ENSAYO

Cuando el estado de seguridad de Estados Unidos anuncia que el poder de censura centralizado de las Big Tech debe ser preservado, debemos preguntarnos qué revela esto sobre a quién sirve este régimen.

Por Glenn Greenwald

Un grupo de exfuncionarios de inteligencia y seguridad nacional publicó el lunes una carta firmada conjuntamente en la que advierten que los intentos legislativos pendientes de restringir o acabar con el poder de los monopolios de Big Tech -Facebook, Google y Amazon- pondrían en peligro la seguridad nacional porque, argumentan, su poder de censura centralizado es crucial para hacer avanzar la política exterior de Estados Unidos. La mayor parte de esta carta está dedicada a invocar repetidamente la grave amenaza que supuestamente representa Rusia para Estados Unidos, como lo ilustra la invasión de Ucrania, y señala repetidamente los peligros de Putin y el Kremlin para justificar la necesidad de preservar el poder de las Big Tech en su forma maximalista. Cualquier intento de restringir el poder monopólico de las Big Tech socavaría, por tanto, la lucha de Estados Unidos contra Moscú.

Mientras que una de sus afirmaciones centrales es que el poder del monopolio de Big Tech es necesario para combatir (es decir, censurar) la “desinformación extranjera”, varios de estos funcionarios son ellos mismos los principales agentes de desinformación: muchos fueron los mismos ex funcionarios de inteligencia que firmaron la ahora infame y desacreditada carta preelectoral en la que se afirmaba fraudulentamente que los auténticos correos electrónicos de Hunter Biden tenían las “características” de la desinformación de Rusia (el ex director de Inteligencia Nacional de Obama, James Clapper, el ex director de la CIA de Obama, Michael Morrell, el ex jefe de la CIA y del Pentágono de Obama, Leon Panetta). Otros firmantes de esta nueva carta tienen fuertes vínculos financieros con las grandes corporaciones tecnológicas cuyo poder defienden en nombre de la seguridad nacional (Morrell, Panetta, el ex asesor de seguridad nacional de Bush, Fran Townsend).

El propósito aparente de la carta es advertir de los peligros para la seguridad nacional de dos proyectos de ley bipartidistas diferentes -uno pendiente en el Senado, el otro en la Cámara de Representantes- que prohibirían a los monopolios de Big Tech utilizar su poder vertical para “discriminar” a los competidores (la forma en que Google, por ejemplo, utiliza su negocio de motor de búsqueda para enterrar los vídeos de los competidores de su propiedad en YouTube, como Rumble, o la forma en que Google y Apple utilizan sus tiendas y Amazon utiliza su dominio sobre los servicios de alojamiento para destruir a los competidores).

Un proyecto de ley en el Senado está copatrocinado por la senadora Amy Klobuchar (D-MN) y el senador Charles Grassley (R-IA), y ha atraído un amplio apoyo en ambos partidos, al igual que un proyecto de ley similar en la Cámara de Representantes copatrocinado por el presidente del Comité Antimonopolio de la Cámara de Representantes, David Cicilline (D-RI), y el miembro de mayor rango, el representante Ken Buck (R-CO). La cantidad de apoyo bipartidista que ha obtenido cada proyecto de ley -y la animosidad generalizada hacia las grandes empresas tecnológicas que se refleja en este apoyo del Congreso- ha sorprendido a los grupos de presión de Google, Amazon, Apple y Facebook, acostumbrados a salirse con la suya en Washington gracias a las abundantes donaciones a los políticos clave de cada partido.

Esta carta de antiguos funcionarios de seguridad nacional es, en cierto sentido, un acto de desesperación. Los proyectos de ley han recibido el apoyo de los comités clave con jurisdicción sobre la defensa de la competencia y Big Tech. En el Senado, cinco miembros conservadores del Comité Republicano que han criticado abiertamente el poder de Big Tech -Grassley, Sens. Lindsey Graham (R-SC), Ted Cruz (R-TX), Josh Hawley (R-MI), Sen. John Kennedy (R-LA) – se unieron a los demócratas para asegurar la aprobación de un proyecto de ley fuera del Comité Judicial por una votación de 16-6, con un proyecto de ley de acompañamiento que se aprobó ese Comité con el apoyo de 20 de los veintidós senadores. Como informan Sara Sirota y Ryan Grim de The Intercept: “Ambos proyectos de ley tienen a las grandes tecnológicas tambaleándose“, ya que “una votación en el pleno sería probablemente un golpe para las grandes tecnológicas“.

