* En todo Estados Unidos, los pacientes de COVID-19 están siendo asesinados por protocolos médicos inadecuados, y no tienen voz en el tratamiento que reciben. Se les ha despojado literalmente de sus derechos como pacientes

* A los pacientes de COVID se les niegan medicamentos básicos como antibióticos y esteroides. Incluso se les niega la nutrición y los líquidos básicos, lo que equivale a un crimen de guerra. En su lugar, los pacientes con COVID reciben un tratamiento excesivo con remdesivir, narcóticos y ventilación mecánica, una combinación que en la mayoría de los casos provoca la muerte

* El gobierno paga a los hospitales por las pruebas de COVID, los diagnósticos de COVID, la admisión de pacientes de COVID, el uso de remdesivir y ventilación, y las muertes por COVID. Este sistema de pago ha creado una especie de máquina de matar institucionalizada, en la que los ingresos de los hospitales están ligados a los pacientes que mueren en el hospital con la etiqueta COVID, ya sea verdadera o falsa

* La prensa canadiense informa de que los pacientes con COVID-19 suelen recibir dosis excesivas de medicamentos como opioides, benzodiacepinas y anticolinérgicos que podrían provocar una sobredosis letal, y en el Reino Unido se ha acusado a las residencias de ancianos de matar a los pacientes COVID con midazolam, un potente sedante

* En conjunto, la negligencia de los pacientes, el maltrato, el sobretratamiento y los pinchazos de COVID han provocado discapacidades y muertes masivas. Las muertes entre los estadounidenses en edad de trabajar (de 18 a 64 años) a partir del tercer trimestre de 2021 fueron un 40% más altas que las tasas prepandémicas. Compárelo con el aumento del 15,4% observado entre 2019 y 2020, que fue reportado como el mayor aumento de pagos de seguros de vida en 100 años

CONTRARRELATO

Por Dr. Joseph Mercola

Algo verdaderamente impensable está ocurriendo en los hospitales de Estados Unidos. En todo el país, los pacientes de COVID-19 están siendo asesinados por protocolos médicos inapropiados, y no tienen voz en el tratamiento que reciben. Han sido literalmente despojados de sus derechos como pacientes.

Se les niega medicamentos básicos como antibióticos y esteroides. Incluso se les niega la alimentación y los líquidos básicos, lo que equivale a un crimen de guerra en virtud de las normas 531 y 1182 de la Convención de Ginebra, que establecen que no se puede hacer pasar hambre a una persona y que se deben satisfacer las necesidades básicas incluso a los prisioneros.

En cambio, los pacientes de COVID son tratados en exceso con terapias peligrosas e ineficaces como el remdesivir, los narcóticos y la ventilación mecánica, una combinación que la mayoría de las veces provoca la muerte. Muchos médicos que entienden la importancia de un tratamiento temprano y adecuado están perplejos y horrorizados por lo que están viendo, y con razón. A estas alturas, es realmente incomprensible.

Quizás el ejemplo más impactante que he encontrado es el caso de un hombre perfectamente sano que sufrió un accidente de coche. En una charla con Stew Peters en Rumble, Benjamin Gord afirma que el paramédico que le atendió le administró un fármaco nocivo desconocido y que se despertó con soporte vital en una sala de COVID.

Se sacó el respirador él solo, ya que estaba ileso del accidente. Cuando exigió saber por qué le habían puesto ventilación mecánica, el personal, conmocionado, le dijo que estaba siendo tratado por COVID.

En otros casos, se ha puesto a los pacientes en tratamiento estándar de COVID aunque vinieron por otra cosa. A los pacientes también se les niega el alta y se les mantiene básicamente como prisioneros en el hospital. A muchos se les niega el derecho a negar el tratamiento.

