Los oligarcas sembraron la división mucho antes de que Putin invadiera

GLOBO

Por Lee Jones

La invasión rusa de Ucrania es sólo la más reciente y violenta violación de su soberanía. Las raíces más profundas de la crisis se encuentran en la incapacidad de las élites ucranianas para representar a toda su nación y defender su soberanía, con la ayuda y la instigación de potencias occidentales irresponsables.

Al igual que muchos Estados postsoviéticos, al independizarse en 1991, Ucrania se enfrentó a un serio reto de construcción nacional. Ucrania es un país multinacional, multirreligioso y multilingüe con poca experiencia histórica de Estado independiente. Sus principales grupos etnolingüísticos son los ucranianos en el oeste y los rusos en el este. Muchos hablan ambas lenguas y sus historias y prácticas culturales están profundamente entrelazadas.

Un nacionalismo atávico que basa la autoridad política en las supuestas tradiciones ancestrales de los ucranianos étnicos no es coherente con la realidad, ni es capaz de unir a todo el pueblo ucraniano. El reto de la construcción de la nación postsoviética era, por tanto, elaborar un nacionalismo cívico, basado en un compromiso compartido con el autogobierno democrático.

Lamentablemente, las élites ucranianas fracasaron en esta tarea. De hecho, como documenta Yuliya Yurchenko en su convincente pero deprimente libro, Ukraine and the Empire of Capital, estaban demasiado ocupadas saqueando los restos de la economía soviética, con funcionarios y sus redes de negocios criminales transformándose en poderosos y depredadores oligarcas mientras el resto de su sociedad caía en la penuria.

De 1990 a 2000, el PIB de Ucrania cayó de 81.400 millones de dólares a sólo 31.200 millones. La hiperinflación, que alcanzó un máximo del 10.155% en 1993, destruyó el nivel de vida de la población, creando un desempleo de larga duración, especialmente entre los jóvenes. Los oligarcas tenían poco que ofrecer a los ciudadanos, recurriendo cada vez más al fraude, la corrupción y la intimidación para mantenerse en el poder.

En este contexto, los reformistas -que tomaron el poder tras la “revolución naranja” de 2004- buscaron la adhesión a la UE y a la OTAN como forma de transformar su sociedad. Este intento de pasar “de Brezhnev a Bruselas” se produjo ampliamente en la Europa del Este poscomunista. En Ucrania, los reformistas esperaban que las normas de la UE disciplinaran o destruyeran a los oligarcas y erradicaran la corrupción imponiendo reformas de libre mercado.

Pero esta era una estrategia muy peligrosa. Como observa Yurchenko, el Acuerdo de Libre Comercio Amplio y Profundo entre la UE y Ucrania (DCFTA), firmado en 2008, devastaría a las pequeñas empresas y a los trabajadores al exponerlos a la competencia continental. Mientras tanto, muchos oligarcas han encontrado la forma de explotar la apertura de los mercados y limitar las medidas que podrían perjudicar sus intereses.

Otros oligarcas se resistieron a la liberalización haciendo creer a la población del este de Ucrania que las élites prooccidentales no tenían en cuenta sus intereses. Donetsk, donde se asientan muchos negocios oligárquicos, tiene unos lazos económicos, lingüísticos y culturales más profundos con Rusia, y sus habitantes se han quejado a menudo de que Occidente los descuida y se mofa de ellos, a pesar de constituir una parte sustancial del PIB y la población de Ucrania.

Los oligarcas empezaron a aprovechar este resentimiento, fomentando una creciente división este/oeste en la política ucraniana. El “Este”, liderado por el Partido de las Regiones de Víktor Yanukóvich, retomó el poder nacional tras las elecciones presidenciales de 2010. La posterior persecución de Yanukóvich a sus opositores provocó la ira de Washington y Bruselas, pero esto no hizo más que reforzar su preferencia por estrechar lazos con la Unión Económica Euroasiática (UEE) liderada por Rusia, reflejando las necesidades económicas de su base oriental.

Esta creciente internacionalización de las luchas internas de Ucrania era peligrosa, dado el contexto geopolítico. Rusia se había opuesto estridentemente a la expansión de la OTAN hacia el este desde los años noventa. Gorbachov había pedido a Washington que disolviera la OTAN a cambio de la disolución del Pacto de Varsovia, mientras que Yeltsin había solicitado una nueva arquitectura de seguridad inclusiva que incorporara a Rusia a Europa, pero fue rechazado. Este último advirtió posteriormente a Occidente que la Guerra Fría estaba dando paso a una paz fría, y que la expansión de la OTAN no suponía “más que una humillación para Rusia“.