La extrema animadversión que albergan gran parte de la izquierda y la derecha hacia las grandes empresas tecnológicas hace muy difícil que un legislador se pronuncie en contra de estos proyectos de ley si se ve obligado a tomar posición públicamente en una votación. Muchos senadores con vínculos financieros con las grandes empresas tecnológicas -incluidos los dos demócratas del Senado de California que representan a Silicon Valley y son receptores de su generosidad (los senadores Dianne Feinstein y Alex Padilla)- han expresado sus reservas sobre estos esfuerzos de reforma y se han negado a copatrocinar el proyecto de ley, pero aun así han votado SÍ cuando se han visto obligados a votar en el Comité. Esto demuestra que la presión pública para frenar a las grandes empresas tecnológicas está siendo demasiado grande como para permitir que Silicon Valley obligue a los legisladores a ignorar los deseos de sus electores con donaciones de los grupos de presión. Estos políticos trabajarán entre bastidores para acabar con los esfuerzos por frenar a las grandes tecnológicas, pero no votarán en contra de esos esfuerzos si se ven obligados a adoptar una posición pública.

Como resultado, la última esperanza de las grandes empresas tecnológicas es evitar que el proyecto de ley llegue al pleno, donde los senadores se verían obligados a pronunciarse, un objetivo que esperan que sea impulsado por el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, de Nueva York, debido a sus estrechos vínculos con Silicon Valley. “Los dos hijos [de Schumer] están en la nómina de las empresas que las propuestas tratarían de frenar“, informó The New York Post: “Jessica Schumer es una lobista registrada en Amazon, según los registros del estado de Nueva York. Alison Schumer trabaja en Facebook como directora de marketing de productos“. A pesar de ello, Schumer afirmó a The Intercept que apoya ambos proyectos de ley y que votará a favor de ellos, a pesar de que ha realizado maniobras para impedir que los proyectos de ley obtengan una votación completa en el pleno.

Aquí es donde entran en juego estos antiguos funcionarios de inteligencia y seguridad nacional. Mientras que estos antiguos agentes de la CIA, de la Seguridad Nacional y del Pentágono tienen poca influencia en los Comités Judicial del Senado y Antimonopolio de la Cámara de Representantes, cuentan con una gran lealtad por parte de los comités de seguridad nacional del Congreso. Estos comités, creados para supervisar a las agencias militares y de inteligencia de Estados Unidos, son notoriamente cautivos del Estado de Seguridad Nacional de Estados Unidos. El propósito ostensible de esta nueva carta es insistir en que el poder monopólico de las Big Tech es vital para la seguridad nacional de Estados Unidos -porque es necesario que censuren la “desinformación” de Internet, especialmente ahora con la grave amenaza rusa reflejada por la guerra en Ucrania- y por ello exigen que los proyectos de ley anti-Big-Tech sean revisados primero no sólo por los comités judiciales y antimonopolio, sino también por los comités de seguridad nacional donde ejercen su poder e influencia, que tradicionalmente no han desempeñado ningún papel en la regulación del sector tecnológico:

“Pedimos a los comités del Congreso con jurisdicción en materia de seguridad nacional -incluyendo los Comités de Servicios Armados, los Comités de Inteligencia y los Comités de Seguridad Nacional, tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado- que lleven a cabo una revisión de cualquier legislación que pueda obstaculizar a las empresas tecnológicas clave de Estados Unidos en la lucha contra los riesgos cibernéticos y de seguridad nacional que emanan del creciente autoritarismo digital de Rusia y China.”

¿Por qué estos antiguos funcionarios de seguridad nacional e inteligencia están tan dedicados a preservar el poder ilimitado de las grandes empresas tecnológicas para controlar y censurar Internet? Una explicación obvia es la que siempre maneja Washington: varios de ellos tienen un interés financiero en servir a la agenda de Big Tech.

