Por Henry A. Kissinger

Artículo publicado el 5 de marzo de 2014 aquí

Henry A. Kissinger fue secretario de Estado de 1973 a 1977.

INFORME ESPECIAL / Antecedentes

El debate público sobre Ucrania gira en torno a la confrontación. Pero, ¿sabemos a dónde vamos? En mi vida, he visto cuatro guerras iniciadas con gran entusiasmo y apoyo público, todas las cuales no supimos cómo terminar y de tres de las cuales nos retiramos unilateralmente. La prueba de la política es cómo termina, no cómo empieza.

Con demasiada frecuencia la cuestión ucraniana se plantea como un enfrentamiento: si Ucrania se une al Este o al Oeste. Pero para que Ucrania sobreviva y prospere, no debe ser el puesto de avanzada de ninguno de los dos bandos contra el otro, sino que debe funcionar como un puente entre ellos.

Rusia debe aceptar que intentar forzar a Ucrania a un estatus de satélite, y con ello desplazar de nuevo las fronteras de Rusia, condenaría a Moscú a repetir su historia de ciclos autocumplidos de presiones recíprocas con Europa y Estados Unidos.

Occidente debe entender que, para Rusia, Ucrania nunca podrá ser un país extranjero. La historia rusa comenzó en lo que se llamó Kievan-Rus. La religión rusa se extendió desde allí. Ucrania forma parte de Rusia desde hace siglos, y sus historias estaban entrelazadas desde antes. Algunas de las batallas más importantes por la libertad de Rusia, empezando por la batalla de Poltava en 1709, se libraron en suelo ucraniano. La Flota del Mar Negro -el medio de Rusia para proyectar su poder en el Mediterráneo- tiene su base en Sebastopol, en Crimea, mediante un contrato de arrendamiento a largo plazo. Incluso disidentes tan famosos como Aleksandr Solzhenitsyn y Joseph Brodsky insistieron en que Ucrania era una parte integral de la historia rusa y, de hecho, de Rusia.

La Unión Europea debe reconocer que su dilación burocrática y la subordinación del elemento estratégico a la política interna en la negociación de la relación de Ucrania con Europa contribuyeron a convertir una negociación en una crisis. La política exterior es el arte de establecer prioridades.

Los ucranianos son el elemento decisivo. Viven en un país con una historia compleja y una composición políglota. La parte occidental se incorporó a la Unión Soviética en 1939, cuando Stalin y Hitler se repartieron el botín. Crimea, cuyo 60% de la población es rusa, no pasó a formar parte de Ucrania hasta 1954, cuando Nikita Khrushchev, ucraniano de nacimiento, se la concedió como parte de la celebración del 300º aniversario de un acuerdo ruso con los cosacos. El oeste es mayoritariamente católico; el este, mayoritariamente ortodoxo ruso. El oeste habla ucraniano; el este, mayoritariamente ruso. Cualquier intento de un ala de Ucrania de dominar a la otra -como ha sido la pauta- conduciría finalmente a la guerra civil o a la ruptura. Tratar a Ucrania como parte de una confrontación Este-Oeste echaría por tierra durante décadas cualquier perspectiva de llevar a Rusia y Occidente -especialmente a Rusia y Europa- a un sistema internacional cooperativo.

Ucrania es independiente desde hace sólo 23 años; antes había estado bajo algún tipo de dominio extranjero desde el siglo XIV. No es de extrañar que sus dirigentes no hayan aprendido el arte del compromiso, y menos aún el de la perspectiva histórica. La política de la Ucrania posterior a la independencia demuestra claramente que la raíz del problema radica en los esfuerzos de los políticos ucranianos por imponer su voluntad a las partes recalcitrantes del país, primero por parte de una facción y luego por la otra. Esa es la esencia del conflicto entre Víktor Yanukóvich y su principal rival política, Yulia Timoshenko. Representan las dos alas de Ucrania y no han estado dispuestos a compartir el poder. Una política inteligente de Estados Unidos hacia Ucrania buscaría la manera de que las dos partes del país cooperen entre sí. Deberíamos buscar la reconciliación, no la dominación de una facción.

Rusia y Occidente, y menos aún las distintas facciones de Ucrania, no han actuado según este principio. Cada uno ha empeorado la situación. Rusia no podría imponer una solución militar sin aislarse en un momento en que muchas de sus fronteras ya son precarias. Para Occidente, la demonización de Vladimir Putin no es una política; es una coartada para la ausencia de una.

Putin debería darse cuenta de que, sean cuales sean sus agravios, una política de imposiciones militares produciría otra Guerra Fría. Por su parte, Estados Unidos debe evitar tratar a Rusia como un aberrante al que hay que enseñar pacientemente las normas de conducta establecidas por Washington. Putin es un estratega serio, según las premisas de la historia rusa. Entender los valores y la psicología de Estados Unidos no es su fuerte. La comprensión de la historia y la psicología rusas tampoco ha sido un punto fuerte de los responsables políticos estadounidenses.

Los líderes de todas las partes deben volver a examinar los resultados, no competir en posturas. Esta es mi noción de un resultado compatible con los valores e intereses de seguridad de todas las partes:

1. Ucrania debería tener derecho a elegir libremente sus asociaciones económicas y políticas, incluso con Europa.

2. Ucrania no debería entrar en la OTAN, una posición que adopté hace siete años, cuando se planteó por última vez.

3. Ucrania debería ser libre de crear cualquier gobierno compatible con la voluntad expresa de su pueblo. Unos dirigentes ucranianos sensatos optarían entonces por una política de reconciliación entre las distintas partes de su país. En el plano internacional, deberían adoptar una postura comparable a la de Finlandia. Esa nación no deja dudas sobre su feroz independencia y coopera con Occidente en la mayoría de los campos, pero evita cuidadosamente la hostilidad institucional hacia Rusia.

4. La anexión de Crimea por parte de Rusia es incompatible con las reglas del orden mundial existente. Pero debería ser posible situar la relación de Crimea con Ucrania sobre una base menos tensa. Para ello, Rusia debería reconocer la soberanía de Ucrania sobre Crimea. Ucrania debería reforzar la autonomía de Crimea en unas elecciones celebradas en presencia de observadores internacionales. El proceso incluiría la eliminación de cualquier ambigüedad sobre el estatus de la Flota del Mar Negro en Sebastopol.

Estos son principios, no prescripciones. Las personas familiarizadas con la región sabrán que no todos ellos serán aceptables para todas las partes. La prueba no es la satisfacción absoluta sino la insatisfacción equilibrada. Si no se logra alguna solución basada en estos elementos o en otros comparables, la deriva hacia la confrontación se acelerará. El momento de hacerlo llegará muy pronto.

Compartir