Esta es la nota original, publicada en un medio local del Estado de Indiana, que dio lugar a los dos comentarios que adjuntamos luego.

CONTRARRELATO

Por Margaret Menge, para The Center Square (*)

El director de la compañía de seguros OneAmerica, con sede en Indianápolis, afirmó que la tasa de mortalidad ha aumentado un sorprendente 40% respecto a los niveles anteriores a la pandemia entre las personas en edad de trabajar.

Estamos viendo, en este momento, las tasas de mortalidad más altas que hemos visto en la historia de este negocio – no sólo en OneAmerica“, dijo el CEO de la compañía, Scott Davison, durante una conferencia de prensa en línea esta semana. “Los datos son consistentes en todos los actores de este negocio“.

OneAmerica es una compañía de seguros de 100.000 millones de dólares que tiene su sede en Indianápolis desde 1877. La empresa cuenta con unos 2.400 empleados y vende seguros de vida, incluidos seguros de vida colectivos a empleadores de todo el país.

Davison dijo que el aumento de las muertes representa “números enormes, enormes“, y que no son personas mayores las que están muriendo, sino “principalmente personas en edad de trabajar de 18 a 64 años” que son los empleados de las empresas que tienen planes de seguro de vida de grupo a través de OneAmerica.

Y lo que vimos sólo en el tercer trimestre, estamos viendo que continúa en el cuarto trimestre, es que las tasas de mortalidad han subido un 40% sobre lo que eran antes de la pandemia“, dijo.

Para que nos hagamos una idea de la gravedad de la situación, una catástrofe de tres cifras, o de las que ocurre una en 200 años, supondría un aumento del 10% con respecto a la época prepandémica“, dijo. “Así que un 40% es algo inaudito“.

Davison fue uno de los varios líderes empresariales que hablaron durante la conferencia de prensa virtual del 30 de diciembre, organizada por la Cámara de Comercio de Indiana.

La mayoría de las reclamaciones por muertes que se están presentando no están clasificadas como muertes por COVID-19, dijo Davison.

Lo que los datos nos están mostrando es que las muertes que se están declarando como muertes por COVID son muchas menos que las pérdidas reales de vidas entre las personas en edad de trabajar durante la pandemia. Puede que no todo sea COVID en su certificado de defunción, pero las muertes son enormes, enormes“.

Dijo que, al mismo tiempo, la compañía está viendo un “repunte” en las reclamaciones por incapacidad, diciendo que al principio eran reclamaciones por incapacidad a corto plazo, y ahora el aumento es en las reclamaciones por incapacidad a largo plazo.

Para OneAmerica, esperamos que los costes de esto van a ser bastante más de 100 millones de dólares, y este es nuestro negocio más pequeño. Así que está teniendo un gran impacto en eso“, dijo.

Esos 100 millones de dólares es lo que OneAmerica habrá pagado a los asegurados en concepto de seguro de vida colectivo y reclamaciones por discapacidad, según la compañía.

Davison dijo que los costes se trasladarán a los empleadores que compren pólizas de seguro de vida de grupo, que tendrán que pagar primas más altas.

Los recuentos semanales de muertes de los CDC, que reflejan la información de los certificados de defunción y, por tanto, tienen un desfase de hasta ocho semanas o más, muestran que en la semana que terminó el 6 de noviembre hubo muchas menos muertes por COVID-19 en Indiana que hace un año -195 frente a 336-, pero más muertes por otras causas -1.350 frente a 1.319-.

Estas muertes se produjeron en personas de todas las edades, mientras que la información mencionada por Davison se refería a personas en edad de trabajar que son empleados de empresas con pólizas de seguro de vida de grupo.

En la misma conferencia de prensa en la que habló Davison, Brian Tabor, el presidente de la Asociación de Hospitales de Indiana, dijo que los hospitales de todo el estado están siendo inundados con pacientes “con muchas condiciones diferentes“, diciendo que “desafortunadamente, la salud del Hoosier promedio ha disminuido durante la pandemia“.

En una llamada de seguimiento, dijo que no tenía un desglose que mostrara por qué tantas personas en el estado están siendo hospitalizadas – por qué condiciones o dolencias. Pero dijo que la tasa de mortalidad extraordinariamente alta citada por Davison coincidía con lo que están viendo los hospitales del estado.

Lo que me confirmó es que corroboró lo que estamos viendo en el frente,…” dijo.

El número de hospitalizaciones en el estado es ahora más alto que antes de que se introdujera la vacuna COVID-19 hace un año, y de hecho es más alto de lo que ha sido en los últimos cinco años, dijo el Dr. Lindsay Weaver, jefe médico de Indiana, en una conferencia de prensa con el gobernador Eric Holcomb el miércoles.

Sólo el 8,9% de las camas de CTI están disponibles en los hospitales del estado, un mínimo para el año, y más bajo que en cualquier momento de la pandemia. Sin embargo, la mayoría de las camas de la CTI no están ocupadas por pacientes con COVID-19: sólo el 37% lo están, mientras que el 54% de las camas de la UCI están siendo ocupadas por personas con otras enfermedades o afecciones.

El tablero de mando en línea del estado muestra que la media móvil de muertes diarias por COVID-19 es menos de la mitad de lo que era hace un año. En el punto álgido de la pandemia hace un año, murieron 125 personas en un solo día: el 29 de diciembre de 2020. En los últimos tres meses, el mayor número de muertes en un día fue de 58, el 13 de diciembre.

Publicada originalmente aquí


Según un estudio de The Epoch Times en base a datos aun parciales del CDC, ese aumento de mortalidad se confirma en un conjunto de estados de los Estados Unidos, según muestra el gráfico a continuación:

MORTALIDAD ENTRE PERSONAS JÓVENES AUMENTADA, SEGÚN ESTADO. (Porcentaje de aumento de la mortalidad en edades 18-49 en los 12 meses finalizados en octubre 2021, comparada con el mismo período de 2018-2019)

Compartir