ENTREVISTA

Breizh-info.com: ¿Puede presentarse a nuestros lectores? ¿No es a veces difícil para usted llevar el nombre de Dugin y, por tanto, ser necesariamente comparada con su padre?

Darya Platonova: Me gradué en historia de la filosofía en la Facultad de Filosofía de la Universidad Estatal de Moscú. Mi investigación se centró en la filosofía política del neoplatonismo tardío, un tema de infinito interés. La principal línea de pensamiento de la filosofía política neoplatónica tardía es el desarrollo de la idea de una homología del alma y el Estado y la existencia de un triple orden similar en ambos. Al igual que en el alma hay tres bases, en el Estado (y los platónicos describen el modelo indoeuropeo, más tarde perfectamente teorizado en la obra de Dumezil) hay también tres dominios -este modelo se manifiesta en la Antigüedad y en la Edad Media. De hecho, la comprensión existencial y psíquica de la política se ha perdido en muchos aspectos hoy en día, ya que estamos acostumbrados a ver la política sólo como una técnica, pero el platonismo revela una profunda conexión entre los procesos políticos y psíquicos. Hoy en día es urgente restablecer una visión global de los procesos políticos, es decir, examinar la “política existencial”.

Tengo el honor de estar en el mismo barco que mi padre (en el mismo barco existencial), al ser hija de un gran erudito de la Tradición, autor de la obra en 24 volúmenes Noomachia (“guerras de la mente” – análisis a través de los tres logos de todas las culturas del mundo). El hecho de que estemos sometidos a sanciones por parte de Estados Unidos, Canadá, Australia y el Reino Unido es también un símbolo de que los Dugin estamos en el camino de la verdad en la lucha contra el globalismo. Por lo tanto, diría que es un honor haber nacido en una familia así.

Breizh-info.com: Háblenos de su trabajo actual.

Darya Platonova: Soy observadora política del Movimiento Eurasianista Internacional y experta en relaciones internacionales. Mi campo de actividad es el análisis de la política y la geopolítica europeas. Como tal, aparezco en canales de televisión rusos, pakistaníes, turcos, chinos e indios, presentando una visión mundial multipolar de los procesos políticos. Mis áreas de interés son tanto el espacio de la civilización europea como Oriente Medio, donde se está produciendo una especie de revolución conservadora: desde el constante enfrentamiento de Irán con la hegemonía estadounidense o la lucha de Siria contra el imperialismo occidental hasta Turquía, que ahora muestra interesantes tendencias a alejarse de la OTAN y del bloque geopolítico anglosajón y trata de construir su política exterior sobre una base multipolar, en diálogo con la civilización euroasiática. Creo que es importante seguir los procesos en la región de Oriente Medio, es una de las etapas de la lucha contra el imperialismo. Por otra parte, también me interesan mucho los países africanos; representan el “otro” para Europa y Rusia, desde cuyo análisis podemos entender mejor su civilización. África siempre ha sido un elemento de ensueño tanto para los europeos como para los rusos; recordemos el Viaje a Abisinia y Harrar de Arthur Rimbaud, o el poeta ruso Nikolai Gumilev, que se inspiró en Rimbaud (“Diario africano”) y en una serie de poemas sobre África, en los que realmente revela a África como una civilización inexplorada y llena de sentido que el colonialismo occidental intentó cruelmente deshacer y destruir. Hoy en día se están produciendo cambios tectónicos en el continente africano, y la comparación entre civilizaciones: la occidental y la auténticamente africana (tan diferente y tan única) es sumamente interesante.

Para mí, una cuestión especialmente importante es el desarrollo de la teoría del mundo multipolar. Está claro que el momento globalista ha terminado, ha llegado el fin del liberalismo, el fin de la historia liberal. Al mismo tiempo, es sumamente importante comprender que ha comenzado una nueva fase llena de desafíos, provocaciones y complejidades. El proceso de creación del multipolarismo, de la estructuración de los bloques civiles y del diálogo entre ellos es la principal tarea de todos los intelectuales de hoy. Samuel Huntington, como realista de las relaciones internacionales, advirtió con razón de los riesgos de un choque de civilizaciones. Fabio Petito, especialista en relaciones internacionales, subrayó que la construcción de un “diálogo de civilizaciones” es la tarea central y “el único camino a seguir”. Por ello, para consolidar el mundo multipolar, hay que tratar con cuidado las zonas fronterizas (intermedias) entre civilizaciones. Todos los conflictos tienen lugar en las fronteras (zonas intermedias) de las civilizaciones, donde las actitudes chocan. Por lo tanto, es esencial desarrollar una mentalidad “fronteriza” (intermedia) para que el mundo multipolar funcione plenamente y pase de un “choque” a un “diálogo” de civilizaciones. Sin esto, existe el riesgo de un “choque”.

