Desempolvamos y traducimos para los lectores de eXtramuros un documentado artículo que describe parte del entramado de corrupción de la familia Biden en Ucrania. Fue publicado en The Hill hace más de tres años. Los fact-checkers insisten, sin embargo, en que no hay nada que investigar aquí. La nota original de 2019 se titulaba “La pesadilla ucraniana de Joe Biden en 2020: se reaviva una investigación cerrada”.

GLOBO

Por John Solomon

Dos años después de dejar el cargo, Joe Biden no pudo resistir la tentación de presumir el año pasado ante una audiencia de especialistas en política exterior de la época en que, como vicepresidente, obligó a Ucrania a despedir a su principal fiscal.

En sus propias palabras, con las cámaras de vídeo rodando, Biden describió cómo amenazó al presidente ucraniano Petro Poroshenko en marzo de 2016 con que la administración Obama retiraría 1.000 millones de dólares en garantías de préstamos estadounidenses, enviando a la antigua república soviética a la insolvencia, si no despedía inmediatamente al fiscal general Viktor Shokin.

Le dije: ‘No vas a conseguir los mil millones’. Me voy a ir de aquí en, creo que eran unas seis horas. Les miré y les dije: ‘Me voy en seis horas. Si el fiscal no es despedido, no recibiréis el dinero‘”, recordó Biden que le dijo a Poroshenko.

Bueno, hijo de puta, lo despidieron. Y pusieron a alguien que era sólido en ese momento“, dijo Biden en el evento del Consejo de Relaciones Exteriores, insistiendo en que el presidente Obama estaba al tanto de la amenaza.

Entrevistas con media docena de altos funcionarios ucranianos confirman el relato de Biden, aunque afirman que la presión se aplicó durante varios meses a finales de 2015 y principios de 2016, y no sólo durante seis horas de un día dramático. Sea como fuere, Poroshenko y el parlamento ucraniano se vieron obligados a poner fin al mandato de Shokin como fiscal. Shokin se enfrentaba a fuertes críticas en Ucrania, y entre algunos funcionarios de Estados Unidos, por no llevar a cabo suficientes procesos de corrupción cuando fue despedido.

Pero los funcionarios ucranianos me dicen que había un dato crucial que Biden debía conocer pero que no mencionó a su audiencia: El fiscal que fue despedido estaba dirigiendo una amplia investigación de corrupción en la empresa de gas natural Burisma Holdings, que empleaba al hijo menor de Biden, Hunter, como miembro del consejo de administración.

Los registros bancarios de Estados Unidos muestran que la empresa de Hunter Biden con sede en Estados Unidos, Rosemont Seneca Partners LLC, recibió transferencias regulares en una de sus cuentas -por lo general, más de 166.000 dólares al mes- desde Burisma desde la primavera de 2014 hasta el otoño de 2015, durante un período en el que el vicepresidente Biden era el principal funcionario estadounidense que se ocupaba de Ucrania y de sus tensas relaciones con Rusia.

El expediente oficial del fiscal general para la investigación de Burisma -compartido conmigo por altos funcionarios ucranianos- muestra que los fiscales identificaron a Hunter Biden, a su socio Devon Archer y a su empresa, Rosemont Seneca, como posibles receptores de dinero.

Shokin me dijo en sus respuestas escritas a las preguntas que, antes de ser despedido como fiscal general, había hecho “planes específicos” para la investigación que “incluían interrogatorios y otros procedimientos de investigación de delitos a todos los miembros de la junta ejecutiva, incluido Hunter Biden“.

Añadió: “Me gustaría subrayar el hecho de que la presunción de inocencia es un principio en Ucrania” y que no podía describir más las pruebas.

William Russo, portavoz de Joe Biden, y Hunter Biden no respondieron el lunes a los mensajes de correo electrónico en busca de comentarios. El número de teléfono de Rosemont Seneca Partners LLC en Washington ya no estaba en servicio el lunes.

El momento del nombramiento de Hunter Biden y Archer en la junta directiva de Burisma ha sido destacado en el pasado, por The New York Times en diciembre de 2015 y en un libro de 2016 del autor conservador Peter Schweizer.