Por otra parte, se les obliga a aceptar órdenes de no reanimación que no desean. También hay informes de que a los pacientes de COVID se les administran potentes depresores respiratorios del sistema nervioso central, también conocidos como “cócteles de eutanasia”, combinaciones de sedantes como morfina, fentanilo y midazolam.3

El secuestro médico y el maltrato de los pacientes en contra de su voluntad se ha extendido tanto, que el abogado de derechos humanos Thomas Renz pidió a la Fundación Verdad por la Salud que creara un equipo de asesoramiento médico, denominado Equipo de Estrategia de Atención a los Enfermos de Enfermedad Renal Crónica (COVID, por sus siglas en inglés), para ayudar a las familias a liberar físicamente a sus seres queridos de los hospitales donde los mantienen cautivos.4

Incentivar el asesinato de pacientes

Aunque se puede especular todo el día sobre la ética de los administradores de los hospitales y de los médicos, una de las respuestas más obvias a cómo ha podido ocurrir esto es que los hospitales están recibiendo enormes incentivos para tratar en exceso a los pacientes de COVID hasta la muerte. En términos sencillos, cada paciente tiene lo que equivale a una recompensa de más de 100.000 dólares por su cabeza. Los hospitales reciben bonificaciones por: 5,6

Testeo y diagnóstico COVID: Los hospitales reciben una “bonificación” del 20% sobre el coste estándar del tratamiento de un paciente con COVID7

Ingreso de un “paciente COVID”.

Uso de remdesivir – El gobierno de EE.UU. realmente paga a los hospitales una bonificación adicional cuando usan remdesivir,8,9,10 y eso es además del 20% de recargo. El remdesivir se desarrolló como un medicamento antiviral y se probó durante el brote de ébola en 2014. Los resultados fueron más que decepcionantes. En los primeros meses de 2020, el fármaco entró en los ensayos de COVID.11

Esos ensayos también fueron más que decepcionantes.12,13,14 El fármaco no sólo fue ineficaz contra la infección, sino que también tuvo efectos secundarios significativos y potencialmente mortales, incluyendo insuficiencia renal y daños en el hígado.15 A pesar de sus claros peligros y la falta de eficacia, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. autorizó el remdesivir para su uso de emergencia contra el COVID en mayo de 2020,16 y luego le dio la aprobación completa en octubre de 2020.17

Uso de la ventilación mecánica, que según los denunciantes de la CMS mata al 84,9% de los pacientes de COVID en tan solo 96 horas,18 normalmente debido al barotrauma19 (traumatismo en los pulmones por la presión elevada).

Muertes por COVID – En agosto de 2020, el ex director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU., Robert Redfield, estuvo de acuerdo en que los hospitales tenían un incentivo financiero para sobrecontar las muertes por COVID.20

Según Renz, los hospitales están ganando un mínimo de 100.000 dólares extra por cada “paciente con COVID” cuando siguen la directiva de tratar sólo con remdesivir y ventilación. Por otro lado, los hospitales que se niegan a seguir este protocolo mortal y utilizan cosas como la ivermectina, los antibióticos y los esteroides pierden todos los pagos del gobierno.

Aun así, los incentivos financieros que dictan el tratamiento farmacológico no explican por qué algunos hospitales están reteniendo la nutrición y los fluidos básicos, literalmente torturando – matando de hambre – a los pacientes. Estos casos dejan claro que la muerte debe ser el resultado deseado. ¿Por qué, si no, retener la comida y el agua?

En un principio, estos incentivos de COVID se justificaron como una forma de garantizar que los hospitales no se vieran destruidos financieramente por la pandemia, ya que estaban perdiendo los ingresos de la atención rutinaria y las cirugías electivas que ya no podían ofrecer.21

Ahora, sin embargo, parece que este esquema de pago ha creado una especie de máquina de matar institucionalizada, en la que los ingresos de los hospitales están ligados a los pacientes que mueren en el hospital con una etiqueta COVID, ya sea verdadera o falsa.

Exceso de medicamentos para los pacientes COVID

Otros países informan de tendencias similares. La prensa canadiense informa de que los pacientes con COVID-19 suelen recibir dosis excesivas de medicamentos como opioides, benzodiacepinas y anticolinérgicos que podrían provocar una sobredosis letal.22

En el Reino Unido, se ha acusado a las residencias de ancianos de matar a los pacientes de COVID con midazolam, un potente sedante. En abril de 2020, se emitieron 38.352 prescripciones extrahospitalarias de midazolam, mientras que la media mensual de los cinco años anteriores fue de solo 15.000, lo que se explica con detalle en el vídeo anterior.

