DIEGO ANDRÉS DÍAZ / ¿Es tan evidente e irrefutable la contradicción filosófica, de espíritu de ideas e inspiración, de la secuencia de declaraciones políticas que se sucedieron en la génesis de la vida independiente del país? Un análisis primario y estructural de estas no parece abonar la tan extendida teoría sobre las contradicciones entre ellas. Por el contrario, si se compara el espíritu que anima a 1813, 1825 y 1830, por citar tres ejemplos paradigmáticos, el conjunto de ideas que las inspira es evidentemente similar, fruto del ambiente de época notoriamente preocupado por la libertad y el control ciudadano del poder político.
+

HENRY HAZLITT / El trabajo, titulado Uruguay: Estado Benevolente Enloquecido, es un pequeño ensayo que porta un doble y valioso contenido analítico sobre nuestro país: advertía de los resultados negativos de la política dominante en Uruguay durante las décadas previas, y va a contramano de la mayor parte de la academia de Historia económica de nuestro país, +

DIEGO ANDRÉS DÍAZ /Este auxilio “nacionalista” al relato marxista del pasado intenta sortear los profundos problemas que planteaba la asignación ortodoxa de roles y protagonismos en la revolución, y desnuda la debilidad de la pretensión rupturista del ciclo revolucionario. +

LUIS MUXÍ / Lo que también se debe señalar en Rodríguez, Sala y De la Torre, conforme referimos en las letras anteriores, es la notoria orfandad probatoria, el extenso e injustificado abuso de presunciones simples, la confusión de situaciones aludiendo a decisiones, informes o juicios posteriores manifiestamente ajena a la época que se analiza+

DIEGO ANDRÉS DÍAZ / Las interrogantes sobre cómo se analizará el pasado deberían, en última instancia, reformular nuevas interrogantes, que abonen una amplificación cuantitativa y cualitativa de las investigaciones, de allí a los debates, a las miradas hegemónicas, las populares, las contraculturales y las rupturistas. +

DIEGO ANDRÉS DÍAZ / Tanto los jacobinos franceses, como el artiguismo, tuvieron “su” momento, que quedo trunco por la acción contrarrevolucionaria. El jacobinismo revolucionario moderno, y su visión lineal y finalista de los procesos históricos –en el cual el marxismo se inscribe- siempre ve a sus antecesores revolucionarios como preparaciones de la revolución que vendrá. +

DIEGO ANDRÉS DÍAZ / La secularizacion de estas corrientes llevó a que el progresismo norteamericano sea uno de los mayores impulsores de la intervención del Estado Federal como agente de promociones/prohibiciones sobre la vida de las personas.+