ECONOMÍA

Por Michael Hudson

Los imperios suelen seguir el curso de una tragedia griega, provocando precisamente el destino que pretendían evitar. Ese es ciertamente el caso del Imperio estadounidense, que se está desmantelando a sí mismo a un ritmo no muy lento.

El supuesto básico de las previsiones económicas y diplomáticas es que cada país actuará según su propio interés. Este razonamiento no sirve de nada en el mundo actual. Observadores de todo el espectro político están utilizando frases como “dispararse en su propio pie” para describir la confrontación diplomática de Estados Unidos con Rusia y con sus aliados. Pero nadie pensó que el Imperio Americano se autodestruiría tan rápido.

Durante más de una generación, los diplomáticos estadounidenses más destacados han advertido sobre lo que creían que representaría la última amenaza exterior: una alianza de Rusia y China que dominara Eurasia. Las sanciones económicas y el enfrentamiento militar de Estados Unidos han unido a estos dos países, y están empujando a otros países a su emergente órbita euroasiática.

Se esperaba que el poder económico y financiero estadounidense evitara este destino. Durante el medio siglo transcurrido desde que Estados Unidos abandonó el oro en 1971, los bancos centrales del mundo han operado con el Estándar del Dólar, manteniendo sus reservas monetarias internacionales en forma de títulos del Tesoro de Estados Unidos, depósitos bancarios de Estados Unidos y acciones y bonos de Estados Unidos. El Estándar del Tesoro resultante ha permitido a Estados Unidos financiar su gasto militar en el extranjero y la toma de posesión de inversiones en otros países simplemente creando pagarés en dólares. Los déficits de la balanza de pagos de Estados Unidos terminan en los bancos centrales de los países con superávit de pagos como sus reservas, mientras que los deudores del Sur Global necesitan dólares para pagar a sus tenedores de bonos y realizar su comercio exterior.

Este privilegio monetario -el señoreaje del dólar- ha permitido a la diplomacia estadounidense imponer políticas neoliberales al resto del mundo, sin tener que utilizar mucha fuerza militar propia, salvo para apoderarse del petróleo de Oriente Próximo.

La reciente escalada de sanciones estadounidenses que bloquean a Europa, Asia y otros países del comercio y la inversión con Rusia, Irán y China ha impuesto enormes costes de oportunidad -el coste de las oportunidades perdidas- a los aliados de Estados Unidos. Y la reciente confiscación del oro y de las reservas de divisas de Venezuela, Afganistán y ahora Rusia[1], junto con el asalto selectivo a las cuentas bancarias de los extranjeros ricos (con la esperanza de ganar sus corazones y mentes, atraídos por la esperanza de la devolución de sus cuentas secuestradas), ha acabado con la idea de que la tenencia de dólares -o ahora también los activos en libras esterlinas y euros, satélites de la OTAN del dólar- son un refugio de inversión seguro cuando las condiciones económicas mundiales se tambalean.

Así que me siento un poco apenado al ver la velocidad a la que este sistema financiado centrado en Estados Unidos se ha desdolarizado en el lapso de sólo uno o dos años. El tema básico de mi libro Superimperialismo ha sido cómo, durante los últimos cincuenta años, el estándar de los bonos del Tesoro de EE.UU. ha canalizado los ahorros extranjeros hacia los mercados financieros y los bancos de EE.UU., dando vía libre a la Diplomacia del Dólar. Yo creía que la desdolarización estaría liderada por China y Rusia, que se movilizarían para tomar el control de sus economías y evitar el tipo de polarización financiera que está imponiendo la austeridad en Estados Unidos[2], pero los funcionarios estadounidenses están obligando a Rusia, China y otras naciones que no están encerradas en la órbita de Estados Unidos a ver la escritura en la pared y superar cualquier vacilación que tuvieran para desdolarizar.

Yo esperaba que el fin de la economía imperial dolarizada se produjera por la ruptura de otros países. Pero eso no es lo que ha ocurrido. Los propios diplomáticos estadounidenses han optado por poner fin a la dolarización internacional, mientras ayudan a Rusia a construir sus propios medios de producción agrícola e industrial autosuficiente. Este proceso de fractura global en realidad ha estado ocurriendo durante algunos años, comenzando con las sanciones que bloquean a los aliados de la OTAN de Estados Unidos y otros satélites económicos de comerciar con Rusia. Para Rusia, estas sanciones tuvieron el mismo efecto que habrían tenido los aranceles de protección.

Rusia había permanecido demasiado cautivada por la ideología neoliberal del libre mercado como para tomar medidas para proteger su propia agricultura e industria. Estados Unidos proporcionó la ayuda necesaria al imponer a Rusia la autosuficiencia interna. Cuando los Estados bálticos obedecieron las sanciones estadounidenses y perdieron el mercado ruso para sus quesos y otros productos agrícolas, Rusia creó rápidamente su propio sector quesero y lácteo, al tiempo que se convertía en el principal exportador de grano del mundo.

