ECONOMÍA

Cuanto más tiempo permanezca Estados Unidos como superpotencia solitaria, mayor será el alcance de la Reserva Federal sobre las finanzas mundiales

Por Concoda

Después de una pandemia y de múltiples crisis financieras, por fin hemos entrado en un largo periodo de subida de los tipos de interés. Pero aunque la mayoría es consciente de los ominosos resultados que esto podría crear, aquellos que entienden cómo la Fed controla realmente los tipos de interés obtendrán una ventaja a la hora de predecir el futuro.

Debido a los recientes acontecimientos que han dado lugar a circunstancias excepcionales, los libros de texto actuales que describen cómo influye la Fed en los tipos de interés han quedado obsoletos. Hasta hace poco, los funcionarios de la Reserva Federal podían simplemente subir y bajar los tipos de interés disminuyendo y aumentando el nivel de reservas bancarias en el sistema financiero. Las reservas bancarias son dinero “interbancario”, que sólo puede ser utilizado por entidades con cuentas de reserva dentro del Sistema de la Reserva Federal. JPMorgan, por ejemplo, puede pagar a Goldman Sachs por inmuebles de primera categoría en Nueva York utilizando sus reservas, mientras que el ciudadano medio debe utilizar depósitos bancarios o “billetes de la Reserva Federal”, un término elegante para referirse al efectivo físico.

Antes de la Gran Crisis Financiera (GFC), la Reserva Federal tenía suficiente poder para empujar los tipos de interés hacia su objetivo, comúnmente conocido como el tipo de los Fondos Federales o EFFR, el precio al que los bancos se prestan reservas entre sí. El banco central estadounidense lo hizo añadiendo y retirando una cantidad específica de reservas hacia y desde su sistema interbancario. Al reducir la oferta de reservas bancarias, la Reserva Federal obligó a las instituciones financieras a subir el precio de los Fondos Federales, lo que se tradujo en un aumento de los tipos de interés en todos los mercados monetarios. A la inversa, al aumentar la oferta de reservas bancarias, la Fed influyó en la bajada de los tipos de interés. El siguiente gráfico del sitio web de la Fed de San Luis ilustra estas fuerzas en acción.

Todo funcionó a la perfección. La Fed fijó un rango objetivo en el que los tipos de interés podían fluctuar e hizo los ajustes necesarios para mantenerlos dentro de los límites establecidos. Transmitir y aplicar su última política monetaria era un juego de niños.

Entonces, en 2008, se produjo la Gran Crisis Financiera (GFC), que cambió el paradigma de la banca central y el Sistema de la Reserva Federal para siempre. El principal catalizador que impulsó una transformación radical fue la decisión de los funcionarios de la Reserva Federal de inundar el sistema con vagones de reservas. La cantidad fue asombrosa. En 2007, el sistema tenía un total de 15.000 millones de dólares en reservas. Hoy en día, ese total se ha disparado a unos 3,2 billones de dólares. El último programa de ajuste cuantitativo de la Fed ha eliminado agresivamente las reservas bancarias del sistema. Aun así, falta mucho para volver a los niveles “normales”.

Con un sistema lleno hasta los topes de reservas, la Fed ya no podía controlar los tipos de interés mediante su política anterior de aumento y disminución de los niveles de dinero interbancario. Como se muestra en el gráfico siguiente, el hecho de que la Reserva Federal inundara el sistema de reservas significaba que incluso los ajustes considerables de la oferta ya no influían en la curva de demanda. El banco central estadounidense necesitaba un nuevo mecanismo para recuperar el control de los fondos federales y rápidamente.

El régimen de “Reservas Amplias” de la Reserva Federal, en el que los funcionarios de la Fed dejaron de utilizar las operaciones de mercado abierto (OMO) -compra y venta de títulos públicos para alterar los niveles de reservas- como su principal herramienta para ajustar el precio del dinero. El 6 de octubre de 2008, la Reserva Federal comenzó a pagar a los titulares de cuentas de reserva, en su mayoría grandes bancos comerciales y empresas patrocinadas por el gobierno (GSE), intereses sobre sus saldos. El IOER (Interest On Excess Reserves), como se llamaba entonces, había sido elegido como la principal herramienta de la Fed para controlar los tipos de interés.

