https://thehill.com/opinion/campaign/592969-cnns-collapse-is-now-complete

CONTRARRELATO

Por Joe Concha

Todo comenzó hace 42 años: la creación por parte de Ted Turner de una cadena de noticias 24/7 que existiría en algo llamado televisión por cable. Pocos creían que pudiera tener éxito. 

Durante su primera década, la CNN avanzó a duras penas, pero no se consideraba un cambio de juego ni un verdadero competidor de las grandes entidades de noticias con sede en Nueva York, como la CBS, la NBC y la ABC. Todo cambió cuando estalló la guerra entre Estados Unidos e Irak en 1991.  

La noche en que la guerra estalló en Bagdad, la CNN fue la única organización de noticias que pudo transmitir desde la ciudad sitiada cuando comenzó el ataque de Estados Unidos, todo gracias a la habilidad del equipo de la CNN para convencer al gobierno iraquí de que les concediera una línea de salida de la ciudad para transmitir, una línea que la competencia no pudo asegurar.

Cómo la CNN ganó la guerra” fue el elogioso titular de The Washington Post en un reportaje que relataba perfectamente los acontecimientos que llevaron a la CNN a convertirse oficialmente en un actor importante. Y así fue. 

Hasta 2002, la CNN era el número 1 en la carrera de las noticias por cable. Pero una competencia que no había existido antes acabó con su dominio para siempre, principalmente en forma de Fox News y, en menor medida, MSNBC. A pesar de los resultados de audiencia, la CNN continuó presentándose como una cadena creíble, basada en hechos y en integridad, que se apoyaba en una información sólida con una pizca de opinión e información mezclada a través de programas como “Larry King Live” y “Crossfire”.  

En 2013, la cadena contrató al ex presidente de NBC Universal, Jeff Zucker, para que tomara las riendas, ya que los índices de audiencia seguían estando por debajo de la media, en el mejor de los casos. Esto le dio a Zucker un mandato para cambiar radicalmente la cadena desde sus raíces periodísticas de más de tres décadas -la cobertura completa, de meses de duración, de un avión de pasajeros malasio desaparecido es un primer ejemplo.

Pero dos años más tarde, el movimiento para insertar fuertes dosis de opinión partidista en sus reportajes no hizo más que acelerarse cuando el ex presidente Trump -contratado por Zucker en la NBC para “The Apprentice”- se lanzó a la carrera presidencial de 2016. Al principio, la CNN abrazó todos los movimientos de Trump. (¿Hillary Clinton está dando un discurso en algún lugar? Que le den. Mostremos en su lugar un podio vacío, con un zócalo que diga “Trump hablará pronto”). Los 17 contrincantes republicanos del magnate inmobiliario nunca tuvieron una oportunidad; Trump borró el sol en términos de cobertura de los medios de comunicación en su camino a ganar la nominación.

En ese momento, Zucker y la CNN empezaron a preocuparse. Porque, si bien fue un impulso de audiencia para la cadena convertir a Trump en la pieza central, crecía la preocupación de que el tipo pudiera realmente vencer a Hillary y convertirse en el 45º presidente de la nación. Así que Zucker soltó a los sabuesos, pero era demasiado tarde. Trump seguiría sorprendiendo al mundo en noviembre de 2016.

Sin inmutarse, la CNN decidió que no habría período de luna de miel para el nuevo presidente. Las habladurías sobre la colusión rusa que le dio a Trump la Casa Blanca empezaron incluso antes de la toma de posesión. Y tras el incesante bombardeo a Trump, la Universidad de Harvard concluyó que la CNN lideró, junto con la antigua casa de Zucker, la NBC, la cobertura negativa de Trump en un 93% en sus primeros 100 días

Durante los siguientes cuatro años, CNN sirvió como la principal resistencia mediática a Trump, tirando la objetividad por la ventana. Y después de que el presidente Biden resultase electo, la cadena vitoreó al nuevo presidente como lo había hecho durante toda la campaña, mientras seguía haciendo de Trump la pieza central de una cobertura negativa exagerada, a pesar de que ya no estaba en el cargo.   

Pero por mucho que la CNN tratara de resucitar a su protagonista -que fue expulsado de las redes sociales y se mantuvo en gran medida fuera de la red durante el año- su ausencia demostró claramente que la cadena era un poni partidista de un solo truco. Los índices de audiencia cayeron un 90% en general al comparar enero de 2021 con enero de 2022. Algo difícil de lograr. 

Lo que nos lleva a los acontecimientos de esta semana: Zucker publicó un comunicado diciendo que tuvo que renunciar por una aventura consensuada con una ejecutiva llamada Allison Gollust. Al parecer, WarnerMedia tiene una norma que lo prohíbe, por lo que Zucker -en lugar de un tirón de orejas por una ofensa benigna- simplemente tuvo que marcharse de forma abrupta. 

Nadie se creyó esta excusa. Resulta que tenían muchas razones para ser escépticos.  

Según varios informes, Zucker y Gollust supuestamente asesoraron al entonces gobernador de Nueva York, el demócrata Andrew Cuomo -hermano mayor del entonces presentador de la CNN, Chris Cuomo– sobre lo que debía decir durante sus sesiones informativas diarias de COVID-19 en la primavera de 2020. Al parecer, también le dijeron a Cuomo cómo responder y cómo criticar a Trump, para que fuera una televisión más convincente. (Gollust fue en el pasado directora de comunicaciones de Andrew Cuomo). 

Aclaremos todo esto: 

En la primavera de 2020, el país estaba en un lugar horrible. Los negocios cerraron completamente; la gente estaba asustada. No había terapias COVID-19, ni vacunas. Los hospitales estaban desbordados, miles morían cada día. Si alguna vez hubo un momento para que las organizaciones de noticias educaran e informaran al público, era ese. 

En lugar de ello, Zucker aparentemente creyó que era el momento perfecto para explotar la situación en beneficio político y para ayudar a los índices de audiencia de la cadena.

Andrew Cuomo se benefició de las sesiones informativas que le hicieron aparecer como el adulto en la sala con respecto a la COVID-19 y a Trump como el villano. Cuomo obtuvo un contrato de libro de 5,1 millones de dólares como resultado.

Chris Cuomo y Zucker/Gollust/CNN se beneficiaron de entrevistas maratónicas con el gobernador/hermano de Cuomo, que no tocaron el supuesto escándalo de la residencia de ancianos del gobernador. Las audiencias se dispararon.

Entonces, ¿la salida de Zucker fue simplemente por una relación consentida con una compañera de trabajo? Uno podría ser perdonado por cuestionar eso.

En el futuro, ¿qué le espera a la CNN cuando la empresa pase a formar parte de Discovery Channel a finales de este año? Escuchemos a su futuro mayor accionista, John Malone de Liberty Media: 

“Me gustaría que la CNN volviera al tipo de periodismo con el que empezó, y que tuviera realmente periodistas, lo que sería único y refrescante”, dijo Malone en una entrevista que se emitió recientemente en la CNBC. 

El colapso de la CNN es hoy total: 9 de cada 10 espectadores, desaparecidos. Su presentador más valorado, Chris Cuomo, se ha ido. Su presidente de la red, se ha ido. Su integridad en ruinas.  

Ah, y una nueva dirección que está señalando grandes cambios… cambios que pueden hacer de la CNN de nuevo la orgullosa red que una vez fue, antes de que Jeff Zucker la destruyera. 

Compartir