Breizh-info.com: ¿Cómo ve la guerra en Ucrania? ¿Y las reacciones en Occidente y en el mundo?

Darya Platonova: La situación en Ucrania es realmente un ejemplo de choque de civilizaciones; puede verse como un choque entre la civilización globalista y la euroasiática. Después de la “gran catástrofe geopolítica” (como el presidente ruso llamó al colapso de la URSS), los territorios del otrora país unido se han convertido en “fronteras” (zonas intermedias), espacios sobre los que ha aumentado la atención de los vecinos, con la OTAN y especialmente Estados Unidos interesados en desestabilizar la situación en las fronteras de Rusia. En la década de los noventa, se llevó a cabo un trabajo coherente con los marcos de los nuevos gobiernos estatales, y Ucrania no fue una excepción. Los acontecimientos de 2014 en Ucrania, los mayas, tan fervientemente apoyados tanto por Nuland como por el infame Bernard-Henri Levy, soldado de la ultramundialización, fueron un punto de inflexión, abriendo de hecho la puerta al establecimiento de una dictadura globalista directa sobre Ucrania. Además, los elementos liberales y nacionalistas, que antes de 2014 eran más o menos neutrales, se han unido en un frente unido con una agenda globalista y proamericana. Durante 8 años en Ucrania, la rusofobia fue cultivada por varias agendas y la historia fue reescrita, hasta la matanza física de rusos: los mismos 8 años terribles para el Donbass con bombardeos diarios. El público francés podrá escuchar a la documentalista Anne Laure Bonnel, testigo de estos 8 años en Donetsk, que no teme contar la verdad en sus películas y entrevistas.

El apoyo unánime de Occidente a Ucrania en 2022, el suministro de armas a una escala impensable: todo parece una agonía. La agonía de un régimen globalista que empieza a perder terreno frente al multipolarismo. Para mí, el dolor más importante es que Europa ha sucumbido a la influencia de la propaganda globalista y, en lugar de permanecer neutral, se ha puesto del lado de la guerra. En muchos sentidos, éste era sin duda el plan de Estados Unidos, que provocó sistemática y continuamente todo el conflicto al suministrar armas a Ucrania. Solo desde Estados Unidos (según Transparencia Internacional) se invirtieron más de 658 millones de dólares en ayuda a Ucrania entre 2014 y 2017.

Al mismo tiempo, países de América Latina, Oriente Medio, China e India no han adoptado una postura globalista. El líder venezolano Nicolás Maduro declaró que su país se adhiere “firmemente” a la posición de Rusia. En Cuba, durante una manifestación del Primero de Mayo, se vio a personas portando banderas rusas y símbolos Z, informó la cadena alemana ZDF. Argentina acusó a Occidente de tener un doble rasero. La vicepresidenta del país, Cristina Kirchner, dijo que el país estaba en conflicto con Londres por las Islas Malvinas. En Brasil, el candidato presidencial Lula da Silva dijo a su vez que el líder ucraniano Volodymyr Zelensky es el responsable de lo que ocurre en su país. China se ha pronunciado contra la expansión de la OTAN y las provocaciones de Estados Unidos. India ha intentado mantener su neutralidad estratégica (en la década de 1990, la propia India fue objeto de dolorosas sanciones estadounidenses y occidentales por negarse a adherirse al Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares. El país, al que Occidente quiere cortarle el oxígeno y privarle de alta tecnología, ha resistido desde entonces (principalmente mediante la cooperación con Rusia, que no se sumó a las sanciones y exigió su levantamiento). Algunos países de Oriente Medio han apoyado la operación militar especial de Rusia (Siria, que siempre ha sido aliada de Rusia, conoce mejor que nadie la batalla contra el globalismo), en Turquía crecen los llamamientos a la retirada de la OTAN, y el presidente se ha negado a aprobar la admisión de Suecia y Finlandia en la OTAN. Muchos países africanos, especialmente los que tienen un fuerte sentimiento antiglobalista, no apoyaron las críticas de Occidente a Rusia (Malí, Sudán, RCA, Zimbabue, República del Congo, Eritrea). Estas reacciones indican el fin del mito de un “espacio mundial único”. La operación militar especial de Rusia en Ucrania aceleró la formación de un mundo multipolar y catalizó muchos procesos geopolíticos.

