su prohibición permanente se impuso por el delito de anunciar que, a partir de ahora, publicaría todos sus vídeos exclusivamente en la plataforma de vídeo de libertad de expresión Rumble, después de haber recibido una suspensión de siete días por parte de los señores de Google por difundir una supuesta “desinformación” COVID. ¿Cuál fue la opinión prohibida de Bongino que provocó esa suspensión? Afirmaba que las mascarillas de tela no funcionan para detener la propagación del COVID, una opinión compartida por numerosos expertos y, al menos en parte, por el CDC. Cuando Bongino desobedeció la suspensión de siete días utilizando un canal alternativo de YouTube para anunciar su paso a Rumble, los liberales aplaudieron la prohibición permanente de Google porque lo único que los liberales odian más que las plataformas que permiten opiniones diversas es que la gente no obedezca las normas impuestas por las autoridades corporativas.

No es una hipérbole observar que ahora hay una guerra concertada contra cualquier plataforma dedicada al discurso libre y que se niega a capitular ante las exigencias de censura de los políticos demócratas y los activistas liberales. La punta de lanza del ataque son los medios de comunicación corporativos, que demonizan y tratan de hacer radiactiva cualquier plataforma que permita el florecimiento de la libertad de expresión. Cuando Rumble anunció que un grupo de defensores de la libertad de expresión -entre ellos yo mismo, la ex congresista demócrata Tulsi Gabbard, la comediante Bridget Phetasy, el ex videógrafo de la campaña de Sanders Matt Orfalea y el periodista Zaid Jilani- produciría contenidos de vídeo para Rumble, The Washington Post publicó inmediatamente un artículo de ataque, basándose exclusivamente en un supuesto “experto en desinformación” alineado con Google y Facebook, para difamar a Rumble como “una de las principales plataformas para las comunidades conspirativas y de extrema derecha en EE. UU. y en todo el mundo” y un lugar “donde prosperan las conspiraciones”, todo ello causado por el hecho de que Rumble “permite que esos vídeos permanezcan en el sitio sin moderación”. (La narrativa sobre Rumble es particularmente extraña, ya que su fundador canadiense y todavía director ejecutivo, Chris Pavlovski, creó Rumble en 2013 con objetivos apolíticos -permitir a los pequeños creadores de contenido abandonados por YouTube monetizar su contenido- y está muy lejos de ser un adherente a la ideología de derecha).

El mismo ataque se lanzó, y sigue en curso, contra Substack, también por el delito de negarse a prohibir a los escritores considerados por los medios corporativos liberales y los activistas como odiosos y/o fuentes de desinformación. Después de que fracasara la primera oleada de ataques liberales contra Substack -ese guión era que es un lugar para la animadversión y el acoso antitrans-, el Post volvió esta semana para el segundo asalto, con un artículo de ataque pintado prácticamente idéntico al que publicó el año pasado sobre Rumble. “La empresa de boletines Substack gana millones con los contenidos antivacunas, según las estimaciones”, decía el subtitular. “Figuras prominentes conocidas por difundir información errónea, como [Joseph] Mercola, han acudido a Substack, a plataformas de podcasting y a un número creciente de redes sociales de derechas durante el último año, después de haber sido expulsados o restringidos en Facebook, Twitter y YouTube“, advertía el Post. Evidentemente, es extremadamente peligroso para la sociedad que las voces sigan siendo escuchadas una vez que Google decreta que no deben serlo.

Este ataque del Post a Substack provocó, como era de esperar, expresiones de grave preocupación por parte de liberales buenos y responsables. Eso incluyó a Chelsea Clinton, que lamentó que Substack se esté beneficiando de una “estafa”. Al parecer, esta heredera política -que es una de las personas más ricas del mundo por haber ganado la lotería de nacer de padres ricos y poderosos, que a su vez se enriquecieron cobrando su influencia política a cambio de cheques de 750.000 dólares de Goldman Sachs por discursos de 45 minutos, y que de alguna manera a ella misma le llovió un contrato de 600.000 dólares anuales de NBC News a pesar de no tener ninguna cualificación- cree que está en posición de acusar a otros de “estafa”. También parece creer que -a pesar de haber acogido a la traficante sexual de niños Ghislaine Maxwell en su boda con un oligarca de fondos de cobertura cuyo padre fue expulsado del Congreso tras ser condenado por treinta y un cargos de fraude- tiene derecho a decretar quién debe y quién no debe tener una plataforma de escritura:

“La estafa de los antivacuna se fortalece -¿por qué Substack está favoreciendo la capacidad de los negacionistas de la ciencia para hacer dinero con sus mentiras destructivas (y ganar mucho para la plataforma misma?)
“Los antivacunas hacen ‘al menos 2.5 millones de dólares’ por año de sus publicaciones en Substack según @guardian

Esta narrativa fabricada por el Post sobre Substack hizo metástasis instantáneamente en toda la secta liberal de los medios de comunicación. “Los antivacunas ganan ‘al menos 2,5 millones de dólares’ al año por publicar en Substack“, rezaba el titular de The Guardian, el periódico que en 2018 publicó la mentira absoluta de que Julian Assange se reunió dos veces con Paul Manafort dentro de la Embajada de Ecuador y que se niega a retractarse hasta el día de hoy (es decir, “desinformación”). Al igual que The Post, el periódico británico citó a uno de los aparentemente interminables grupos pro-censura -este se autodenomina “Centro para Contrarrestar el Odio Digital”- para argumentar a favor de una mayor censura por parte de Substack. “Podrían decir simplemente que no“, dijo el director del grupo, que aparentemente se ha convencido de que debería poder dictar qué opiniones deben o no deben emitirse: “No se trata de la libertad; se trata de sacar provecho de las mentiras. . . . Substack debería dejar de beneficiarse inmediatamente de la desinformación médica que puede perjudicar gravemente a los lectores“.

La incipiente campaña para presionar a Spotify para que retire a Joe Rogan de su plataforma es quizá el episodio más ilustrativo hasta ahora tanto de la dinámica en juego como de la desesperación de los liberales por prohibir a cualquiera que desentone. Era sólo cuestión de tiempo que este esfuerzo se galvanizara en serio. Rogan se ha convertido simplemente en una persona demasiado influyente, con una audiencia demasiado grande de jóvenes, para que el establishment liberal tolere que siga haciendo de las suyas. Los intentos anteriores de coaccionar, engatusar o manipular a Rogan para que se ponga a tono fueron un fracaso. Poco después de que The Wall Street Journal informara en septiembre de 2020 de que los empleados de Spotify se estaban organizando para exigir que algunos de los programas de Rogan fueran retirados de la plataforma, Rogan invitó a Alex Jones a su programa: una declaración bastante contundente de que no estaba dispuesto a obedecer los decretos sobre a quién podía entrevistar o qué podía decir.

El martes, el músico Neil Young exigió a Spotify que retirara a Rogan de su plataforma, o dejara de presentar la música de Young, alegando que Rogan difunde desinformación COVID. Como era de esperar, Spotify se puso del lado de Rogan, su podcaster más popular en cuyo programa invirtió 100 millones de dólares, retirando la música de Young y manteniendo a Rogan. La presión sobre Spotify se intensificó ligeramente el viernes cuando la cantante Joni Mitchell emitió una demanda similar. Todo tipo de liberales locos por la censura celebraron este esfuerzo por eliminar a Rogan, y luego prometieron cancelar su suscripción a Spotify en protesta por la negativa de Spotify a capitular por ahora; un hashtag instando a la eliminación de la aplicación de Spotify fue tendencia durante días. Muchos instaron de forma extraña a que todo el mundo comprara música de Apple en su lugar; aparentemente, entregar tu dinero a una de las corporaciones más grandes y ricas de la historia, vinculada repetidamente con el uso de mano de obra esclava, es la versión liberal de la justicia social subversiva.

