GLOBO

Por Carlo M. Viganó

La nueva situación política que se desprende de las recientes elecciones confirma el sentimiento común del electorado que algunos supieron captar con antelación. Después de dos años de preocupantes violaciones de los derechos más elementales, y después de dos gobiernos que nos han demostrado que se limitan a obedecer las órdenes de entidades supranacionales que actúan en contra de los intereses de Italia y del pueblo italiano, el voto que ha llevado al poder al llamado centro-derecha liderado por el partido político Fratelli d’Italia ha expresado inequívocamente el apoyo a una línea política precisa que va mucho más allá de las modestas propuestas del programa de los partidos de la coalición.

Esto es evidente sobre todo por el hecho de que dentro de esta alianza se ha producido una redistribución del consenso a favor de ese partido que se ha considerado instintivamente digno de ser votado como único partido de la oposición. Una oposición muy moderada, pero todavía una oposición, más en la percepción del ciudadano medio que en la realidad.
Los partidos llamados “antisistema”, fragmentados y convencidos de poder superar la barrera del 3% que les permitiría sentarse en el Parlamento, tienen alrededor de un millón de votantes si se toman en conjunto. Ello se debe tanto a la decisión -en absoluto casual- del Gobierno dimisionario de convocar los mítines electorales en pleno verano; como a la escasísima visibilidad que les otorgan los grandes medios de comunicación; y a la falta de consistencia de su programa, cuya credibilidad y viabilidad parecía no convencer y, por tanto, destinado a la dispersión del voto.

Otro invitado fuerte es el partido abstencionista, que se sitúa en torno al 36%, pero que ve en sí mismo motivaciones diferentes y opuestas difíciles de reducir a un simple “disenso” genérico. Por tanto, está completamente fuera de lugar, en mi opinión, querer connotar políticamente la abstención, atribuyendo su representación en partidos fantasmas no votantes, precisamente porque la elección de no acudir a las urnas implica también la elección de no tener ninguna representación política. Ciertamente, la mayoría de los abstencionistas expresan la voluntad de no aceptar participar en un juego, por así decirlo, en el que las reglas las deciden otros. Pero a ellos hay que añadir también los que no votan por un desinterés trivial, o más sencillamente -y me parece que es el caso de la mayoría- porque están asqueados de una clase política que ha demostrado ser indigna y corrupta a más no poder. En esto, el Fratelli d’Italia se salvó en parte porque tuvo la prudencia de permanecer en la oposición, a menudo inerte o cómplice, pero al menos oficialmente fuera del gobierno de Draghi.
Por otro lado, tampoco se ha salvado el Partito Democratico [PD], emblema de la izquierda radical chic, nunca suficientemente aborrecida, y que ha sustituido la lucha de clases contra la patronal por la lucha entre pobres alimentada por la élite globalista. Los demócratas italianos han combinado lo peor del colectivismo comunista con lo peor del liberalismo consumista, en nombre de una agenda que beneficia al lobby de las altas finanzas utilizando emergencias como las pandemias, las crisis energéticas y las guerras con el único fin de destruir el tejido social tradicional. No es que los otros partidos presentes junto al PD en el último gobierno fueran mejores: el golpe sufrido en las elecciones por la Lega, Forza Italia y otros partidos menores es directamente proporcional a las formas en que han traicionado a quienes les han votado. Y si la absoluta incoherencia de Luigi Di Maio quedó definitivamente sancionada por su falta de reelección, está claro que Giuseppe Conte pudo beneficiarse del incentivo -al límite del voto de cambio- de la renta de ciudadanía: su demostrada ineptitud no cambió la intención de voto de una clientela nada desinteresada.

Muchos de los votos perdidos por el PD han ido a parar a los Fratelli d’Italia, lo que confirma aún más las expectativas de quienes han elegido a la derecha de Giorgia Meloni no por lo que es, sino por lo que potencialmente puede ser; no por lo que ha dicho que hará, sino por lo que todos esperan realmente que haga. Una Meloni que defiende esos sólidos principios básicos de la convivencia civil, inspirados pálidamente en la Doctrina Social de la Iglesia, pero a los que los italianos no están dispuestos a renunciar: la protección de la familia natural, el respeto a la vida, la seguridad y la lucha contra la inmigración ilegal, el fin del adoctrinamiento de género y LGBTQ+ a los menores, la libertad de empresa, la presencia del Estado en los bienes estratégicos, un mayor peso en los asuntos europeos y -¡si Dios quiere! – la salida del euro y la vuelta a la soberanía nacional. En definitiva, se espera que Meloni se comporte como el líder de un partido de derecha moderada, tendencialmente conservador, moderadamente soberanista. Nada extremo -ciertamente no de extrema derecha- a pesar de las proclamas alarmistas de la izquierda; pero al menos no alineado con un atlantismo proclive a la OTAN o con el europeísmo suicida que caracterizó la acción del gobierno de Draghi, ni elegido por furia ideológica contra la destrucción de la civilización, la cultura, la religión y la identidad del pueblo italiano.