Breizh-info.com: ¿No cree que Rusia se está aislando? ¿Cuáles cree que serán las consecuencias de esto?

Darya Platonova: Creo que es lo contrario. Rusia está encontrando nuevos socios y los procesos de soberanía (por ejemplo, la desdolarización económica) están empezando a acelerarse. Rusia intenta ser “castigada” por los países occidentales mediante sanciones, pero el efecto en la economía rusa no es muy perceptible (“Las sanciones internacionales contra Rusia no parecen tener un impacto en la vida cotidiana de los moscovitas”, dice un periodista en un reportaje de BFM TV). La política de sanciones de Occidente ha sido un catalizador para la búsqueda de nuevos socios y la desoccidentalización de nuestro país. Al mismo tiempo, estas sanciones han golpeado duramente a los países europeos, convirtiéndose en una especie de “harakiri” para muchas economías europeas. Es una noticia muy preocupante, pero al parecer también forma parte del complot estadounidense para desestabilizar el continente europeo. El primer ministro húngaro, Viktor Orban, declaró que Budapest no apoya la imposición de sanciones temerarias contra Rusia. “Las sanciones contra Rusia son como una bomba atómica, podrían llevarnos no sólo a no poder alimentar a nuestra población, sino también a recibir una masa de migrantes en la frontera”, dijo el primer ministro húngaro.

Están surgiendo nuevos bloques. “Los países en desarrollo, entre ellos China, India, Indonesia, Brasil y otros que se han negado a tomar partido tras las sanciones occidentales contra Rusia, deberían considerar cómo reforzar su coordinación económica para resistir nuevos embates de Occidente. Es importante señalar que los países en desarrollo deberían buscar una solución a través de la cooperación financiera y comercial”, escribió un periodista del diario chino Global Times. Se trata de procesos geopolíticos muy interesantes. Así, Rusia no fue víctima del aislamiento, sino pionera de un orden mundial multipolar.

Breizh-info.com: ¿Cómo está reaccionando la población rusa ante esta guerra, que obviamente ya ha causado muchas pérdidas en el lado ruso?

Darya Platonova: Cualquier operación militar siempre implica pérdidas. Hay que tener en cuenta que las cifras dadas por las fuentes ucranianas (y son las que circulan por los medios de comunicación occidentales) no son correctas y deben ser verificadas. Nos encontramos ante una situación de guerra informativa en la que todo, desde los informes militares hasta las cifras, está politizado. En los medios de comunicación occidentales, por desgracia, casi no hay una visión alternativa de los acontecimientos. En 2016, la Ofpra elaboró un dossier sobre Pravy Sektor (“Sector Derecho”), un grupo ultra ucraniano: “Pravy Sektor es objeto de acusaciones de antisemitismo y xenofobia, manifestaciones homófobas, detenciones ilegales y otros abusos de poder. Crea una milicia armada, el Cuerpo de Voluntarios de Ucrania, que participa en el conflicto con los separatistas prorrusos en el Donbass. Las tensiones entre el Cuerpo de Voluntarios de Ucrania y las autoridades continuaron hasta que el Cuerpo se convirtió en una parte incómoda de las fuerzas armadas regulares. En 2022, los que eran vistos con recelo en 2016 se convirtieron en héroes: las esposas de los combatientes de Azov (grupo responsable de las crueles matanzas de rusos en el Donbass) se reunieron con el Papa en el Vaticano. Es muy extraño que algo que parecía prohibido hace solo dos años se haya convertido en algo habitual en Europa. O la reunión de BHL con el ex jefe del batallón radical rusófobo y xenófobo Aydar (una organización terrorista prohibida en Rusia) Marchenko. Hoy el liberalismo va de la mano de la xenofobia y el nazismo. Esto es una paradoja. Pero se puede explicar si se entiende la “naturaleza totalitaria” del liberalismo moderno. Es la cuestión de la manipulación de la información y de las cifras.

