4 de febrero de 2022

GLOBO

Por invitación del Presidente de la República Popular China, Xi Jinping, el Presidente de la Federación Rusa, Vladimir V. Putin, visitó China el 4 de febrero de 2022. Los Jefes de Estado mantuvieron conversaciones en Pekín y participaron en la ceremonia de apertura de los XXIV Juegos Olímpicos de Invierno.

La Federación Rusa y la República Popular China, en lo sucesivo denominadas las partes, declaran lo siguiente.

Hoy en día, el mundo está experimentando cambios trascendentales y la humanidad está entrando en una nueva era de rápido desarrollo y profunda transformación. En ella se desarrollan procesos y fenómenos tales como la multipolaridad, la globalización económica, el advenimiento de la sociedad de la información, la diversidad cultural, la transformación de la arquitectura de la gobernanza global y el orden mundial; hay una creciente interrelación e interdependencia entre los Estados; ha surgido una tendencia a la redistribución del poder en el mundo; y la comunidad internacional muestra una creciente demanda de liderazgo con vistas a un desarrollo pacífico y gradual. Al mismo tiempo, mientras continúa la pandemia de la nueva infección por coronavirus, la situación de la seguridad internacional y regional se complica y el número de retos y amenazas globales crece día a día. Algunos actores, que no representan más que una minoría a escala internacional, siguen propugnando enfoques unilaterales para abordar las cuestiones internacionales y recurren a la fuerza; se inmiscuyen en los asuntos internos de otros Estados, vulnerando sus derechos e intereses legítimos, e incitan a las contradicciones, las diferencias y los enfrentamientos, obstaculizando así el desarrollo y el progreso de la humanidad, contra la oposición de la comunidad internacional.

Las partes hacen un llamamiento a todos los Estados para que busquen el bienestar para todos y, con estos fines, construyan el diálogo y la confianza mutua, fortalezcan el entendimiento mutuo, defiendan valores humanos universales como la paz, el desarrollo, la igualdad, la justicia, la democracia y la libertad, respeten los derechos de los pueblos a determinar de forma independiente las vías de desarrollo de sus países y la soberanía y los intereses de seguridad y desarrollo de los Estados, protejan la arquitectura internacional impulsada por las Naciones Unidas y el orden mundial basado en el derecho internacional, busquen una auténtica multipolaridad en la que las Naciones Unidas y su Consejo de Seguridad desempeñen un papel central y de coordinación, promuevan unas relaciones internacionales más democráticas y garanticen la paz, la estabilidad y el desarrollo sostenible en todo el mundo.

I

Las partes comparten el entendimiento de que la democracia es un valor humano universal, más que un privilegio de un número limitado de Estados, y que su promoción y protección es una responsabilidad común de toda la comunidad mundial.

Las partes creen que la democracia es un medio de participación de los ciudadanos en el gobierno de su país con vistas a mejorar el bienestar de la población y aplicar el principio del gobierno popular. La democracia se ejerce en todas las esferas de la vida pública como parte de un proceso de alcance nacional y refleja los intereses de todo el pueblo, su voluntad, garantiza sus derechos, satisface sus necesidades y protege sus intereses. No existe un modelo único para guiar a los países en el establecimiento de la democracia. Una nación puede elegir las formas y los métodos de implantación de la democracia que mejor se adapten a su estado particular, basándose en su sistema social y político, sus antecedentes históricos, sus tradiciones y sus características culturales únicas. Sólo el pueblo del país puede decidir si su Estado es democrático.

Las partes señalan que Rusia y China, como potencias mundiales con un rico patrimonio cultural e histórico, tienen una larga tradición democrática, que se basa en una experiencia milenaria de desarrollo, en un amplio apoyo popular y en la consideración de las necesidades e intereses de los ciudadanos. Rusia y China garantizan a su pueblo el derecho a participar, por diversos medios y en diversas formas, en la administración del Estado y en la vida pública de acuerdo con la ley. Los pueblos de ambos países están seguros del camino que han elegido y respetan los sistemas y tradiciones democráticos de otros Estados.

Las partes señalan que los principios democráticos se aplican a nivel global, así como en la administración del Estado. Los intentos de ciertos Estados de imponer sus propias “normas democráticas” a otros países, de monopolizar el derecho a evaluar el nivel de cumplimiento de los criterios democráticos, de trazar líneas divisorias basadas en la ideología, incluso estableciendo bloques exclusivos y alianzas de conveniencia, no son más que una burla a la democracia y van en contra del espíritu y los verdaderos valores de la misma. Tales intentos de hegemonía suponen graves amenazas para la paz y la estabilidad mundial y regional y socavan la estabilidad del orden mundial.