El midazolam deprime la respiración y acelera la muerte. Convierte los cuidados al final de la vida en una eutanasia“, declaró a MailOnline el Dr. Patrick Pullicino, neurólogo jubilado.

Y hablando de eutanasia, a finales de 2021, el gobierno de Nueva Zelanda aprobó la “eutanasia voluntaria” por inyección letal para los pacientes con COVID si el médico cree que el paciente con COVID no se recuperará.24 El médico que realiza la eutanasia recibe 1.087 dólares del gobierno por este servicio.25

Prevención mortal

Se mire por donde se mire, el objetivo parece ser maximizar el número de muertes, no salvar vidas. Eso incluye las inyecciones de COVID, que se promocionan como la única forma de prevenir infecciones graves y muertes. Sin embargo, los datos del Departamento de Defensa de EE.UU. sugieren que las inyecciones están causando lesiones y muertes sin precedentes. Los datos de la Base de Datos de Epidemiología Médica de la Defensa (DMED) fueron obtenidos por Renz a partir de denunciantes del Departamento de Defensa, y fueron publicados en el sitio web de Renz Law.26

Los datos muestran que, en comparación con los promedios quinquenales anteriores, los abortos espontáneos aumentaron un 279% entre el personal del Departamento de Defensa en 2021, el cáncer de mama subió un 487%, los trastornos del sistema nervioso un 1.048%, la infertilidad masculina un 350%, la femenina un 471%, la disfunción ovárica un 437% y así sucesivamente. Como señaló Renz durante el panel “COVID-19″ del senador estadounidense Ron Johnson: Una segunda opinión” del senador Ron Johnson:27

Los datos de Whistleblower, esta base de datos DMED, ha proporcionado una especie de grupo de control. Se trata de registros militares que se remontan a varios años atrás y que proporcionan códigos médicos para diversos problemas médicos a los que se enfrentan nuestros militares, como cánceres, abortos, trastornos neurológicos, etc.

Estos registros proporcionados por tres médicos militares… muestran una línea de base histórica de cómo era la salud de los militares estadounidenses antes de 2021, el año en que se lanzó la vacuna COVID. Lo que se ve es bastante inquietante.

De 2016 a 2020 todas las variaciones de las condiciones médicas se mantienen constantes. Pero en 2021, cuando la variable de la vacuna es obligatoria, el pico de cánceres, abortos, infertilidad, lo que sea, salta por factores de cientos a miles de por ciento.

Permítanme ser muy claro. Estas vacunas están hiriendo y a veces incluso matando a nuestros militares, y a aquellos en el público que están comprando el marketing “seguro y efectivo”. Estas cifras lo demuestran sin lugar a dudas“.

La respuesta del Pentágono – Una historia aún más grande

En respuesta a los datos filtrados del DMED, el Pentágono ahora afirma que “un fallo” en la base de datos hizo que se mostraran conjuntos de datos incompletos para los cinco años que Renz está utilizando como referencia. Los diagnósticos médicos reales de 2016 a 2020 son mucho más altos, afirman, y eso hizo que las cifras de 2021 parecieran falsamente elevadas.

Según el Mayor Charlie Dietz, un oficial de asuntos públicos del DOD, el DMED fue sacado de línea “para identificar y corregir la causa raíz de la corrupción de los datos.” Una vez que los supuestos diagnósticos médicos “faltantes” fueron añadidos de nuevo, el número reportado de enfermedades y lesiones para 2021 fue un 3% MENOR que el de 2020, y el más bajo que ha sido en seis años. Como informó The Blaze: 28

Dónde existían esos números verdaderos, por qué no estaban en el sistema durante cinco años, qué había exactamente en el sistema y por qué los números de 2021 eran precisos según la cuenta del DOD siguen siendo un misterio.