Rusia está descubriendo (o está a punto de descubrir) que no necesita dólares estadounidenses como respaldo para el tipo de cambio del rublo. Su banco central puede crear los rublos necesarios para pagar los salarios nacionales y financiar la formación de capital. Las confiscaciones estadounidenses de sus reservas en dólares y euros pueden llevar finalmente a Rusia a poner fin a su adhesión a la filosofía monetaria neoliberal, tal como defiende desde hace tiempo Sergei Glaziev, en favor de la Teoría Monetaria Moderna (TMM).

La misma dinámica de socavar los objetivos ostensibles de Estados Unidos se ha producido con las sanciones estadounidenses contra los principales multimillonarios rusos. La terapia de choque neoliberal y las privatizaciones de la década de 1990 dejaron a los cleptócratas rusos con una única forma de sacar provecho de los activos que habían arrebatado al dominio público. Se trataba de incorporar sus ganancias y vender sus acciones en Londres y Nueva York. Los ahorros nacionales se habían esfumado y los asesores estadounidenses convencieron al banco central ruso de que no creara su propio dinero en rublos.

El resultado fue que el patrimonio nacional ruso de petróleo, gas y minerales no se utilizó para financiar una racionalización de la industria y la vivienda rusas. En lugar de que los ingresos de la privatización se invirtieran en la creación de nuevos medios de protección rusos, se quemaron en adquisiciones de nuevos ricos de lujosos inmuebles británicos, yates y otros activos de capital de fuga mundial. Pero el efecto de las sanciones que convierten en rehenes las posesiones en dólares, libras esterlinas y euros de los multimillonarios rusos ha sido hacer de la City londinense un lugar demasiado arriesgado para mantener sus activos, y para los ricos de cualquier otra nación potencialmente sujeta a sanciones estadounidenses. Al imponer sanciones a los rusos más ricos y cercanos a Putin, los funcionarios estadounidenses esperaban inducirlos a oponerse a su ruptura con Occidente, y así servir efectivamente como agentes de influencia de la OTAN. Pero para los multimillonarios rusos, su propio país empieza a parecer más seguro.

Durante muchas décadas, la Reserva Federal y el Tesoro de Estados Unidos han luchado para que el oro recupere su papel en las reservas internacionales. Pero, ¿cómo verán India y Arabia Saudí sus tenencias de dólares cuando Biden y Blinken intenten obligarles a seguir el “orden basado en reglas” de Estados Unidos en lugar de su propio interés nacional? Los recientes dictados de Estados Unidos no les han dejado otra alternativa que empezar a proteger su propia autonomía política convirtiendo las tenencias de dólares y euros en oro como un activo libre de la responsabilidad política de ser rehenes de las exigencias cada vez más costosas y perturbadoras de Estados Unidos.

La diplomacia estadounidense le ha refregado a Europa en la cara su abyecto servilismo, diciéndole a sus gobiernos que hagan que sus empresas se deshagan de sus activos rusos por centavos de dólar, después de que las reservas extranjeras de Rusia se bloquearan y el tipo de cambio del rublo se desplomara. Blackstone, Goldman Sachs y otros inversores estadounidenses se apresuraron a comprar lo que Shell Oil y otras empresas extranjeras estaban descargando.

Nadie pensó que el orden mundial de la posguerra de 1945-2020 cedería tan rápido. Está surgiendo un verdadero nuevo orden económico internacional, aunque todavía no está claro qué forma adoptará. Pero los enfrentamientos resultantes de “pinchar al Oso” con la agresión de Estados Unidos/OTAN contra Rusia han pasado el nivel de masa crítica. Ya no se trata sólo de Ucrania. Eso es simplemente el detonante, un catalizador para alejar a gran parte del mundo de la órbita de EEUU/OTAN.

El próximo enfrentamiento puede producirse dentro de la propia Europa, cuando los políticos nacionalistas traten de liderar una ruptura con el excesivo poderío de Estados Unidos sobre sus aliados europeos y otros para mantenerlos dependientes del comercio y la inversión de Estados Unidos. El precio de su continua obediencia es imponer una inflación de costes a su industria mientras subordinan su política electoral democrática a los procónsules estadounidenses de la OTAN.

Estas consecuencias no pueden considerarse realmente “involuntarias”. Demasiados observadores han señalado exactamente lo que ocurriría, encabezados por el presidente Putin y el ministro de Asuntos Exteriores Lavrov, explicando cuál sería su respuesta si la OTAN insistiera en arrinconarlos mientras ataca a los rusoparlantes del este de Ucrania y traslada armamento pesado a la frontera occidental de Rusia. Las consecuencias se preveían. A los neoconservadores que controlan la política exterior de Estados Unidos simplemente no les importaba. Se consideraba que reconocer las preocupaciones rusas lo convertía a uno en un Putinversteher.