Las partes creen que la defensa de la democracia y los derechos humanos no debe utilizarse para presionar a otros países. Se oponen al abuso de los valores democráticos y a la injerencia en los asuntos internos de Estados soberanos con el pretexto de proteger la democracia y los derechos humanos, así como a cualquier intento de incitar a las divisiones y a la confrontación en el mundo. Las partes hacen un llamamiento a la comunidad internacional para que respete la diversidad cultural y de civilizaciones y el derecho de los pueblos de los distintos países a la autodeterminación. Están dispuestas a colaborar con todos los socios interesados para promover una auténtica democracia.

Las partes señalan que la Carta de las Naciones Unidas y la Declaración Universal de los Derechos Humanos fijan nobles objetivos en el ámbito de los derechos humanos universales y establecen principios fundamentales que todos los Estados deben cumplir y observar en los hechos. Al mismo tiempo, dado que cada nación tiene sus propias características nacionales, su historia, su cultura, su sistema social y su nivel de desarrollo social y económico, el carácter universal de los derechos humanos debe verse a través del prisma de la situación real de cada país en particular, y los derechos humanos deben protegerse de acuerdo con la situación específica de cada país y las necesidades de su población. La promoción y protección de los derechos humanos es una responsabilidad compartida por la comunidad internacional. Los Estados deben dar prioridad por igual a todas las categorías de derechos humanos y promoverlos de forma sistémica. La cooperación internacional en materia de derechos humanos debe llevarse a cabo como un diálogo entre iguales en el que participen todos los países. Todos los Estados deben tener el mismo acceso al derecho al desarrollo. La interacción y la cooperación en materia de derechos humanos deben basarse en el principio de igualdad de todos los países y en el respeto mutuo en aras del fortalecimiento de la arquitectura internacional de los derechos humanos.

II

Las partes consideran que la paz, el desarrollo y la cooperación constituyen el núcleo del sistema internacional moderno. El desarrollo es un motor clave para garantizar la prosperidad de las naciones. La pandemia en curso de la nueva infección por coronavirus supone un grave desafío para el cumplimiento de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas. Es vital mejorar las relaciones de asociación en aras del desarrollo mundial y asegurarse de que la nueva etapa del desarrollo mundial se defina por el equilibrio, la armonía y la inclusión.

Las partes buscan avanzar en su trabajo para vincular los planes de desarrollo de la Unión Económica Euroasiática y la Iniciativa de la Franja y la Ruta con vistas a intensificar la cooperación práctica entre la UEEA y China en diversas áreas y promover una mayor interconexión entre las regiones de Asia Pacífico y Eurasia. Las partes reafirman su enfoque en la construcción de la Gran Asociación Euroasiática en paralelo y en coordinación con la construcción de la Franja y la Ruta para fomentar el desarrollo de las asociaciones regionales, así como los procesos de integración bilateral y multilateral en beneficio de los pueblos del continente euroasiático.

Las partes acordaron seguir intensificando de forma constante la cooperación práctica para el desarrollo sostenible del Ártico.

Las partes reforzarán la cooperación en el marco de los mecanismos multilaterales, incluidas las Naciones Unidas, y animarán a la comunidad internacional a dar prioridad a las cuestiones de desarrollo en la coordinación de la macropolítica mundial. Hacen un llamamiento a los países desarrollados para que apliquen de buena fe sus compromisos formales en materia de ayuda al desarrollo, proporcionen más recursos a los países en desarrollo, aborden el desarrollo desigual de los Estados, trabajen para compensar esos desequilibrios dentro de los Estados y hagan avanzar la cooperación al desarrollo mundial e internacional. La parte rusa confirma su disposición a seguir trabajando en la Iniciativa de Desarrollo Global propuesta por China, incluida la participación en las actividades del Grupo de Amigos de la Iniciativa de Desarrollo Global bajo los auspicios de la ONU. Con el fin de acelerar la aplicación de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible, las partes hacen un llamamiento a la comunidad internacional para que adopte medidas prácticas en ámbitos clave de cooperación como la reducción de la pobreza, la seguridad alimentaria, las vacunas y el control de epidemias, la financiación del desarrollo, el cambio climático, el desarrollo sostenible, incluido el desarrollo ecológico, la industrialización, la economía digital y la conectividad de las infraestructuras.

Las partes hacen un llamamiento a la comunidad internacional para que cree condiciones abiertas, equitativas, justas y no discriminatorias para el desarrollo científico y tecnológico, y para que intensifique la aplicación práctica de los avances científicos y tecnológicos con el fin de identificar nuevos motores de crecimiento económico.