Como era de esperar, el propio Tim Cook, consejero delegado de Apple, ha defendido la idea de que socavar el poder de las grandes empresas tecnológicas de cualquier manera amenazaría la seguridad nacional de Estados Unidos. Y ahora hay un ejército de ex funcionarios de seguridad nacional bien compensados por Silicon Valley que se hacen eco de su mensaje. Un artículo bien investigado de Politico de septiembre – titulado: “12 ex funcionarios de seguridad que advirtieron contra las medidas antimonopolio tienen vínculos con las empresas tecnológicas”, detallaba cómo muchos de estos ex funcionarios que invocan la seguridad nacional para proteger a las grandes empresas tecnológicas están al servicio de los principales monopolios tecnológicos:

“La advertencia de la semana pasada de una docena de ex dirigentes de seguridad nacional fue tajante: una ofensiva antimonopolio contra Silicon Valley podría amenazar la economía del país y “ceder el liderazgo tecnológico de Estados Unidos a China”.

Pero el grupo estaba unido por algo más que sus historias de ocupar altos cargos de defensa e inteligencia en las administraciones de Trump, Obama y George W. Bush: Los 12 tienen vínculos con las principales empresas tecnológicas, ya sea por haber trabajado con ellas directamente o por haber servido en organizaciones que reciben dinero de ellas, según un análisis de POLITICO….

Siete de los 12, incluido Panetta, desempeñan funciones en Beacon Global Strategies, una empresa de relaciones públicas que, según una persona familiarizada con el asunto, cuenta con Google como cliente… Cinco de los ex funcionarios, entre ellos el ex director de la Agencia Nacional de Inteligencia Geoespacial Robert Cardillo y el ex subdirector de la Agencia de Seguridad Nacional Richard Ledgett, son miembros del consejo asesor de Beacon. Panetta y Michael Morell, ex director en funciones de la CIA bajo el mandato del presidente Barack Obama, son consejeros principales de la firma…..

Frances Townsend, que fue asesora de contraterrorismo y seguridad nacional del presidente George W. Bush, forma parte del consejo asesor de seguridad nacional de American Edge, un grupo financiado por Facebook que se opone a los cambios para reforzar las leyes antimonopolio….. Townsend también forma parte del consejo de administración del Atlantic Council, que cuenta con Facebook y Google como financiadores; del consejo de administración del Center for Strategic and International Studies, que cuenta con Apple y Google como financiadores; y del consejo de administración del Council on Foreign Relations, que recibe dinero de Microsoft y cuenta con Facebook y Google en su categoría más alta de miembros.”

Como dijo el representante Buck, el republicano de la Cámara de Colorado que está a favor de la reforma: “No es de extrañar que individuos que reciben dinero de Big Tech defiendan a éstas. A fin de cuentas, las Big Tech están perjudicando la competencia y la innovación de Estados Unidos mediante prácticas anticompetitivas“. En otras palabras, estos antiguos funcionarios de inteligencia están explotando sus credenciales de seguridad nacional para proteger una industria en la que tienen un profundo interés financiero.

La opinión de que la preservación de Big Tech es vital para la seguridad nacional no es en absoluto una opinión unánime ni siquiera en ese mundo. El general retirado Wesley Clark y otros han argumentado con vehemencia que esta afirmación es un “mito”. Como observó el veterano experto en seguridad de Internet Bruce Schneier “Estos proyectos de ley fomentarán la competencia, evitarán la extorsión monopolista y garantizarán a los usuarios un nuevo derecho a la autodeterminación digital“. Pero el Estado de Seguridad Nacional cuenta con suficientes fanáticos, combinados con farsantes pagos, como para hacer parecer que los estadounidenses deberían estar desesperados por preservar y proteger el poder de Big Tech porque este poder es crucial para mantener a Estados Unidos seguro y, en particular, para luchar contra Rusia.