Los funcionarios europeos no se sintieron incómodos al contar al mundo sus preocupaciones de que Donald Trump estaba loco y distorsionaba la diplomacia internacional. Pero parece que les ha sorprendido el resurgimiento del odio visceral a Rusia por parte de la Administración Biden a través del Secretario de Estado Blinken y Victoria Nuland-Kagan. El modo de expresión y los gestos de Trump pueden haber sido groseros, pero la pandilla neocon de Estados Unidos tiene obsesiones de confrontación mucho más amenazantes a nivel mundial. Para ellos, era una cuestión de qué realidad saldría victoriosa: la “realidad” que ellos creían poder hacer, o la realidad económica fuera del control de Estados Unidos.

Lo que los países extranjeros no han hecho por sí mismos para sustituir al FMI, al Banco Mundial y a otros brazos fuertes de la diplomacia estadounidense, los políticos estadounidenses les están obligando a hacerlo. En lugar de que los países europeos, de Oriente Próximo y del Sur Global se separen al calcular sus propios intereses económicos a largo plazo, Estados Unidos los está alejando, como ha hecho con Rusia y China. Cada vez más políticos buscan el apoyo de los votantes preguntando si sus países estarían mejor servidos por nuevos acuerdos monetarios que sustituyan al comercio dolarizado, la inversión e incluso el servicio de la deuda externa.

La crisis de los precios de la energía y los alimentos está afectando especialmente a los países del Sur, coincidiendo con sus propios problemas de Covid-19 y con el inminente vencimiento del servicio de la deuda dolarizada. Algo debe ceder. ¿Hasta cuándo impondrán estos países la austeridad para pagar a los tenedores de bonos extranjeros?

¿Cómo harán frente las economías estadounidense y europea a sus sanciones contra las importaciones de gas y petróleo ruso, cobalto, aluminio, paladio y otros materiales básicos? Los diplomáticos estadounidenses han confeccionado una lista de materias primas que su economía necesita desesperadamente y que, por tanto, están exentas de las sanciones comerciales impuestas. Esto proporciona al Sr. Putin una práctica lista de puntos de presión de Estados Unidos para utilizar en la remodelación de la diplomacia mundial y ayudar a los países europeos y otros a romper con el Telón de Acero que Estados Unidos ha impuesto para encerrar a sus satélites en la dependencia de los suministros estadounidenses de alto precio…

La inflación Biden

Pero la ruptura definitiva con el aventurerismo de la OTAN debe venir de dentro de los propios Estados Unidos. A medida que se acercan las elecciones de mitad de período de este año, los políticos encontrarán un terreno fértil para mostrar a los votantes estadounidenses que la inflación de los precios liderada por la gasolina y la energía es un subproducto político del bloqueo de la Administración Biden a las exportaciones rusas de petróleo y gas. (¡Malas noticias para los propietarios de los grandes SUVs devoradores de gasolina!) El gas se necesita no sólo para la calefacción y la producción de energía, sino para fabricar fertilizantes, de los que ya hay escasez mundial. Esta situación se ve agravada por el bloqueo de las exportaciones de grano ruso y ucraniano a Estados Unidos y Europa, lo que ha provocado que los precios de los alimentos ya se hayan disparado.

Ya existe una sorprendente desconexión entre la visión de la realidad que tiene el sector financiero y la que promueven los principales medios de comunicación de la OTAN. Los mercados bursátiles europeos se desplomaron en su apertura el lunes 7 de marzo, mientras el petróleo Brent se disparaba hasta los 130 dólares el barril. El noticiero matutino “Today” de la BBC presentó al diputado conservador Alan Duncan, un comerciante de petróleo, advirtiendo que la casi duplicación de los precios en los futuros del gas natural amenazaba con llevar a la quiebra a las empresas comprometidas con el suministro de gas a Europa a las antiguas tarifas. Pero volviendo a las noticias militares de “Dos minutos de odio”, la BBC seguía aplaudiendo a los valientes combatientes ucranianos y los políticos de la OTAN instando a un mayor apoyo militar. En Nueva York, el índice Dow Jones cayó 650 puntos y el oro se disparó por encima de los 2.000 dólares la onza, lo que refleja la opinión del sector financiero sobre el desarrollo de la partida en Estados Unidos. Los precios del níquel subieron aún más: un 40%.

Tratar de obligar a Rusia a responder militarmente y así quedar mal ante el resto del mundo está resultando ser una maniobra destinada simplemente a garantizar que Europa contribuya más a la OTAN, compre más material militar estadounidense y se encierre más en la dependencia comercial y monetaria de Estados Unidos. La inestabilidad que esto ha provocado está resultando tener el efecto de hacer que los Estados Unidos parezcan tan amenazantes como lo es Rusia según el Occidente de la OTAN.


Notas

1 El oro de Libia también desapareció tras el derrocamiento de Muamar Gadafi por parte de la OTAN en 2011. 

2 Véase más recientemente Radhika Desai y Michael Hudson (2021), “Beyond Dollar Creditocracy: A Geopolitical Economy”, Documento del Club Valdai nº 116. Moscú: Valdai Club, 7 de julio, repr. en Real World Economic Review (97), https://rwer.wordpress.com/2021/09/23. 

Compartir

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.