Las partes hacen un llamamiento a todos los países para que refuercen la cooperación en materia de transporte sostenible, establezcan activamente contactos y compartan conocimientos en la construcción de instalaciones de transporte, incluidos el transporte inteligente y el transporte sostenible, el desarrollo y la utilización de las rutas del Ártico, así como para que desarrollen otros ámbitos que apoyen la recuperación mundial tras la epidemia.

Las partes están tomando medidas serias y haciendo una importante contribución a la lucha contra el cambio climático. Celebrando conjuntamente el 30º aniversario de la adopción de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, reafirman su compromiso con esta Convención, así como con los objetivos, principios y disposiciones del Acuerdo de París, incluido el principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas. Las partes trabajan juntas para garantizar la aplicación plena y efectiva del Acuerdo de París, siguen comprometidas con el cumplimiento de las obligaciones que han asumido y esperan que los países desarrollados garanticen realmente la provisión anual de 100.000 millones de dólares de financiación climática a los Estados en desarrollo. Las partes se oponen al establecimiento de nuevas barreras en el comercio internacional con el pretexto de la lucha contra el cambio climático.

Las partes apoyan firmemente el desarrollo de la cooperación y los intercambios internacionales en el ámbito de la diversidad biológica, participando activamente en el proceso de gobernanza mundial pertinente, y tienen la intención de promover conjuntamente el desarrollo armonioso de la humanidad y la naturaleza, así como la transformación ecológica para garantizar un desarrollo mundial sostenible.

Los Jefes de Estado valoran positivamente la interacción efectiva entre Rusia y China en los formatos bilateral y multilateral centrados en la lucha contra la pandemia del COVID-19, la protección de la vida y la salud de la población de los dos países y de los pueblos del mundo. Aumentarán la cooperación en el desarrollo y la fabricación de vacunas contra la nueva infección por coronavirus, así como de medicamentos para su tratamiento, y reforzarán la colaboración en materia de salud pública y medicina moderna. Las partes tienen previsto reforzar la coordinación de las medidas epidemiológicas para garantizar una sólida protección de la salud, la seguridad y el orden en los contactos entre los ciudadanos de ambos países. Las partes han elogiado la labor de las autoridades competentes y de las regiones de los dos países en la aplicación de las medidas de cuarentena en las zonas fronterizas y en la garantía de un funcionamiento estable de los puestos fronterizos, y tienen la intención de estudiar la posibilidad de establecer un mecanismo conjunto de control y prevención de epidemias en las zonas fronterizas para planificar conjuntamente las medidas antiepidémicas que deben adoptarse en los puestos de control fronterizos, compartir información, construir infraestructuras y mejorar la eficacia del despacho aduanero de mercancías.

Las partes subrayan que determinar el origen de la nueva infección por coronavirus es una cuestión científica. La investigación sobre este tema debe basarse en el conocimiento global, y eso requiere la cooperación entre científicos de todo el mundo. Las partes se oponen a la politización de esta cuestión. La parte rusa acoge con satisfacción el trabajo realizado conjuntamente por China y la OMS para identificar el origen de la nueva infección por coronavirus y apoya el informe conjunto de China y la OMS sobre este asunto. Las partes hacen un llamamiento a la comunidad mundial para que promueva conjuntamente un enfoque científico serio del estudio del origen del coronavirus.

La parte rusa apoya el éxito de la organización por parte de China de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Invierno en Pekín en 2022.

Las partes aprecian en gran medida el nivel de cooperación bilateral en materia de deportes y del movimiento olímpico y expresan su disposición a contribuir a su desarrollo progresivo.

III

Las partes están seriamente preocupadas por los graves problemas de seguridad internacional y creen que los destinos de todas las naciones están interconectados. Ningún Estado puede o debe garantizar su propia seguridad al margen de la seguridad del resto del mundo y a expensas de la seguridad de otros Estados. La comunidad internacional debe participar activamente en la gobernanza mundial para garantizar una seguridad universal, global, indivisible y duradera.

Las partes reafirman su firme apoyo mutuo a la protección de sus intereses fundamentales, la soberanía estatal y la integridad territorial, y se oponen a la injerencia de fuerzas externas en sus asuntos internos.

La parte rusa reafirma su apoyo al principio de una sola China, confirma que Taiwán es una parte inalienable de China y se opone a cualquier forma de independencia de Taiwán.