Obviamente, Spotify no va a deshacerse de uno de sus mayores atractivos de audiencia por un par de septuagenarios descoloridos de los años sesenta. Pero si una gran estrella actual sigue su ejemplo, no es difícil imaginar un efecto de bola de nieve. El objetivo de los liberales con esta táctica es tomar cualquier plataforma desobediente y obligarla a alinearse o castigarla empapándola con ataques tan negativos que nadie que anhele ser aceptado en los salones de la sociedad liberal decente se arriesgue a ser asociado con ella. “El príncipe Harry fue presionado ayer para que cortara sus lazos con Spotify después de que el gigante del streaming fuera acusado de promover contenidos antivacunas“, afirmó The Daily Mail, lo cual, fiable o no, es una cierta señal de lo que está por venir.

Es fácil imaginar que se llegue a un punto de inflexión en el que un músico ya no haga una declaración anti-Rogan al abandonar la plataforma, como acaban de hacer Young y Mitchell, sino que se le acuse de albergar sentimientos pro-Rogan si permanece en Spotify. Con el precio de las acciones de Spotify bajando a medida que se desarrollan estas recientes polémicas en torno a Rogan, una estrategia en la que Spotify se vea obligada a elegir entre mantener a Rogan o perder un importante poder de estrella musical podría ser más viable de lo que parece actualmente. “Spotify perdió 4.000 millones de dólares en valor de mercado esta semana después de que el icono del rock Neil Young denunciara a la empresa por permitir que el cómico Joe Rogan utilizara su servicio para difundir información errónea sobre la vacuna COVID en su popular podcast, ‘The Joe Rogan Experience’“, afirma The San Francisco Chronicle (el hecho de que el precio de las acciones de Spotify cayera precipitadamente al mismo tiempo que esta polémica es evidente; no lo es tanto la conexión causal, aunque parece poco probable que sea una coincidencia):

Cabe recordar que NBC News, en enero de 2017, anunció que había contratado a Megyn Kelly lejos de Fox News con un contrato de 69 millones de dólares. La cadena tenía grandes planes para Kelly, cuyo primer programa debutó en junio de ese año. Pero apenas más de un año después, los comentarios de Kelly sobre el blackface -en los que se preguntaba retóricamente si la notoria práctica podría ser aceptable en la era moderna con la intención correcta: como un joven blanco que rinde homenaje a una querida figura deportiva o cultural afroamericana en Halloween- enfurecieron tanto a los liberales, tanto dentro de la cadena ahora liberal como fuera de ella, que exigieron su despido. La NBC decidió que merecía la pena despedir a Kelly -en la que habían depositado tantas esperanzas- y comerse su enorme contrato para calmar la indignación liberal generalizada. “La cancelación del brillante programa matutino de la ex presentadora de Fox News es un recordatorio de que las cadenas deben ser más estrictas a la hora de evaluar la política de sus contrataciones“, proclamó The Guardian.

Los demócratas no sólo son la facción política dominante en Washington, ya que controlan la Casa Blanca y las dos cámaras del Congreso, sino que los liberales, en particular, son claramente la fuerza cultural hegemónica en las instituciones clave: los medios de comunicación, el mundo académico y Hollywood. Por eso es un error suponer que estamos cerca del final de su orgía de censura y de sus victorias de desplante. Es mucho más probable que estemos mucho más cerca del principio que del final. El poder de silenciar a los demás es embriagador. Una vez que uno prueba su poder, rara vez se detiene por sí mismo.

De hecho, antes se daba por sentado que los gigantes de Silicon Valley impregnados de la ética libertaria de una Internet libre serían inmunes a las exigencias de ejercer la censura política (“moderación de contenidos” es el eufemismo más aceptable que prefieren los medios corporativos liberales). Pero cuando los todavía formidables megáfonos de The New York Times, The Washington Post, NBC News, CNN y el resto del eje mediático liberal se unen para acusar a los ejecutivos de Big Tech de tener las manos manchadas de sangre y de ser responsables de la destrucción de la democracia estadounidense, eso sigue siendo un mecanismo de aplicación eficaz. Los multimillonarios son, como todos los humanos, animales sociales y políticos e instintivamente evitan el ostracismo y el desprecio social.