Al ofrecer a los bancos el IOER, una opción de inversión “sin riesgo”, la Fed obtuvo el poder de controlar los mercados monetarios a través de dos mecanismos. En primer lugar, a través del “tipo de reserva”, el tipo más bajo al que los bancos estaban dispuestos a prestar fondos al mercado. Como la Fed empezó a repartir una inversión sin riesgo que pagaba un interés superior (IOER), ninguna entidad querría prestar a otras a tipos inferiores al de la Fed. Esto fijó un límite a lo que podían subir los tipos, junto con el segundo mecanismo de la Fed: el arbitraje. Los fondos de la Reserva Federal rara vez bajaban por debajo del IOER porque las entidades podían crear un arbitraje sin riesgo, tomando prestados los fondos de la Reserva Federal, por ejemplo al 1%, y depositándolos en la Reserva Federal, que pagaba el 1,5%. La diferencia de 50 puntos básicos acababa reduciéndose hasta casi cero, ya que los participantes en los fondos federales competían para arbitrar el diferencial.

Con estas dos nuevas palancas, la Fed creía haber recuperado con éxito el control de los mercados monetarios. Si quería modificar los tipos, la Fed simplemente ajustaba el tipo de descuento y el IOER al mismo tiempo y en el mismo nivel. Si el FOMC (Comité Federal de Mercado Abierto) indicaba que los tipos debían subir, los mercados monetarios podían ajustarse, fijando preventivamente el precio de un ciclo de endurecimiento.

A partir de ahí, la Fed estableció un techo para los tipos de interés, pero quedaba un pequeño problema. También necesitaba establecer un suelo para los tipos. Los participantes influyentes en el mercado de fondos de la Fed, como los Bancos Federales de Préstamos Hipotecarios (FHLB), no podían obtener intereses de sus saldos de reserva. Esto significaba que a veces empujaban los tipos del mercado monetario por debajo de los objetivos de la Fed. Para contrarrestar esta situación, la Reserva Federal creó la facilidad de repos a un día, ON RRP. Esta facilidad ofrecía una inversión sin riesgo a un tipo de interés determinado a las partes que no podían acogerse al IOER, corrigiendo así el error y estableciendo un límite inferior para los tipos de interés. Los mercados monetarios obedecieron con un mínimo de alboroto.

Por el momento, eso fue todo. Tras aplicar un trío de tipos de interés oficiales (IORB, ON RRP y el tipo de descuento), la Fed volvió a sentir que tenía el control total de los mercados monetarios. Sin embargo, seguía teniendo un punto débil: el repo, el mercado bancario en la sombra que permitía a las partes transformar temporalmente sus bonos del Tesoro en depósitos casi bancarios. En 2019, apenas algunas entidades, aparte de unas pocas empresas patrocinadas por el gobierno (GSE), seguían participando en el mercado de fondos federales, ya que la mayoría de las instituciones tenían ahora todas las reservas que necesitaban. En su lugar, los instintos y la regulación empujaron a los participantes del mercado hacia los repos.

El 17 de septiembre de 2019, los tipos en el mercado de repos se dispararon al alza. Todo el mundo quería efectivo, pero había escasez. El pago del impuesto de sociedades y el aumento de las emisiones del Tesoro provocaron un gran descenso de las reservas. Como resultado, los bancos tuvieron que reducir los préstamos repo. Nadie podía prestar.

En respuesta a este desajuste entre la oferta y la demanda, la Reserva Federal creó lo que finalmente denominó “Servicio de recompra permanente”. Esto permitía a determinadas entidades obtener efectivo de la Reserva Federal a un tipo de interés determinado utilizando como garantía bonos del Tesoro de EE.UU., deuda de agencias o valores respaldados por hipotecas de agencias. La táctica de la Reserva Federal funcionó. Desde que todo el mundo empezó a pedir prestado al banco central, el Secured Overnight Financing Rate (SOFR), que sigue el coste de las transacciones en el mercado de repos, bajó de más del 5% hasta situarse dentro del rango objetivo de la Fed.