Rusia y China se oponen a los intentos de fuerzas externas de socavar la seguridad y la estabilidad en sus regiones adyacentes comunes, tienen la intención de contrarrestar la injerencia de fuerzas externas en los asuntos internos de países soberanos bajo cualquier pretexto, se oponen a las revoluciones de colores y aumentarán la cooperación en los ámbitos mencionados.

Las partes condenan el terrorismo en todas sus manifestaciones, promueven la idea de crear un único frente mundial de lucha contra el terrorismo, en el que las Naciones Unidas desempeñen un papel central, y abogan por una mayor coordinación política y un compromiso constructivo en los esfuerzos multilaterales de lucha contra el terrorismo. Las partes se oponen a la politización de las cuestiones relativas a la lucha contra el terrorismo y a su utilización como instrumentos de política de doble rasero, condenan la práctica de la injerencia en los asuntos internos de otros Estados con fines geopolíticos mediante la utilización de grupos terroristas y extremistas, así como bajo el pretexto de la lucha contra el terrorismo y el extremismo internacionales.

Las partes consideran que ciertos Estados, alianzas y coaliciones militares y políticas tratan de obtener, directa o indirectamente, ventajas militares unilaterales en detrimento de la seguridad de otros, incluso empleando prácticas de competencia desleal, intensifican la rivalidad geopolítica, alimentan el antagonismo y la confrontación y socavan gravemente el orden de seguridad internacional y la estabilidad estratégica mundial. Las partes se oponen a una nueva ampliación de la OTAN y hacen un llamamiento a la Alianza del Atlántico Norte para que abandone sus planteamientos ideologizados de la guerra fría, respete la soberanía, la seguridad y los intereses de otros países, la diversidad de sus antecedentes civilizacionales, culturales e históricos, y ejerza una actitud justa y objetiva hacia el desarrollo pacífico de otros Estados. Las partes se oponen a la formación de estructuras de bloques cerrados y campos opuestos en la región de Asia-Pacífico y se mantienen muy atentas al impacto negativo de la estrategia indo-pacífica de Estados Unidos sobre la paz y la estabilidad en la región. Rusia y China han realizado esfuerzos constantes para construir un sistema de seguridad equitativo, abierto e inclusivo en la región de Asia-Pacífico (APR) que no esté dirigido contra terceros países y que promueva la paz, la estabilidad y la prosperidad.

Las partes acogen con satisfacción la Declaración Conjunta de los Líderes de los Cinco Estados con Armas Nucleares sobre la Prevención de la Guerra Nuclear y la Evitación de las Carreras Armamentísticas y creen que todos los Estados con armas nucleares deben abandonar la mentalidad de la guerra fría y los juegos de suma cero, reducir el papel de las armas nucleares en sus políticas de seguridad nacional, retirar las armas nucleares desplegadas en el extranjero, eliminar el desarrollo sin restricciones del sistema global de defensa contra misiles antibalísticos (ABM) y tomar medidas eficaces para reducir los riesgos de guerras nucleares y cualquier conflicto armado entre países con capacidad nuclear militar.

Las partes reafirman que el Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares es la piedra angular del sistema internacional de desarme y no proliferación nuclear, una parte importante del sistema de seguridad internacional de posguerra, y desempeña un papel indispensable en la paz y el desarrollo mundiales. La comunidad internacional debe promover la aplicación equilibrada de los tres pilares del Tratado y trabajar conjuntamente para proteger la credibilidad, la eficacia y el carácter universal del instrumento.

Las partes están seriamente preocupadas por la asociación trilateral de seguridad entre Australia, Estados Unidos y el Reino Unido (AUKUS), que prevé una cooperación más profunda entre sus miembros en áreas que implican estabilidad estratégica, en particular su decisión de iniciar la cooperación en el ámbito de los submarinos de propulsión nuclear. Rusia y China consideran que tales acciones son contrarias a los objetivos de seguridad y desarrollo sostenible de la región Asia-Pacífico, aumentan el peligro de una carrera armamentística en la región y plantean graves riesgos de proliferación nuclear. Las partes condenan enérgicamente estos movimientos y piden a los participantes en AUKUS que cumplan de buena fe sus compromisos de no proliferación nuclear y de misiles y que trabajen juntos para salvaguardar la paz, la estabilidad y el desarrollo de la región.

Los planes de Japón de verter en el océano el agua contaminada por la central nuclear de Fukushima, que ha quedado destruida, y el posible impacto medioambiental de estas acciones preocupan profundamente a las partes. Las partes hacen hincapié en que la eliminación del agua contaminada por la energía nuclear debe tratarse con responsabilidad y llevarse a cabo de manera adecuada sobre la base de acuerdos entre la parte japonesa y los Estados vecinos, otras partes interesadas y los organismos internacionales pertinentes, garantizando al mismo tiempo la transparencia, el razonamiento científico y de conformidad con el derecho internacional.