Sin embargo, uno por uno, los funcionarios de salud pública militar han ido añadiendo de nuevo números aleatorios a los códigos de 2016 a 2020. Renz y dos de los denunciantes me han dicho que a lo largo de la semana pasada, han vuelto a consultar los mismos datos, y en la mayoría de las categorías de la CIE, han encontrado que los números de 2016 a 2020 fueron “aumentados” exponencialmente para parecer que 2021 no era un año anormal.

Esto se ha hecho sin ninguna transparencia, ningún comunicado de prensa, ninguna declaración de la narrativa, y descuidadamente de una manera que hace que la narrativa ya increíble simplemente imposible de creer.

Además de creer que todos los informes epidemiológicos durante cinco años estaban de alguna manera completamente contaminados con datos falsos … tendríamos que creer que en el momento en que descubrieron esto de Renz, de repente descubrieron los números exactos. Un error de cinco años arreglado de la noche a la mañana“.

Incompetencia, corrupción, ambas cosas, ¿o algo peor?

Lo que hace que este espectáculo de payasos sea aún más indefendible es que el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP) de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades ha admitido que ha estado supervisando los datos del DMED desde el principio.29

Sea como sea, tenemos un grave problema. Si el Departamento de Defensa acaba de descubrir datos corruptos en el DMED, entonces hay incompetencia en sus filas. Y si el ACIP estaba mirando los datos del DMED y seguía impulsando la vacunación a pesar de las alarmantes señales de seguridad, entonces el ACIP es incompetente, o algo peor.

Si no hay nada malo en la base de datos y las cifras que Renz obtuvo inicialmente eran exactas, entonces hay gente dentro del Departamento de Defensa que está falsificando los datos para encubrir las lesiones causadas por la inyección de COVID y sacrificando a nuestros militares para proteger los beneficios de las grandes farmacéuticas, una acción que, de ser cierta, parece peligrosamente cercana a la traición.

Como señaló Steve Kirsch,30 fundador del Fondo para el Tratamiento Temprano de la COVID-19, la “explicación” del Departamento de Defensa para la discrepancia en sus estadísticas de lesiones de 2021 está plagada de agujeros. En primer lugar, no han explicado por qué los datos de 2016 a 2020 se vieron afectados y los de 2021 no.

En segundo lugar, no han explicado cómo pudieron corregir la “infradeclaración” de los problemas de salud de 2016 a 2020. ¿Cómo sabían que había una infradeclaración? ¿Y por qué no lo solucionaron antes? En tercer lugar, y quizás lo más importante:

Solo se vieron afectados los síntomas que fueron elevados por la vacuna; eso es imposible que un fallo informático haya causado eso… Eso hace que su explicación de “corrupción” sea difícil de explicar. Muy difícil de explicar“.

Pfizer advierte a los inversores de posibles impactos comerciales

Mientras tanto, Pfizer parece estar preparada para la aparición de malas noticias. En su comunicado de resultados del cuarto trimestre y en la divulgación de riesgos,31,32 la empresa admite que “la posibilidad de que aparezcan nuevos datos preclínicos, clínicos o de seguridad desfavorables y nuevos análisis de los datos preclínicos, clínicos o de seguridad existentes, o más información sobre la calidad de los datos preclínicos, clínicos o de seguridad, incluso por medio de auditorías o inspecciones” podría afectar a los resultados.

También señalan como riesgos potenciales los desafíos relacionados con la confianza del público, las preocupaciones sobre la integridad de los datos clínicos y la educación de los prescriptores y las farmacias, y eso se suma a la posibilidad de que la COVID-19 pueda “disminuir en gravedad o prevalencia, o desaparecer por completo“.

Las muertes por todas las causas se dispararon en 2021

En conjunto, la negligencia de los pacientes, el maltrato, el sobretratamiento y los pinchazos de COVID han provocado discapacidades y muertes masivas. A principios de enero de 2022, OneAmerica, una mutua nacional de seguros de vida con sede en Indianápolis, informó que las muertes entre los estadounidenses en edad de trabajar (de 18 a 64 años) a partir del tercer trimestre de 2021 fueron un 40% más altas que las tasas prepandémicas, y no están muriendo de COVID.

