* “Estados Unidos apunta a debilitar la industria petrolera rusa”, declaran oficiales

INFORME ESPECIAL / VISIONES NORTEAMERICANAS

Por Edward Wong y Michael Crowley (*)

El gobierno de Biden está desarrollando planes para ahogar aún más los ingresos petroleros de Rusia con el objetivo a largo plazo de destruir el papel central del país en la economía energética mundial, dicen funcionarios estadounidenses actuales y anteriores, un paso importante de escalada que podría poner a Estados Unidos en conflicto político con China, India, Turquía y otras naciones que compran petróleo ruso.

Las medidas propuestas incluyen la imposición de un tope de precios al petróleo ruso, respaldado por las denominadas sanciones secundarias, que castigarían a los compradores extranjeros que no cumplan con las restricciones de Estados Unidos, bloqueándoles la posibilidad de hacer negocios con empresas estadounidenses y de naciones asociadas.

Mientras el presidente Vladimir V. Putin libra la guerra en Ucrania, Estados Unidos y sus aliados han impuesto sanciones a Rusia que han golpeado su economía. Sin embargo, los casi 20.000 millones de dólares mensuales que Rusia sigue cosechando por la venta de petróleo podrían sostener el tipo de conflicto que se está librando en el este de Ucrania y financiar cualquier agresión futura, según funcionarios y expertos.

Los funcionarios estadounidenses afirman que la cuestión principal ahora es cómo privar a Moscú de ese dinero y, al mismo tiempo, garantizar que el suministro mundial de petróleo no disminuya, lo que podría provocar un aumento de los precios que beneficie al Sr. Putin y empeore la inflación en Estados Unidos y otros países. Ante la inminencia de las elecciones en Estados Unidos, el presidente Biden ha dicho que una de las principales prioridades es hacer frente a la inflación.

Aunque los funcionarios estadounidenses afirman que no quieren retirar inmediatamente del mercado grandes cantidades de petróleo ruso, están tratando de presionar a los países para que se desprendan de esas importaciones en los próximos meses. La prohibición de Estados Unidos de vender tecnologías críticas a Rusia tiene como objetivo, en parte, paralizar a sus compañías petroleras durante muchos años. Los funcionarios estadounidenses afirman que el mercado acabará ajustándose a medida que la industria rusa se desvanezca.

La industria petrolera rusa ya está bajo presión. Estados Unidos prohibió las importaciones de petróleo ruso en marzo, y la Unión Europea espera anunciar pronto una medida similar. Sus ministros de Asuntos Exteriores debatieron el lunes en Bruselas un posible embargo. El Grupo de los 7 países industrializados, que incluye a Gran Bretaña, Japón y Canadá, acordó este mes eliminar gradualmente las importaciones de petróleo ruso, y sus ministros de Economía se reunirán esta semana en Bonn (Alemania) para discutir los detalles.

Apoyamos los esfuerzos que está haciendo Europa, la Unión Europea, para desprenderse de la energía rusa, ya sea petróleo o, en última instancia, gas“, dijo el domingo en Berlín Antony J. Blinken, secretario de Estado, al ser preguntado por las futuras sanciones energéticas en una conferencia de prensa de la Organización del Tratado del Atlántico Norte. “No se va a acabar de la noche a la mañana, pero Europa está claramente encaminada a avanzar con decisión en esa dirección“. “Mientras esto ocurre, Estados Unidos ha tomado una serie de medidas para ayudar“, añadió.

Pero las exportaciones rusas de petróleo aumentaron en abril, y la subida de los precios hace que Rusia haya obtenido un 50% más de ingresos este año en comparación con el mismo periodo de 2021, según un nuevo informe de la Agencia Internacional de la Energía en París. India y Turquía, miembro de la OTAN, han aumentado sus compras. Corea del Sur está comprando menos pero sigue siendo un cliente importante, al igual que China, que critica las sanciones de Estados Unidos. El resultado es una maquinaria bélica rusa que sigue alimentada por los petrodólares.

Los funcionarios estadounidenses están estudiando “qué se puede hacer en el plazo más inmediato para reducir los ingresos que el Kremlin está generando por la venta de petróleo, y asegurarse de que los países fuera de la coalición de sanciones, como China e India, no socavan las sanciones simplemente comprando más petróleo“, dijo Edward Fishman, que supervisó la política de sanciones en el Departamento de Estado después de que Rusia se anexionara Crimea en 2014.

El gobierno de Biden está estudiando varios tipos de sanciones secundarias y aún no ha decidido un curso de acción definitivo, según los funcionarios, que hablaron bajo condición de anonimato para discutir las políticas que aún se están considerando internamente. Estados Unidos impuso sanciones secundarias para cortar las exportaciones de Irán en un esfuerzo por frenar su programa nuclear.

Las grandes empresas extranjeras suelen cumplir con la normativa estadounidense para evitar las sanciones si participan en el comercio con empresas estadounidenses o con países asociados.

Si hablamos de los Rubicones que hay que cruzar, creo que el más grande es la pieza de las sanciones secundarias“, dijo Richard Nephew, un académico de la Universidad de Columbia que fue un alto funcionario sobre las sanciones en las administraciones de Obama y Biden. “Eso significa que decimos a otros países: Si haces negocios con Rusia, no puedes hacer negocios con Estados Unidos“.

Pero las sanciones tienen un historial desigual. El aislamiento económico severo ha hecho poco para cambiar el comportamiento de los gobiernos, desde Irán hasta Corea del Norte, pasando por Cuba y Venezuela.