Las partes consideran que la retirada de Estados Unidos del Tratado de Eliminación de Misiles de Alcance Intermedio y de Menor Alcance, la aceleración de la investigación y el desarrollo de misiles terrestres de alcance intermedio y de menor alcance y el deseo de desplegarlos en las regiones de Asia-Pacífico y Europa, así como su transferencia a los aliados, suponen un aumento de la tensión y la desconfianza, incrementan los riesgos para la seguridad internacional y regional, conducen al debilitamiento del sistema internacional de no proliferación y control de armas, y socavan la estabilidad estratégica mundial. Las partes piden a Estados Unidos que responda positivamente a la iniciativa rusa y abandone sus planes de desplegar misiles terrestres de alcance intermedio y de menor alcance en la región de Asia-Pacífico y en Europa. Las partes seguirán manteniendo contactos y reforzando la coordinación sobre esta cuestión.

La parte china simpatiza y apoya las propuestas presentadas por la Federación Rusa para crear garantías de seguridad jurídicamente vinculantes a largo plazo en Europa.

Las partes señalan que la denuncia por parte de los Estados Unidos de una serie de importantes acuerdos internacionales de control de armas tiene un impacto extremadamente negativo en la seguridad y la estabilidad internacionales y regionales. Las partes expresan su preocupación por el avance de los planes de Estados Unidos para desarrollar una defensa global contra misiles y desplegar sus elementos en varias regiones del mundo, junto con la creación de capacidad de armas no nucleares de alta precisión para ataques de desarme y otros objetivos estratégicos. Las partes subrayan la importancia de los usos pacíficos del espacio exterior, apoyan firmemente el papel central de la Comisión de las Naciones Unidas sobre la Utilización del Espacio Exterior con Fines Pacíficos en la promoción de la cooperación internacional, el mantenimiento y el desarrollo del derecho espacial internacional y la regulación en el ámbito de las actividades espaciales. Rusia y China seguirán aumentando la cooperación en asuntos de interés mutuo como la sostenibilidad a largo plazo de las actividades espaciales y el desarrollo y uso de los recursos espaciales. Las partes se oponen a los intentos de algunos Estados de convertir el espacio ultraterrestre en un escenario de confrontación armada y reiteran su intención de realizar todos los esfuerzos necesarios para evitar el armamentismo del espacio y una carrera armamentística en el espacio ultraterrestre. Contrarrestarán las actividades encaminadas a lograr la superioridad militar en el espacio y a utilizarlo para operaciones de combate. Las partes afirman la necesidad de iniciar pronto las negociaciones para concluir un instrumento multilateral jurídicamente vinculante basado en el proyecto de tratado ruso-chino sobre la prevención del emplazamiento de armas en el espacio ultraterrestre y el uso o la amenaza de uso de la fuerza contra objetos espaciales, que proporcionaría garantías fundamentales y fiables contra la carrera de armamentos y el armamento del espacio ultraterrestre.

Rusia y China destacan que unas medidas adecuadas de transparencia y fomento de la confianza, incluida una iniciativa internacional/compromiso político de no ser los primeros en colocar armas en el espacio, también pueden contribuir al objetivo de evitar una carrera armamentística en el espacio exterior, pero dichas medidas deben complementar y no sustituir al régimen eficaz jurídicamente vinculante que rige las actividades espaciales.

Las partes reafirman su convicción de que la Convención sobre la Prohibición del Desarrollo, la Producción y el Almacenamiento de Armas Bacteriológicas (Biológicas) y Toxínicas y sobre su Destrucción (CAB) es un pilar esencial de la paz y la seguridad internacionales. Rusia y China subrayan su determinación de preservar la credibilidad y la eficacia de la Convención.

Las partes afirman la necesidad de respetar plenamente la Convención sobre Armas Biológicas y de seguir fortaleciéndola, incluso mediante su institucionalización, el fortalecimiento de sus mecanismos y la adopción de un Protocolo jurídicamente vinculante de la Convención con un mecanismo de verificación eficaz, así como mediante la consulta y la cooperación periódicas para abordar cualquier cuestión relacionada con la aplicación de la Convención.