Compárese con el aumento del 15,4% observado entre 2019 y 2020. En diciembre de 2021, la revista Fortune informó de que se trataba del mayor aumento de las indemnizaciones de los seguros de vida en 100 años.33 Bueno, todavía no han visto nada, como dice el refrán. El director general de OneAmerica, Scott Davidson, dijo:34

Estamos viendo, ahora mismo, las tasas de mortalidad más altas que hemos visto en la historia de este negocio – no sólo en OneAmerica. Los datos son consistentes en todos los actores de este negocio.

Y lo que vimos en el tercer trimestre, y estamos viendo que continúa en el cuarto, es que las tasas de mortalidad han aumentado un 40% respecto a lo que había antes de la pandemia. Para que se hagan una idea de lo grave que es, una catástrofe de tres cifras o de una en 200 años supondría un aumento del 10% respecto a la prepandemia. Por tanto, un 40% es algo inaudito“.

Al mismo tiempo, OneAmerica también ha notado un aumento de las reclamaciones por incapacidad. Al principio, hubo un aumento de las reclamaciones por incapacidad a corto plazo, pero ahora la mayoría de las reclamaciones son por incapacidad a largo plazo. La compañía prevé que el aumento de las reclamaciones les costará “bastante más de 100 millones de dólares“, un gasto inesperado que se repercutirá en los empleadores que compren pólizas de seguro de vida de grupo.

A nivel mundial, el sector de los seguros de vida se vio afectado por siniestros por valor de 5.500 millones de dólares en los primeros nueve meses de 2021, que es cuando los pinchazos de COVID se desplegaron de forma más agresiva. Durante todo el año 2020, el punto álgido de la pandemia, las reclamaciones sólo alcanzaron los 3.500 millones de dólares.35 Según un corredor de seguros citado por Reuters, el sector fue cogido con la guardia baja, ya que esperaban que la campaña de vacunación masiva se tradujera en menores pagos en 2021. Reuters también informa de que: 36

La aseguradora holandesa Aegon, que realiza dos tercios de su negocio en EE.UU., vio aumentar las reclamaciones en EE.UU. de 31 millones de dólares en 2020, a 111 millones de dólares en 2021

Las aseguradoras estadounidenses MetLife y Prudential Financial también informaron de un aumento de los siniestros para 2021 en comparación con 2020 y los años anteriores a la epidemia

La reaseguradora Munich Re elevó su estimación de siniestros de vida y salud para 2021 de 400 millones de euros a 600 millones de euros.

Publicado originalmente aquí

Referencias

ICRC, Practice Relating to Rule 53

ICRC, Practice Relating to Rule 118

Daily Mail July 11, 2020

Brighteon Murdering COVID Patients in the Name of Treatment

5, 9 Citizens Journal December 20, 2021

6, 18 Brighteon.com, December 22, 2022

7, 8 JDsupra.com November 6, 2020

10 CMS, November 30, 2021, Section 2 coding

11 BMJ, 2020;371:m4457

12 New England Journal of Medicine, 2021;384:497

13 Scientific Freedom, June 1, 2020

14 The Lancet, 2020;395(10236):P1569

15 International Journal of Infectious Diseases, 2020; doi.org/10.1016/j.ijid.2020.06.093

16 FDA, May 1, 2020

17 FDA, October 22, 2020

19 Daily Mail April 27, 2020

20 Washington Examiner August 1, 2020

21 Tampa Bay Times April 22, 2020

22 ICI.radio-canada February 2, 2022

23 The Sun July 12, 2020

24 Anglican Mainstream December 27, 2021

25 Stuff.co.nz October 12, 2021

26 Renz-law.com

27 Renz-law.com DMED Data

28, 29 The Blaze February 2, 2022

30 Steve Kirsch Substack February 5, 2022

31 ZeroHedge February 9, 2022

32 Pfizer 4th Quarter and full-year 2021 earnings conference, February 8, 2022

33 Fortune December 9, 2021

34 The Center Square January 1, 2022

35, 36 Reuters January 13, 2022

Compartir