Cuando Occidente siguió adelante de todos modos, el sucesor de Yeltsin, Vladimir Putin, dejó claro que Moscú veía la expansión de la OTAN como algo dirigido a Rusia. En abril de 2008, una cumbre de la OTAN acogió con satisfacción la aspiración de Georgia y Ucrania de unirse a la alianza. Putin invadió Georgia unos meses más tarde, en lugar de verla unirse a este bloque antirruso. Muchos analistas, desde el guerrero del frío George Kennan hasta el profesor realista John Mearsheimer, predijeron el desastre si la OTAN seguía expandiéndose hacia las fronteras de Rusia.

Lo mismo, en menor medida, se aplicaba a la expansión de la UE. Putin describió la DCFTA como una “gran amenaza” para Rusia, ya que permitiría la entrada de las exportaciones de la UE sin aranceles, a través de Ucrania, y “ahogaría” la economía rusa. Los funcionarios de la UE insistieron en que su cooperación con Ucrania era meramente técnica, negándose a reconocer las implicaciones geopolíticas.

La crisis del “Euromaidán” de 2014 fue la culminación de esta fractura tóxica de la nación ucraniana. En 2013, el presidente Yanukóvich rechazó la DCFTA y optó por estrechar lazos con la UEE. Esto provocó protestas generalizadas, que fueron alentadas por altos cargos políticos de la UE y de Estados Unidos, a pesar de la creciente implicación de los nacionalistas de extrema derecha. Finalmente, en medio de una escalada de disturbios y violencia, Yanukóvich huyó a Rusia. Pero mientras sus oponentes en el oeste de Ucrania lo celebraron, sus partidarios del este percibieron un golpe “fascista” contra su presidente democráticamente elegido. La autoridad del Estado ucraniano se derrumbó en el este, permitiendo a los separatistas prorrusos oportunistas hacerse con el poder en muchas zonas, mientras que Rusia reaccionó invadiendo Crimea.

En lugar de actuar para tranquilizar a sus conciudadanos y construir un proyecto nacional inclusivo, la facción prooccidental de Ucrania se replegó. Bajo el nuevo presidente, el oligarca Petro Poroshenko, el Gobierno purgó a los políticos y funcionarios del este del Estado, enviando a muchos al exilio, y prohibió el Partido de las Regiones de Yanukóvich, intensificando la crisis de representación en el este. Además, lanzó ofensivas militares contra los separatistas, lo que provocó una nueva intervención rusa, que produjo numerosas bajas y un estancamiento absoluto.

Ni Poroshenko, ni su sucesor, Volodymyr Zelenskyy, han aplicado los acuerdos de Minsk pactados con Rusia en 2014-15, que proponían resolver el conflicto concediendo autonomía a Donetsk y Luhansk. En lugar de ello, el nuevo gobierno buscó a bombo y platillo la plena adhesión a la OTAN y a la UE, medidas que solo podrían socavar la soberanía nacional de Ucrania. Sin embargo, la UE no ha admitido -ni admitirá- a Ucrania, ya que aún se resiente de las divisiones provocadas por la última ronda de ampliación a la Europa del Este poscomunista y no quiere asumir la responsabilidad de un país desgarrado por la guerra. Pero se contentó con fingir lo contrario, halagando a las élites ucranianas mientras les imponía reformas neoliberales.

El gobierno de Poroshenko promulgó la DCFTA de la UE, introduciendo rápidamente reformas estructurales para cumplir con las normas de la UE. Ante el aumento de la deuda en medio del declive económico, el Estado ucraniano pasó a depender económicamente de la UE y del FMI. Se contrató a extranjeros para dirigir tres ministerios y se incorporaron asesores del FMI al banco central, lo que supuso nuevas pérdidas de soberanía. La austeridad, el neoliberalismo y las nuevas privatizaciones beneficiaron a los oligarcas bien posicionados, pero no hicieron nada para aliviar la creciente pobreza.

Lejos de tender la mano a los rusos étnicos de Ucrania, Kiev ha promovido activamente una forma de nacionalismo estrechamente ucraniano y antirruso, que se refleja en la política lingüística, la “des-comunización” y la secesión de la iglesia ortodoxa ucraniana de su iglesia “madre” rusa. Como observa Yurchenko, en lugar de reconsolidar Ucrania, estas medidas sólo “dividieron aún más la nación rota”.

Esta incapacidad de los políticos ucranianos para representar a toda la nación ha llevado a ambos bandos a recurrir a los extranjeros para reforzar su posición interna. La facción prorrusa se muestra retrógrada y corrupta, ofreciendo poco para inspirar y unir al país, y en última instancia depende de la intervención rusa para evitar que Ucrania se le escape de las manos. Pero la facción pro-occidental tampoco puede contar con el consentimiento de toda la nación. Estaba dispuesta a derrocar a un presidente elegido democráticamente para salirse con la suya, y ha tratado persistentemente de afianzar sus preferencias frente a la oposición interna sacrificando la soberanía nacional ucraniana a organizaciones supranacionales.

