ENSAYO

Por Chris Macintosh

Quiero señalar dos cosas.

Una es que John Locke tenía razón.

El gobierno no tiene otro fin que la preservación de la propiedad. La tiranía es el ejercicio del poder más allá del derecho… sólo hay una cosa que reúne a la gente en una conmoción sediciosa, y es la opresión”. -John Locke

Si alguna vez hubo un catalizador para galvanizar y acelerar un sistema o sistemas alternativos que proporcionen alivio al tsunami de opresión que se nos viene encima, sin duda es éste.

Y en segundo lugar… la galvanización de los actuales sistemas alternativos, que, si estoy medio en lo cierto, se transformarán en el transcurso de la década dando lugar a algo que será irreconocible de su estado actual.

Mientras el mundo “democrático” occidental se concentra en asegurar que los que se sienten confundidos en su género encuentren tampones en los baños de hombres, se están produciendo cambios dramáticos en ese mundo fuera del estrecho ámbito de los grandes medios de comunicación dominados por Occidente.

En el recientemente convocado Foro Económico Internacional de San Petersburgo, Vladimir Putin lo expresó así:

Reitero, estos cambios son fundamentales, innovadores y rigurosos. Sería un error suponer que en una época de cambios turbulentos, uno puede simplemente sentarse o esperar hasta que todo vuelva a su cauce y se convierta en lo que era antes. Eso no ocurrirá.

Piense lo que quiera de Vlad, pero descartar sus puntos de vista es una tontería. Por lo menos, su conocimiento de la historia, la economía y la política real es muy superior al de cualquiera de los que están en el podio de cualquier país occidental hoy en día.

Diferentes ideologías, diferentes sistemas económicos, políticos y sociales

A medida que los planificadores centrales del FEM, la OTAN, la UE, el Reino Unido, Canadá, Nueva Zelanda, Australia y la administración de los Estados Unidos siguen adelante con lo que sólo puede describirse como una agenda malvada tiránica, esto crea una mayor sinergia y conectividad para aquellos sistemas que están en desacuerdo, aunque sólo sea marginalmente.

“El enemigo de mi enemigo es mi amigo”. Recuerde… Los aliados se unieron a Stalin en la Segunda Guerra Mundial para derrotar a Hitler.

Volvamos a lo que hemos visto ocurrir en los últimos 40 años.

El sistema liderado por Occidente se ha desindustrializado, trasladando la fabricación a Eurasia (China en particular), India, Sudeste Asiático y Latinoamérica (México en particular).

La producción de materias primas, especialmente de energía, se ha desplazado… en gran medida a Rusia desde los europeos occidentales, y de Norteamérica a Oriente Medio. Esto último supone tanto una reducción de la producción energética norteamericana, como dejar un vacío de poder en Oriente Medio, que ahora está siendo ocupado rápidamente por China, Irán y Rusia.

Esto ha formado un sistema en el que los líderes euroasiáticos controlan ahora grandes cantidades de los suministros marginales de manufactura, energía y materias primas.

Una mirada a “nuestro” sistema. El del Occidente liberal

Aquí, las infraestructuras están en gran medida privatizadas y forman un monopolio natural, extrayendo directamente la renta de los ciudadanos mientras los impuestos que se pagan, aparentemente por dichos servicios, siguen siendo elevados. Es un sistema de doble imposición que ha erosionado a la clase media, junto con la mencionada desindustrialización que erosionó a la clase trabajadora, deslocalizando sus puestos de trabajo mientras aumentaban los beneficios del 1%.

La situación en la que nos encontramos ahora es una en la que Occidente se encuentra agobiado por una economía sobreendeudada, en la que la clase media depende del crédito para financiar su nivel de vida, y el gobierno depende de la emisión de deuda para financiar ese nivel de vida. No se me ocurre sistema más frágil que uno en que el crédito se utilice para el consumo y no para la producción.

El resultado en Occidente es un sistema extraordinariamente costoso en el que la vivienda, la educación y el consumo cotidiano se financian con deuda. Los costes para las empresas (salario mínimo, impuestos, trámites burocráticos, seguros, legales, etc.), especialmente la producción industrial, son simplemente demasiado altos, y de ahí la “deslocalización” de este trabajo.

El mantenimiento de este sistema insostenible ha llevado a Estados Unidos a asegurar -o más bien a intentar asegurar- que otros grandes bloques económicos no busquen mejores condiciones con el bloque euroasiático.

Los bloques económicos que ahora están bajo este sistema y que se están derrumbando con él son principalmente Europa Occidental, el Reino Unido y Japón.

Hacia un conflicto global

Y para los que dicen “bah… miren a Rusia. Estúpidos e ignorantes rusos. Su PIB es el mismo que el de Italia (el tercero de la eurozona), y luego miren a Estados Unidos. Son enormes”.

Lo que estos académicos pasan totalmente por alto es cómo se mide el PIB. El PIB de EE.UU., en particular, se basa en empresas como Apple, Tesla, Facebook y Twitter, salpicado con una buena dosis de valores respaldados por hipotecas, y una sopa de letras de “instrumentos de crédito”.

Bien, pero dime cómo funciona tu Tesla cuando no puedes obtener el cobre, el litio o varios productos petroquímicos para fabricarlo, y mucho menos la electricidad para alimentarlo. ¿Qué tan importante será ese iPhone con Facebook y Twitter cuando la comida no llegue a tu puerta? Porque el hecho es que todas estas cosas simplemente no funcionan sin petróleo, gas, productos petroquímicos y metales… todo lo que tiene Rusia.

El mundo occidental está descubriendo rápidamente de dónde vienen las cosas, y aunque es una experiencia dolorosa, no es nada comparado con el gran panorama que tenemos aquí y cómo estos sistemas en competencia nos están llevando a un conflicto global.

Compartir