Según algunos observadores, los nuevos movimientos -deliberadamente o simplemente dejándose utilizar por el sistema- se han limitado a formar una oposición ficticia, haciéndoles preferir la lógica de “taparse la nariz” votando a los Fratelli d’Italia. Pero en realidad hay dos oposiciones ficticias: una interna al sistema, atlantista y proeuropea, y otra externa y dividida en varios partidos, nominalmente antieuropea y antiatlantista, pero compuesta por personajes con un pasado cuanto menos incoherente con los nuevos programas. Muchos candidatos de estos movimientos antisistema eran ciertamente personas honestas, en gran parte homines novi, pero es innegable que su presencia no ha logrado convencer a quienes consideran urgente no sólo dar una señal de fuerte descontento, sino ver que ese descontento se traduzca a corto plazo en acciones de gobierno incisivas y decididas que remedien los desastres de las dos legislaturas anteriores. Lega y Forza Italia han tenido una importante hemorragia de votantes, en mi opinión motivada por la postración de sus líderes y figuras clave en el relato de la pandemia y la crisis ucraniana: Matteo Salvini y Silvio Berlusconi decidieron obedecer a la Unión Europea, a la OMS, a la OTAN y a los dictados de sus amos títeres del Foro Económico Mundial. Una elección nefasta, como hemos visto, que ha sido duramente castigada en las urnas, pero que sigue siendo ampliamente compartida también por Giorgia Meloni, que es miembro del Instituto Aspen (que forma parte de la Fundación Rockefeller) y es abiertamente atlantista y proeuropea.

En esencia, la desconexión entre los votantes y los representantes elegidos, entre los ciudadanos y la clase política, se ha repetido en forma de “deseo”, por así decirlo, atribuyendo a los Fratelli d’Italia un papel que el propio partido ha declarado desde hace semanas que no quiere asumir, ya que no pretende cuestionar ni las políticas de la Unión Europea ni los objetivos de la OTAN y del Estado profundo estadounidense. Es como si el italiano medio hubiera decidido votar a Meloni a pesar de ser abiertamente continuista con la agenda de Draghi, como para forzar su mano y que -en virtud de una mayoría abrumadora- se atreva y tome esas medidas que hasta la víspera de las Elecciones prometía no tomar. Y así como hay algunos que temen que Meloni se comporte “como un fascista” y que por ello claman por la emergencia democrática amenazando con la expatriación, hay muchos -seguramente todos los votantes de Fratelli d’Italia- que esperan y rezan para que actúe como italiana, como patriota y como cristiana. Y que sepan pasar por alto el hecho de que para llegar al Palazzo Chigi [la sede de la PM] dio seguridades que en realidad podría negar de hecho. Queda por ver si la primera mujer Primer Ministro será capaz de distinguirse de sus predecesores o si preferirá plegarse al Estado profundo y continuar la traición al pueblo italiano.

Por otra parte, si el voto democrático debe sancionar a quienes representan la voluntad del pueblo soberano, la propia Meloni no puede dejar de tener en cuenta que sus votantes le exigen opciones radicales, y que consideran su moderación preelectoral simplemente como un movimiento estratégico para tranquilizar a “los mercados”. Opciones que incluso muchos miembros de Lega y Forza Italia verían con buenos ojos, más allá de la vacuna o el afán belicista de tal o cual parlamentario o gobernador.