En julio de 2021, tras el COVID y el consiguiente QE Infinity, el IOER y el IORR (interés sobre las reservas obligatorias) se volvieron superfluos. La Fed retiró estas medidas en favor de un único punto de referencia: IORB (Interest on Reserve Balances). El QE Infinity había dejado sin sentido el término “exceso de reservas”.

Desde entonces, todo ha sido coser y cantar para la Reserva Federal. Ha eliminado, al menos por ahora, las posibles crisis en los mercados monetarios. Si los tipos se disparan por encima de su rango objetivo, la Fed ajusta el IORB o dispara el Standing Repo Facility, devolviendo los tipos a su rango deseado. En el límite inferior, las entidades apenas quieren pedir prestado por debajo del tipo ON RRP de la Fed, ya que están perdiendo una inversión sin riesgo de una entidad que puede emitir deuda sin riesgo de crédito o de impago. El suelo de los tipos de la Fed ha “filtrado” unas cuantas veces, pero siempre se ha arreglado.

Por eso, al aplicar un trío de tipos de interés oficiales (IORB, ON RRP y el tipo de descuento) y utilizar su Servicio de Reposiciones Permanentes, la Fed ha conseguido un sólido control de los mercados monetarios. Desde el estallido del mercado de repos, salvo algunos “obstáculos”, el statu quo ha evolucionado hacia la estabilidad.

Ahora bien, afirmar que el sistema es “estable” es lo que muchos considerarán como algo contradictorio. Pero, en contra de la creencia popular, la Fed ha creado un sistema más duradero y ha aumentado su resistencia. La mayoría de los análisis de la Fed están impulsados por la ideología y no se basan en validaciones, por lo que es difícil de reconocer.

Sin embargo, esto no significa que los mercados financieros hayan sido despojados de peligros. Al ser la Fed capaz de prevenir las crisis del mercado monetario nacional, el peligro reside ahora en áreas exóticas del sistema financiero.

Pero una vez más, Estados Unidos está ganando gradualmente autoridad y poder sobre estos mercados. Al proporcionar líneas de canje de bancos centrales y swaps de divisas a sus aliados más cercanos, al abrir una facilidad FIMA para aparentemente suministrar dólares de emergencia a China, y al emitir 1 billón de dólares en bonos del Tesoro cada año hasta al menos 2055, Estados Unidos aumentará su control sobre las finanzas mundiales, con el dólar estadounidense al frente y en el centro.

Es por estas y muchas otras razones que Concoda ve que el final del juego no es un colapso, sino que la Fed engulle todo paradigma bancario en la sombra para mantener la estabilidad financiera. El Complejo Industrial REM (Repo, Eurodólar y Fondo del Mercado Monetario) continuará bajo el paraguas de la Fed. La hegemonía del dólar estadounidense requiere un sistema financiero complejo y en constante cambio, y a medida que se vuelve cada vez más elaborado e intrincado, la Reserva Federal debe ampliar sus poderes para preservar la autoridad. El llamado banco central del mundo posee un control casi total sobre la mayor parte del sistema monetario global, pero si surge otra amenaza, puede -y lo hará- adaptarse a la situación, cambiando las reglas del juego una vez más para mantener el sistema monetario funcional y estable.

A pesar de una breve reacción, todo el mundo -los críticos de los bancos centrales, los ciudadanos de a pie e incluso los defensores de las criptomonedas- aceptará las políticas contemporáneas de la Fed porque la alternativa es una catástrofe financiera tan ominosa que incluso los colapsistas optarán por evitarla. Cuando todo el mundo se enfrente a las consecuencias reales del llamado Great Financial Reset™, quedará expuesto como una mera ensoñación.

Publicada originalmente aquí

Compartir