SANTIAGO CARDOZO / El discurso, cualquiera sea el sujeto que lo profiera, está irremediablemente afectado por los ruidos, las interferencias, los balbuceos, los innumerables cortocircuitos y farfullos que determinan su escucha.+

SANTIAGO CARDOZO / Cuando aparecen los cortocircuitos que el sinsentido produce en el sentido y por los cuales este es, precisamente, sentido (el sinsentido es, sin duda, una productividad), tiene lugar, también, la angustia. +

SANTIAGO CARDOZO Y FABIÁN MUNIZ / Reflexiones e intercambio sobre el lenguaje y la experiencia de saber que lo vivido no se reduce a lo significado.+

SANTIAGO CARDOZO / La expresión “el amor de la lengua” admite una lectura reversible y una lectura simultánea en esas dos direcciones: “la lengua” como el objeto amado y/o el sujeto que ama. +

SANTIAGO CARDOZO / La relación entre las palabras y los referentes, queda atravesada por o hecha de una falta que se inscribe tanto en el signo como en el objeto referido: la relación misma signo-objeto es una relación en falta, que la nominación nombra como el trasfondo de su funcionamiento. +

SANTIAGO CARDOZO / En un importante libro para la lingüística como ciencia del lenguaje, Jean-Claude Milner dice que “no se dice todo”. Las diversas lecturas de esta afirmación van desde lo real de la gramática de una lengua (Lacan decía que lo propio de cada lengua es la integral de sus equívocos, allí donde verdaderamente se diferenciaban entre sí) hasta la moral de esa “gramática social” que dicta formas correctas e incorrectas de decir las cosas, aun cuando su fuerza, alcance e importancia sean, en no pocos casos, menores.
+

SANTIAGO CARDOZO / El modo de entender la oposición oralidad/escritura y, antes que nada, la oposición comunicación/lenguaje, es decisivo a la hora de pensar la enseñanza como un fenómeno político, dentro del cual la escritura debería poseer un lugar preponderante, el lugar del que, en cierta medida, ha sido expulsada. +

SANTIAGO CARDOZO / En y con la lengua, la literatura y la filosofía (y también, desde luego, la historia), se juegan cosas que van mucho más allá de los supuestamente atrasados contenidos programáticos de cada disciplina, porque, se dice, forman parte de una institución educativa que ya resulta anacrónica, pensada para fines que constituirían un lujo que los gobiernos actualizados no se pueden permitir. +

SANTIAGO CARDOZO / La lectura que realizo de algunos aspectos de un pequeño grupo de obras de Piglia es, ante todo, lingüística, pero no por ello menos literaria. En todo caso, me interesa situarme en el espacio de indistinción entre lo lingüístico y lo literario.
+

SANTIAGO CARDOZO / Hubo un tiempo en que la palabra “interpretación” gozaba de alta consideración. La idea de penetrar en un texto y poder leer lo que se decía y lo que se decía más allá o más acá de lo que se decía, lo que se callaba, lo que hablaba a través y/o a pesar de lo que se decía, las diversas formas en que la historia y la ideología tallaban (en) cada enunciado, cada engarce textual (aunque, ciertamente, sin agotar el sentido de lo dicho) era –y sigue siendo– el objetivo más añorado del aprendizaje de la lectura y la escritura+

SANTIAGO CARDOZO / La forma en que pone a trabajar al significado a partir del encuentro superficialmente fortuito de ciertos significantes: “pululan” y “polulan”, del que, veremos, se extraen otros encuentros posibles, virtuales, porque así es la lengua+

SANTIAGO CARDOZO / Así pues, el nombre “Artigas” designa el procedimiento mediante el cual los orientales-uruguayos (tensión irresuelta) llenamos el vacío constitutivo de las sucesivas identificaciones que operamos para forjarnos una cohesión nacional, transformándolas en la estabilidad identitaria que permite la homeostasis de un goce infinito alrededor de la figura del Jefe de los Orientales. +

SANTIAGO CARDOZO / ¿Son la sexualidad y el erotismo temas ajenos a Historia, Filosofía, Literatura e Idioma Español? La respuesta es inequívoca: hay más para decir fuera de la Biología que en su campo, aunque esta haya absorbido, por la vía de los hechos e, incluso, en ciertos aspectos, por la vía del derecho, los aspectos no biológicos de la vida humana,. +