Las propias palabras de arrepentimiento de Salvini -a pocos días de la votación- sobre la aprobación de los cierres y la obligación de la vacuna, delatan su conciencia de que el suicidio deliberado de estos partidos por parte de sus dirigentes ha sido mal digerido por las bases. Lo mismo ocurre en Fratelli d’Italia, donde la posición de Meloni sobre el envío de armas a Ucrania y sobre las sanciones a la Federación Rusa no es compartida por una parte de su partido, tanto por ser descaradamente autodestructiva como por basarse en la falsa suposición de que los interlocutores internacionales seguirán siendo los mismos, sin ningún cambio significativo. No es absolutamente seguro que los demócratas vayan a conservar el poder en las elecciones intermedias de noviembre en Estados Unidos, ni que las investigaciones del consejero especial John Durham no vayan a implicar a Biden y a su familia, junto a otros políticos demócratas, en los escándalos que están surgiendo ahora en el ámbito estadounidense. Y no es seguro que la política intervencionista de la Unión Europea y de la OTAN en Ucrania se mantenga sin cambios ante la evidencia de los repetidos bombardeos de Zelensky contra la población civil de Donbass y de las regiones rusoparlantes de Ucrania, ante el éxito de los referendos que piden la anexión por parte de Rusia, y ante la forma en que las sanciones [contra Rusia] han sido un desastre total para los países europeos. Por último, la contigüidad del gobierno de Biden con Kiev podría provocar una reacción en cadena de cambios, en la que Biden vea aún más erosionado el precario consenso electoral del que goza, haciendo que cese el apoyo al gobierno títere deseado por Victoria Nuland y, en consecuencia, permitiendo las negociaciones de paz que hasta ahora han sido obstinadamente obstaculizadas por Washington. Y dado el peso político del presidente Trump y su declarada hostilidad al Estado profundo estadounidense, un acuerdo de paz estaría sin duda más cerca y sería más duradero si volviera a la Casa Blanca.

Sabemos que los políticos de hoy en día no tienen el don de cumplir los compromisos que han adquirido con su electorado. Sin embargo, ¿podemos pensar razonablemente que la próxima Primera Ministra querrá revisar sus posiciones pro-atlánticas y europeas, volviendo a ser la verdadera alternativa de derechas a la hegemonía del ordoliberalismo y la izquierda woke? En este caso, serían los votantes los que se beneficiarían de ello, y los que se vieran “traicionados” no tendrían derecho a reclamar la violación de los pactos de sumisión de Italia a la Comisión Europea, ya que no tenían derecho a estipularlos en primer lugar. La “traición” de los poderes hostiles a Italia sería una acción virtuosa, ya que restauraría la soberanía que ha sido usurpada por la élite. A la inversa, obedecer a la élite y no seguir los intereses de la Nación sería un acto de traición del nuevo gobierno contra los que le han votado. Si se puede esperar que la élite boicotee a Italia (mediante los diferenciales, los tipos de interés, la retirada del Plan Nacional de Recuperación y Resistencia italiano [PNRR]…) es de temer que el pueblo, traicionado por enésima vez, en una condición de pobreza creciente y de persecución deliberada de las empresas y los trabajadores, se atrinchere y proteste como resultado de su exasperación, algo de lo que vemos los primeros signos en otros países. Al evaluar los costes y beneficios, quiero esperar que el gobierno de Meloni no quiera ser cómplice de esta operación subversiva que perjudica a nuestro país.

Es difícil creer que la oligarquía financiera no haya tenido en cuenta esta posibilidad. Es más fácil creer que ha sido precisamente para gestionar la estrategia de salida y contener los daños tanto en el frente de la pandemia y el fraude de las vacunas como en el frente del Great Reset, la transición digital y la emergencia verde que tanto desean el Foro Económico Mundial (por razones ideológicas) y China (por razones económicas).

Me parece que mucha gente está tomando conciencia del gravísimo golpe de Estado que están dando los poderes supranacionales, capaces de interferir con mano dura en las actividades de los gobiernos y organismos internacionales. El mundo de la empresa y del trabajo empieza a comprender la acción deliberada de destrucción del tejido económico nacional que se ha llevado a cabo primero con Covid y luego con la guerra de Ucrania. Cada decisión, cada norma, cada decreto impuesto por Draghi -con o sin voto parlamentario- ha sido elegido deliberadamente para causar el mayor daño posible a los ciudadanos, a las empresas, a los empleados, a los pensionistas y a los estudiantes. Todo lo que hubiera evitado muertes, hospitales llenos, empresas cerradas y aumento del desempleo ha sido científicamente excluido, llevando a cabo en su lugar cualquier acción que fuera más devastadora, en flagrante contraste con los objetivos anunciados. Hoy vemos a miles de empresas consumidoras de gran cantidad de energía destinadas a suspender la producción o a cerrar por completo porque el gobierno saliente de Draghi no pretende detener la escandalosa especulación de [la multinacional petrolera italiana] ENI sobre el precio de la energía que también paga a precios diez veces inferiores. Se está permitiendo que el mercado reine sin oposición, para que la bolsa de Ámsterdam destruya la economía de las naciones, enriquezca desproporcionadamente a las multinacionales y sirva a los intereses de la élite que presiona para establecer una dictadura tecnológica en cumplimiento de la Agenda 2030 de Naciones Unidas. Una agenda que, a día de hoy, es objeto de adoctrinamiento en las escuelas desde los cursos de primaria, y que vincula la financiación del PNRR a las reformas y nuevos recortes de gasto insostenibles.