Aunque Biden no mencionó a su hijo en su discurso de 2018, tanto las autoridades estadounidenses como las ucranianas me dijeron que Biden y su oficina debían conocer claramente la investigación del fiscal general sobre Burisma y el papel de su hijo. Señalaron que: 

* El nombramiento de Hunter Biden como miembro de la junta directiva tuvo una amplia repercusión en los medios de comunicación estadounidenses;

* La embajada de EE.UU. en Kiev, que coordinó el trabajo de Biden en el país, discutió repetida y públicamente el caso del fiscal general contra Burisma;

* Gran Bretaña tomó medidas muy públicas contra Burisma mientras Joe Biden trabajaba con ese gobierno en asuntos de Ucrania;

* La oficina de Biden fue citada, en el registro, reconociendo el papel de Hunter Biden en Burisma en un artículo del New York Times sobre el caso del fiscal general contra Burisma que apareció cuatro meses antes de que Biden forzara el despido de Shokin. La oficina del vicepresidente sugirió en ese artículo que Hunter Biden era un abogado libre de perseguir sus propios negocios privados.

El presidente Obama nombró a Biden como el hombre clave de la administración en Ucrania en febrero de 2014, después de que una revolución popular derrocara al presidente amigo de Rusia, Viktor Yanukovich, y mientras Moscú enviaba fuerzas militares al territorio ucraniano de Crimea.

Según el libro de Schweizer, el vicepresidente Biden se reunió con Archer en abril de 2014, justo cuando Archer fue nombrado miembro de la junta directiva de Burisma. Un mes después, Hunter Biden fue nombrado miembro de la junta, para supervisar el equipo legal de Burisma.

Pero la investigación sobre Ucrania y el esfuerzo de Joe Biden por despedir al fiscal que la supervisa han escapado sin mucho debate público.

La mayor parte del trabajo de investigación del fiscal general sobre Burisma se centró en tres casos distintos, y la mayoría se detuvo abruptamente una vez que Shokin fue despedido. El más prominente de los casos de Burisma fue transferido a una agencia ucraniana diferente, estrechamente alineada con la Embajada de Estados Unidos en Kiev, conocida como la Oficina Nacional Anticorrupción de Ucrania (NABU), según el expediente del caso y el actual fiscal general Yuriy Lutsenko.

La NABU cerró ese caso, y un segundo caso relacionado con supuestas transferencias de dinero indebidas en Londres fue abandonado cuando los funcionarios ucranianos no presentaron los documentos necesarios en el plazo establecido. La fiscalía general consiguió una sentencia multimillonaria en un caso de evasión fiscal, dijo Lutsenko. No dijo quién era el verdadero acusado en ese caso.

Como resultado, la familia Biden parecía haber escapado a la posibilidad de una investigación embarazosa en el extranjero en los últimos días de la administración Obama y durante unas elecciones en las que la demócrata Hillary Clinton se presentaba como candidata a la presidencia en 2016.

Pero entonces, a medida que la campaña de Biden para 2020 se intensificaba durante el año pasado, Lutsenko -el fiscal ucraniano que Biden aclamó en su día como un “sólido” sustituto de Shokin- comenzó a investigar lo sucedido con el caso Burisma que se había cerrado.

Lutsenko me dijo que, al revisar los archivos de la investigación de Burisma, descubrió que “los miembros de la Junta obtuvieron fondos, así como otra entidad legal con sede en Estados Unidos, Rosemont Seneca Partners LLC, para servicios de consultoría“.

Lutsenko dijo que algunas de las pruebas que conoce del caso Burisma pueden interesar a las autoridades estadounidenses y que le gustaría presentar esa información al nuevo fiscal general de EE.UU., William Barr, especialmente la intervención del vicepresidente.

Desgraciadamente, el Sr. Biden había correlacionado y relacionado esta ayuda con algunos de los asuntos de RRHH (personal) y los cambios en la fiscalía“, dijo Lutsenko.

Nazar Kholodnytskyi, el principal fiscal anticorrupción de la oficina de Lutsenko, me confirmó en una entrevista que parte de la investigación sobre Burisma se reabrió en 2018, después de que Joe Biden hiciera sus declaraciones. “Pudimos iniciar este caso de nuevo“, dijo Kholodnytskyi.

Pero dijo que la agencia policial ucraniana separada que investiga la corrupción ha arrastrado los pies en la recopilación de pruebas. “No vemos ningún resultado de este caso un año después de la reapertura debido a alguna influencia externa“, dijo, declinando ser más específico.