Las partes subrayan que las actividades nacionales y extranjeras de Estados Unidos y sus aliados en materia de armas biológicas plantean serias preocupaciones y preguntas a la comunidad internacional en relación con su cumplimiento de la CAB. Las partes comparten la opinión de que dichas actividades suponen una grave amenaza para la seguridad nacional de la Federación Rusa y de China y son perjudiciales para la seguridad de las respectivas regiones. Las partes hacen un llamamiento a los Estados Unidos y a sus aliados para que actúen de forma abierta, transparente y responsable, informando adecuadamente sobre sus actividades biológicas militares realizadas en el extranjero y en su territorio nacional, y apoyando la reanudación de las negociaciones sobre un Protocolo de la CAB jurídicamente vinculante con un mecanismo de verificación eficaz.

Las partes, reafirmando su compromiso con el objetivo de un mundo libre de armas químicas, hacen un llamamiento a todas las partes de la Convención sobre Armas Químicas para que colaboren en el mantenimiento de su credibilidad y eficacia. Rusia y China están profundamente preocupadas por la politización de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas y hacen un llamamiento a todos sus miembros para que refuercen la solidaridad y la cooperación y protejan la tradición de la toma de decisiones consensuada. Rusia y China insisten en que Estados Unidos, como único Estado Parte de la Convención que aún no ha completado el proceso de eliminación de las armas químicas, acelere la eliminación de sus arsenales de armas químicas. Las partes subrayan la importancia de equilibrar las obligaciones de no proliferación de los Estados con los intereses de la cooperación internacional legítima en el uso de tecnología avanzada y materiales y equipos relacionados con fines pacíficos. Las partes toman nota de la resolución titulada “Fomento de la cooperación internacional en materia de usos pacíficos en el contexto de la seguridad internacional”, adoptada en el 76º período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas por iniciativa de China y copatrocinada por Rusia, y esperan que se aplique de forma coherente de acuerdo con los objetivos establecidos en ella.

Las partes conceden gran importancia a las cuestiones de gobernanza en el ámbito de la inteligencia artificial. Las partes están dispuestas a reforzar el diálogo y los contactos sobre la inteligencia artificial.

Las partes reiteran su disposición a profundizar la cooperación en el ámbito de la seguridad de la información internacional y a contribuir a la construcción de un entorno de TIC abierto, seguro, sostenible y accesible. Las partes subrayan que los principios de no utilización de la fuerza, de respeto de la soberanía nacional y de los derechos humanos y libertades fundamentales, y de no injerencia en los asuntos internos de otros Estados, consagrados en la Carta de las Naciones Unidas, son aplicables al espacio de la información. Rusia y China reafirman el papel clave de la ONU en la respuesta a las amenazas a la seguridad de la información internacional y expresan su apoyo a la Organización en el desarrollo de nuevas normas de conducta de los Estados en este ámbito.

Las partes se congratulan de la puesta en marcha del proceso de negociación mundial sobre la seguridad de la información internacional en el marco de un mecanismo único y apoyan en este contexto los trabajos del Grupo de Trabajo Abierto de las Naciones Unidas sobre la seguridad de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) 2021-2025 (GTCA) y expresan su voluntad de hablar con una sola voz en su seno. Las partes consideran necesario consolidar los esfuerzos de la comunidad internacional para desarrollar nuevas normas de comportamiento responsable de los Estados, incluidas las jurídicas, así como un instrumento jurídico internacional universal que regule las actividades de los Estados en el ámbito de las TIC. Las partes creen que la Iniciativa Global sobre Seguridad de los Datos, propuesta por la parte china y apoyada, en principio, por la parte rusa, proporciona una base para que el Grupo de Trabajo discuta y elabore respuestas a las amenazas a la seguridad de los datos y otras amenazas a la seguridad de la información internacional.

Las partes reiteran su apoyo a las resoluciones 74/247 y 75/282 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, apoyan el trabajo del correspondiente Comité Especial de Expertos Gubernamentales y facilitan las negociaciones en el seno de las Naciones Unidas para la elaboración de una convención internacional sobre la lucha contra el uso de las TIC con fines delictivos. Las partes alientan la participación constructiva de todas las partes en las negociaciones con el fin de acordar lo antes posible una convención creíble, universal y exhaustiva y presentarla a la Asamblea General de las Naciones Unidas en su 78º período de sesiones en estricto cumplimiento de la resolución 75/282. Para ello, Rusia y China han presentado un proyecto de convenio conjunto como base para las negociaciones.

Las partes apoyan la internacionalización de la gobernanza de Internet, abogan por la igualdad de derechos en su gobernanza, consideran inaceptable cualquier intento de limitar su derecho soberano a regular los segmentos nacionales de Internet y a garantizar su seguridad, y están interesadas en una mayor participación de la Unión Internacional de Telecomunicaciones en el tratamiento de estas cuestiones.