Hay, de hecho, razones válidas y racionales para que estos funcionarios vean el poder del monopolio de Big Tech como un arma vital para avanzar en su agenda de seguridad nacional. Como documenté la semana pasada al informar sobre el régimen de censura sin precedentes impuesto en Occidente en relación con la guerra en Ucrania, la censura de Big Tech a la expresión política no es aleatoria. En el ámbito nacional, prácticamente

siempre se dedica a silenciar cualquier disidencia significativa de la ortodoxia liberal o de las piedades oficiales en controversias políticas clave. Pero en términos de política exterior, los patrones de censura de los monopolios tecnológicos prácticamente siempre se alinean con la política exterior de Estados Unidos, y por razones comprensibles: Las grandes empresas tecnológicas y el estado de seguridad de Estados Unidos están en una unión prácticamente completa, con todo tipo de intereses financieros mutuos que se superponen:

“Obsérvese que este régimen de censura es completamente unilateral y, como es habitual, totalmente alineado con la política exterior de Estados Unidos. Los medios de comunicación occidentales y las plataformas de las redes sociales han sido inundados con propaganda pro-ucraniana y mentiras descaradas desde el comienzo de la guerra. Un artículo del New York Times de principios de marzo lo expresaba con mucha delicadeza en su titular: “Los hechos y las mentiras se mezclan en la guerra de la información de Ucrania”. Axios fue igualmente discreto al reconocer este hecho: “La desinformación sobre Ucrania se está extendiendo, y no sólo desde Rusia”. Los miembros del Congreso de Estados Unidos han difundido alegremente invenciones que se han hecho virales para millones de personas, sin que las empresas de Silicon Valley, que están contentas con la censura, hayan hecho nada al respecto. Esto no es una sorpresa: todos los participantes en la guerra utilizan la desinformación y la propaganda para manipular la opinión pública a su favor, y eso incluye ciertamente a todos los beligerantes directos y por delegación en la guerra de Ucrania.

Sin embargo, la censura de la desinformación, la propaganda y las mentiras pro-ucranianas es escasa o nula, tanto por parte de los Estados occidentales como de los monopolios de Silicon Valley. La censura va sólo en una dirección: silenciar cualquier voz que se considere “pro-rusa”, independientemente de si difunden desinformación….. Su crimen, como el de tantas otras cuentas desterradas, no era la desinformación sino el escepticismo sobre la campaña de propaganda de Estados Unidos y la OTAN. Dicho de otro modo, no es la “desinformación” sino el error de punto de vista lo que se pretende silenciar. Se pueden difundir todas las mentiras y toda la desinformación que se quiera, siempre que estén destinadas a hacer avanzar la agenda de la OTAN en Ucrania (del mismo modo que se es libre de difundir desinformación siempre que su objetivo sea fortalecer al Partido Demócrata, que ejerce su poder mayoritario en Washington para exigir una mayor censura y cuenta con el apoyo de la mayor parte de Silicon Valley). Pero lo que no se puede hacer es cuestionar el marco propagandístico OTAN/Ucrania sin correr un riesgo muy importante de destierro.

No es de extrañar que los monopolios de Silicon Valley ejerzan su poder de censura en total consonancia con los intereses de política exterior del Gobierno de Estados Unidos. Muchos de los principales monopolios tecnológicos -como Google y Amazon- buscan y obtienen habitualmente contratos muy lucrativos con el Estado de seguridad de Estados Unidos, incluidas la CIA y la NSA. Sus principales ejecutivos gozan de relaciones muy estrechas con altos funcionarios del Partido Demócrata. Y los demócratas del Congreso han llevado en repetidas ocasiones a los ejecutivos de las empresas tecnológicas ante sus diversos comités para amenazarlos explícitamente con represalias legales y regulatorias si no censuran más de acuerdo con los objetivos políticos y los intereses de ese partido.

No hace falta decir que el Estado de seguridad estadounidense quiere mantener un control sobre el discurso político en Estados Unidos y en el mundo en general. Quieren ser capaces de imponer narrativas propagandísticas sin desafío y abogar por el militarismo sin disentir. Para lograrlo, necesitan que un pequeño puñado de corporaciones que les sirvan tenga en sus manos todo el poder concentrado posible sobre Internet.