Más allá del interés personal en evitar el vilipendio, se puede hacer que los ejecutivos de las empresas censuren en contra de su voluntad y en violación de su ideología política por interés propio. Los medios de comunicación corporativos siguen teniendo la capacidad de convertir a una empresa en tóxica, y el Partido Demócrata tiene ahora más que nunca el poder de abusar de sus poderes legislativos y reguladores para imponer un castigo real a la desobediencia, como ha amenazado repetidamente con hacer. Si se considera que Facebook o Spotify son tan tóxicos que ningún buen liberal puede utilizarlos sin ser atacado como cómplice del fascismo, la supremacía blanca o el fanatismo antivacunas, entonces eso limitará gravemente, si no sabotea por completo, la viabilidad futura de la empresa.

El único punto positivo en todo esto -y es significativo- es que los liberales se han vuelto tan extremistas en su búsqueda de silenciar a todos los adversarios que están generando su propia reacción, basada en el asco por su fanatismo tiránico. En respuesta al ataque del Post, Substack emitió una declaración gloriosamente desafiante en la que reafirmaba su compromiso de garantizar la libertad de expresión. También repudiaron la creencia arrogante de que son competentes para actuar como árbitros de la Verdad y la Falsedad, del Bien y del Mal. “La sociedad tiene un problema de confianza. Más censura sólo lo empeorará“, rezaba el titular del post de los fundadores de Substack. El cuerpo de su post se lee como un manifiesto de libertad de expresión:

Por eso, ante la creciente presión para que censuremos los contenidos publicados en Substack que a algunos les parecen dudosos o censurables, nuestra respuesta sigue siendo la misma: tomamos decisiones basadas en principios, no en relaciones públicas, defenderemos la libertad de expresión y mantendremos nuestro enfoque de no intervención en la moderación de contenidos. Aunque tenemos directrices de contenido que nos permiten proteger la plataforma en los extremos, siempre veremos la censura como último recurso, porque creemos que el discurso abierto es mejor para los escritores y mejor para la sociedad.”

Un largo hilo de Twitter de la Vicepresidenta de Comunicaciones de Substack, Lulu Cheng Meservey, fue igualmente alentador y asertivo. “Estoy orgullosa de nuestra decisión de defender la libertad de expresión, incluso cuando es difícil“, escribió, añadiendo: “porque 1) Queremos un ecosistema próspero lleno de ideas frescas y diversas. Eso no puede ocurrir sin la libertad de experimentar, o incluso de equivocarse“. En cuanto a las demandas de desinformación de COVID, señaló con precisión que “si todos los que se han equivocado en algún momento no lo han hecho, no se les ha dado la oportunidad de hacerlo“: “Si se silenciara a todos los que se han equivocado sobre esta pandemia, no quedaría nadie hablando de ella“. Y también afirmó principios que todo liberal real y genuino -no del tipo de Nancy Pelosi- apoya reflexivamente:

La gente ya desconfía de las instituciones, de los medios de comunicación y de los demás. Saber que se suprimen las opiniones discrepantes empeora esa desconfianza. Resistir el escrutinio hace que las verdades sean más fuertes, no más débiles. Prometimos a los escritores que este sería un lugar en el que podrían perseguir lo que les pareciera significativo, sin mimos ni controles. Prometimos que no nos interpondríamos entre ellos y su público. Y tenemos la intención de cumplir nuestra parte del acuerdo por cada escritor que cumpla la suya, de pensar por sí mismo. No suelen ser conformistas, y tienen la confianza y la fuerza de convicción necesarias para no sentirse amenazados por opiniones que no están de acuerdo con ellos o que incluso les disgustan.

Esto es algo cada vez más raro.