Las partes tienen la intención de profundizar en la cooperación bilateral en materia de seguridad de la información internacional sobre la base del correspondiente acuerdo intergubernamental de 2015. Para ello, las partes han acordado adoptar en un futuro próximo un plan de cooperación entre Rusia y China en este ámbito.

IV

Las partes subrayan que Rusia y China, como potencias mundiales y miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, tienen la intención de adherirse firmemente a los principios morales y aceptar su responsabilidad, abogar firmemente por el sistema internacional con el papel central de coordinación de las Naciones Unidas en los asuntos internacionales, defender el orden mundial basado en el derecho internacional, incluidos los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas, avanzar en la multipolaridad y promover la democratización de las relaciones internacionales, crear juntos un mundo aún más próspero, estable y justo, construir conjuntamente relaciones internacionales de un nuevo tipo.

La parte rusa señala la importancia del concepto de construir una “comunidad de destino común para la humanidad” propuesto por la parte china para garantizar una mayor solidaridad de la comunidad internacional y la consolidación de los esfuerzos para responder a los desafíos comunes. La parte china señala la importancia de los esfuerzos realizados por la parte rusa para establecer un sistema multipolar justo de relaciones internacionales.

Las partes tienen la intención de defender firmemente los resultados de la Segunda Guerra Mundial y el orden mundial de posguerra existente, defender la autoridad de las Naciones Unidas y la justicia en las relaciones internacionales, resistir los intentos de negar, distorsionar y falsificar la historia de la Segunda Guerra Mundial.

Para evitar que se repita la tragedia de la guerra mundial, las partes condenarán enérgicamente las acciones destinadas a negar la responsabilidad de las atrocidades de los agresores nazis, los invasores militaristas y sus cómplices, a manchar y empañar el honor de los países vencedores.

Las partes piden que se establezca un nuevo tipo de relaciones entre las potencias mundiales sobre la base del respeto mutuo, la coexistencia pacífica y la cooperación mutuamente beneficiosa. Reafirman que las nuevas relaciones interestatales entre Rusia y China son superiores a las alianzas políticas y militares de la época de la Guerra Fría. La amistad entre los dos Estados no tiene límites, no hay áreas “prohibidas” de cooperación, el fortalecimiento de la cooperación estratégica bilateral no está dirigido contra terceros países ni se ve afectado por el cambiante entorno internacional y los cambios circunstanciales en terceros países.

Las partes reiteran la necesidad de consolidación y no de división de la comunidad internacional, la necesidad de cooperación y no de confrontación. Las partes se oponen a que las relaciones internacionales vuelvan al estado de confrontación entre las grandes potencias, cuando el débil es presa del fuerte. Las partes tienen la intención de resistirse a los intentos de sustituir los formatos y mecanismos universalmente reconocidos que son coherentes con el derecho internacional por normas elaboradas en privado por determinadas naciones o bloques de naciones, y están en contra de abordar los problemas internacionales de forma indirecta y sin consenso, se oponen a la política de poder, a la intimidación, a las sanciones unilaterales y a la aplicación extraterritorial de la jurisdicción, así como al abuso de las políticas de control de las exportaciones, y apoyan la facilitación del comercio de acuerdo con las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Las partes reafirmaron su intención de reforzar la coordinación de la política exterior, perseguir un verdadero multilateralismo, reforzar la cooperación en las plataformas multilaterales, defender los intereses comunes, apoyar el equilibrio de poder internacional y regional y mejorar la gobernanza mundial.

Las partes apoyan y defienden el sistema de comercio multilateral basado en el papel central de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y participan activamente en la reforma de la OMC, oponiéndose a los enfoques unilaterales y al proteccionismo. Las partes están dispuestas a reforzar el diálogo entre los socios y a coordinar las posiciones sobre cuestiones comerciales y económicas de interés común, a contribuir a garantizar el funcionamiento sostenible y estable de las cadenas de valor mundiales y regionales, a promover un sistema de normas comerciales y económicas internacionales más abierto, inclusivo, transparente y no discriminatorio.

Las partes apoyan el formato del G20 como un foro importante para debatir cuestiones de cooperación económica internacional y medidas de respuesta contra la crisis, promueven conjuntamente el espíritu vigorizado de solidaridad y cooperación dentro del G20, apoyan el papel de liderazgo de la asociación en ámbitos como la lucha internacional contra las epidemias, la recuperación económica mundial, el desarrollo sostenible inclusivo, la mejora del sistema de gobernanza económica mundial de manera justa y racional para abordar colectivamente los desafíos globales.