Si surgiera un mercado competitivo libre y justo en el que las plataformas de medios sociales más dedicadas a la libertad de expresión pudieran competir equitativamente con Google y Facebook -como los diversos proyectos de ley pendientes en el Congreso están parcialmente diseñados para fomentar-, entonces esa nueva diversidad de influencia, esa difusión de poder, amenazaría realmente la capacidad de la CIA y el Pentágono y la Casa Blanca para vigilar el discurso político y suprimir la disidencia de sus políticas y afirmaciones. Por el contrario, al mantener todo el poder en manos de la pequeña camarilla de monopolios tecnológicos que controlan Internet y que han demostrado durante mucho tiempo su lealtad al estado de seguridad de Estados Unidos, se garantiza la capacidad del estado de seguridad nacional de Estados Unidos para mantener un sistema de propaganda cerrado en torno a cuestiones de guerra y militarismo.”

En esta nueva carta, estos agentes de seguridad nacional apenas se molestan en ocultar su intención de explotar la fuerte animosidad hacia Rusia que han cultivado, y las intensas emociones que acompañan a la cobertura mediática omnipresente y sin precedentes de la guerra en Ucrania, para apuntalar sus objetivos. Una y otra vez, citan la grave amenaza rusa -un tema que han estado difundiendo y fabricando desde el fraude del Rusiagate de 2016- para manipular a los estadounidenses para que apoyen la preservación del poder concentrado de Big Tech, y para insinuar que cualquiera que busque limitar el poder de Big Tech o hacer que el mercado sea más competitivo es una amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos:

Este es un momento crucial en la historia moderna. Se está gestando una batalla entre el autoritarismo y la democracia, y el primero está utilizando todas las herramientas a su disposición, incluyendo una amplia campaña de desinformación y la amenaza de ciberataques, para provocar un cambio en el orden global. Debemos hacer frente a estos desafíos globales. . . . Las plataformas tecnológicas estadounidenses han dado al mundo la oportunidad de ver la verdadera historia de los horribles abusos de los derechos humanos cometidos por el ejército ruso en Ucrania. . . . Al mismo tiempo, el presidente Putin y su régimen han tratado de tergiversar los hechos para mostrar a Rusia como un libertador en lugar de un agresor. . . .

El gobierno ruso está tratando de alterar el panorama informativo bloqueando a los ciudadanos rusos para que no reciban contenidos que muestren los verdaderos hechos sobre el terreno. .. . . . De hecho, es revelador que entre las primeras acciones del Kremlin en la guerra estuviera el bloqueo de las plataformas estadounidenses en Rusia. Putin sabe que las plataformas digitales estadounidenses pueden proporcionar a los ciudadanos rusos puntos de vista y hechos valiosos sobre la guerra que él intenta distorsionar mediante mentiras y desinformación. Las plataformas tecnológicas estadounidenses ya han tomado medidas concretas para arrojar luz sobre las acciones de Rusia para brutalizar a Ucrania. . . . Proporcionar información oportuna y precisa sobre el terreno -y desbaratar el azote de la desinformación de los medios de comunicación estatales rusos- es esencial para permitir que el mundo (incluido el pueblo ruso) vea el coste humano de la agresión de Rusia. . . . [Estados Unidos se enfrenta a una extraordinaria amenaza de ciberataques rusos. . .]

Ante estas crecientes amenazas, los responsables políticos de Estados Unidos no deben obstaculizar inadvertidamente la capacidad de las plataformas tecnológicas estadounidenses para contrarrestar la creciente desinformación y los riesgos de ciberseguridad, especialmente cuando Occidente sigue confiando en la escala y el alcance de estas empresas para hacer frente al Kremlin . . . . La invasión rusa de Ucrania marca el inicio de un nuevo capítulo en la historia global, en el que los ideales de la democracia serán puestos a prueba. Estados Unidos tendrá que apoyarse en el poder de su sector tecnológico para garantizar que la seguridad de sus ciudadanos y la narración de los acontecimientos sigan siendo moldeados por los hechos, no por los adversarios extranjeros.