Ucrania se encuentra en medio de unas reñidas elecciones presidenciales, es un objetivo frecuente de las operaciones de inteligencia de la vecina Rusia y sufre una corrupción política rampante en todo el país. Por ello, muchos estadounidenses podrían tomarse el reinicio del caso de Burisma con un grano de sal, y con razón.

Pero lo que hace que el relato de Lutsenko sea convincente es que las autoridades federales de Estados Unidos, en un caso totalmente diferente, descubrieron registros financieros que muestran cuánto recibió la empresa de Hunter Biden y Archer de Burisma mientras Joe Biden actuaba como el hombre clave de Obama en Ucrania.

Entre abril de 2014 y octubre de 2015, se pagaron más de 3 millones de dólares de las cuentas de Burisma a una cuenta vinculada a la empresa Rosemont Seneca de Biden y Archer, según los registros financieros colocados en un expediente del tribunal federal de Manhattan en un caso no relacionado contra Archer.

Los registros bancarios muestran que, en la mayoría de los meses en los que fluyó el dinero de Burisma, se enviaron dos transferencias bancarias de 83.333,33 dólares cada una a la cuenta vinculada a Rosemont Seneca el mismo día. La misma cuenta vinculada a Rosemont Seneca solía entonces abonar a Hunter Biden uno o más pagos que oscilaban entre los 5.000 y los 25.000 dólares cada uno. Los fiscales revisaron documentos internos de la empresa y querían entrevistar a Hunter Biden y a Archer para saber por qué habían recibido esos pagos, según las entrevistas.

Lutsenko dijo que los miembros del consejo de administración de la empresa ucraniana pueden pagarse legalmente por el trabajo que realizan si ello beneficia a los resultados de la empresa, pero los fiscales nunca llegaron a determinar los méritos de los pagos a Rosemont debido a la forma en que se cerró la investigación.

En cuanto a la intervención de Joe Biden para conseguir el despido del predecesor de Lutsenko en medio de la investigación de Burisma, Lutsenko sugirió que era un asunto que debía discutirse con el fiscal general Barr: “Por supuesto, estaría encantado de tener una conversación con él sobre este asunto“.

Como nos demostró la ya concluida investigación sobre la colusión con Rusia, todo estadounidense merece el derecho a la presunción de inocencia hasta que se hagan públicas las pruebas o se logre una condena, especialmente cuando algunos asuntos de un caso implican a extranjeros. La misma presunción debería concederse a Joe Biden, Hunter Biden, Devon Archer y Burisma en el caso de Ucrania.

No obstante, algunas preguntas difíciles deberían ser respondidas por Biden mientras se prepara, potencialmente, para presentarse a la presidencia en 2020: ¿Fue apropiado que su hijo y su empresa hicieran caja en Ucrania mientras usted servía como hombre clave para la política de Ucrania? ¿Qué trabajo se realizó por el dinero que recibió la firma de Hunter Biden? ¿Sabía usted de la investigación sobre Burisma? Y cuando se anunció públicamente que su hijo trabajaba para Burisma, ¿debería haberse recusado de aprovechar una política estadounidense para presionar al fiscal que perseguía muy públicamente a Burisma?

(*) John Solomon es un galardonado periodista de investigación cuyo trabajo a lo largo de los años ha sacado a la luz los fallos de los servicios de inteligencia de Estados Unidos y del FBI antes de los atentados del 11 de septiembre, el uso indebido por parte de científicos federales de niños en régimen de acogida y veteranos en experimentos con medicamentos, y numerosos casos de corrupción política. Es columnista de investigación y vicepresidente ejecutivo de vídeo en The Hill.

Nota del editor: Con posterioridad a la publicación de este artículo de opinión y a la elección de un nuevo presidente en Ucrania, Yuriy Lutsenko fue destituido de su cargo y se abrió un proceso penal contra él por posible abuso de poder; también declaró posteriormente a Los Angeles Times que no había visto ninguna prueba de que los Biden hubieran cometido alguna infracción. 

Durante el testimonio de impugnación, el subsecretario de Estado adjunto para Asuntos Europeos y Euroasiáticos, George Kent, dijo que existía la “posibilidad de que se percibiera un conflicto de intereses” en relación con el papel de Hunter Biden en Burisma y el papel del entonces vicepresidente Biden en los asuntos de Ucrania para la administración Obama.

Compartir