ENSAYO

Por CJ Hopkins

Que caliente la orquesta wagneriana, y llamen a las coristas de paso de ganso, porque… sí, así es, ¡es la primavera de GloboCap! “El invierno de las enfermedades graves y la muerte ha terminado. ¡El gran Sol Negro vuelve a brillar! Dios está en su cielo, ¡todo está bien en el mundo!

Es cierto, la gran mayoría de la humanidad está sufriendo de estrés postraumático, habiendo sido aterrorizada, desorientada, amenazada, intimidada, y sistemáticamente jodida de todas las formas posibles por sus gobiernos, los medios de comunicación, y las “autoridades de salud”, sobre una base diaria, durante los últimos dos años, y todos estamos agotados y yendo a la yugular de los demás, y muchos de nuestros negocios e ingresos se han arruinado, y la inflación está fuera de control, y muchos de nosotros seguimos siendo gratuitamente demonizados, segregados de la sociedad, prohibidos de viajar, y obligados a someternos a procedimientos invasivos y a llevar símbolos médicamente inútiles de conformidad ideológica en nuestras caras, así que no estamos del todo en el espíritu de la temporada … pero, para GloboCap, ¡las cosas no podrían ir mejor!

No sólo la fase final de su despliegue del nuevo totalitarismo patológico (es decir, la Nueva Normalidad) va más o menos según el plan, sino que esos molestos rusos que desafinan con el guión han sido atraídos a un atolladero militar en Ucrania que podría prolongarse durante años. Piensa en todas las oportunidades de desestabilización, reestructuración y privatización, y no sólo en Rusia y Europa del Este, y no sólo durante los próximos años, sino en todo el mundo y hasta bien entrado el futuro. Con la mayoría de las masas occidentales con el cerebro lavado en un estado de credulidad y obediencia casi catatónica, ¿quién va a detenerlos? ¡El cielo es el límite!

Estamos hablando de una reestructuración social y económica radical, de un nuevo y valiente mundo comisariado por GloboCap. Un mundo de caos y crisis constantes, de “pandemias apocalípticas” eternamente recurrentes, de guerras internas por poderes, de bloqueos por el cambio climático, de ataques de “desinformación”, de terapia genética obligatoria, de monedas digitales… de todo. Un mundo no gobernado sino “guiado” por entidades no gubernamentales de gobierno global, corporaciones globales, multimillonarios benévolos, bancos, empresas de gestión de inversiones y, por supuesto, las comunidades militares y de inteligencia.

Pero me estoy adelantando un poco. Pasará un tiempo antes de que GloboCap pueda florecer en su máxima expresión. Mientras tanto, la operación global “Clear-and-Hold” continúa… y parece haber cambiado abruptamente a una fase extremadamente psicótica y fascista.

Este cambio fue ejecutado de manera orwelliana, como esa escena de 1984 en la que el Partido cambia de enemigos oficiales justo en medio de un discurso de la Semana del Odio. Pero, en nuestro caso, el cambio fue un poco más complicado, porque GloboCap no se limitó a cambiar de enemigos oficiales –como hicieron en el verano de 2016 y luego de nuevo en la primavera de 2020– sino que revisaron la identidad del enemigo oficial, no sólo su nombre, sino su carácter fundamental, o, más exactamente, y más psicológicamente, dividieron la identidad del enemigo oficial, despojándolo y abrazando su fascismo mientras simultáneamente mantenían y magnificaban su fascismo, simulando un espectro moral del fascismo, y sometiendo así a las masas de la Nueva Normalidad a un nivel alucinante de doble pensamiento orwelliano.

En un abrir y cerrar de ojos, sin perder el ritmo, tanto los Putin-nazis supremacistas blancos que plagaron la Democracia a lo largo del Reich trumpiano, como los nazis antivacunas negacionistas del Covid que plagaron a los Nuevos Normales a lo largo de la Pandemia Global, fueron sustituidos sin problemas por los nazis de GloboCap… pero, la cosa es que los Nazis GloboCap son los buenos, y los Putin-Nazis y los Nazis Anti-Vax son … bueno, supongo que siguen siendo técnicamente nazis, excepto por el hecho de que no son nazis reales y son en su mayoría gente normal de clase trabajadora, mientras que los Nazis GloboCap son nazis reales (i. e., Sieg Hail nazis que odian a los judíos y adoran a Hitler), a los que la comunidad militar y de inteligencia de los EE.UU., la OTAN y diversos “asesores militares” privados han estado financiando, armando y apoyando desde la “revolución” ucraniana de 2014 (es decir, golpe de estado) que orquestaron para desestabilizar a Rusia como parte de esa operación global de Despejar y Retener (operación que, por supuesto, no existe en realidad, y es sólo otra teoría de la conspiración difundida por los traidores Putin-nazis como yo para erosionar el apoyo a los nazis de GloboCap, que en realidad son sólo jóvenes arios sanos que están tratando de defender la Democracia del Mal, y limpiar su país de los judíos y los gitanos, y exterminar a la raza rusa, empezando por los niños, aparentemente).