No es nada controvertido ni novedoso observar que el estado de seguridad de Estados Unidos siempre quiere y necesita un enemigo extranjero odiado precisamente porque le permite reclamar los poderes y los presupuestos que quiera en nombre de la detención de ese villano extranjero. Y cada guerra y cada nuevo enemigo trae consigo nuevos poderes autoritarios y el atropello de las libertades civiles: tanto la Primera Guerra contra el Terror, justificada por el 11-S, como la Nueva Guerra Doméstica contra el Terror, justificada por el 1/6, deberían habernos enseñado esa lección permanentemente. Sin embargo, normalmente los propagandistas del estado de seguridad estadounidense son un poco más sutiles sobre cómo manipulan la ira y el miedo a los villanos extranjeros para manipular la opinión pública para sus propios fines autoritarios.

Tal vez debido a su actual desesperación por el apoyo que estos proyectos de ley han atraído, ahora están tratando de canalizar desnuda y descaradamente la ira y el odio que han alimentado con éxito hacia Rusia para exigir que Big Tech no sea debilitada, regulada o restringida de ninguna manera. La explotación cínica difícilmente podría ser más abierta: si odias a Putin como debería hacerlo cualquier estadounidense leal y patriótico, entonces debes dedicarte a preservar plenamente el poder de Google, Facebook, Apple y Amazon.

No hace falta decir que a estos operativos estatales de seguridad de toda la vida no les importan lo más mínimo los peligros de la “desinformación”. De hecho -como lo demuestra el hecho de que la mayoría de ellos generó un fraude del Rusiagate tras otro durante los años de Trump y perpetraron uno de los peores fraudes preelectorales de la historia moderna al declarar falsamente que los correos electrónicos de Biden eran “desinformación rusa”, pocas personas aman la desinformación, y tienen tanta práctica en su difusión, como los firmantes de esta carta pro-Big-Tech. Son agentes de desinformación entrenados, que han vuelto cada vez más sus artes oscuras hacia el interior, hacia el pueblo estadounidense.

Pero lo que saben es que los estadounidenses, especialmente los demócratas pero también una considerable minoría de republicanos, han sido condicionados durante los últimos seis años a apoyar no sólo la censura corporativa sino también la estatal si se justifica en nombre de detener la desinformación. Así que los temores a la “desinformación”, junto con el intenso odio bipartidista hacia Rusia y el miedo a ésta, son sus armas elegidas para proteger a las grandes empresas tecnológicas, insistiendo en que los poderes monopolísticos de las grandes empresas tecnológicas son cruciales para la capacidad de Estados Unidos de luchar contra Moscú: tanto militarmente como en las guerras de la información.

Por muy manipulador y deshonesto que sea esto, no están del todo equivocados. En efecto, han conseguido apropiarse del poder de censura de las grandes empresas tecnológicas para sus propios fines. Aparte del hecho de que algunos son cómplices pagados de esta industria, ese es el principal motivo que tienen para querer que todo este poder de censura en Internet esté centralizado en lugar de disperso. Mantenerlo en manos de unos pocos, de corporaciones que pueden controlar, les permite ejercer el inmenso poder de un régimen sistémico de censura, mediante el cual pueden simplemente silenciar y desterrar cualquier cuestionamiento de sus decretos y la disidencia de sus políticas.

Cuando se trata de saber dónde reside el poder real en Estados Unidos, cómo se ejerce y en beneficio de quién, esta carta es profundamente esclarecedora. Mientras que estos defensores de Big Tech en el Estado de Seguridad de Estados Unidos están obviamente mintiendo sobre sus motivos, están dejando al descubierto el hecho de que están en una estrecha alianza con Big Tech, y que el régimen de censura de Big Tech, que está aumentando rápidamente, está siendo utilizado para promover el poder de estos operativos del Estado de Seguridad para mentir y hacer propaganda.

Esta es la unión de poder -el Estado de Seguridad de EE.UU., Big Tech y sus aliados corporativos de los medios de comunicación- que nos dio el Rusiagate y tantos otros fraudes periodísticos, incluyendo la supresión previa a las elecciones de la información sobre las actividades de Joe Biden en Ucrania y China etiquetándola falsamente como “desinformación rusa”. Cuando estos agentes anuncian que es vital que no se haga nada para frenar o reformar el poder de las grandes empresas tecnológicas para censurar Internet, deberíamos prestar atención a lo que esto revela sobre quiénes forman parte de esta unión de poder y en beneficio de quiénes se está desplegando este poder.


Publicado originalmente aquí

Compartir

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.