Si la narrativa globalista empieza a dar señales de amainar, sobre todo entre las clases normalmente más influenciadas por el mainstream, quienes ostentan el poder -el poder real, quiero decir- probablemente ya se han preparado para el siguiente escenario, y están organizando un plan para sacrificar a los chivos expiatorios que, inevitablemente, la multitud querrá ver en la guillotina. Se deshará así de aquellos cómplices incómodos que ya no son útiles, satisfaciendo la sed de justicia del pueblo e incluso presentándose en el papel de salvador y autoridad moral. Las víctimas elegidas serán, evidentemente, los apóstoles más celosos de la psicopandemia, las “virostars” [falsos virólogos famosos] en conflicto de intereses, algunos representantes institucionales y quizás unos cuantos “filántropos” a los que, mediante la condena, la élite podría eliminar también como sus competidores más molestos. Y no hay que descartar que el propio Bergoglio, endosador de sueros genéticos y sumo sacerdote del globalismo neopagano, sea víctima de la execración de los católicos, cansados de ser tratados como enemigos, al igual que los ciudadanos están exasperados por la hostilidad de sus gobernantes.

Giorgia Meloni es, por el momento, una primera ministra en potencia. Lo es para quienes esperan que Fratelli d’Italia sea la voz de esa disidencia verdadera y motivada contra toda la clase política, y que como tal actúa con fuerza y determinación sin dejarse intimidar. Es una primera ministra en potencia para quienes han decidido otorgarle la confianza que otros han defraudado y traicionado repetidamente. Se trata de un gesto irracional, motivado por la creciente preocupación por el destino de la nación y por la idea de que una mayoría abrumadora en el Parlamento puede dar al nuevo gobierno la seguridad de actuar para tomar decisiones fuertes, para las que obtendrá el apoyo del electorado, al que debe responder como expresión de la voluntad popular. Es una primera ministra en potencia porque los dos primeros ministros precedentes eran cualquier cosa menos líderes, ya que no eran más que los chicos de servicio de Ursula Von der Leyen, Klaus Schwab o Joe Biden. Si Giorgia Meloni quiere realmente ser primera ministra en la actualidad y no sólo en potencia, debe, en primer lugar, enfrentarse a quienes no han sido elegidos por nadie y, sin embargo, se arrogan el poder de dar sellos de presentabilidad política a los jefes de gobierno elegidos democráticamente cada vez que se encuentran en gravísimos conflictos de intereses, empezando por los mensajes de texto de Úrsula al director general de Pfizer, Albert Bourla [negociando un megadeal para vacunas], continuando con la participación de los líderes mundiales en el Foro Económico Mundial y concluyendo con la participación de Biden en la financiación de los biolaboratorios de la NASA en Ucrania y en los asuntos de la principal empresa energética de Kiev.

Italia es una nación que puede recuperarse, como siempre lo ha hecho en el pasado, si aprende a recuperar el orgullo de su verdadera identidad, su verdadera historia y su verdadero destino en los planes de la Providencia. Durante décadas, el pueblo italiano ha sufrido a causa de decisiones tomadas en otros lugares, que no le han traído más que daños y humillaciones. Ha llegado el momento de levantar la cabeza, de rechazar con desdén la “resiliencia” que nos exige ser golpeados sin reaccionar. El mundo distópico del globalismo debe ser rechazado y combatido no sólo por nuestro bien, sino también por el de nuestros hijos, a los que cada uno de nosotros quiere dejar un futuro en paz y con sólidas perspectivas económicas para formar una familia, sin sentirse marginado o criminalizado por no aceptar resignarse a los planes subversivos que han elaborado quienes quieren hacernos comer insectos y obligarnos a la esclavitud, con el único fin de empobrecernos y controlarnos en todos los aspectos de nuestra vida cotidiana.

Pero esto -lo digo como pastor, dirigiéndome en particular a los católicos- sólo será posible si los italianos reconocen que la justicia, la paz y la prosperidad de una Nación sólo pueden obtenerse allí donde reina Cristo, donde se observa su ley y donde el bien común se antepone al beneficio personal y a la sed de poder. Dirijámonos al Señor, y el Señor sabrá recompensar nuestra fidelidad. Dirijámonos con confianza a María Santísima, nuestra Madre celestial, pidiéndole que interceda ante su Hijo por nuestra querida Italia.

+ Carlo Maria Vigano

Arzobispo, Nuncio Apostólico

27 de septiembre de 2022

Ss. Cosmæ et Damiani, Martyrum

Compartir