No podíamos creer al principio que esto fuese real, pero tal parece que esta es una emisión real de un canal de televisión en #Ucrania…: “Puedo permitirme citar las palabras de Adolf Eichmann, quien dijo que para destruir a una nación, es necesario destruir, primero, a sus niños”

De acuerdo, sé que esto se está volviendo confuso, con todos los diversos nazis y demás, pero eso es sólo porque todavía estás tratando de darle sentido a la psicótica propaganda oficial con la que GloboCap nos bombardea sin descanso. Por ejemplo, este reciente segmento de la BBC en el que Ros Atkins explica cómo el Destacamento neonazi Azov es en realidad “mainstream“. O este artículo de la NBC por Allan Ripp, explicando cómo, sí, definitivamente hay un serio problema neonazi en Ucrania, pero si los nazis ucranianos (es decir, los nazis de GloboCap) persiguen y asesinan a los judíos ucranianos, es culpa de Putin por invadir el país y crear “caos e insurgencia”, o lo que sea.

O este artículo de Unheard, de Aris Roussinous, en el que explica que armar y apoyar a los neonazis “puede ser una de las duras decisiones a las que obliga la guerra“, y aconseja a Zelenskyy que los desarme una vez que la guerra haya terminado y se haya restablecido la “libertad“… lo que, obviamente, pretende hacer. Después de todo, ¡el hombre es judío! Probablemente prohibirá directamente a los neonazis, como ya prohibió a todos los partidos no neonazis.

O, si prefiere su propaganda menos matizada, puede ir con la CNN y obtenerla directamente de la fuente, por ejemplo, del Mayor Denis Prokopenko del Regimiento neonazi Azov …

Y ahora las noticias desde Ucrania llegan a usted directamente desde el NeoNazi Regimient Azov: Comentario del comandante del Regimiento Azov, Major Denis Prokopenko (amigo de Radis), para CNN, acerca de la situación en Mariupol

O estos neonazis de Svoboda con los que andaba Jeremy Bowen, de la BBC…

Cuando estás explicando cómo los neoNazis en Ucrania son una “minoría pequeña e insignificante”, pero parece que no podés encontrar ni una tropa ucraniana no neoNazi para mostrar en tu transmisión de @BBCNews…

Al parecer, la CNN y la BBC no pudieron localizar a ningún no-nazi para traernos la “verdad verificada” desde el campo de batalla.

O… espera. Lo siento, me he vuelto a confundir. Estos son los nazis buenos… ¡los nazis de GloboCap! Los nazis reales, no los nazis de ficción. O… espera, no… no importa. Quiero decir, no es como si realmente importara, ¿verdad? La cuestión es que es primavera, y el hombre-globo con patas de cabra silba… no, golpea al hombre-globo. No es el momento de hacer referencias al hombre-globo. ¡Es la nueva primavera normal! ¡Los pájaros cantan, las abejas liban su miel!. ¡Los misiles balísticos intercontinentales están llenos de combustible para cohetes y palpitan en sus silos! Las masas de la Nueva Normalidad están haciendo cabriolas con sus “pasaportes de vacunación” y máscaras de aspecto médico, con sus capuchas oficiales neonazis de Azov, agitando sus banderas ucranianas, y tratando desesperadamente de fingir que no han sido colosalmente jodidos por GloboCap durante los últimos dos años.

Aquí está el regalo perfecto esta primavera para tus seres queridos fanáticos y de cerebro lavado. ¡Si, son los sweaters y capuchas oficiales del neoNazi Batallón Azov! Listas para pogroms, para hacerle el trabajo sucio a la OTAN, o simplemente para llevarlas en casa. Disponibles en todos los talles en Amazon.com

Pero ahí voy, poniéndome negativo otra vez. Tengo que intentar centrarme en lo positivo, por muy psicóticas que sean las cosas en la realidad. Aquí, en la Nueva Alemania Normal, ¡ya casi es el “Día de la Libertad”! Técnicamente, el “Día de la Libertad” era el 18 de marzo, pero reescribieron la “Ley de Protección de la Infección” (de nuevo) para posponer el “Día de la Libertad” hasta el 2 de abril, después de lo cual “los no vacunados” serán permitidos de nuevo en la sociedad y todo el mundo sólo se verá obligado a llevar símbolos de conformidad con la ideología oficial en la cara en el transporte público, y los trenes, y los aviones, y en los hospitales, y varios otros lugares, a menos que los estados federales se declaren “hotspots” – que varios estados ya han hecho – en cuyo caso el “Día de la Libertad” se pospone indefinidamente.

Pero da igual… ¡es la primavera de GloboCap! ¡La libertad es esclavitud! ¡La ignorancia es fuerza! ¡Los nazis de GloboCap están ganando la guerra! Claro, Pfizer acaba de publicar nueve páginas de “eventos adversos de especial interés” relacionados con su “vacuna” Covid, ¡pero “pueden no tener ninguna relación causal” entre sí! ¿Y todos esos vídeos de los nazis de GloboCap atando con cinta adhesiva a hombres, mujeres y niños a los postes de la luz, pintándoles la cara con productos químicos, desnudándolos a medias y azotándolos y golpeándolos? Esas personas son “saboteadores” o “saqueadores”, o “colaboradores de Putin-nazis”, ¡y todo es propaganda rusa! Y lo que sea. ¡Confía en la “Ciencia”, o algo así!

Una serie de horribles videos han sido publicados en redes sociales mostrando civiles ucranianos capturados, atados con cinta, y golpeados en lo que parecen ataques de patotas paramilitares.

Muy bien, creo que es suficiente por mi parte. Me despido y os dejo volver al espectáculo. ¡Mira, aquí vienen las coristas de paso de ganso de GloboCap, triplemente vacunadas y con el doble de fuerza!

Compartir