En cuanto a la reacción de los rusos, la inmensa mayoría apoya la operación militar especial. A sus ojos, es una defensa comprensible de los intereses geopolíticos de Rusia y una lucha contra la rusofobia, porque en Kiev se ha formado un régimen que niega a los rusos el derecho a la autodeterminación (lengua, cultura, identidad) y a la existencia. Algunos elementos de la sociedad abandonaron inmediatamente el país tras el estallido de las hostilidades, viajando a Estados Unidos, Europa e Israel. Cabe destacar que Anatoly Chubais, antiguo jefe de la administración presidencial rusa y uno de los ideólogos y líderes de las reformas económicas en Rusia en la década de 1990, abandonó el país. En los años 90, el Frente Patriótico le llamó “traidor” y responsable de las dificultades económicas de Rusia. Esto es un símbolo. No cabe duda de que hay casos así.

Todos los que conozco apoyan la operación militar especial no sólo de palabra, sino también, para muchos, con hechos, prestando ayuda humanitaria a los refugiados y a la región. Además, no lo hacen desde hace unos meses, sino desde hace muchos años. Los mismos ocho años de los que Occidente sabía tan poco.

Breizh-info.com: Como periodista, ¿qué opina de la censura de RT en la UE o de Sputnik, y del silencio (si no aprobación) de la mayoría de los periodistas europeos?

Darya Platonova: Es un caso sin precedentes de violación de la “libertad de expresión”. La libertad de expresión implica la posibilidad de tener puntos de vista diferentes, a veces no deseados por las autoridades. RT y Sputnik no eran instrumentos de propaganda rusa, sino plataformas de debate. Vi muchos programas de RT Francia y eran interesantes porque incluían expertos con un punto de vista alternativo al de los medios del sistema. El hecho de que los periodistas en Europa no reaccionaran de ninguna manera a estos bloqueos demuestra la naturaleza “totalitaria” de todo el mundo mediático occidental. Esto es muy triste. Esperemos que los medios de reinformación sigan activos y prolonguen la destrucción del bloqueo de la desinformación.

Breizh-info.com: En Francia ya se están notando las consecuencias económicas (especialmente el aumento del precio de la gasolina). ¿Cómo se puede evitar un círculo vicioso?

Darya Platonova: Las sanciones antirrusas están empezando a drenar la economía europea. Le Pen, en su debate con Macron, las calificó con razón de “harakiri” para la economía francesa. Pero pensemos, ¿quién necesita una Europa debilitada? Plagada por el COVID, debilitada por las sanciones antirrusas, Europa tendrá que centrar todas sus fuerzas en salvar su economía; en tal situación, los beneficiarios son los Estados Unidos, que pueden establecer su control sobre el continente. Una Rimlandia independiente es inaceptable para la civilización anglosajona, el creciente sentimiento antiamericano y anti-OTAN (en Francia, cabe señalar, Mélanchon, Le Pen, Zemmour y muchos otros han criticado activamente la pertenencia de Francia a la OTAN y han defendido un escenario casi gaullista de 1966) es una amenaza para el dominio global de Estados Unidos. Por lo tanto, la idea de las sanciones antirrusas se implementó con el objetivo egoísta de debilitar la región. Las élites de la UE actuaron como intermediarias, apoderadas de los globalistas en este intento, y asestaron un duro golpe al bienestar de los pueblos y naciones europeas.

Breizh-info.com: ¿Algunas palabras finales?

Darya Platonova: Invito a todos los lectores a pensar críticamente y a cuestionar los informes de los medios de comunicación. Si las élites liberales occidentales insisten tanto en apoyar a Kiev y demonizar a Moscú, es porque hay una lógica de beneficio detrás de ello. Todo debe ser cuestionado. Este es un principio importante que nos permite mantener una mirada sobria. En la sociedad del espectáculo, de la propaganda y del carácter totalitario de los sistemas occidentales, la duda es un paso esencial para salir de la cueva…

Publicado originalmente aquí

Compartir