Las partes apoyan la profundización de la asociación estratégica en el seno del BRICS y promueven la ampliación de la cooperación en tres ámbitos principales: política y seguridad, economía y finanzas, e intercambios humanitarios. En particular, Rusia y China tienen la intención de fomentar la interacción en los ámbitos de la salud pública, la economía digital, la ciencia, la innovación y la tecnología, incluidas las tecnologías de inteligencia artificial, así como la mayor coordinación entre los países del BRICS en las plataformas internacionales. Las partes se esfuerzan por seguir fortaleciendo el formato BRICS Plus/Outreach como un mecanismo eficaz de diálogo con las asociaciones y organizaciones de integración regional de los países en desarrollo y los Estados con mercados emergentes.

La parte rusa apoyará plenamente a la parte china en la presidencia de la asociación en 2022 y colaborará en la celebración fructífera de la XIV cumbre de los BRICS.

Rusia y China se proponen reforzar de manera integral la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS) y potenciar aún más su papel en la configuración de un orden mundial policéntrico basado en los principios universalmente reconocidos del derecho internacional, el multilateralismo, la seguridad igualitaria, conjunta, indivisible, integral y sostenible.

Consideran importante aplicar sistemáticamente los acuerdos sobre la mejora de los mecanismos para contrarrestar los retos y las amenazas a la seguridad de los Estados miembros de la OCS y, en el contexto de esta tarea, abogan por ampliar la funcionalidad de la Estructura Regional Antiterrorista de la OCS.

Las partes contribuirán a dar una nueva calidad y dinámica a la interacción económica entre los Estados miembros de la OCS en los ámbitos del comercio, la fabricación, el transporte, la energía, las finanzas, la inversión, la agricultura, las aduanas, las telecomunicaciones, la innovación y otros ámbitos de interés mutuo, incluso mediante el uso de tecnologías avanzadas, de ahorro de recursos, eficientes desde el punto de vista energético y “verdes”.

Las partes toman nota de la fructífera interacción en el seno de la OCS en virtud del Acuerdo de 2009 entre los Gobiernos de los Estados miembros de la Organización de Cooperación de Shanghái sobre la cooperación en el ámbito de la seguridad internacional de la información, así como en el seno del Grupo de Expertos especializado. En este contexto, se congratulan de la adopción del Plan de Acción Conjunto de la OCS para garantizar la seguridad internacional de la información para 2022-2023 por el Consejo de Jefes de Estado de los Estados miembros de la OCS el 17 de septiembre de 2021 en Dushanbe.

Rusia y China parten de la importancia cada vez mayor de la cooperación cultural y humanitaria para el desarrollo progresivo de la OCS. Con el fin de reforzar el entendimiento mutuo entre los pueblos de los Estados miembros de la OCS, seguirán fomentando eficazmente la interacción en ámbitos como los vínculos culturales, la educación, la ciencia y la tecnología, la sanidad, la protección del medio ambiente, el turismo, los contactos entre los pueblos y los deportes.

Rusia y China seguirán trabajando para reforzar el papel de la APEC como plataforma principal para el diálogo multilateral sobre cuestiones económicas en la región de Asia-Pacífico. Las partes se proponen intensificar la acción coordinada para aplicar con éxito las “Directrices de Putrajaya para el desarrollo de la APEC hasta 2040”, centrándose en la creación de un entorno comercial y de inversión libre, abierto, justo, no discriminatorio, transparente y previsible en la región. Se hará especial hincapié en la lucha contra la pandemia de la nueva infección por coronavirus y la recuperación económica, la digitalización de una amplia gama de diferentes esferas de la vida, el crecimiento económico en territorios remotos y el establecimiento de la interacción entre la APEC y otras asociaciones multilaterales regionales con una agenda similar.

Las partes tienen la intención de desarrollar la cooperación dentro del formato “Rusia-India-China”, así como de reforzar la interacción en lugares como la Cumbre de Asia Oriental, el Foro Regional de Seguridad de la ASEAN, la Reunión de Ministros de Defensa de los Estados miembros de la ASEAN y los Socios de Diálogo. Rusia y China apoyan el papel central de la ASEAN en el desarrollo de la cooperación en Asia Oriental, siguen aumentando la coordinación en la profundización de la cooperación con la ASEAN y promueven conjuntamente la cooperación en los ámbitos de la salud pública, el desarrollo sostenible, la lucha contra el terrorismo y la lucha contra la delincuencia transnacional. Las partes tienen la intención de seguir trabajando en interés de un papel reforzado de la ASEAN como elemento clave de la arquitectura regional.

Compartir