El papel de Rusia en este desastre es evidente. No es de extrañar que el nacionalismo ucraniano haya tomado un giro marcadamente antirruso dada la anexión de Crimea, el apoyo ruso a los combatientes separatistas y el abierto desprecio de Putin por la independencia y la soberanía de Ucrania, por no hablar de la reciente invasión.

Pero Occidente también ha sido imprudente e irresponsable. Rusia ha dejado perfectamente claro que no tolerará la expansión de la esfera de influencia occidental hasta sus fronteras. Quiere al menos una zona neutral de amortiguación entre ella y la OTAN, e idealmente una esfera de influencia amistosa entre sus vecinos postsoviéticos. Podríamos desear que esto no fuera así, pero es un hecho geopolítico. La voluntad de Rusia de utilizar la fuerza para alcanzar sus objetivos -con un gran coste económico y de reputación- está fuera de toda duda desde 2008. Para poner esto en perspectiva, podemos imaginar cómo reaccionaría Estados Unidos si Canadá tratara de unirse a una alianza militar liderada por Rusia -o simplemente recordar la reacción de Washington cuando Cuba lo hizo.

Occidente tenía dos opciones estratégicas. O bien podía reconocer y acomodarse a los intereses rusos, o bien podía desafiarlos, introduciendo a Ucrania en la OTAN y desplegando un poder militar abrumador para disuadir a Rusia del uso de la fuerza. En lugar de ello, no hizo ninguna de las dos cosas. Permitió que sus aliados ucranianos creyeran falsamente que podían confiar en la UE y la OTAN, pero no hizo lo suficiente para disuadir a Putin militarmente. Esto ha animado al gobierno ucraniano a dar prioridad a la integración con los enemigos de Rusia sobre el acercamiento a sus propios ciudadanos, a la vez que ha avivado las ansias rusas. Si la OTAN hubiera sido más clara, las élites ucranianas podrían haber entrado en razón y haber seguido un curso de acción menos imprudente.

La única solución a esta crisis, aparte de la guerra y la devastación, es que Ucrania se convierta en un Estado neutral, como lo fue Finlandia durante la Guerra Fría. La soberanía del pueblo ucraniano -su capacidad para resolver sus diferencias y determinar colectivamente su vida en común de forma pacífica y democrática- sólo puede aumentar si todas las partes renuncian a sus vínculos exteriores y las potencias extranjeras dejan de inmiscuirse en la política ucraniana.

Para ser verdaderamente soberano, el Estado ucraniano debe representar a toda la población nacional. El impulso hacia la adhesión a la OTAN y a la UE -sólo intensificado por la agresiva reacción de Rusia- ha fragmentado a la nación ucraniana. Es difícil ver cómo se puede reunificar si esto continúa; parece más probable una partición sangrienta.

La soberanía no implica el control total del entorno interno o externo del Estado; sólo implica el autogobierno, y esto requiere realismo político. Esto fue una fuente de confusión en el debate sobre el Brexit. Muchos euroescépticos thatcheristas creían tontamente que el Reino Unido podía recuperar su soberanía -su capacidad para elaborar leyes y adoptar políticas incompatibles con las normas de la UE- y al mismo tiempo conservar el pleno acceso al mercado único de la UE. La UE no tenía ningún interés en acordar unas condiciones tan atractivas; al contrario, su interés residía en hacer que el Brexit fuera lo más doloroso posible.

Hoy en día, los ucranianos no tienen más “derecho soberano” a unirse a la UE o a la OTAN de lo que Gran Bretaña tenía un “derecho soberano” a acceder plenamente a los mercados de la UE. Reflejando sus propios intereses, estas organizaciones no admitirán a Ucrania. Esta es la realidad geopolítica con la que debe contar cualquier gobierno ucraniano verdaderamente soberano.

Por supuesto, Rusia debe retirarse de Ucrania. Pero la única manera de que el pueblo ucraniano alcance la soberanía nacional es que todas las partes de Ucrania dejen de internacionalizar su conflicto político y que las potencias extranjeras cesen su intromisión. La neutralidad ofrece el único contexto en el que Ucrania puede restaurar su integridad territorial y asegurar la paz. También ofrece el único contexto en el que las fuerzas pro-occidentales se verán obligadas a contar con sus homólogos pro-rusos, y a encontrar una forma más consensuada de existir.

Publicado originalmente aquí

Compartir