La Royal Society del Reino Unido, su academia nacional de científicos, se hizo eco este mes de la opinión de Substack de que la censura, más allá de sus dimensiones morales y peligros políticos, es ineficaz y genera aún más desconfianza en los pronunciamientos de las autoridades. “Los gobiernos y las plataformas de medios sociales no deberían confiar en la eliminación de contenidos para combatir la desinformación científica perjudicial en línea“. “Hay“, concluyen, “pocas pruebas de que los llamamientos a las principales plataformas para que eliminen los contenidos ofensivos limiten los daños de la desinformación científica” y “tales medidas podrían incluso llevarla a rincones de Internet más difíciles de abordar y exacerbar los sentimientos de desconfianza en las autoridades“.

Como demuestran tanto el éxito de Rogan como el desplome de la fe o el interés en los medios de comunicación corporativos tradicionales, existe un hambre creciente de un discurso liberado de los férreos controles de las corporaciones mediáticas liberales y de sus petulantes empleados de rebaño. Por eso, otras plataformas dedicadas a principios similares de discurso libre, como Rumble para vídeos y Callin para podcasts, siguen prosperando. Es cierto que esas plataformas seguirán siendo objetivo del liberalismo institucional a medida que crezcan y permitan que se escuchen más disidentes y herejes. El tiempo dirá si también resistirán estas presiones de censura, pero la combinación de una convicción genuina por parte de sus fundadores y gestores, combinada con las claras oportunidades de mercado para las plataformas de libertad de expresión y los pensadores heterodoxos, proporciona un amplio terreno para el optimismo.

Nada de esto sugiere que los liberales estadounidenses sean la única facción política que sucumbe a las fuertes tentaciones de la censura. Los liberales a menudo señalan las crecientes peleas sobre los planes de estudio de las escuelas públicas y, en particular, la campaña conservadora para excluir la llamada Teoría Crítica de la Raza de las escuelas públicas como prueba de que la derecha estadounidense también es una facción pro-censura. Ese es un mal ejemplo. La censura se refiere a lo que los adultos pueden escuchar, no a lo que se enseña a los niños en las escuelas públicas. Los liberales hicieron una cruzada durante décadas para que se prohibiera el creacionismo en las escuelas públicas y lo consiguieron en gran medida, pero pocos sugerirían que esto era un acto de censura. Por la razón que acabo de dar, yo no lo definiría así. Las luchas sobre lo que se debe y no se debe enseñar a los niños pueden tener una dimensión de censura, pero normalmente no la tienen, precisamente porque los límites y las prohibiciones en los programas escolares son inevitables.

De hecho, hay ejemplos de campañas de censura de la derecha: entre los peores están las leyes implementadas por las legislaturas del GOP y defendidas por los gobernadores del GOP para castigar a quienes apoyan el boicot a Israel (BDS) negándoles contratos u otros beneficios laborales. Y entre los objetivos más frecuentes de las campañas de censura en los campus universitarios están los críticos de Israel y los activistas por los derechos de los palestinos.  Pero los tribunales federales han estado derribando unánimemente esas indefendibles leyes de los estados rojos que castigan a los activistas de BDS como una infracción inconstitucional de los derechos de libertad de expresión, y los datos de las encuestas, como se ha señalado anteriormente, muestran que son los demócratas los que están abrumadoramente a favor de la censura en Internet, mientras que los republicanos se oponen a ella.

En resumen, la censura -que en su día fue competencia de la derecha estadounidense durante el apogeo de la Mayoría Moral de la década de 1980- se produce ahora en casos aislados en esa facción. Sin embargo, en el liberalismo estadounidense actual, la censura es prácticamente una religión. Sencillamente, no pueden soportar la idea de que cualquier persona que piense o vea el mundo de forma diferente a la suya deba ser escuchada. Por eso está en juego mucho más en esta campaña para que Rogan sea retirado de Spotify que el hecho de que este popularísimo presentador de podcasts siga siendo escuchado allí o en otra plataforma. Si los liberales consiguen presionar a Spotify para que abandone su producto más valioso, significará que nadie está a salvo de sus tácticas mezquinas. Pero si no lo consiguen, esto puede animar a otras plataformas a desafiar de forma similar estas tácticas de intimidación, manteniendo nuestro discurso un poco más libre durante un tiempo más.


Publicado originalmente aquí

Compartir