Una de las medidas que los funcionarios estadounidenses están debatiendo exigiría a las empresas extranjeras pagar un precio inferior al del mercado por el petróleo ruso, o sufrir las sanciones de Estados Unidos. Washington asignaría un precio al petróleo ruso muy por debajo del valor del mercado mundial, que actualmente supera los 100 dólares por barril. El último presupuesto de Rusia fijó un precio de equilibrio para su petróleo por encima de los 40 dólares. Un tope de precios reduciría los beneficios de Rusia sin aumentar los costes energéticos mundiales.

El gobierno de Estados Unidos también podría cortar la mayor parte del acceso de Rusia a los pagos por el petróleo. Washington lo haría emitiendo una normativa que obligue a los bancos extranjeros que se dedican a los pagos a poner el dinero en una cuenta de depósito en garantía si quieren evitar las sanciones. Rusia sólo podría acceder al dinero para comprar bienes esenciales como alimentos y medicinas.

Y a medida que se pongan en marcha esos mecanismos, los funcionarios estadounidenses presionarían a las naciones para que disminuyan gradualmente sus compras de petróleo ruso, como hicieron con el petróleo iraní.

No habría una prohibición del petróleo y el gas rusos per se“, dijo Maria Snegovaya, una académica visitante en la Universidad George Washington que ha estudiado las sanciones a Rusia. “En parte, esto se debe a que eso haría que el precio se disparara. Rusia puede beneficiarse de un precio por las nubes“.

Pero hacer cumplir los pagos en custodia o los topes de precios a nivel mundial podría ser difícil. Con las nuevas medidas, Estados Unidos tendría que enfrentarse a naciones que no forman parte de la actual coalición de sanciones y que, como India y China, quieren mantener buenas relaciones con Rusia.

En 2020, la administración Trump impuso sanciones a empresas de China, Vietnam y los Emiratos Árabes Unidos por su papel en la compra o el transporte de petróleo iraní.

Los expertos dicen que las medidas podrían anunciarse en respuesta a una nueva provocación rusa, como un ataque con armas químicas, o para dar a Kiev más influencia si Ucrania inicia negociaciones serias con Moscú.

Los funcionarios estadounidenses quieren asegurarse de que los socios europeos y asiáticos permanezcan unidos a Washington en cualquier nueva sanción. Pero algunos funcionarios europeos dicen que ciertas medidas, como un tope de precios o aranceles sobre el petróleo ruso, serían ineficaces o demasiado complicadas de promulgar.

Seguimos estudiando esas cosas“, dijo el miércoles en Bonn Janet Yellen, la secretaria del Tesoro de Estados Unidos. “Es importante que Europa decida lo que cree que es mejor“.
Los funcionarios estadounidenses dicen haber hecho números para ver hasta qué punto Rusia se quedaría sin ingresos si los principales compradores pagaran sólo una fracción del precio de mercado por el petróleo.

Si la Unión Europea decide imponer un tope de precios a sus compras en lugar de un embargo directo, los compradores asiáticos y de Oriente Medio del petróleo ruso podrían insistir en pagar el mismo precio bajo, dijo un funcionario estadounidense.
La ventaja de un tope de precios directo es que se va a los chinos o a los indios y se les dice: ¡vamos a obligarles a ahorrar dinero!“, dijo Daniel Fried, un diplomático retirado que ha sido coordinador de la política de sanciones del Departamento de Estado.

La sanción más dura impuesta hasta ahora por Estados Unidos y la Unión Europea a Rusia ha bloqueado el acceso del banco central ruso a las reservas de divisas en cuentas globales. Esto ha provocado una caída en picado del valor del rublo. Pero el banco ha acumulado divisas procedentes de empresas rusas que cobran en dólares y euros por productos básicos, incluida la energía.

Los funcionarios estadounidenses y europeos han centrado los debates en las sanciones sobre el petróleo, dejando de lado la cuestión más espinosa de las exportaciones de gas natural ruso. Los países europeos dependen del gas ruso para calentar sus hogares y suministrar energía a las empresas, y no es fácil sustituirlo.
Hay indicios de que las grandes compañías petroleras estatales chinas están frenando la firma de nuevos contratos petroleros con Rusia, dada la incertidumbre sobre las sanciones. Funcionarios estadounidenses afirman que, si bien China ha prestado apoyo diplomático y retórico al Sr. Putin, las empresas chinas y el gobierno no han enviado ayuda económica o militar a Rusia.
Es posible que las empresas chinas esperen a que los precios de las materias primas rusas caigan más antes de firmar nuevos contratos. Y también quieren evitar sanciones secundarias, dijo Alexander Gabuev, investigador principal de la Fundación Carnegie para la Paz Internacional. Las empresas chinas no están muy versadas en el cumplimiento de las sanciones, añadió, por lo que los ejecutivos tienden a pecar de precavidos.

El gobierno de Biden también está discutiendo otra forma de infligir dolor a Rusia: incautar legalmente los activos del banco central ruso que fueron congelados en cuentas en el extranjero durante la guerra, así como los de los magnates rusos, y darlos a Ucrania para la reconstrucción, dicen los funcionarios estadounidenses.

Al igual que con las sanciones energéticas propuestas, Estados Unidos está explorando la idea con las naciones europeas y los miembros del Grupo de los 7.


* Publicado originalmente en el New York Times el 19 de mayo 2022. Edward Wong reportó desde Berlin, Paris y Washington, y Michael Crowley desde Washington. Martina Stevis-Gridneff contribuyó desde Bruselas.

Compartir